sábado, 31 de diciembre de 2011

ME COMUNICAN POR AQUÍ número 9 (31 de diciembre de 2011)

   En el día de la fecha, me comunican por aquí los siguientes asuntos:
   1. Odio a los funcionarios.- Esto ya no es nuevo: Esperanza Aguirre vuelve a criminalizar a los funcionarios a la hora de anunciar unas medidas; independientemente de la dureza de los recortes, el que use de nuevo expresiones como "privilegio" y que son "de justicia" revela una cierta fijación contra los funcionarios. Aguirre insiste en echarnos la culpa de algo, ¿de la crisis tal vez? Típica cortina de humo de una gobernante sin respuestas adecuadas, porque de la crisis los culpables son otros, entre ellos, los malos políticos como ella misma, ya que no es buen político quien ejerce su cargo demostrando abierta y continuamente su animadversión personal contra una parte de la ciudadanía. Tengamos paciencia: aunque ella se crea eterna, cuatro años pasan pronto, y está haciendo las cosas tan disparatadamente mal que se derrumbará en las próximas elecciones, si es que su partido vuelve a presentarla, cosa que yo dudo. Pagará estas extralimitaciones, aunque sea tarde y a un precio no demasiado alto.  
   2. Reparto desigual de las cargas.- Tampoco esto era inesperado: el nuevo gobierno ha repartido mal los sacrificios frente a la crisis. Si miráis las medidas, hay de todo, pero lo más duro, cosas como la subida del IBI, la congelación de los sueldos de un colectivo ya tan machacado como los funcionarios, la congelación de la tasa de reposición de los funcionarios públicos o la subida del IRPF, recaen sobre la ciudadanía en general o sobre los asalariados, mientras que se echan de menos sacrificios para los empresarios, las rentas más altas o la banca, por ejemplo. Mal comienzo.
   3. Drive.- Este es el título de una película que acabo de ver. No es que no os la recomiende, es que os recomiendo encarecidamente que no la veáis, por incongruente, mal interpretada, aburrida (el protagonista es un palo seco que, cuando le preguntan, en lugar de hablar, se queda largamente mirando en silencio a su interlocutor) y, sobre todo, repulsivamente violenta: es una orgía de sangre y cruel brutalidad. Id a ver Bambi, que es Navidad.
Y no habiendo más asuntos que comunicar, se cierra el ME COMUNICAN POR AQUÍ número nueve en Tres Cantos a treinta y uno de diciembre de 2011, día de san Silvestre, santa Melania la joven y san Barbaciano.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Caverna = discriminación por razones de sexo

   La igualdad entre todos los seres humanos es un factor esencial de la civilización y esto es un principio tan indiscutible que ni siquiera es necesario que una autoridad en derecho como yo se ponga ahora a razonarlo. De entre las odiosas discriminaciones que siguen azotando al mundo, hay una que, lamentablemente, está muy bien aferrada a todo lo largo y ancho de él: la discriminación por razones de sexo, que nos ofrece realizaciones concretas tan brutales como la africana ablación del clítoris, el burka afgano o la universal violencia de género. En estos días, los medios de comunicación están dando cuenta de algunas noticias aberrantes en este terreno.
   -En Israel, en una pequeña localidad llamada Beit Shemesh, un reducido grupo de esos ultraortodoxos tan fanáticos como hiperáctivos de que disfrutan en aquel país tiene acorralados al resto de sus conciudadanos, a los que se empeñan en impedir cosas como que las mujeres lleven ropas que dejen al aire las rodillas o que hombres y mujeres circulen por la misma acera. Con su habitual gentileza, estos fulanos llegan a actos como escupir a niñas que no visten a su gusto. Tienen soliviantado a todo el país.
   -En Egipto, los militares han estado haciendo pruebas de virginidad a las mujeres que habían participado en manifestaciones. El episodio ha sido bastante repugnante y, para colmo, salió por ahí un general que lo justificó diciéndole a un peridista: "Esas mujeres no son como su hija o la mía, sino muchachas que han compartido tienda de campaña con manifestantes varones". Y no olvidemos que lo de Egipto tiene más recovecos, pues hace unos meses fueron los manifestantes quienes violaron a una periodista de la CBS: mal camino para hacer una revolución.
   -En Irán, país sobre el que todavía gravita la posibilidad de una ley que ampararía la poligamia, nos llegan recientemente nuevas noticias sobre Sakineh Mohammadi Ashtiani, cuyo calvario se está eternizando cual maldición divina. Lo último sobre este asunto es que sus piadosos enjuiciadores se están planteando no ejecutarla mediante lapidación, sino mediante ahorcamiento. Recordemos que está acusada de adulterio y de complicidad en el asesinato de su marido, pero que el hombre con el que llevó a cabo ambos hechos hace ya tiempo que está libre.
  -De todos modos, de estos males no se libra nadie, y así, hoy los medios nos informan de que, en las academias militares de Estados Unidosun 9% de las mujeres sufren acoso sexual y en el curso 2010 - 2011 ha habido 65 demandas de abusos sexuales, la mayoría, violaciones a mujeres. 
  Vemos, pues, que los abusos y la discriminación contra las mujeres no son cosa privativa del fanatismo religioso, aunque no cabe duda de que los países o los grupos donde tal postura predomina tienen más garantizada su permanencia en el fondo de la caverna oscurantista, ya que en ellos las conductas contra la mujer no solo están más extendidas, sino que lo están precisamente porque sus presupuestos ideológicos las toleran o las predican. Mucho tendrán que cambiar en este terreno ciertas religiones, ciertas ideologías y ciertos regímenes para poder presumir de civilizados, pero, a los que estamos alejados de ellos, también nos conviene estar atentos contra el abuso y la discriminación. 
 

sábado, 24 de diciembre de 2011

Cuando la música se convierte en una tortura

   Veo en la prensa el caso de una pianista para la que se piden siete años y medio de prisión por las secuelas de todo tipo que produjo en una vecina la audición constante de sus ensayos durante varios años. Los ensayos comenzaron en octubre de 2003, pero la vecina puso su primera denuncia en 2006, aunque la familia de la pianista hizo caso omiso a los cuatro requerimientos para que insonorizara la vivienda que el ayuntamiento le hizo hasta febrero de 2007 y, solo en septiembre de ese mismo año, tuvo a bien darse por enterada. Para ese momento, la vecina denunciante ya había pasado por un calvario que incluía cuatro  años aguantando ruidos por encima de lo permitido durante ocho horas al día cinco días por semana, trastornos psíquicos de diversos tipos, tener que someterse a tratamientos con ansiolíticos,  bajas laborales, cambio temporal de residencia y problemas de gestación en un embarazo.
   Ante esto, se me ocurren algunas preguntas: ¿puede alguien negar que la prometedora pianista Laia Martín y su familia sometieron durante casi cuatro años a su vecina Sonia Bosom a una auténtica tortura? ¿Habría incluso alguien capaz de negar que la señora Bosom debe de ser una verdadera santa, pues aguantó durante tres años este calvario sin denunciarlo?
   Me encantan la música y el piano y estoy seguro de que Laia Martín debe de ser una auténtica artista, pero no se puede tratar así a una persona. Mandar a esta joven y a sus padres a la cárcel durante siete años sería una barbaridad, pero lo que han hecho ellos con Sonia Bosom es gravísimo, y debe por tanto pagarse, porque también es justicia que las faltas se paguen de una manera proporcionada, así que insinuar, como hace la mejorable noticia de El País, que a esta chica se le pide la pena por tocar el piano es un alarde de incomprensión con la verdadera víctima de este asunto, ignorancia de las graves secuelas que el ruido puede producir en las personas, demagogia, parcialidad y mal periodismo. En todas esas cosas (salvo en la última) cae el defensor de la familia, quien, en el paroxismo de la estupidez y de la demagogia, desliza que pedir cárcel para Laia es "una hostilidad hacia una joven promesa del panorama musical catalán y, por extensión, un agravio hacia el talento y la cultura musical de este país": ¡ostras Pedrín, con la senyera hemos topado!, pero no es de extrañar, poque este profesional del derecho pertenece al despacho de Roca Junyent y porque además sus declaraciones (extractadas en El País) son un monumento de manipulación, mala intención y falta de empatía con la que (repito) es la verdadera víctima: Sonia Bosom. Quizás habría que recordarle a este señor que el machacar a un preso sometiéndole a una audición constante de música es una conocida tortura.    
   En España, el problema de los ruidos es muy grave, no solo por lo muy extendidas que están la falta de sensibilidad y la creencia de que perturbar la paz del vecino no es pisotear sus derechos, sino porque también es muy común la pasividad de los poderes públicos. Todo esto suele, además, provocar en las víctimas de los terroristas acústicos una indefensión y una confusión que las hace doblemente víctimas. Por fortuna, poco a poco nos vamos haciendo conscientes de la gravedad de las agresiones acústicas y cada vez hay más ayuntamientos y órganos judiciales que las combaten en serio, así como entidades de información y ayuda sobre el tema. Espero que mejoremos, porque eso será bueno para la salud mental del país y para su habitabilidad. Y, en cuanto a Laia Martín y su familia, no me gustaría que se les machacase, pero sería lo adecuado que la justicia les pusiera una pena proporcionada al daño que ellos conscientemente han hecho a Sonia Bosom, a la que sí han machacado. 

