sábado, 30 de marzo de 2019

"Cuenta atrás", de David López Sandoval

   El pasado 28 de febrero, tuve la satisfacción de acudir a la presentación del poemario Cuenta atrás, escrito por  David López Sandoval, satisfacción por muchos motivos, pero, especialmente, dos: que David es amigo mío y no lo veía desde hace mucho y que el libro es excelente. Esto último no es que lo diga yo porque esté hablando de un amiguete, sino que es un hecho que viene avalado por fundamentos tales como que lo haya publicado nada menos que Hiperión y que haya sido el ganador del XXXIV Premio Jaén de Poesía. Aprovecho para felicitar a David por ambas cosas, pero, creedme y aunque me llaméis pelmazo: por lo que hay que felicitarle es por Cuenta atrás. David ya había publicado algunos otros libros, entre los que puedo mencionaros El viaje heroico, que obtuvo en 2014 el Premio de Poesía Fray Luis de León, y Náufragos, publicado por la editorial Tres Fronteras en 2010. Hojeando este último y comparándolo con Cuenta atrás, tengo la sensación de que David ha avanzado hacia un lenguaje más claro o, como diría un crítico literario, ha experimentado un proceso de depuración de su expresión poética en la línea de la inteligibilidad y la sencillez, lo que en absoluto exime a su creación de una gran profundidad conceptual (ya os advertí que iba a decirlo como lo diría un crítico). Para mí, esa claridad del lenguaje es una de las virtudes del libro; si hubiera que señalar otra en el terreno de la expresión, señalaría la musicalidad, y esto último no lo dice solo el guachimán, sino que lo dijo también Luis Alberto de Cuenca en la presentación a la que asistí. La musicalidad nos conduce inevitablemente al terreno de la métrica y aquí quiero destacar al menos una cosa: la brillantez de los sonetos incluidos en la colección, y es que el soneto (si encuentra quien lo sepa componer, como es el caso) es como el rock: inmortal, solo que cuatrocientos años más viejo.
    Concluyo esta introducción que ya se está haciendo más larga de lo que me gustaría con una breve referencia al contenido. Encuentro en este libro una reflexión sobre los aspectos gozosos de la vida, tales como el amor, la poesía, la belleza, la nostalgia de un beso, la luz, el color o la incertidumbre de los viajes, pero no debemos dejar de lado que esa "cuenta atrás" que le da título es en realidad el ineludible trayecto hacia la muerte, que en los poemas pende constantemente sobre esos gozos y los cubre con una sombra de melancolía. Termino ya; sabéis que, cuando hablo de poetas, me gusta que lo que se oiga sea su voz. Empecemos con el poema titulado Retórica, el cual me parece una breve poética cargada de ironía:
                                                                          Joven poeta, 
                                                                        no la caves ya más
                                                                        que así es la fosa.
   Sobre esos goces y esa belleza de la vida que inevitablemente pasarán, sobre la paradoja de que un instante de fulgor puede ser eterno:
                                                                       UNA FOTOGRAFÍA 
                                                                Hay hasta el mar que espera abajo
                                                                unos diez metros de caída
                                                                desde la cumbre de la roca.
                                                                Suenan los cuerpos irrumpiendo
                                                                como venablos en el agua,
                                                                resplandecientes y nervudos,
                                                                y el griterío que conserva
                                                                cierto temblor atemperado.
                                                                Vednos aquí, en esta tarde.
                                                                Vednos colgados de las nubes.
                                                                Esta es la prueba indiscutible
                                                                de que sabíamos volar.
   Naturalmente, no podía faltar en esta breve selección uno de los sonetos del libro. Acabaremos con el titulado Carreteras:
                                                              Odio la línea recta, odio el trayecto
                                                              que traza un objetivo al ser marcado,
                                                              odio el azar que nace mutilado
                                                              y que encerramos hasta luego en un proyecto.
                                                              Amo la línea curva, amo el efecto
                                                              que ofrece un horizonte alabeado;
                                                              de todos los exilios que he probado
                                                              el zigzagueo es mi predilecto.
                                                              A vosotras os amo, mis discretas,
                                                              mis grises cazadoras solitarias
                                                              de inexplorados cielos y cunetas;
                                                              a vosotras por siempre, legendarias
                                                              fronteras de mis viajes y mis metas,
                                                              mis fieles carreteras secundarias.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Torra se caga (2)

