domingo, 18 de diciembre de 2011

Unos artículos de Félix de Azúa y Rafael Argullol

   El sábado 10 de diciembre, publicó Félix de Azúa en El País un artículo titulado Un descalabro, en el cual hacía unas reflexiones muy críticas acerca de las razones que han traído al PSOE a su actual situación y de cómo se está encarando en el partido el posicionamiento ante el futuro. Las cifras del desastre socialista son inobjetables: de 2008 a 2011, ha pasado de 169 escaños a 110 y, lo que quizás sea peor, de 11.289.335 votos a 6.973.880, es decir, que ha perdido 4.315.445 votos, lo que representa simplemente que el PSOE ha perdido la confianza del electorado y que ya solo le votan los muy fieles. Y ante esto, para pasmo de muchos, una de las propuestas que se alzan con fuerza en el PSOE de cara a ese futuro que se le proyecta muy crudo es la continuidad del zapaterismo, abanderado ahora por Carmen Chacón. Leamos las contundentes palabras con las que Azúa fulmina esta insensatez en las primeras líneas de su artículo:
   Creo que la alarma debería haberse disparado hace ya bastantes años, pero en todo caso un partido socialista capaz de considerar como valor indudable para la sucesión de Zapatero a una profesional del humo como Carme Chacón, de la que nadie conoce una sola idea, es un partido que da señales de parálisis.
   Elocuentes y precisas, ¿verdad? Hay una cosa clara: esto ya no puede mantenerse, esto ya no cuela. Los españoles hemos pagado caro  el zapaterismo (y aún vamos a pagar más, me temo), algunos de cuyos mayores errores los señala Azúa: desconcierto, Eguiguren, Montilla, compra de voluntades con subvenciones en Andalucía, superficial demagogia "progre", excesiva preocupación por el sueldo de sus jerarcas... Y al final, hemos llegado donde hemos llegado. ¿Es, entonces, la mejor fórmula para el PSOE más zapaterismo y Chacón al frente? Pudiera, yo me inhibo, pero quizás le valdría más hacer caso de Azúa, quien sostiene que "la izquierda debería tener como principios inalterables la honestidad, la cultura, la educación y la justicia". A mí, de verdad, este programa me mola más. Convendría que el PSOE anduviera fino y eligiera bien, porque nos jugamos mucho de cara al futuro, todos, no solo ellos.
   ¿Y qué nos jugamos? Pues me temo que hasta la ropa interior, a juzgar por la falta de escrúpulos que están demostrando los canallas y sinvergüenzas que están agitando la crisis y enriqueciéndose con ella, unos sujetos que van a por la cochina pela sin pararse a pensar ni un segundo en las personas. Su catadura se retrata muy bien en Margin call, una película que os recomiendo, y también se refiere a ella Rafael Argullol en un artículo que publicó ayer en El País, el cual, elocuentemente, se titulaba El molesto factor humano. Según nos cuenta (poco importa que sea verdad o artificio literario), Argullol se hallaba en un bar de Londres y se limitó a poner la oreja a la alegre conversación de tres jóvenes ejecutivos financieros de esa City que tan encarnizadamente ha defendido Cameron. Entresaco algunos párrafos de su artículo:
   El emprendedor actual es un ser etéreo y casi invisible que anhela la pureza absoluta del beneficio sin ataduras de ningún tipo: sin una empresa repleta de inútiles trabajadores, sin patria que reclame bondades nacionales, sin religión que apele a inservibles comuniones, sin moral que proclame trasnochados imperativos. A ese negociante que pasea sus ávidos ojos por el planeta le basta con manejar a su antojo el sismógrafo de los beneficios y de las pérdidas. Ni siquiera debe pecar porque no debe darse por enterado de las consecuencias de sus acciones, sean estas el cierre de no sé cuántas fábricas o el desencadenamiento de no sé cuántas guerras. [...]
  Los destinos individuales se desvanecen para dar paso a la eclosión de las magnitudes. Y naturalmente han surgido por todos lados profetas de las magnitudes, tipos que nos informan de lo que es eficiente y útil, y simultáneamente nos amenazan con el advenimiento de catástrofes apocalípticas, causadas siempre, no por la codicia y la especulación, sino por un abuso exagerado del factor humano por parte de individuos que cometieron el error de considerarse individuos en lugar de componentes de una cifra. Que los profetas de las magnitudes -o los catedráticos de Economía- actúen en esta dirección puede formar parte del espectáculo al que nuestra época es tan aficionada; más grave es que los denominados representantes del pueblo se hagan eco de sus profecías.  
   También muy clarito, ¿no? ¡Y cómo nos suena! A diario nos llegan mensajes del tipo: despidos, aumento del paro, miniempleos, aumento de la edad de jubilación, recortes de sueldos, cierre de casas de acogida de maltratadas, congelación de pensiones, sobran 900.000 funcionarios, privatización de la sanidad, recortes en sanidad, recortes en la educación pública mientras se favorece a la privada... El último invento: dinamitar los puentes, como si fueran los culpables de que haya choriceo y especulación en el mundo: ya molesta hasta el ocio, el neoliberalismo quiere mano de obra barata, desechable y disponible 24 horas al día 365 días al año. Aprovechando la excusa de la crisis, raro es el día que no sale un agorero de turno a amenazar los derechos de ese factor humano que tanto estorban y que tanto ha costado conseguir. ¿Para qué? Para mantener un sistema que los estratos privilegiados (banqueros, empresarios, políticos, financieros...) consideran ideal y al que parecen no estar muy dispuestos no ya a renunciar, sino tan siquiera a permitir que se le roce la pintura, aunque sea al precio de la miseria de otros.
   Que la situación es complicada lo sabemos todos, pero también sabemos quiénes se forran y quiénes padecen, así como las responsabilidades de cada cual. Ya cansa y ni siquiera engaña el bombardeo de mentiras intentando confundir y señalar falsos culpables mientras los buitres se aprestan al negocio. Hasta el momento, están pagando justos por pecadores: como creo que señalan tanto Azúa como Argullol, evitar que estas cosas sucedan es tarea de los políticos, estén o no en el poder. A ver cuándo se ponen a ello.     
  

2 comentarios:

  1. Esta muy buena la pagina y sobre todo el contenido de los articulos espero la puedas mantener por muchos años a venir. La pondre en favorito para poder acceder mas facil.

    Exitos

    ResponderEliminar