martes, 20 de diciembre de 2011

Un mundo perfecto

   No me estoy refiriendo en esta ocasión a la extraordinaria película de Clint Eastwood, sino al vídeo que me acaba de llegar, cuyo enlace es el siguiente:
   Ya sé que no dice cosas nuevas, pero conviene recordarlas de vez en cuando, y más, en los tiempos que corren y con los sapos que nos están haciendo tragar. Y, por cierto, no perdáis de vista el dato de que el orador es un economista, no cualquier vecino cabreado porque le acaba de llegar el recibo de la luz.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Unos artículos de Félix de Azúa y Rafael Argullol

   El sábado 10 de diciembre, publicó Félix de Azúa en El País un artículo titulado Un descalabro, en el cual hacía unas reflexiones muy críticas acerca de las razones que han traído al PSOE a su actual situación y de cómo se está encarando en el partido el posicionamiento ante el futuro. Las cifras del desastre socialista son inobjetables: de 2008 a 2011, ha pasado de 169 escaños a 110 y, lo que quizás sea peor, de 11.289.335 votos a 6.973.880, es decir, que ha perdido 4.315.445 votos, lo que representa simplemente que el PSOE ha perdido la confianza del electorado y que ya solo le votan los muy fieles. Y ante esto, para pasmo de muchos, una de las propuestas que se alzan con fuerza en el PSOE de cara a ese futuro que se le proyecta muy crudo es la continuidad del zapaterismo, abanderado ahora por Carmen Chacón. Leamos las contundentes palabras con las que Azúa fulmina esta insensatez en las primeras líneas de su artículo:
   Creo que la alarma debería haberse disparado hace ya bastantes años, pero en todo caso un partido socialista capaz de considerar como valor indudable para la sucesión de Zapatero a una profesional del humo como Carme Chacón, de la que nadie conoce una sola idea, es un partido que da señales de parálisis.
   Elocuentes y precisas, ¿verdad? Hay una cosa clara: esto ya no puede mantenerse, esto ya no cuela. Los españoles hemos pagado caro  el zapaterismo (y aún vamos a pagar más, me temo), algunos de cuyos mayores errores los señala Azúa: desconcierto, Eguiguren, Montilla, compra de voluntades con subvenciones en Andalucía, superficial demagogia "progre", excesiva preocupación por el sueldo de sus jerarcas... Y al final, hemos llegado donde hemos llegado. ¿Es, entonces, la mejor fórmula para el PSOE más zapaterismo y Chacón al frente? Pudiera, yo me inhibo, pero quizás le valdría más hacer caso de Azúa, quien sostiene que "la izquierda debería tener como principios inalterables la honestidad, la cultura, la educación y la justicia". A mí, de verdad, este programa me mola más. Convendría que el PSOE anduviera fino y eligiera bien, porque nos jugamos mucho de cara al futuro, todos, no solo ellos.
   ¿Y qué nos jugamos? Pues me temo que hasta la ropa interior, a juzgar por la falta de escrúpulos que están demostrando los canallas y sinvergüenzas que están agitando la crisis y enriqueciéndose con ella, unos sujetos que van a por la cochina pela sin pararse a pensar ni un segundo en las personas. Su catadura se retrata muy bien en Margin call, una película que os recomiendo, y también se refiere a ella Rafael Argullol en un artículo que publicó ayer en El País, el cual, elocuentemente, se titulaba El molesto factor humano. Según nos cuenta (poco importa que sea verdad o artificio literario), Argullol se hallaba en un bar de Londres y se limitó a poner la oreja a la alegre conversación de tres jóvenes ejecutivos financieros de esa City que tan encarnizadamente ha defendido Cameron. Entresaco algunos párrafos de su artículo:
   El emprendedor actual es un ser etéreo y casi invisible que anhela la pureza absoluta del beneficio sin ataduras de ningún tipo: sin una empresa repleta de inútiles trabajadores, sin patria que reclame bondades nacionales, sin religión que apele a inservibles comuniones, sin moral que proclame trasnochados imperativos. A ese negociante que pasea sus ávidos ojos por el planeta le basta con manejar a su antojo el sismógrafo de los beneficios y de las pérdidas. Ni siquiera debe pecar porque no debe darse por enterado de las consecuencias de sus acciones, sean estas el cierre de no sé cuántas fábricas o el desencadenamiento de no sé cuántas guerras. [...]
  Los destinos individuales se desvanecen para dar paso a la eclosión de las magnitudes. Y naturalmente han surgido por todos lados profetas de las magnitudes, tipos que nos informan de lo que es eficiente y útil, y simultáneamente nos amenazan con el advenimiento de catástrofes apocalípticas, causadas siempre, no por la codicia y la especulación, sino por un abuso exagerado del factor humano por parte de individuos que cometieron el error de considerarse individuos en lugar de componentes de una cifra. Que los profetas de las magnitudes -o los catedráticos de Economía- actúen en esta dirección puede formar parte del espectáculo al que nuestra época es tan aficionada; más grave es que los denominados representantes del pueblo se hagan eco de sus profecías.  
   También muy clarito, ¿no? ¡Y cómo nos suena! A diario nos llegan mensajes del tipo: despidos, aumento del paro, miniempleos, aumento de la edad de jubilación, recortes de sueldos, cierre de casas de acogida de maltratadas, congelación de pensiones, sobran 900.000 funcionarios, privatización de la sanidad, recortes en sanidad, recortes en la educación pública mientras se favorece a la privada... El último invento: dinamitar los puentes, como si fueran los culpables de que haya choriceo y especulación en el mundo: ya molesta hasta el ocio, el neoliberalismo quiere mano de obra barata, desechable y disponible 24 horas al día 365 días al año. Aprovechando la excusa de la crisis, raro es el día que no sale un agorero de turno a amenazar los derechos de ese factor humano que tanto estorban y que tanto ha costado conseguir. ¿Para qué? Para mantener un sistema que los estratos privilegiados (banqueros, empresarios, políticos, financieros...) consideran ideal y al que parecen no estar muy dispuestos no ya a renunciar, sino tan siquiera a permitir que se le roce la pintura, aunque sea al precio de la miseria de otros.
   Que la situación es complicada lo sabemos todos, pero también sabemos quiénes se forran y quiénes padecen, así como las responsabilidades de cada cual. Ya cansa y ni siquiera engaña el bombardeo de mentiras intentando confundir y señalar falsos culpables mientras los buitres se aprestan al negocio. Hasta el momento, están pagando justos por pecadores: como creo que señalan tanto Azúa como Argullol, evitar que estas cosas sucedan es tarea de los políticos, estén o no en el poder. A ver cuándo se ponen a ello.     
  

