Libros que he publicado

-LA ESCUELA INSUSTANCIAL. Sobre la urgente necesidad de derogar la LOMLOE. -EL CAZADOR EMBOSCADO. Novela. ¿Es posible reinsertar a un violador asesino? -EL VIENTO DEL OLVIDO. Una historia real sobre dos asesinados en la retaguardia republicana. -JUNTA FINAL. Un relato breve que disecciona el mercadeo de las juntas de evaluación (ACCESO GRATUITO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA). -CRÓNICAS DE LAS TINIEBLAS. Tres novelas breves de terror. -LO QUE ESTAMOS CONSTRUYENDO. Conflictividad, vaciado de contenidos y otros males de la enseñanza actual. -EL MOLINO DE LA BARBOLLA. Novela juvenil. Una historia de terror en un marco rural. -LA REPÚBLICA MEJOR. Para que no olvidemos a los cientos de jóvenes a los que destrozó la mili. -EL ÁNGULO OSCURO. Novela juvenil. Dos chicos investigan la muerte de una compañera de instituto. PULSANDO LAS CUBIERTAS (en la columna de la derecha), se accede a información más amplia. Si os interesan, mandadme un correo a esta dirección:
repmejor@gmail.com

Tenéis información de los precios aquí:

lunes, 13 de mayo de 2024

Farsa electoral en Cataluña

     Las elecciones autonómicas que ayer se celebraron en Cataluña estaban viciadas de origen por múltiples razones, entre las que sobresalen estas dos: el celebrarse en una región donde se incumple la legalidad democrática y el concurrir a ellas un repulsivo personaje que debería estar en la cárcel e inhabilitado para el sufragio pasivo. En Cataluña se incumple la legalidad democrática porque sus instancias gubernamentales y gran parte de las políticas conspiran para romper la nación española, su gobierno regional traiciona a la nación fundando representaciones diplomáticas para las que no tiene competencia, existen grupos violentos que con la pasividad o complicidad de las autoridades agreden u hostigan a quienes no son separatistas y se persigue el uso de la lengua oficial de la nación en la enseñanza, la sanidad y otros ámbitos. En lo referido a la concurrencia a las elecciones -¡y como candidato a la presidencia autonómica!- de un delincuente que debería estar en la cárcel llamado Carles Puigdemont, es algo que se cae por su propio peso, porque todos le vimos declarar la independencia de Cataluña en 2017, gravísimo ataque a la nación, su integridad, su prosperidad y su convivencia pacífica. No os cansaré enumerando la prolija lista de delitos e infracciones que este ultraje a la patria de Puigdemont lleva implícita, ni me molestaré en argumentar contra esa aberración de la amnistía con que Pedro Sánchez pretendió exonerar a Puigdemont, porque los guiños entre canallas no son un invento de hoy. Todo esto nos llevaría a la siguiente conclusión, que considero irrefutable:

    Las elecciones autonómicas catalanas no son mucho más legítimas que las de Maduro o las de Putin, porque carecen de respeto a los principios democráticos y al marco legal constitucional.

    Ya sé que a esta convocatoria han concurrido todas las formaciones, incluidas las contrarias al separatismo, pero tampoco se les puede pedir que se suiciden. Creo que ya va siendo hora de que en España nos dejemos de tontunas, hipocresías y complejos y reconozcamos abiertamente que lo nuestro se parece cada vez menos a una democracia. ¿Me van a vender la moto de que hay democracia en unas elecciones donde a los separatistas se les permite presentar a un personaje abyecto que atentó contra la unidad de su nación mientras que se agrede a los estudiantes de S'ha acabat o a millones de niños se les impide escolarizarse en español? Esa moto no se la compro a nadie, que se la metan Sánchez, Illa, Puigdemont, Rufián, Armengol, Aragonesete y algunos más donde les quepa.

    Partiendo de esta base, no tiene demasiado sentido enredarse en análisis electorales, pero, a la vista de los resultados y más cosillas, alguna observación se puede hacer.