    Últimamente, andan muy deprimidos el enano de la venta, el mago de Oz, Manolo el Chafandín y toda la galería de fantasmones amenazantes que, a la menor ocasión, dejan claro que no son más que unos pobres diablos. Y es que no hay derecho: cuando el trono de caganer te lo disputan unos tipos que ostentan el título de Honorables, pocas opciones le quedan a uno: eso es pura y miserable competencia desleal. Hace unos años, tuvieron que hacer frente a la OPA hostil del Honorable Pigdemont aquel que tuvo el atrevimiento de proclamar la independencia de Cataluña y después asumió sus responsabilidades escapando a Bélgica escondido en el maletero de un coche. Desde allí, alguna vez ha dicho que afrontaría la cárcel si por la independencia de Cataluña fuera, pero no parece que acabe de decidirse a tan abnegado sacrificio por su Patria. Después les cayó encima su sucesor, el Honorable Torra, que en materia de valentía de boca para afuera es digno émulo de su amo y modelo. Como ya señalé en mi artículo titulado Torra se caga, primero de una serie que amenaza con ser larga, la táctica de este señor es ir vendiendo la apariencia de que es un feroz y arriesgado rebelde para, a la hora de la verdad, terminar su comedia bien con algún acto de timidez ursulina o bien con algún pretexto que le ponga muy muy lejos de esa raya cuyo traspaso pueda crearle problemas y que ni de lejos está dispuesto a pisar. Es como esos bravucones que rugen diciéndote que te van a partir la cara, pero al final siempre te "perdonan" porque les llama su mamá para comer o llevas gafas, como en la canción de Hombres G:
Hombres G, Indiana
   Así es Torra. Eso sí, siempre apura su provocación hasta el último milímetro y proclama constantemente que está dispuesto a llegar hasta el sacrificio más grande y desgarrador. Mentira, claro: ¡qué soberbia ha estado hoy Inés Arrimadas cuando les ha recordado a él y los suyos que, arropados en sus guaridas, se fingen tremendos, pero, cuando llega la hora de la verdad o de los tribunales, se desinflan de manera penosa!
   La última astracanada ha sido colosal, una bellaquería a la altura del Honorable Joaquín Torra: esa escenita de que no iba a quitar los lazos amarillos, las esteladas y demás basura con que tiene envilecidos los establecimientos oficiales, por ese rosario de memeces que segrega, con las que acostumbra de paso a embarrar cosas tan sagradas como la libertad de expresión y otros grandes principios. Todos sabíamos que acabaría quitándolos, que una vez más el "héroe" se arrugaría al final ante una advertencia seria. Lo genial ha sido el recurso que se ha buscado: escudarse para simular que él no se rinde jamás en el "autorizado" dictamen del Sindic de Greuges, su compadre Rafael Ribó, el coleguilla en el que ya se ha apoyado para otras fechorías: estilo matonil hasta el último suspiro. ¿Creíais que esto era todo? Pues hay mucho más: por si acaso el Honorable (¡Ja, ja, ja, ja!) no tenía el trasero bien arropado y asegurado con este fraudulento guion, hoy desvela El Confidencial que el "ponderado veredicto" mediante el que Ribó dictaminaba que había que obedecer a la Junta Electoral Central ya se lo había mandado hace cinco días. En manos como las de esta pareja está hoy Cataluña. 
   Este, en fin, es en verdad el "heroico" Honorable President don Joaquim Torra Pla: a su lado, el enano de la venta parecería el gigante Áyax.

martes, 12 de marzo de 2019

Violencia de género entre menores y educación

   Desde hace ya algunos años, se viene percibiendo con preocupación un aumento del maltrato de género ejercido en parejas muy jóvenes, es decir, de situaciones en las que un chico de dieciocho, dieciséis o incluso menos años ejerce sobre su chica (subrayo el "su" porque en estos casos parece que alguien lo entiende literalmente como un posesivo) conductas tales como los golpes, los celos enfermizos, el control de los actos, las palabras, la vestimenta o el móvil o, en definitiva, cualquier otra de las mil formas en las que el abuso puede practicarse. En el año 2017, hubo 266 juicios por malos tratos en los que los acusados eran menores de edad, lo que supuso un aumento de un 48% con respecto a 2016. Tanto el agresor como la agredida envuelven a menudo estos hechos en el generoso paño de amor romántico, pero ya desde hace mucho se sabe que no es lícito usarlo para justificar los  excesos, como podéis comprobar en esta canción que os dejo aquí, que es de 1963:


Lesley Gore, You don´t own me

    ¿Qué es, pues, lo que está ocurriendo en nuestra época, en la que la información y la concienciación son de lejos muy superiores a las de aquellos años sesenta, para que el fenómeno no solo persista entre los más jóvenes, sino que incluso se agrande? Naturalmente, los factores son múltiples y muy complejos, pero quiero hacer ahora unas observaciones sobre algo que se repite con mucha frecuencia: que la solución está en la educación. Como profesor que soy, tengo una gran fe en ella, pero, por lo mismo, sé que no es el bálsamo de Fierabrás que resuelve todos los males, y el propio hecho de que en la hiperinformada época actual este problema se esté agrandando de año en año creo que me da la razón: está claro que, para resolverlo, hará falta educación y algo más.
  Si prescindimos de ese algo más que me rebasa y nos ceñimos a lo educativo, hay quienes dicen que, para que no haya chicos machistas que pretendan ser amos y señores de sus parejas, es muy importante erradicar los modelos perniciosos en la familia. No puedo estar más de acuerdo: si un niño ve que su padre trata a su madre como un trapo, será más fácil que, al hacerse adulto, siga ese camino que en los casos de niños acostumbrados a ver a sus padres tratarse con respeto, ya que el ejemplo -y más, si es de nuestros padres- es una poderosa herramienta educativa. Otros proponen la implantación de programas activos en los centros escolares, es decir, la existencia de cursos, talleres, etc. en los que se enseñen el respeto y lo que es la igualdad entre hombres y mujeres. Reconozco que estas medidas pueden dar algún resultado, pero pienso que, en todo caso, son de alcance muy limitado: sirven para convencer a los ya convencidos y poco más.  La razón es la siguiente: según se refleja en algunos estudios, el maltrato es rechazado por el 92% de los jóvenes varones, pero, si cruzamos esto con otros datos, nos sale que eso es en la teoría, mientras que lo que arroja la realidad de los comportamientos, según hemos visto en las dos fuentes que cito, se aleja mucho de ese optimista porcentaje. La conclusión es esta: la teoría nuestros jóvenes se la saben muy bien y se declaran virtuosos cuando les pasan una encuesta o les ponen una redacción, pero, en la práctica, su virtud no se corresponde con eso. Esto es algo tan viejo como el mundo: que uno se aprendiera el catecismo por las buenas o por las malas no le convertía en un cristiano ejemplar. Por lo tanto, estas charlas, talleres y demás apenas tienen efecto. Sé que Podemos ha propuesto hace poco remediar esta ineficacia mediante el expediente de reforzarlas imponiendo una asignatura de Feminismo, lo cual es un disparate más de este partido y una inquietante muestra de su disposición a invadir los programas educativos con sus particulares preferencias ideológicas.
   Hay, por último, una tercera parcela en la que la educación está influyendo en el aumento de niñatos inclinados a maltratar a sus parejas. Es una de la que no se habla mucho, quizás porque en la actualidad lo que estamos haciendo hoy en este campo sea muy mejorable: la creación de límites. Cuando por uno u otro conducto ha llegado a mi conocimiento algún caso de un menor que maltrataba a su pareja, invariablemente, el individuo se ajustaba al cien por cien al perfil de esos tiranos con los que me he encontrado a lo largo de mi carrera profesional en más ocasiones de las que me hubiera gustado: caprichoso, insolente, irrespetuoso, endiosado y despótico, alguien, en suma, convencido de que el mundo se ha creado para darle gusto y de que obedecer sus mandatos y satisfacer sus deseos son leyes universales a la altura de la de la gravitación de los cuerpos. Con este tipo de personas, una inexcusable labor educativa, tanto en la familia como en la escuela, es hacerles entender que en la vida hay límites a nuestros deseos, obligaciones que cumplir y normas y personas a las que respetar. Dicho más llanamente: hay que bajarles los humos. Aunque a algunos beatíficos oídos les moleste, bajarles los humos a los que los tienen subidos o, simplemente, dejar claras las cosas que no pueden hacerse, es una ineludible obligación de padres y profesores y estoy convencido de que el cumplirla con seriedad y diligencia, entre otros benéficos efectos, nos ahorraría unos cuantos maltratadores de categoría juvenil. Cada familia sabrá cómo lo hace, pero, en el ámbito de la enseñanza, deberíamos preguntarnos: ¿lo estamos haciendo lo mejor que podemos? Sinceramente, creo que el actual sistema le pone demasiados obstáculos a esta tarea.
   Voy a terminar con una reflexión que quizás no sea del agrado de todo el mundo. En los muchos años que he estado en la enseñanza, a menudo me he encontrado con seráficos colegas que siempre les echaban un capote protector a alumnos de esos que he dicho: energúmenos que no respetaban ni a su madre, por abreviar. La mayor parte eran mujeres, pero, fueran mujeres u hombres, todos estaban en contra del maltrato y la mayoría eran fervientes feministas. A veces la vida tiene sus paradojas.