sábado, 3 de diciembre de 2011

Los privilegiados son otros

   Después de que el afortunadamente pasado a la historia José Luis Rodríguez Zapatero descubriese una solución -mejor dicho, una tirita- fácil para la hemorragia de la crisis llamada recortes sociales, estaba claro que entre los gobiernetes autonómicos la moda iba a hacer furor más pronto que tarde, y ahí tenemos para demostrarlo a los de Madrid, País Vasco, Galicia y Valencia, más los que se me hayan olvidado o los que estén por venir. Los funcionarios les debemos además a Zapatero y a su portavoz José Blanco el que, para exonerarse ellos un poco de su fracaso, nos presentaran ante la opinión pública como unos privilegiados y poco menos que unos parásitos que se merecían cualquier maldad que se les echase encima. A esta segunda corriente se apuntaron con alegría esbirros como un tal Salvador Sostres, desinteresados empresarios como un tal Isak Andic o presidentas autonómicas como una tal Esperanza Aguirre. Nunca podremos los funcionarios agradecer lo suficiente a todos estos sectores políticos, informativos y empresariales lo que han hecho en favor de nuestro bienestar y nuestro buen nombre.
   La última en unirse a la fiesta ha sido Dolores de Cospedal, quien ha anunciado para Castilla La Mancha el conjunto de durísimas medidas que podéis ver en el enlace. En favor de Cospedal hay que decir -por más que los socialistas le reclamen ahora cínicamente no sé muy bien qué- que la ruina que heredó del gobierno de Barreda (muy mal tenemos que estar en España si no hemos sido capaces de encontrar gestores mejores que este señor) hacía prever que iba a tener que emprender una política de austeridad, pero ideas como rebajar un 3% los sueldos de los ya apaleados funcionarios o emprender la privatización de la sanidad y la extensión de los conciertos educativos en su región, más que medidas contra la crisis, parecen un nuevo capítulo del ataque despiadado contra lo público que se está extendiendo por España y por Europa. No obstante, de lo dicho por Cospedal, lo que quiero destacar es que se haya unido a los que sostienen que los funcionarios, por tener un puesto de trabajo seguro, son unos privilegiados, lo cual es una lamentable mentira. Tener trabajo no es un privilegio, es UN DERECHO. Los privilegios son otra cosa, como ella debe de saber muy bien, basta ya de criminalizar a un colectivo por tener asegurados sus derechos. Si los políticos tienen tanto interés en encontrar privilegiados, en esta España convertida en los últimos años en paraíso de canallas, no lo van a tener difícil, les doy unas pistas:
   -Privilegiados y sinvergüenzas a montones encontrarán en la banca, que se forró con los repugnantes precios y trapicheos del boom inmobiliario, que sigue teniendo sus pisos a unos precios de antes de la crisis, que ve cómo sus ejecutivos son indultados por un gobierno ya en funciones, que ha recibido elevadísimas ayudas en dinero público sacado de los sacrificios de la ciudadanía y que sigue sin embargo teniendo ejecutivos con sueldos estratosféricos y jubilaciones escandalosas.
   -Privilegiados, ineptos y canallas encontrarán a patadas entre los propios políticos, que están gestionando la crisis de manera que queden intactos los intereses de sus causantes y de los poderosos (que viene a ser lo mismo), mientras se cargan sin pestañear el estado de bienestar, recortan ayudas, sueldos y derechos, despiden a gente y desmantelan el sector público en beneficio del capital; que, al tiempo que bajan los sueldos de los demás, se siguen subiendo los suyos -ya muy altos- en porcentajes desmesurados; que tienen los juzgados llenos de casos de corrupción.
   -Privilegiados y ventajistas en cantidad encontrarán entre los defraudadores y favorecidos fiscales, en un país con un nivel de fraude muy por encima de la media europea, y no estará de más recordar que este factor ha sido clave en la crisis española ni que se produce mayoritariamente en sectores empresariales, desde los más pequeños a los más grandes, esos que ahora van a ser beneficiados con exenciones y que van a encontrar muchas opciones de negocio con el pretendido desmantelamiento de lo público. Sin olvidar, por supuesto, que el sector de la construcción está ligado a la mayoría de los casos de corrupción que se han producido en nuestro país.
    -Privilegiados, parásitos y vividores los hallarán en abundancia en ese confuso enjambre de VIP's, conseguidores y advenedizos pertenecientes a sectores de la propia política, del mundo del lujo, del famoseo, del espectáculo, de la prensa rosa y/o de la high life cuyas pobladas agendas y asidua presencia en saraos, fiestorros ibicencos, yates de lujo y demás escenarios propicios los han convertido en un material conductor ideal para el tráfico de influencias. ¡Cómo han medrado estos con negocios de todos los colores y olores!  
   Que los políticos, pues, se dejen ya de mentiras, manipulaciones y lapidaciones. Que no busquen privilegiados entre los funcionarios ni entre los parados o los asalariados de cualquier tipo, porque ahí, si excluimos a minúsculos sectores como los superdeportistas excelentmente pagados, no los van a encontrar. Que busquen donde yo les digo, y no les hace falta romperse la cabeza, les bastará con abrir un periódico o ver un telediario. Hace nada me llegó un correo de un amigo en el que se decía que la crisis actual es un auténtico golpe de estado, no con tanques ni aviones, sino con movimientos de capitales y siembra del terror acerca de nuestro futuro. Estoy absolutamente de acuerdo: los sectores del poder, es decir, multinacionales, banca, inversores, grandes empresas, imperios informativos, partidos políticos y demás colosos del neocapitalismo, se han propuesto someternos a la renuncia a cosas como nuestros derechos, la aspiración a sueldos dignos y seguros, nuestra capacidad de respuesta y de protesta, etc., bajo la amenaza de que, si nos movemos, hundirán nuestras economías y nos dejarán en la miseria. Por debajo de toda la crisis y los vaivenes actuales, está esto: o tragan ustedes y aceptan ser explotados, o les dejamos en la ruina, es decir, un ataque contra los estados de derecho y de bienestar. Parte de este guión es convencernos de que los hospitales y las escuelas deben estar en manos privadas, de que tenemos que pagar por circular por las autovías construidas con nuestros impuestos, de que es necesario volver a la pesadilla del ladrillo aunque haya miles de pisos vacíos en España o de que el privilegiado es el guardia, el maestro, el oficinista o el médico, no el banquero, el especulador, el inversor, el político que gana un sueldazo por organizar las fiestas de una aldea o ese constructor que se forró vendiendo pisos diez veces más caros de lo que le costó construirlos.
   A mí, personalmente, me preocupa el papel de los políticos, porque creía y quería vivir en una democracia, régimen en el cual el político es un servidor público que se ocupa de velar por los derechos y los intereses de los ciudadanos, pero cada vez veo más claro que los nuestros han perdido los principios y solo se ocupan de sostener un sistema nada justo del que se han convertido a la vez en siervos  y casta de beneficiarios. Así no es de extrañar que cada vez sea menos la gente que cree en ellos. En realidad, lo que está en crisis y lo que se están cargando todos estos es el sistema, lo cual no resulta muy alentador, porque ese sistema, la democracia, siempre había pasado por ser el menos malo de todos los conocidos: ¿qué es lo que quieren traernos en su lugar?

viernes, 2 de diciembre de 2011

Para los que detestan el verde

   Vale, os concedo que jamás en la vida les darán un Grammy, pero...
http://www.youtube.com/watch?v=nlSxztEXAWI&feature=youtu.be




domingo, 27 de noviembre de 2011

Dos películas sobre el lado oculto

   En los últimos días he visto dos películas que, siendo muy distintas, tenían algo muy importante en común: ambas se ocupaban de inclinaciones y comportamientos humanos que se agazapan de forma latente en nuestro interior, pero no salen a la luz o intentamos impedir que salgan, porque los consideramos peligrosos, destructivos, inmorales, incívicos, indecentes...: una larga serie de adjetivos cuyo denominador común es este: resultar amenazadores para la armonía social. Estas películas son Un dios salvaje y Un método peligroso. Ambas tienen también en común unos fenomenales repartos y unas buenísimas interpretaciones. Creo que las dos son muy recomendables.
   Un dios salvaje es una comedia ácida, y lo de comedia hay que tomarlo en toda su extensión, ya que esta película es adaptación de una obra teatral. A mí particularmente me gusta porque es una crítica del "buen rollito" y de memeces políticamente correctas como la mediación y otras formas hipócritas de arreglarse entre la gente. Empieza con dos matrimonios que quieren resolver de forma amistosa un conflicto: el hijo de unos ha golpeado con un palo en la cara al de los otros. A partir de ahí...
   Un método peligroso es, al contrario que la anterior, una historia muy dramática que toma como base las relaciones entre personajes reales: Sigmund Freud, Carl Jung y Sabina Spielrein. El mayor dramatismo lo aporta esta última, ya que la historia comienza presentándola como víctima de un terrible desequilibrio psíquico que Carl Jung consigue curarle. Pero la historia es muchísmo más compleja, porque en ella se mezclan rivalidades intelectuales y personales, confrontaciones de distintos modos de ver la pscología, relaciones personales, relaciones sexuales, relaciones matrimoniales y los consecuentes conflictos íntimos que esta madeja de tensiones generan en los personajes, más las aplicaciones que, para los más importantes (todos ellos, brillantes psicólogos), deberían deducirse de sus propias conductas sobre sus propuestas intelectuales. Una película, como veis, compleja, además de densa y dramática.     

domingo, 20 de noviembre de 2011

Análisis de fondo

   Como sé que tenía al mundo expectante, he hecho un supremo esfuerzo para sacar cuanto antes mi análisis de las elecciones de hoy. Aquí lo tenéis.
   1.- Como estaba cantado, mayoría absoluta del PP. Felicidades a los peperos por su incuestionable triunfo, pero hasta ellos estarán de acuerdo en que, una vez más, se ha producido lo que viene ocurriendo en la mayoría de las elecciones de nuestra democracia: no es que las gane uno muy bueno, sino que las pierde uno muy malo.
   2.- Vaya desde aquí todo mi agradecimiento a Cayo Lara por comparecer ante las cámaras con la chapa verde y acordarse del conflicto de la enseñanza en Madrid al hacer su valoración de los resultados electorales. No es ninguna tontería: el PP tendrá que demostrar que las cosas gravísimas que están pasando en Madrid van por cuenta de Esperanza Aguirre, no del partido.
   3.- Miren la injustísima proporción entre los votos recibidos y los escaños asignados. Perjudicados: IU y UPyD. Escandalosamente favorecidos: CiU, AMAIUR, PNV, ERC... La ley electoral debe cambiarse. 

martes, 15 de noviembre de 2011

Como en los tiempos del Caudillo... o peor

   La pérdida de papeles por parte del gobierno de la Comunidad de Madrid a causa del conflicto de la enseñanza está llegando -ya no es la primera vez que lo digo- a unos comportamientos que producen proecupación, ya que los dirigentes madrileños se están aficionando demasiado al peligroso deporte del abuso de poder y del desprecio a los principios más intocables del estado de derecho, tanto que recuerdan cada vez más los modos propios de la dictadura franquista. Al igual que entonces el rojo era un color sospechoso, hoy en Madrid ese dudoso honor se lo ha arrebatado el verde, ya que aquí pueden impedirte circular con camiseta verde, poner globos de color verde o hasta detenerte por ir de verde. Que un color se convierta en subversivo es algo que solo puede ocurrir en un régimen despótico. No digamos nada de los ataques a la libertad de expresión, cuyo máximo exponente está siendo el trato represivo que está recibiendo el director del IES "Maestro Matías Bravo". El último paso es la censura de recitales de cantautores, cosa que se ha hecho con el que se iba a celebrar el próximo día 16 en el IES "Barajas", que ya no tendrá lugar allí en virtud de una de aquellas prohibiciones gubernativas que creíamos felizmente olvidadas, por lo que ha tenido que trasladarse a una sede de CCOO.
   Como en los tiempos del Caudillo... o peor, porque, por lo menos, en los últimos años del franquismo, los recitales incómodos podían refugiarse con relativa facilidad en centros educativos, como colegios mayores o facultades. Ahora, por lo visto, ni eso.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Lo que no debe ser un maestro

   Amicus Plato, sed magis amica veritas. Esta frase proverbial, atribuida a Aristóteles, se utiliza cuando se quiere encarecer la importancia irrenunciable de la verdad, por lo que bien podría ser la enseña de todo maestro. Si hay algo que no debe ser un maestro, es enemigo de la verdad y sembrador de la falsedad y la mentira. Aquí encontraréis un buen ejemplo de lo que quiero decir.
   Sobran comentarios, ¿no?