    Lo primero que toca es lanzar un encarecido aviso contra Salvador Illa, porque, aunque parezca increíble y a pesar de las puñaladas que nos asestó durante la pandemia y de que su nombre aparece demasiado a menudo en el caso Koldo, muchos todavía le creen un buen chico incapaz de mentir. Pues bien: dista mucho de ser un buen chico y miente con tanta soltura como Sánchez. Ayer, en su discursito "conciliador", dijo que gobernaría para todos los catalanes sin distinción, una mentira que cualquiera pudo cazar al vuelo por dos razones: la primera es que en ese mismo discurso afirmó que su triunfo se debe a las políticas de Pedro Sánchez, así que difícilmente podrá él gobernar para todos, porque las políticas de Pedro Sánchez solo les favorecen a él, a sus esbirros, a sus amiguetes y a sus aliados; la segunda es que Illa no ha movido un dedo contra la marginación del español en las aulas catalanas, e incluso la ha apoyado, así que eso de que va a gobernar para todos que se lo cuente a su jefe. Resultó un poco patético oírle un discurso en el que intentaba autoconvencerse de que iba a gobernar, para lo cual proyecta ser apoyado por ERC y por los Comunes. Aragonés, con el cuchillo entre los dientes, ya le ha dicho que ni hablar, aunque Jéssica Albiach se ha mostrado fervorosa partidaria de ese apaño, porque los podemitas ya tienen muy claro que les mola más ser casta. Si esta operación le sale, el gobierno de Illa será un calvario para él y una catástrofe para España.

    Lo segundo es constatar una obviedad: los grupos separatistas están en una competición a ver cuál enseña unos dientes más largos, gordos y afilados. Puigdemont ya está exigiendo la presidencia de la Generalidad (jódase usted, señor Sánchez, a ver qué bola nos cuenta ahora y cómo gestiona su disparate de la amnistía). Los pronunciamientos de Aragonés deben inerpretarse en el sentido de que piensa hacerle la vida imposible a Illa, que está justo en medio de la la balasera cruzada entre Junts y ERC. Poco que decir en cuanto a la CUP y Aliança, para quienes Puigdemont es un tibio. Esto es lo que hay en el corral separatista, y está muy claro, así que los que se engañen será porque quieran.

    Las quinielas son múltiples e incluso sería posible la repetición de elecciones, pero yo creo que no se llegará a ello, porque no les conviene ni al PSC, ni a Junts, ni a ERC. Lo más probable es que Illa salga investido por mayoría simple en la segunda vuelta y se le deje mandar con un gobierno muy muy muy muy débil, de esos que hacen que los separatistas se relaman. ¿Acabarán Sánchez e Illa siendo los artífices del cupo catalán y de la independencia judicial de Cataluña? No sería extraño, porque les sobran narices para concluir los desastres que empezó Zapatero.

sábado, 11 de mayo de 2024

LOMLOE + inmersión lingüística: ¿qué puede salir mal?

     En los últimos días, he tenido ocasión de ver en los medios una serie de noticias relacionadas con la educación que me entristecen porque todas confluyen en el mismo tema: el alarmante mal estado en que se encuentra nuestra enseñanza actual, del que cada una aporta su particular retrato, pero a la vez me alegran, porque su sola publicación contribuye a mantener vivo el interés por este asunto de importancia tan capital. Indigna pensar que la catarata de basura que a diario generan los que están hundiendo el país impida que prestemos la debida atención a algo tan vital como la educación de las nuevas generaciones. 

    En sendas entrevistas, mi amigo y compañero de generación Xavier Massó  y Laura Rodríguez, bastante más joven pero también colega en la docencia, vienen a coincidir en el mismo diagnóstico sobre el estado actual de la enseñanza, que podríamos resumir en estas ideas: que la LOMLOE tiene unos planteamientos de una pobreza aberrante, que los alumnos aprenden la cuarta parte de lo que debieran y aun así aprueban y, por último, que la formación emburrecedora alcanza ya al profesorado. En pocas palabras: un panorama no por conocido menos aterrador. Ni que decir tiene que estoy completamente de acuerdo con Xavier y Laura y aplaudo que hagan públicas sus denuncias (1).    

    El pasado día 7, publicaba también "El Mundo" una noticia que daba cuenta de que un importante número de familias catalanas se han organizado contra el desplome educativo de su comunidad. Selecciona el diario para su titular esta significativa frase:  "Mi hija no sabe sumar ni restar en 3º de Primaria", ahí queda eso. En el desarrollo de la noticia, aparte de señalar desastres como este y otros parecidos en lectura y conocimientos generales, se incidía en uno de los cánceres más inadmisibles y aberrantes de nuestra educación y nuestra democracia: la inmersión lingüística, es decir la conculcación de su derecho a ser educados en español que padecen y han padecido millones de personas en Cataluña, Valencia, Baleares, Galicia y el paraíso vasco. Este crimen ha representado además que todas esas personas hayan recibido la enseñanza de notoria peor calidad que, por H o por B, se está impartiendo en las comunidades bilingües, salvo en el caso de Galicia.