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Lo que debe ser un maestro

   A través de un amigo, me llega noticia de un artículo De Xavier Antich que sale en defensa del profesorado y que me parece muy interesante. Aquí tenéis el enlace:
   Encuentro muy atinado lo que dice y emocionante la semblanza que hace de la figura de un gran profesor, Ramón Valls Plana. Trae, además, esta  definición de lo que debe ser un maestro:
  Pues, ¿qué es lo que define a un maestro? Por supuesto, el rigor y la potencia intelectuales, la imaginación creativa, el estímulo para provocar lecturas y pensamientos, la orientación preclara en medio de la dificultad, el sentido del valor de la transmisión cultural y, también, esa extraña cualidad que es la integridad. Valls Plana las tenía todas. Los que tuvimos el privilegio de ser alumnos suyos, sabemos que sólo tiene sentido dedicarse a la enseñanza si se aspira, sin reservas y con pasión, a todo esto, aun sabiendo que son ideales, para muchos de nosotros, inalcanzables. Porque también es cuestión de pasión, como decía el Hegel de la Enciclopedia, que él tradujo: "Sin pasión nada grande se ha llevado a cabo ni puede llevarse".
   Es a la vez hermosa y exigente. Bien merece la pena esforzarse cada día y hacer cuanto esté al alcance de uno por parecerse lo más posible a este retrato.

viernes, 28 de octubre de 2011

Ofertas de empleo "El guachimán"

   Ayer me llegó un correo de alguien que me proponía poner en este blog un enlace a la página que él representaba, que es un buscador de ofertas de empleo. Reconocía que quizás no había demasiada afinidad entre el blog y la página, pero yo pensé que, en este tipo de situaciones, hay que hacerse preguntas del tipo: ¿molesta a alguien un enlace a una página de empleo en "La garita del guachimán"? ¿Perjudica al mundo? ¿Pide pan? Entonces, ¿por qué no? La verdad es que me metí en la página, que se llama Jooble, y me pareció bastante buena, así que aquí queda el enlace, que añado también en la columna de la derecha:
   Se da la circunstancia además de que hacía no mucho me habían informado de la existencia de otra página con ofertas de empleo que luego  vi que también era muy buena. Esta está especializada en clases particulares y se llama Tus clases particulares; lo mismo que con la anterior, añado su enlace aquí y en la  columna de la derecha:
   El guachimán siempre al servicio de sus lectores. 

miércoles, 26 de octubre de 2011

¿En ausencia de violencia?

   ¿Se acuerdan ustedes de aquel patético y viscoso parto de los montes que se llamó "Plan Ibarreche"? El engendro, teniendo en cuenta quién era el firmante, no podía por supuesto ser nada bueno y consistía básicamente en un intento de estafa a través del cual el PNV pretendía colar la independencia de hecho del País Vasco, pero gozando de plena autonomía y quedándose al mismo tiempo con las ventajas que le pudiera reportar el mantener vínculos con España en algunas materias, las cuales -así de imbéciles creen los del PNV que somos los demás- se gobernarían por comisiones paritarias Euskolandia - España. Este Paraíso (le llamaban Estado Libre Asociado) se alcanzaría "en ausencia de violencia", requisito que Ibarreche ya se encargaría de resolver.
   Lo que Ibarreche quiso colocarnos en su día  fue, en pocas palabras, esto: en cuanto ETA deje las armas, ustedes, a cambio, nos dan la independencia. ¿Sencillo, no? La ecuación es esta: 
Derrota del terrorismo independentista = victoria del independentismo  
   Traigo a cuento este vestigio casposo del pasado porque parece ser que la estrategia del nacionalismo vasco sigue siendo la misma, a tenor de lo que están machacando con la canción de "los nuevos tiempos" y la convocatoria de elecciones anticipadas Íñigo Urkullu (algún día tendrá que explicar el PNV por qué está tan preocupado por la suerte del radicalismo vasco) y Bildu, o lo que declaran tipos como el etarra Juan Carlos Ioldi, ejemplar humano que sostiene que está a punto de conseguir sus objetivos políticos gracias a la lucha armada: ¿se puede decir más claro?
   Situaciones como esta dejan patente que las diversas marcas del nacionalismo vasco trabajan y han trabajado siempre en equipo. Ahora bien, parece que, para empezar, ni siquiera es cierto eso de la ausencia de violencia. Muchos han señalado aspectos como la no entrega de las armas o el silencio acerca precisamente de la ley del silencio y el acoso impuestos en el País Vasco por los violentos y sus palmeros. ¿Qué pasa con esto? ¿Es que no es violencia? El día 22 hubo diversas concentraciones de guardias civiles en las que denunciaban el acoso que sigue sufriendo este cuerpo en el País Vasco, muy especialmente, en localidades gobernadas por Bildu, una auténtica vergüenza que deja muy claras las verdaderas intenciones de los batasunos: renunciar solo a la violencia que ya les resulta imposible. Merece la pena que leáis la noticia, como esta nueva acertada valoración de Fernando Savater, que señala el diferente eco que han dado los medios a los fastos batasunos y a las concentraciones de guardias civiles, otra vergüenza. Y ya que hablamos de vergüenzas, ¿qué me decís de los curitas? Comparad las posturas de algunos de los de este artículo con las de Yoldi, a ver si encontráis muchas diferencias.

lunes, 24 de octubre de 2011

¡Más madera!

   De una fuente muy muy bien informada, me llega la noticia de que las oposiciones de primaria en Madrid comenzarán el sábado 26 de noviembre. Eclipsado por otros más visibles, el asunto este de convocar las oposiciones de primaria en pleno curso ha pasado inadvertido, pero es un disparate que va a acarrear repercusiones muy negativas para la vida de los centros: ¡más madera!
   ¿De dónde sale está frase? De una de esas escenas imperecederas que nos dejaron los hermanos Marx, si no recuerdo mal, de "Los hermanos Marx en el Oeste". Como puede que algunos la desconozcáis, os la cuento.
   Al final de la película, nuestros héroes conducen la máquina de un tren perseguido por los indios y, claro: ¡tienen que salvarlo!, así que se dedican a alimentar la caldera de la locomotora con montones de madera, que van acarreando sin parar. La cámara enfoca a Groucho, que grita:
     -¡Más madera!
     Luego, mira de frente hacia el público y dice con aire de triunfo y satisfacción:
    -Es la guerra.
    Finalmente, logran escapar de los indios, pero... Pero una panorámica del tren nos lo enseña completamente destrozado: la madera para salvarlo la han conseguido haciéndolo astillas.
   Parece que la política de la Comunidad de Madrid, en lo relativo a la educación, se ha apuntado al marxismo: instrucciones del 4 de julio, trato despectivo al profesorado, acoso a la pública, fundación Empieza por educar... Y ahora, aunque ya venía de antes, lo de las oposiciones de primaria: ¡más madera!
   Es la guerra. 

viernes, 21 de octubre de 2011

El cese definitivo de la violencia de ETA

   Como ya sabéis, hoy todos nos felicitamos por el anuncio de ETA de que abandona definitivamente la violencia. Si habéis visto las diferentes reacciones, os habréis dado cuenta de que en los partidos democráticos y entre los analistas imparciales son a la vez de alegría y cautela y suelen señalar cosas como que todavía queda mucho por hacer y que este triunfo se debe a la democracia y a los éxitos policiales. ¿Por qué se insiste en esto último? Porque desde el lado batasuno ya se está presentando este comunicado como un fruto de su comedia de hace unos días en San Sebastián: estaba cantado que iban a querer presentar su derrota como una victoria, porque todavía piensan sacar réditos; el propio comunicado de ETA va en esta dirección.
   Después de pensármenlo mucho, he copiado el vídeo en el que se lee el comunicado del cese, por cierto, en español: para las cosas importantes, las lenguas apropiadas. Es, como veréis, una cosa inenarrable, un ejercicio de infamia, cinismo, mentira, prepotencia, autoengaño y ensimismamiento, cuyas implicaciones ha diseccionado fenomenalmente Fernando Savater . Ahí os dejo el vídeo:


miércoles, 19 de octubre de 2011

Peligroso salto cualitativo en Madrid

   Acaba de llegarme la noticia: en la Comunidad de Madrid ya pueden darse en centros concertados etapas no obligatorias de la enseñanza como el Bachillerato y la Formación Profesional. Aquí tenéis dos casos concretos: el Tajamar de Madrid, conocido centro propiedad del Opus Dei y el Alborada de Alcalá de Henares, también del Opus Dei. En el caso, de este último, si pulsáis el enlace, veréis que lo que cuenta la noticia es que ciertos grupos del ayuntamiento de Alcalá de Henares (PSOE, IU y UPyD) se oponen a que el gobierno autonómico conceda al mencionado centro el concierto para las etapas no obligatorias, pero lo que resulta curioso es que he tenido que dar vueltas para encontrar esta noticia, porque en el enlace que algunos amigos me han enviado ya no estaba "disponible", curioso, ¿no?
   Se demuestran de nuevo dos cosas, a cuál más grave:
   1.- Que el presente conflicto es político, claro, porque forma parte de la política educativa de Esperanza Aguirre: cargarse la enseñanza pública en beneficio de la privada.
   2.- Que, lejos de hacer política por el bien general y en favor de la ciudadanía, el PP madrileño hace política sectaria en busca del bien particular de sus amigos, en este caso, el empresariado de la enseñanza privada, muy en particular, el constituido por entidades religiosas como el Opus Dei. Ya vimos con ocasión de la visita del Papa en agosto como el PP dejaba escapar posibles ingresos públicos de esos tan necesarios para hacer con ellos regalitos a sus afines en materia religiosa: ¿no hay en la democrática España un poder que impida estos intolerables despilfarros del dinero de todos? 
   A vueltas con este asunto de los centros concertados, que se están destapando como el verdadero corazón del conflicto de la enseñanza en Madrid, quisiera recordar que su nacimiento procede de la LODE, ley orgánica que se está incumpliendo me parece que sistemáticamente. Veamos solo algunos ejemplos.
   El artículo 48 determina que el Estado establecerá un régimen de conciertos con centros privados "que impartan la educación básica". De acuerdo con esto, ni el Tajamar, ni el Alborada ni ningún otro podrían dar nada por encima de la ESO y ni el gobierno autonómico podría autorizarlo ni el estatal debería permitirlo. ¿A qué juega la Consejería? ¿Qué piensa hacer el MEC?
   El artículo 52.2 dice: "En los centros concertados las actividades escolares, tanto docentes como complementarias o extraescolares y de servicios, no podrán tener carácter lucrativo".
¡JA, JA, JA, JA, JA!
¿Qué hacen las administraciones todas para frenar el cachondeo que reina en torno a esto?
   Miren ustedes lo que dice el artículo 53.2: "En todo caso, la enseñanza deberá ser impartida con pleno respeto a la libertad de conciencia."
¡JA, JA, JA, JA, JA!

¿Qué hacen las administraciones todas para frenar el cachondeo que reina en torno a esto?
   Y por no hablar del artículo 54, el cual dispone que "la admisión de alumnos en los centros concertados se ajustará al régimen establecido para los centros públicos en el artículo 20 de esta Ley".
¡JA, JA, JA, JA, JA!

¡CON ESTO YA ES QUE ME DA UN ATAQUE! Pero, por cierto,
¿qué hacen las administraciones todas para frenar el cachondeo que reina en torno a esto?

   Bien, ya en serio: el título cuarto de la LODE abarca 17 capítulos, del 48 al 64 (ambos inclusive). Si uno se pone a leerlo y lo compara con el actual estado de la enseñanza concertada en España (no digamos ya si se fija solo en Madrid), podrá comprobar el nivel de esperpento al que estamos llegando en nuestro país, porque no hay uno solo de esos capítulos que no se esté incumpliendo de forma sistemática. ¿Qué podemos esperar de un país donde las leyes, incluso con el rango de orgánicas, se incumplen a plena luz del día sin que los poderes públicos muevan un dedo para evitarlo o incluso con la complicidad y el apoyo de determinadas administraciones? Las respuestas que se me ocurren, al igual que el panorama que nos rodea, no inducen al optimismo. 

Recetas anticrisis de las patronales diversas

   Hace unos días, saltó la noticia de que, a causa de la crisis que venimos padeciendo, la patronal bancaria proponía una congelación salarial para los próximos dos años, pero se conoce que en eso de la crisis también debe de haber clases, ya que la congelación se proponía solo para los empleados, no para los dirigentes, que seguirían con sus beneficios y jubilaciones millonarias. 
   Hoy los medios de comunicación nos saludan con la noticia de que la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) ha presentado unas salvajes propuestas económicas que incluyen el copago sanitario, la limitación del derecho a huelga y el apoyo a la enseñanza privada. Tenéis información más amplia en esta interesante página de los trabajadores de la sanidad.
   Aprovechando el río revuelto de la crisis, los sectores más cavernícolas del empresariado y la política se han propuesto pulverizar todos los derechos ciudadanos que estorban al derecho de pernada sobre las vidas de los demás a que aspiran permanentemente. Y lo hacen sin el menor sonrojo: atentos a esta gente o nos va a dejar como pollos desplumados.   

lunes, 17 de octubre de 2011

Una lamentable metedura de pata

   Habrá que hacer caso a Felipe González y respetar a las personalidades extranjeras que han participado hoy en esa solipsista conferencia de paz para el País Vasco, pues afirma el ex-presidente que son gente seria, pero habrá también que darle la razón a Esteban González Pons cuando dice que no tienen ni puñetera idea del asunto sobre el que han venido a hablar, ya que han cometido una terrible metedura de pata cuyas concreciones más desastrosas han sido hacer de menos a una democracia europea y darle aire al perverso aberchalismo que ha montado esta enésima farsa. De la segunda ya estábamos todos -también esas figuras internacionales- avisados, porque han sido muchos los líderes democráticos españoles los que han señalado que esto no era más que una teatralización de los batasunos destinada a mejorar su imagen y a intentar aparentar que el fin de la violencia será fruto de sus conferencias y cachupinadas, cuando en realidad  va a llegar por el triunfo de la democracia y de la policía sobre ETA. Lo de intentar convertir las derrotas en victorias no es nuevo en el mundo y el nacionalismo vasco es muy aficionado a esta trampa.
   Sin embargo, lo de hacer de menos a una democracia europea estas personalidades podían y debían habérnoslo ahorrado, pero mucho me temo que, serias y respetables sin duda, han sido demasiado ingenuas y no se han dado cuemta de cómo las ha manipulado el pérfido aberchalismo. ¿Qué sentido tiene, para empezar, el haber leído en inglés su declaración final? Estaban en España, país que lleva muchos años sufriendo la agresión del terrorismo etarra, y en la conferencia, además, participaban cargos públicos tan españoles e importantes como los señores Íñigo Urkullu, Martín Garitano y Juan Carlos Izaguirre, por lo que no tiene sentido que se haya elegido el inglés cuando aquí ya tenemos una lengua tan universal como el español. ¿O es que acaso esos señores creen que están mediando "desde fuera" en un conflicto entre una guerrilla y una dictadura tercermundistas de igual nivel de iniquidad? De ese espejismo estarán muy convencidos en Bildu, EA, Batasuna o el PNV, pero cualquiera que esté un poco bien informado sabe que no es así, de manera que la metedura de pata de estos señores ha sido de órdago, porque se han dejado arrastrar en todo por las conveniencias, las ínfulas y las ensoñaciones del nacionalismo vasco: en el uso del inglés, en su generosa oferta de presentarse como observadores externos que ni puñetera la falta que hacen, en su descabellada petición a España y a Francia de que se sienten a negociar (¿negociar gobiernos democráticos con asesinos?), en su uso incauto de la palabra "conflicto" con el significado perverso que le da el nacionalismo vasco y en sacar un comunicado que parece ver una guerra con dos bandos donde lo que hay es un problema de terrorismo. 
   Qué flaco favor le han hecho estos señores a la democracia española. Han ofrecido una mediación imparcial sin darse cuenta de que estaban razonando con todos los planteamientos de la parte agresora: ¿es que no han sido capaces de informarse bien? Pues les hubiera resultado muy fácil. Para esto que han hecho, podrían haberse quedado en sus casas, porque aquí lo único que han logrado ha sido revolver el río; miren si no al señor Urkullu y su calculado discurso: apenas le han meneado un poquito el árbol, y ya está desplegando el saco de recoger las nueces.   

martes, 11 de octubre de 2011

Ahondando en la estupidez... y en la indignidad

   Decía en mi anterior artículo que el actual conflicto en la enseñanza de Madrid está quitándoles a algunos la careta. El derecho a huelga está contemplado en el artículo 28.2 de la Constitución, pero los dirigentes del PP están un día sí y otro también clamando contra su ejercicio e intentando torpedearlo con amenazas, mentiras y represalias. El derecho de circulación está establecido en el artículo 19 de la Constitución, pero se ha hecho ya célebre el caso de un profesor que iba él solito hace unos días caminando por la calle de Alcalá con... la famosa camiseta verde y no con la falda "almidoná" y la policía le cortó el paso por razones de indumentaria. La libertad de expresión, una de las señas sagradas de la democracia, la garantiza el artículo 20 de nuestra Constitución, pero al director del IES "Maestro Matías Bravo" de Valdemoro le acaban de expedientar por permitir que se colgasen pancartas en su instituto. Está visto que a algunos les están empezando a molestar los derechos, de modo que habrá que recordarles que en las democracias los derechos son sagrados, así que a lo mejor lo que les pasa es que se han equivocado de régimen político. Bromas aparte, esto empieza ya a pasar de inquietante: que desde el poder se esté intentando coartar los derechos de los ciudadanos es un ataque muy serio a las esencias de un sistema en el que queremos seguir creyendo. 
   Siguiendo con esta política de acoso, en un acto que demuestra que ha perdido definitivamente el pudor y la ética democrática, el gobierno madrileño ha denunciado ante los tribunales a las asociaciones que venden camisetas verdes. Ya no es la primera vez que este gobierno demuestra su carácter dictatorial ante el derecho a huelga, pues hay que recordar que, tras la del metro del pasado junio, pusieron a sus convocantes una demanda de 6'5 millones de euros. Este nuevo disparate tiene dos gravísimos rasgos: es estúpido y es indigno: nadie honesto y en su sano juicio podría pensar que esas asociaciones se están lucrando con ese "negociazo" de las camisetas, cuyo volumen, además, es de ¡51.000 euros! Definitivamente, Esperanza Aguirre nos toma por imbéciles: ¿es que desconoce el mapa de la corrupción en España? ¿Es que desconoce las cantidades astronómicas que se están moviendo? Pues en algunos casos ni se sabe, pero en el corruptódromo tiene algunas pistas. ¿Es que desconoce cómo se despilfarra o se deriva el dinero hacia los sectores amiguetes (como la enseñanza privada) en la comunidad que ella misma preside? Si de verdad busca corruptos, en la marea verde no los va a encontrar: ahí solo hay un colectivo de ciudadanos que defienden su dignidad y la enseñanza pública. Eso de las camisetas no da para palacios ni cochazos, ¡menuda bobada!, se lo digo yo, que he estado en Palomeras y en Vallecas, esos lujosos barrios en que moran sus supuestos corruptos. Si busca corruptos, que mire en los partidos políticos (entre ellos, el suyo), la banca, los inversores o el sector inmobiliario: los que se han llevado la pasta que ahora los partidos políticos quieren sacar de los lomos de los ciudadanos. Suelen distinguirse por los trajes de 10.000 euros y los relojes de 25.000 que les gusta llevar: si algún día encuentra a alguno con una camiseta de esas nuestras tan ordinarias, que nos lo enseñe, será cosa digna de verse.

viernes, 7 de octubre de 2011

De charco en charco

   Una de las consecuencias que está teniendo el actual conflicto de la educación pública en Madrid es que está sacando a la luz el verdadero rostro y la auténtica capacidad política de los dirigentes de esta región. Comenzó todo con unas instrucciones que se sabía que iban a producir un fuerte rechazo y se sacaron por ello un cuatro de julio, cuando ya los centros estaban cerrados y la gente de vacaciones, lo que demuestra que se hizo con la alevosa intención de pillar al adversario –como tales, o quizás como a enemigos, nos está tratando la Consejería a los profesores- desprevenido. Esto no deja en muy buen lugar ni a Alicia Delibes (firmante de las instrucciones), ni a Lucía Figar ni a Esperanza Aguirre. Vino después la famosa carta de Aguirre a los profesores, en la cual demostraba no tener en mucho nuestra inteligencia, ya que pretendía hacernos tragar sus recortes con unos “argumentos” incongruentes. A continuación, nos fustigó con la lamentable y calumniosa sugerencia de que trabajábamos solo esas 18 o 20 horas lectivas, lo que representó un ataque gravísimo y un intento de linchamiento moral ante la opinión pública, lo cual es difícilmente perdonable, por muchas disculpas con sordina que pidiera después. Más adelante han salido cosas como esa falsedad dicha por Figar de que el absentismo de los profesores es de un 10% o la acusación de obscenidad lanzada contra los sindicatos por un político tan intachable como Francisco Granados, del que no sé muy bien cómo tiene la osadía de acusar a nadie de obscenidad. Hoy, por último (hasta que salga la próxima, que será mañana o, a lo más tardar, pasado mañana), se despacha nuestra presidenta con este disparate de ver negocios negros y fraudes fiscales en la venta de camisetas verdes, un auténtico despropósito que además piensa redondear machacando a esas asociaciones que las venden. Es de suponer que, si de verdad quiere ver asuntos de corrupción, la Sra. Aguirre sabrá muy bien dónde puede mirar, y no necesitará salir de su partido, en el que tiene un buen muestrario; en todo caso, esto no lo es, no cuela. Tenemos con esto, pues, una nueva falta de argumentos, un nuevo insulto a la inteligencia de la ciudadanía y una nueva ofensa, esta vez, a los destinatarios de tan absurda acusación. Una nueva pérdida de los papeles por parte de unos políticos a los que se ve demasiado nerviosos. Los dirigentes del PP madrileño calcularon mal las consecuencias de la barrabasada y ahora, superados por los hechos, cada día se meten en un nuevo charco y, como decía al principio, a la vez van dejando constancia de su verdadera talla, en especial, Esperanza Aguirre, que, por encima de todo, ha creado un conflicto innecesario y no para de azuzarlo: ¿es eso lo que debe hacer alguien que está en un puesto tan alto? No por cierto: los gobernantes están para resolver problemas, no para crearlos, esto es una regla de oro de la política. Y todavía habrá quien diga que es una gran política.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Algunas aberraciones de nuestro sistema educativo

Aberración primera.- En repetidas ocasiones se ha señalado que la principal peculiaridad del sistema educativo español es un verdadero disparate: la educación concertada, o sea, un engendro consistente en una red de centros privados sostenidos con fondos públicos: ¿cómo se come eso?
Aberración segunda.- Semejante engendro antisocial, que hace las delicias de un empresariado ventajista que se apunta a la doble fortuna de recibir beneficios del estado y del mercado, nació de una ley, la LODE, puesta en vigor por el PSOE cuando tenía mayoría absoluta, pásmese quien no lo sepa. 
Aberración tercera.- Desde los ya lejanos años en que esta ley entró en vigor, por si fueran pocos los privilegios que se les concedían, los centros concertados se han saltado a su capricho las leyes y han incumplido de forma sistemática sus obligaciones, particularmente, en estos tres campos:
   -Se las han apañado para cobrar a los padres cuotas que no debían, pues estaban obligados a una prestación gratuita.
   -Han realizado de forma ilegítima una selección del alumnado.
   -Muchos de ellos pertenecen a empresas religiosas y han impuesto su ideario, llegando incluso a negar a sus alumnos opciones a la clase de religión.
Aberración cuarta.- Todas estas infracciones las han cometido con la complicidad y el apoyo de los partidos de derechas o la pasividad culpable de los de izquierdas.  
Aquí os dejo un enlace de un reportaje que no es nuevo ni exhaustivo, pero que retrata muy bien todo esto y los repugnantes términos en que se hace. Nótese la sospechosa cautela con que habla el inspector al que se consulta y también con qué grosería se saltan estos centros su obligación de atender a quienes no quieren dar religión: pura y simplemente, mintiéndoles. Eso es pecar contra el octavo. Y recordad una cosa: esta es la red por la que está apostando tan fuerte Esperanza Aguirre. Aquí va el vídeo:

http://huelgaiesrenacimiento.wordpress.com/2011/09/27/reportaje-tv-centros-concertados-a-examen-%C2%BFse-cumple-la-ley/