    Y es que, si la LOMLOE es criminal, con lo de la inmersión se convierte en doble crimen, que haría a sus autores merecedores de la pena de prisión permanente revisable, como sabe muy bien Francisco Oya, un compañero que dignifica nuestra profesión y que durante muchos años mantuvo una dura y heroica lucha contra la manada de hienas que tienen sojuzgada a la enseñanza en Cataluña, que le sometieron a un miserable acoso por el delito de enseñar en español en España. Después de revolcar a sus adversarios en la vía adminstrativa, ahora los ha llevado a la penal, y espero que tenga mucha suerte en lo que ha emprendido. Aquí os dejo lo que cuenta, que es de inexcusable lectura, como se desprende ya solo de lo que desvela en el titular: que circulan listas negras de profesores enemigos de Cataluña. También es un excelente conocedor del desastre catalán otro colega: Gerard Romo. En Antididáctica, su blog, realiza una ácida presentación de lo que pasa allí. Voy a dejaros un enlace a su artículo titulado Pedagogía, el arte de hacerte sentir como un imbécil, porque puede que le dé pistas a esa señora que se queja de que su hija no sabe sumar ni restar. 

    En su interesante entrevista, Laura Rodríguez dice esta frase:

    La escuela de ahora no esta pensada para aprender, sino para aprender a ser.

    Querida amiga, desde la atalaya de mi ancianidad, voy a permitirme hacer un retoque a tu declaración, para reformularla como sigue:

 La escuela de ahora no está pensada para aprender, 

sino para aprender a ser gilipollas.

    Estoy convencido de que sabes que esta barrabasada no va contra ti, sino contra la mezcla de incompetentes, insensatos y malvados que están detrás de la LOMLOE. Sinceramente, creo que, con mi modificación, la idea se hace un poco más precisa y veraz, porque una escuela cimentada sobre el borrado del profesor, las competencias, los proyectos, la fusión de asignaturas, lo emocional, las matemáticas de género, el desprecio del conocimiento, la concesión del título de ESO sin límite de suspensos o la concesión del Bachillerato con una asignatura suspensa, una escuela así, solo puede producir alumnos idiotizados e incapaces de usar la cabeza para resolver nada, es decir, alumnos gilipollas, que además no serán esos buenos ciudadanos que intentan hacernos creer; porque, con unas leyes que pretenden colarnos como objetivos generales del Bachillerato paridas como esta: Consolidar una madurez personal, afectivo-sexual y social que le permita actuar de forma respetuosa, responsable y autónoma y desarrollar su espíritu crítico. Prever, detectar y resolver pacíficamente los conflictos personales, familiares y sociales, así como las posibles situaciones de violencia, solo se puede conseguir una escuela gilipollas, que dará alumnos gilipollas a un país de gilipollas; porque jamás debemos olvidar que LA LOMLOE ES LA LEY EDUCATIVA DE PEDRO SÁNCHEZ, edificada o sostenida con cómplices como César Coll, Elena Martín, Alejandro Tiana, Isabel Celaa o Pilar Alegría, ¡vaya equipazo!, y que una ley educativa de Pedro Sánchez solo puede estar diseñada para sacar alumnos gilipollas, porque Pedro Sánchez ya nos ha dado sobradas muestras de creer que todos los españoles somos gilipollas y de aspirar a que lo seamos para siempre y más todavía

    Por eso estamos como estamos en educación... y en todo lo demás. O echamos sin contemplaciones a los totalitarios corruptos que quieren arrebatarnos nuestra lengua, hundir nuestra escuela y convertirnos en gilipollas, o ya sabemos lo que nos espera. 


1. El blog de Xavier, que es presidente de la Fundación Episteme, se llama Vora la platja y, como algunos sabréis, hace años que lo tengo enlazado en la columna derecha de esta garita. En cuanto a Laura Rodríguez, responsable de Educación de Izquierda Española, podréis acceder a Sobre Ruinas,  su canal de YouTube, o verla en otros escenarios pinchando aquí. 

martes, 7 de mayo de 2024

Óscar Puente vuelve a retratarse

     Recordaréis esa denigrante exhibición de patanería de Óscar Puente en la que dejó al mundo estupefacto mostrando cómo un ministro de un país insultaba gratuitamente al presidente de otro, aunque eso de gratuitamente no es exacto, porque se ve muy claro que Puente actuó así de forma intencionada y para hacerse el gracioso, con lo que además demostró que tampoco es que tenga mucha gracia. Eso fue el pasado sábado, y hoy, pasados solo tres días, nuestro ministro de Transportes ha debido de entender por fin que era inexcusable disculparse y ha procedido a ello, pero lo ha hecho de tal forma que ha sido más bien agrandar el patinazo.

    Como podéis ver en la noticia que enlazo, sus disculpas (?) se ocasionan en la interpelación que le hace previamente una periodista (que me temo que estaba pactada de antemano), en la que debemos entender que le pregunta si se ha arrepentido de su patochada. Si desbrozamos la hojarasca que vierte Puente en su respuesta, lo que queda en limpio es que se arrepiente por la repercusión que han tenido sus palabras y señala que en todo ese asunto ha habido mucha sobreactuación: o sea, que ahí no hay culpa suya ninguna, es todo cosa de otros, por lo que, en realidad, no hay arrepentimiento y no sorprende, por tanto, que no haya pedido disculpas, que es lo que está obligado a hacer, con lo cual sus insultos a Milei no solo se mantienen, sino que, de forma implícita, hay que darlos por ratificados, colosal manera de resolver sus desaguisados la del señor Puente.

    Está claro que no podía pedir disculpas, porque le sobra soberbia y carece por completo de vergüenza, educación y condiciones para el cargo que ocupa. De 1975 para acá, si a un ministro de cualquier gobierno que no fuera de Sánchez se le hubiera ocurrido una burrada como esta de Puente, se le habría cesado de inmediato, pero en la práctica no habría habido oportunidad, porque en ninguno de esos gobiernos habría habido un individuo del pelaje de Puente.

    Y aquí llegamos al verdadero fondo de la cuestión: ¿cómo es posible que un ministro insulte a un mandatario extranjero? ¿Cómo es posible que, habiéndolo hecho, no dimita o no se le cese en el acto? ¿Cómo es posible que en un gobierno esté como ministro un completo inútil del que solo se sabe que se pasa la vida insultando en la red? La respuesta es muy sencilla: porque ese ministro ha sido puesto por Pedro Sánchez. Este episodio de Puente ejemplifica muy bien lo que ha significado el ascenso de Sánchez al gobierno: el enfangador por excelencia que lo ha subvertido y enlodado todo no solo ha hecho posibles las mayores aberraciones a base de perpetrarlas a diario, sino que ha conseguido embotarnos de tal modo que ya ni percibamos su alcance. Es brutal nombrar ministro a un mamporrero solo para que insulte; es brutal  que este lo haga hasta los extremos a los que ha llegado Puente; es cínicamente brutal que el presidente del Gobierno no haya dicho ni una palabra sobre lo de Milei. Una de las mayores victorias de Sánchez y los esbirros mediáticos que le auxilian en esto es que ni nos demos cuenta. Es brutal que este sujeto haya sido un solo día presidente del gobierno de España.

sábado, 4 de mayo de 2024

Las canciones más alegres

     Hace algún tiempo, escribí aquí dos artículos de asunto musical que reunían canciones bonitas, pero quizás no muy felices: Celos y Las canciones más tristes. Se publicaron seguidos y, sobre todo después de escribir el segundo, me dije que tendría que hacer otro de signo opuesto, porque de lo contrario ibais a pensar que soy un tipo tétrico y sombrío, cosa que no se corresponde con la realidad. Hoy me pongo manos a la obra y empezaré señalando que canciones alegres hay muchísimas, pero que tengan la felicidad como asunto principal o casi ya no son tantas, así que me he visto obligado a ser muy selectivo, con este criterio: mi gusto, por lo cual os pido de antemano disculpas a los que no lo compartáis.