domingo, 25 de septiembre de 2011

Por supuesto que es una huelga política

   Rebasada ya la primera semana de huelga de la enseñanza en Madrid, voy a permitirme hacer un balance parcial de este conflicto, el cual empezaré recapitulando y por tanto recordando cosas más que sabidas. El pasado cuatro de julio, la Consejería de Educación publicó las instrucciones para el inicio del curso 2011 - 2012, un documento de 35 páginas con más de una carga de profundidad, de las que -por ir a lo concreto- recordaré que las más escandalosas y fuertemente rechazadas por el profesorado fueron tres: dos explícitas (el aumento de 18 a 20 horas lectivas en secundaria y la negación del carácter de lectiva a la hora de tutoría) y una implícita (el envío al paro de un alto número de profesores interinos). Lo de la tutoría fue finalmente retirado de facto tras una errática trayectoria de órdenes y contraórdenes absurdas, y resultó además una demostración de que los responsables de esas instrucciones desconocen el funcionamiento de los centros, lo cual, si bien explicaría en parte el lamentable error que han cometido, es muy preocupante. Ignoro cuál era el propósito del gobierno autonómico al publicar tan delirantes normas, pero, si era un deseo de provocar (cosa con la que se ha especulado mucho), hay que reconocer que, al menos en eso, acertaron de pleno, ya que han conseguido la indignación más rotunda y unánime del profesorado de secundaria. Salvadas las diferencias, no recuerdo nada parecido desde la muy mayoritaria huelga de 1988, y no solo eso, sino que además el rechazo y la estupefacción se han extendido a otros sectores del profesorado y la sociedad. Como dato que juzgo muy significativo, señalaré también que, en aquella ocasión, el apoyo claro y explícito de los padres se produjo cuando el conflicto estaba ya prácticamente resuelto, mientras que en el actual su presencia y aliento han sido nutridos, intensos y activos desde el principio, en concreciones tan diversas como encierros, reuniones de AMPA's o con los claustros, multitud de documentos de apoyo, cartas de protesta a la consejería y participación en concentraciones y manifestaciones. Y otro tanto puede decirse de los alumnos. La presidenta madrileña podrá hablar de cejas, liberados y otros dudosos fantasmas conspiratorios, pero lo cierto es que hasta ella sabe muy bien que eso es tan falso como ridículo y que quienes le han manifestado su desacuerdo (de manera especial, en las muy concurridas movilizaciones en la calle de los días 14, 20, 21 y 22 de septiembre: cuatro en menos de diez días, se dice pronto) han sido los profesores y un amplio sector de la sociedad. Sabe igualmente muy bien que el rechazo a sus maniobras que los docentes han mostrado en las jornadas de huelga de los días 20 y 21 ha sido muy mayoritario, cosa que sin duda le preocupa, como puede deducirse de su intento de falsear las cifras. 
   En suma, hoy 25 de septiembre, lo que hay en la enseñanza madrileña es esto: unos institutos incendiados, un profesorado de secundaria indignado, muy contrario a las medidas de la administración y altamente movilizado, una huelga en secundaria que amenaza con extenderse a primaria y FP, unos padres y unos alumnos muy en sintonía con la indignación profesoral, una marea verde que toma periódicamente la calle y saca de quicio a más de uno (o una), un montón de profesores que están en el paro pero deberían estar trabajando donde hacen falta, es decir, en los centros y, por último y en lo referido a estos, el caos orgaizativo más monumental que he visto en mis 28 años de docencia, fruto de una normativa innecesaria y disparatada, y que se concreta en falta de profesores, gente dando lo que no debiera, servicios que no se han cubierto y no se cubrirán por carencia de personal, profesionales que se sienten agraviados por haber sido enviados a destinos en disonancia con su antigüedad y méritos, profesores con su oposición aprobada amenazados con pasarse un año haciendo sustituciones y no sabiendo aún muy bien cómo van a cobrar, mientras que, al mismo tiempo, al parecer se contrata para dar clase a personas sin acreditación alguna y pertenecientes a ciertas empresas privadas (1) y, por último, algo que se está fraguando y puede ser gordo cuando estalle: el aluvión de recursos contra los horarios que se avecina, ya que los que se cierren a 20 horas lectivas van a estar casi sin remisión contraviniendo las instrucciones para la regulación de centros del 29 de junio de 1994 (2) y sentencias judiciales muy claras que hay al respecto, como puede verse en algunas páginas que ya están organizando esta medida (3). Y es que unas instrucciones firmadas por una viceconsejera autonómica, por lo que se dice, no pueden saltarse una orden firmada por un ministro. Mal asunto es que las propias administraciones incumplan las leyes a capricho. En pocas palabras: alguien ha incendiado la enseñanza pública madrileña.
   Y todo esto, ¿por qué? La principal razón que han esgrimido la presidenta madrileña y sus subalternos para respaldar estas incendiarias instrucciones ha sido la necesidad de ahorrar debido a los tiempos de crisis que atravesamos. Según la presidenta y la consejería, al subir las horas lectivas de 18 a 20, las arcas se van a ahorrar 80 millones de euros en sueldos. Este ha sido el principal argumento manejado (luego veremos otras cosas que no me atrevo a llamar argumentos) y es quebradizo ya desde el principio. Primero, porque en la famosa carta que Aguirre envió a los docentes, dice con preocupación que hoy “las empresas despiden, los jóvenes van a engrosar las listas del paro y cada día hay más familias con todos sus miembros desempleados”: no se entiende que una dirigente que muestra tan razonables temores lo haga para, unas líneas después, acabar pidiendo comprensión hacia unas medidas que iban a crear más paro, por lo que queda claro que sus argumentos eran incongruentes desde el principio; no se aclara, aunque parece bien sencillo: ante una situación como la que ella misma señala, la obligación de un dirigente político es luchar contra el paro, no aumentarlo.  En segundo lugar, porque las precisiones posteriores que hizo Lucía Figar en una entrevista televisada (4) corroboraron la falta de solidez del argumento económico, ya que explicó que esos ochenta millones se iban a dedicar a becas para libros y comedor, con lo que la pregunta inevitable es: ¿es que la política social del PP ha de hacerse a costa de mandar gente al paro y armar un zafarrancho en la enseñanza? Pues bonita política social. Aclaro, además, que la política de ayudas en esos capítulos es raquítica, no sé cómo tuvo la consejera la audacia de recurrir a tal argumento. Pero es que aún hay más, porque, frente a esta endeblez, como cualquiera que esté conectado a los medios de comunicación o a internet sabe muy bien, desde el momento en que el gobierno madrileño esgrimió el argumento económico, brotó un auténtico caudal de contraargumentos bastante más sólidos que demostraban que no valía, ya que había despilfarrado en unos capítulos o podía detraer fondos de otros menos sensibles. La lista sería interminable, así que cito solo algunos: las clases de religiónlas ayudas fiscales que favorecen a la enseñanza privadael trato privilegiado a la enseñanza privadadespilfarros diversos que van desde Telemadrid hasta los sueldazos de los altos cargoslos 20 millones de euros regalados a los peregrinos en transporte durante la visita papaldespilfarros en publicidad y un largo etcétera, del que no habría que detraer los despilfarros en asesores, cochazos, sueldos disparados de los políticos y ese largo etcétera de nuestra actual situación al que la comunidad de Madrid no es ni mucho menos ajena. En definitiva, no hay razones económicas que fundamenten que haya que sacar 80 millones de euros de la educación pública madrileña, ni que haya que castigar a un sector tan esencial restándole miles de profesores ni subiéndoles el horario lectivo, medida que es no solo innecesaria, sino que es también perjudicial. Cualquiera que conozca un poco la educación sabe que las 18 horas lectivas son una cantidad equilibrada y razonable, consagrada por la experiencia, el uso de los países de nuestro entorno y las recomendaciones de la UNESCO; cualquiera que conozca un poco la educación sabe que el incremento de dos horas lectivas es lo suficientemente elevado como para no hacerlo porque sí o por falsas motivaciones económicas.  Utilizar esto como argumento "educativo" ha sido un alarde de demagogia, y lo de inducir a pensar que los profesores trabajamos eso y no las 37 horas y media que marca la ley, por mucho que luego Aguirre se disculpara, ha sido un ataque muy grave al profesorado, porque ha representado azuzar gratuitamente en contra nuestra a los peores sectores de la opinión pública, y no es eso precisamente lo que necesitamos. 
   Entonces, dado que el argumento económico es falso, hay que volver hacia atrás: ¿por qué el gobierno madrileño ha incendiado la enseñanza pública? Está muy claro: por razones políticas, lo cual nos lleva a una nueva incongruencia de Esperanza Aguirre: ¿cómo puede quejarse de que el conflicto sea político si ella misma lo ha prendido por razones políticas? La instrucciones del 4 de julio tenían el claro objetivo político de asestar un golpe más a la enseñanza pública madrileña, objetivo que se enmarca en la amplia y largamente ejercida política de escandaloso favorecimiento de la enseñanza privada que lleva a cabo la presidenta de la comunidad. Lo que Esperanza Aguirre quiere es que la enseñanza privada sea hegemónica en la comunidad de Madrid y para ello no vacila en perjudicar a la enseñanza pública, a la que pretende convertir en un sector marginal y asistencial. En los numerosos enlaces que he incluido en este artículo, hay muchos que inciden en este punto, así que ahora me bastará con apuntar algunas ideas generales, como el privilegio económico no solo para la privada-concertada, sino también para la privada-privada, el favorecimiento a la concertada en la admisión de alumnos y, últimamente cada vez más, también a la hora de conceder aperturas de centros, especialmente, en los barrios de nueva creación. En determinadas zonas de Madrid, el abandono de los centros públicos ha llevado a crearles mala fama y a que todo aquel que pudiera pagarse un concertado (porque los concertados se pagan, aunque, legalmente, al estar sostenidos con fondos públicos, no debiera permitírseles ninguno de los subterfugios que utilizan para sacar dinero a las familias) acabase inscribiendo a sus hijos en uno; este hecho y el ya mencionado favorecimiento en la  selección de los alumnos ha acarreado además que los potencialmente conflictivos o con más problemas de escolarización vayan en su práctica totalidad a la pública. Sucede así, además, para vergüenza y escarnio, que cunde la bobada de que los centros privados son mejores y más rentables que los públicos, sin tener en cuenta el acertado símil que me ponía hace unos días un amigo: imaginen un hospital que atiende a toda la población y otro que solo admite pacientes de entre 20 y 35 años: ¿cuál tendría mejores resultados? Considérenlo ustedes y saquen sus conclusiones; yo por mi parte diré que llevo 28 años en esa pública que atiende a todos y estoy orgullosísimo de pertenecer a una red que es la garante del sagrado derecho a la educación para todos, esas grandes palabras con que se les suele hinchar la boca a algunos que luego, a escondidas, las vomitan. Y en cuanto a esa red de "mejores resultados", me temo que iba a estallar por muchos puntos si compitiese en igualdad de condiciones y le hicieran cumplir con la parte difícil de la tarea que debería tocarle pero que, ¡oh, misterio!, nunca le toca. ¡Ah!, por cierto, que no se confundan con nuestros alumnos, que no son peores que nadie y aún diré que los muchos bien o muy bien cualificados que vienen a nuestros institutos en su día podrán llegar tan lejos como el más preparado del centro educativo más caro, si nadie les pone zancadillas clasistas. En los centros públicos podemos dar y damos una enseñanza tan buena como en cualquier otro.
   Así que hay que decirlo bien alto: efectivamente, el conflicto es político. Los profesores de la pública nos estamos movilizando porque, después de décadas de forrarse determinados sectores y de ver nuestros salarios congelados, ya estamos hartos de que políticos ineptos sigan cargando la crisis sobre nuestras espaldas mientras a los que la causaron no parece irles mal. Los profesores de la pública nos estamos movilizando contra una política que discrimina y quiere ahogar a nuestros centros. Que consiga esto último ya es otro cantar, porque ahí estamos nosotros y un amplio colectivo de padres e incluso alumnos que son y se sienten ciudadanos tan dignos como los demás y no están dispuestos a que nadie les rebaje sus derechos. Otros que también se han metido en el conflicto por política, vaya por Dios. Aunque a alguien le moleste, los ciudadanos tenemos derecho a hacer política, porque la política influye mucho en nuestras vidas. Lo que sorprende es la manera de hacer política de algunos dirigentes: cuando deberían resolver problemas, se empeñan en crearlos; cuando deberían llevar a cabo actuaciones en favor de toda la sociedad, se empeñan en guiarse por designios miserablemente sectarios. Supongo que algún día cambiará la idea que los políticos españoles tienen de su importantísima misión, pero, mientras esto llega o no llega, lanzo una advertencia para quienes estamos metidos en el actual conflicto de la enseñanza madrileña: precisamente hablando de los políticos, debemos mantenernos firmes y hacer lo posible por ganar esta contienda, pues no nos jugamos solo el rechazar las agresiones a las que el PP nos está sometiendo hoy, sino también lo que nos pueda suceder mañana. Lo que está ocurriendo en la actualidad en Madrid está siendo seguido de forma muy atenta por todos los partidos. Dada la débil condición humana, si estos perciben que lo que quiere hacer Aguirre sale gratis o barato, por mucho que ahora se les llene la boca diciendo que nos apoyan, cuando un día se vean en ocasión similar, seguirán su ejemplo sin despeinarse ni pensar un segundo en justicias, daños, ni nada que se le parezca. Hoy es el PP de Madrid, pero mañana puede ser el de cualquier otra comunidad, o el PSOE, o no digamos los nacionalistas. Por lo pronto, aquí en Madrid yo ya he captado a dos políticos que han dicho que ellos no ven mal lo de las 20 horas: Eusebio González (PSOE)  y Rosa Díez (UPyD), aunque confusamente envuelto en proclamas que parecían apoyarnos. Y es que los políticos son así, por eso les molesta que los ciudadanos hagan huelgas políticas.       
     