    Si hablamos de alegría y música, es inexcusable empezar con el más alto monumento artístico que las reúne a ambas, el Himno a la Alegría de la Novena sinfonía de Beethoven. Sabéis que es su cuarto movimiento y que la letra es un poema de Friedrich Schiller sobre el que el gran músico alemán estuvo durante muchos años queriendo componer alguna partitura (1). Entremos por tanto al artículo a través de este colosal pórtico:



    El resto de la entrada lo van a integrar seis canciones, tres en español y otras tres en inglés. La primera será otra vez el Himno a la Alegría, pero esta vez en la versión de Miguel Ríos, que, como sabéis, fue un exitazo mundial:



    La siguiente será una que seguramente solo os sonará a los que hayáis soplado sesenta tartas de cumpleaños o más: Es muy fácil, de "Los Mitos":



 Cerraré el capítulo patrio con Es una lata el trabajar, irónica canción de Luis Aguilé de la que os dejo esta versión con la participación al asalto de Fernando Esteso que no tiene desperdicio:



 Pasamos ahora a la parte en inglés. Una de las mejores invitaciones a disfrutar de la vida jamás realizadas es la de los crucificados de "Monty Python" en el final de La vida de Brian, ese descacharrante Always look on the bright side of life, o sea: unos tipos a punto de cascarla enunciado el carpe diem, ¿se puede pedir más?



    Os traigo a continuación una canción muy muy, pero muy, bonita: Wonderful life, interpretada por Black:



    Cerrará el bloque y el artículo Don't worry, be happy, canción de Bobby McFerrin que no hace falta presentar:



    La dejo para el final porque le tengo un especial cariño, pues me ayudó a tener la moral por los cielos en un instituto que parecía especialmente pensado para que los que vivimos nuestra vida sin amargársela a los demás la padeciéramos en castigo perpetuo, y hablo de profesores, alumnos e incluso personal auxiliar. Resultó que, durante uno de los periodos de lucha más dura en aquel centro escolar que algunos se empeñaban en convertir en un antro, cierto programa radiofónico matinal emitía casi a diario esta canción y yo tenía la suerte de oírla cuando me dirigía hacia allá, así que, cuando llegaba al instituto, entraba igual que Popeye después de haberse zampado tres latas de espinacas. Un día, hablando con unos chicos de cuarto, ellos defendían que era de Bob Marley, y fue así como me enteré de que el rey del reggae le había hecho una versión. Y ellos, de quién era su verdadero autor, claro.


1.- Os dejo un par de enlaces con información más amplia sobre esta interesante historia, uno extraído de "La Razón" y otro, más extenso, de la página "Cultura Genial". 

lunes, 29 de abril de 2024

En manos de un megalómano peligroso

     Quédense con estas palabras: "Esta decisión no es un punto seguido, sino un punto y aparte, se lo garantizo". Se las acabo de oír a Pedro Sánchez en ese vergonzoso guiñol en directo que nos ha asestado a todos los españoles, con el que ha puesto final a la fantasía surrealista que desató él mismo con su carta del pasado miércoles. La decisión, por supuesto, es la de seguir en el gobierno. Quienes sabemos que de este personaje solo se puede esperar lo peor, la vimos como lo que era: una mentira más, bajo la forma, en este caso, de una exigencia de impunidad escondida bajo el disfraz del corazón herido de un hombre que sufre al ver atacada ¡injustamente y por los enemigos más oscuros! a la persona amada. Fue esa carta un derroche de falsedad, cinismo y sentimentalismo barato que habría avergonzado a cualquier hombre que tuviera vergüenza, pero ya sabemos que no es el caso. 

    Ese esperpento del mensaje herido, sufriente y atribulado, eviado a la sociedad, dejaba la insinuación de que su firmante, tras el no menos esperpéntico plazo de reflexión que se autoconcedía, pudiera abandonar la presidencia del Gobierno, cosa que a quienes no nos dejamos embaucar por él solo nos sirvió para carcajearnos. ¿Dimitir Pedro Sánchez? ¿Dejar el poder, el Falcon y la ostentación? ¡Qué risa! Pero, lógicamente, salvando ese paréntesis de cuatro días en los que sus seguidores -muy particularmente, los ministros, los altos cargos socialistas y esas autodenominadas élites culturales (1)- han dejado un bochornoso espectáculo de sumisión y carencia de sentido del ridículo, quedaba por ver el desenlace,  del que ninguna representación puede carecer, por bufa que sea.

    Y ese desenlace anunciado ha sido esta comparecencia, que no me cabe duda de que será histórica:



    Sorprende que Sánchez comience dándonos las buenas tardes: o no sabe ni en qué hora vive o tenía pensado hablar por la tarde y luego se le ha olvidado cambiar el encabezamiento. Quizás no sea un detalle tan trivial, porque desvelaría hasta qué punto esto ha sido un montaje que ya tenía el final decidido desde que se dio a conocer el principio, o sea, la carta lacrimosa. ¿Qué cara habrá puesto el rey cuando se le ha presentado con esta "sorprendente" decisión? Me hubiera gustado ver la escena. Y, en lo tocante al montaje, esta vez se le ha ido la mano al presidente con los efectos de escenificación, porque esos asomos de que se le iban a saltar las lágrimas que ha simulado le han quedado patéticos, salvo, quizás, para Pedro Almodóvar.

    No voy a dedicarle mucho al contenido de su mensaje, muy inquietante, pues cabalga a medias entre las autojustificaciones grotescas y las amenazas temibles y mal veladas. Saco lo esencial: que Sánchez se queda, que pretende hacernos creer que investigar la más que probable corrupción de su  entorno es atacar a la democracia (porque la democracia es él), que está dispuesto a acabar con el fango (lo hará a su manera, claro, un suicida no es), que incita a la ciudadanía a movilizarse contra los que no se arrodillen ante él  y esas "garantías" que señalo al comienzo, garantías de que nos va crujir.

    Amenazas, mentiras y un llamamiento populista a la revolución: temibleEste señor se ha creído en serio que es el amo (2). España lleva años metida en un golpe de Estado a fuego lento, sustentado en la ofensiva separatista y el mandato de Sánchez completo, y esta farsa de la carta, el amor, el retiro de reflexión y el comunicado de hoy es un capítulo más, y me temo que no insustancial. Los tiempos no son buenos, pero vienen peores.


1.- Dejaré aparte los desparrames múltiples que hemos podido ver, entre los que destaca el del PSOE en Ferraz del pasado sábado, con María Jesús Montero desmelenada, y me iré directamente al manifiesto firmado por los periodistas del régimen franco-sanchista, un texto de una pobreza conceptual y formal lacerante, que deja una imagen muy triste de la profesión y, en consecuencia, de lo arrastrado que es el momento informativo y cultural que atravesamos. Aquí enlazo el manifiesto para quien quiera comprobarlo con sus propios ojos.

2. Óscar Puente, uno de sus más feroces acólitos lo afirma de manera rotunda. Puente es hoy ministro del Gobierno de España. 

jueves, 25 de abril de 2024

The letter

     ¿Recuerdan ustedes The letter, aquella extraordinaria canción de The Box Tops de la que hizo una versión muy suya Joe Cocker? Probablemente estén pensando que este es otro de los artículos nostálgico-musicales que con cierta frecuencia se marca el guachimán, pero no es el caso, aunque ahí les quedan esas dos estupendas actuciones de los enlaces. Sabrán quizás que ayer el presidente del Gobierno, don Pedro Sánchez, nos remitió a todos los españoles una carta, y la lio buena. De entrada, el sol del que habíamos disfrutado estos días se ha oscurecido, así que las temperaturas han bajado tanto que ahora mismo estoy escribiendo envuelto en una manta; amenaza lluvia, o tal vez una nevada como la Filomena; el mundo está en ascuas (sobre todo, el socialista, y más, el agraciado con carguetes; de los separatistas que ven sus sueños en peligro, mejor ni hablo); una incertidumbre lacerante se ha adueñado de nosotros y todos clamamos: ¡¿Qué vas a hacer, Pedro?! Pues bien, aquí es donde entra The letter. Les supongo al corriente de que Pedro Sánchez domina el inglés hasta tal punto que hace amarillear de envidia, qué sé yo, a Julian Barnes, a la encantadora señora Rowling o al mismísimo Charles the Third, así que sabe perfectamente que "letter" significa "carta", y por aquí es por donde ha aflorado el descubrimiento del guachimán: nuestro presidente ha elegido esa vieja canción para revelarnos la clave del arcano oculto en su carta, o sea, en su letter. En concreto, el mensaje cifrado está en los cuatro primeros versos, que les dejaré aquí traducidos, porque, después de haber visto bastantes cortes televisivos de Sánchez, yo mismo he alcanzado un nivel de inglés algo más que decente:

Inglés

Español

Gimme a ticket for an aeroplane,

Ain´t got time to take a fast train.