NOTAS Y ENLACES
   1.- Que la infiltración en la enseñanza pública ignora ya límites tan delicados como el de suplantar en las clases a profesores titulados por advenedizos pertenecientes a entidades privadas lo demuestra la inquietante presencia de la fundación Empieza por educar antesdespués del comienzo del curso 2011 - 2012.
   2.-  Instrucciones para la regulación de centros del 29 de junio de 1994:
   3.- Para impugnar los horarios y jurisprudencia al respecto.
   4.- La consejera de educación en Intereconomía:

martes, 20 de septiembre de 2011

"El vodka" y los pájaros lectores

   Llevo tiempo queriendo hablaros de un libro que, en realidad, se titula El vodka y todo lo que nos trajo hasta aquí. Su autor es mi amigo Pedro Letai, un joven que aún no llegará a los treinta años y que, además de este, tiene ya publicado otro poemario que se titula Cinco años y un beso. Empecé a leer El vodka allá por junio, en una de esas tardes en que, con el buen tiempo, me animo a ir a tomar café a la terraza de un bar cercano. Ese bar tiene unos curiosos parroquianos, los gorrioncillos que andan alrededor de las mesas picotenado lo que pescan. Son unos bichos realmente simpáticos, que le han perdido hasta el grado más absoluto el respeto al feroz ser humano y se te suben por la mesa o se plantan en el respaldo de la silla que tienes enfrente y desde allí se te quedan mirando muy atentos; el día menos pensado -no me extrañaría- se me despacha alguno preguntándome si el café lo tomo solo o cortado. La tarde en que empecé a leer El vodka, llevaba también otro libro que estaba a punto de terminar y, mientras me encontraba ocupado con él, los gorriones andaban dando saltitos por encima y alrededor de El vodka, que tenía yo sobre la mesa esperando su turno: ese día, pues, descubrí además que mis amigos son unos pájaros lectores, criaturas a la vez poéticas y amantes de la poesía. Terminé de leer El vodka en julio; luego, entre las vacaciones, el comienzo del curso, la huelga y mil historias más, me ha sido imposible hasta hoy haceros este comentario. 
   El que el título de este libro esté geminado no es caprichoso, sino que obedece al hecho de que está dividido en dos partes: una primera titulada El vodka y una segunda que se llama Todo lo que nos trajo hasta aquí. Hay además otra notable diferencia formal: mientras que la primera parte se compone de pequeños textos en prosa que ocupan entre la docena de líneas y las raramente más de dos páginas, la segunda está escrita en verso, un verso absolutamente libre apenas sometido a recurrencias de medida o rima; esta, las escasas veces que aparece, lo hace ajena a toda regularidad dentro de los poemas. El ritmo de estos, que suele estar muy conseguido -su autor es un gran amante de la música, pasión que ocupa un lugar importante en la obra-, descansa básicamente en la distribución acentual y en la muy personal medida de los versos. No es en general un ritmo cadencioso, sino irregular, entrecortado, con frecuentes encabalgamientos. Muy personal, lo entenderéis mejor con estos versos sacados del poema que se titula Martin Miller´s
                                                    Todo queda atrás
                                                    y comprendo que he vivido
                                                    de más.
                                                    De más y para eso hay que morir
                                                    mucho.
                                                    y romperse los puños
                                                    y extrañarte
                                                    y sufrir
                                                    y llorar
                                                    y querer.
   No quiero dejar estas líneas dedicadas a lo formal sin hacer una breve referencia a la primera parte, la escrita en prosa. En general puede decirse que se trata de poemas en prosa, sobre todo por el carácter íntimo de los temas y por la presencia abundante de recursos poéticos, que van desde la prosa rimada y el versículo hasta las hipérboles o las imágenes.
   El mundo de El vodka es muy personal y quizás la preferencia de la imagen como recurso literario tenga que ver con esto. El elemento que da unidad a ese mundo es el amor. El yo poético creado por el autor es un personaje que atraviesa episodios de la vida muy diversos, los cuales pueden a veces caer en asuntos tan triviales como la charla de dos fumadores desterrados a la fría calle por las leyes antitabaco, pero el tema predominante en el conjunto del libro es, repito, el amor. El amor y el sexo. De hecho, saltándose las notorias diferencias formales, puede apreciarse entre la primera parte y la segunda una fuerte unidad en la comunión de temas y de tono. Y lo que predomina en ese tono, lo que le da su caracterización más peculiar, son los sentimientos de nostalgia e insatisfacción. La voz poética que nos despliega sus vivencias y sus sentimientos pertenece a alguien acostumbrado a disfrutar de los goces de la vida, ya sea en la pasión amorosa, la promiscuidad sexual, el lujo, el conocimiento del mundo o los días de vino/vodka y rosas, pero, al mismo tiempo, toda esa gloria parece contemplada desde una perspectiva ya de nostalgia por lo perdido ya de insatisfacción por lo no conseguido o por lo que nunca volverá. Y también, en ocasiones, de autodestrucción. La alegría existe en el libro, pero aparece rodeada y superada por estas amenazas, como en el poema Gaviotas en cuatro estaciones:    
                                          Después la noche,
                                          de perros, oscura.
                                          Impone el insomnio
                                          y mis miedos a una calle vacía,
                                          vecina de tu armadura,
                                          invencible, mentira.
                                          Y lo que viene,
                                          el temor, la duda.
                                         
                                         Y todo lo que nos trajo
                                         hasta aquí.
                                         Tus pasos, el cine,
                                         el ron más caro del lugar,
                                         el otoño, la luna.
   Cuando, apurado su contenido, el vaso de vodka queda vacío, a través de su cristal curvado enseña un mundo que repele y hace añorar la felicidad perdida y tal vez imposible.



   -El vodka y todo lo que nos trajo hasta aquí. Pedro Letai. Editorial Taravilla, Madrid, año 2011.
   -Cinco años y un beso. Pedro Letai. Editorial Taravilla, Madrid, año 2010.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Algunos textos legales de interés para los profesores

   Hablando con una amiga, se me ha ocurrido crear este pequeño archivo de textos legales que podrían interesar a los profesores de cara no solo al presente conflicto, sino a otras posibles situaciones futuras relativas a aspectos tales como elaboración de horarios, elección de grupos o límites del número de alumnos. Los dos primeros son de alcance nacional, mientras que los dos últimos solo tienen vigencia en Madrid. 

1.- Instrucciones para la regulación de centros del 29 de junio de 1994.
http://www.madrid.org/dat_capital/servicio/impresos_pdf/ROC_SEC_29_06_1994.pdf
Estas son las de secundaria, que están en el BOE nº 159 de 5 de julio; las de primaria están en en el 160.
2.- R.D. 83/1996 de 26 de enro. El ROC de secundaria. Es muy importante.
http://www.boe.es/aeboe/consultas/bases_datos/doc.php?id=BOE-A-1996-3834
3.- Orden 1848/2005 de 4 de abril sobre admisión de alumnos en Madrid.
http://www.educa.madrid.org/web/cp.conchaespina.madrid/archivos/matriculacion/admision_11_12.pdf
4.- Instrucciones del 4 de julio de 2011 de la consejería de Madrid.
http://www.madrid.org/dat_sur/site/Instrucciones_CENTROS_201112.pdf
   Espero que os sirva.