Lonely days are gone, I’m a-goin’ home:

My baby, just a wrote me a letter.

Deme un billete de avión,

no hay tiempo para un tren rápido.

Adiós, soledad, vuelvo para casa:

mi chica me ha escrito una carta.

    ¿Hay alguna rendija para la duda? PEDRO SÁNCHEZ SE VA, esto es lo que nos está anunciando y lo que el guachimán revela en esta exclusiva. Bastaría un vistazo a mi presentación bilingüe para tenerlo todo muy claro, pero, aun así, voy a permitirne una somera exégesis. Todo parte, naturalmente, de lo señalado en negrita en el tercer verso, en el que, de forma inequívoca, Sánchez nos comunica su voluntad: Vuelvo para casa. Ya, ya, "amigos" de los sectores sanchista y pesimista, que tan a menudo y tan sospechosamente coincidís, ya veo vuestras sonrisas curvas y afiladas como alfanjes: para Sánchez, decir "casa" es como decir "La Moncloa", así que, de abandono, nada: PEDRO SÁNCHEZ SE QUEDA. Siento poneros un cerapio un análisis textual, "queridos", porque esa torpe interpretación vuestra la refuta de modo implacable el verso primero, donde él mismo pide un billete de avión: si se quedase en el cargo, ¿para qué demonios iba a quererlo, si ya tiene su amado Falcon? Sánchez se ve a sí mismo tan fuera del cargo que ya se proyecta viajando en aviones normales, y pagándose de su bolsillo el billete (en inglés, "ticket"); más aún: esto lo confirma el verso segundo, donde desecha por ser muy lenta la opción de un tren rápido, algo que cae dentro de lo posible en su nueva vida, pero que habría sido impensable en la que abandona. Es, lógicamente, la falta de costumbre: resulta comprensible que, después de seis años de aviones y helicópteros, a nuestro presidente los trenes relampagueantes como el Talgo, el Alvia o el AVE le recuerden a las tortugas.

    ¿Y por qué se va? ¿Por qué te vas, Pedro (1)? Todos lo sabemos, pues se explicita en su letter y en The letter: ¡POR AMOR! Si alguien tenía dudas y no se las despeja el último de los cuatro versos que transcribo y traduzco, es que es muy duro de mollera. No han sido la derecha y la ultraderecha; no han sido los (inventados) asuntos de corrupción; no han sido los (inexistentes) chanchullos de Begoña Gómez, que él desmiente en su letter como burdas calumnias; no ha sido su gestión, que, como él mismo nos recuerda en la letter, ha sido un modelo de eficacia, progreso, progresismo, justicia social, avance económico, concordia, estabilidad política...: ha sido la llamada del AMOR, esa fuerza imparable. Para un modelo de honradez, patriotismo, virtud, limpieza, transparecia, equilibrio y cordura como Pedro Sánchez (lea su letter quien no lo vea así), los ladridos de los canes rabiosos de la derecha, el franquismo, el fascismo y la ultraderecha son como dulces trinos de gorriones, jilgueros y ruiseñores, porque nada pueden contra él. Otra cosa es el AMOR: a él, de su recto camino de gestión gubernamental, solo puede apartarlo la fuerza benéfica e invencible del AMOR.

    Ha hecho falta que llegase este momento para que nos diéramos cuenta: lo que ha habido entre Pedro Sánchez y España (y los españoles) es una apasionada historia de AMOR, porque él es un hombre muy amoroso. Qué duda cabe de que, a partir del lunes, empezará su andadura por la posteridad, y ya sabemos cómo pasará a ella, eso que tanto le preocupa: Pedro Sánchez pasará a la historia como el presidente del AMOR.


1. No resisto la tentación de dejaros otra joyita musical: Porque te vas. Quizás os parezca que hay vídeos mejores de Jeanette interpretando esta monumental canción, pero selecciono este por una de mis manías: elegir las versiones más originales. Sin yo proponérmelo, he encontrado además otro aliciente. Si os fijáis en la pequeña entrevista que Pepe Domingo Castaño le hace a la cantante para introducir la actuación, le desliza una malévola pregunta acerca de quién se lleva más dinero por el exitazo de Porque te vas, en la cual menciona, aunque sin nombrarlo, al autor, que, como ya sabéis, fue José Luis Perales. En una época como aquel lejano 1976, donde todos éramos tan idealistas que parecía que el dinero daba asco, ¿fue esto una puñaladita tal vez envidiosa del señor Castaño? En aquel año, él colocó en las listas su promocionadísima Neniña, con la que debió de pillar algo más que doscientas de las antiguas pesetas, así que lo de la envidia no es para que me crucifiquéis por malpensado, porque, para PPD,  Perales debió de ser un competidor.

lunes, 8 de abril de 2024

El negocio de la discriminación positiva

     El Diccionario Panhispánico del Español Jurídico ofrece la siguiente definición de la discriminación positiva: "Política o programa que proporciona acceso preferencial a la educación, al empleo a la atención sanitaria, o al bienestar social a personas de un grupo minoritario que tradicionalmente ha sido objeto de discriminación, con el objetivo de crear una sociedad más igualitaria". Aunque en sus planteamientos parece una idea bondadosa o todo lo más inocua, debo decir que, en líneas generales y viendo ya desde hace mucho la abusiva aplicación que se hace de ella, está claro que los resultados prácticos a los que hemos llegado están siendo cada vez más perjudiciales, en un sentido muy claro: esa discriminación positiva que favorece a sus beneficiarios se convierte demasiadas veces en descarado privilegio e incluso en discriminación negativa para posibles competidores en la obtención del bien al que se aspira. Antes de pasar a explicarme mediante ejemplos concretos, quiero señalar algo que parece obvio, pero que puede no serlo: que no debemos confundir discriminación positiva con ayuda. Un ejemplo de la primera sería uno que ha dado mucho que hablar: el ofrecer en una oposición condiciones mejores a las mujeres que a los hombres, mientras que un ejemplo de la segunda sería el dar a las madres solteras subsidios económicos para que puedan afrontar sus gastos de forma más desahogada. No tengo nada contra lo segundo, pero sí bastante contra lo primero, y no soy el único, ni mucho menos. Ha de ser muy equilibrado y justificado el planteamiento de esta medida para no convertirla en una fuente de privilegios y agravios, y eso no es tarea fácil.

    Con todo, existe un motivo que me parece aún más poderoso para rechazarla y es que ciertas organizaciones políticas -mayoritariamente, de esa ensalada mixta llamada progresismo- la han secuestrado para beneficiarse de ella, mediante el recurso de crear falsas discriminaciones o exagerar las existentes (y a menudo discutibles) para presentarse luego como los celosos paladines de los derechos de los grupos discriminados, y así ganarse su amor, su apoyo y sus votos, ¡qué chulísimos son los progres! Vamos a comprobarlo con algunos ejemplos recientes. 

    1. Yolanda Díaz y los colectivos LGTBI. Cuando era solo ministra de Trabajo, Yolanda Díaz ya proyectó favorecer en su Ley de Empleo a los mencionados colectivos en la tarea a menudo ardua de salir del paro. Ahora que es vicepresidenta, ya ha consumado el abusivo disparate. ¿Que cara se le quedaría a usted si supiera que ese puesto al que opta se lo puede birlar un candidato menos cualificado por el solo hecho de ser homosexual, y no como usted, que es un señor que tiene el reprobable incivismo de sentirse atraído por las mujeres? No me lo cuente, no es necesario. Y lo mismo le digo a usted, señora a la que le gustan los hombres. Como alegan los funcionarios del SEPE, la adjudicación de empleos tiene que dirigirse a todos por igual y guiarse por criterios de idoneidad, capacidad y mérito, pero para Yolanda Díaz su cacicada demagógica e injusta es un avance social, así se gobierna hoy en España.

    2. Los transexuales y la izquierda. Y es que los colectivos LGTBI en general y los transexuales en particular gozan de una predilección tan desaforada como injusta por parte de nuestros gobernantes, en general de izquierdas, aunque luego la derecha también cae en este vicio, como delata la ley trans que en su día implantó en Madrid Cristina Cifuentes y que Díaz Ayuso se resiste a atemperar (o mejor aún: a derogar, pues no existen razones que justifiquen de verdad las leyes trans). Acerca de ello he escrito mucho aquí, porque estoy muy sensibilizado con este problema por lo que afecta a la educación, en la que las agresivas organizaciones de este signo han emprendido una decidida invasión, respaldadas por leyes abominables, vergonzosas. Esas delirantes leyes perpetradas por la izquierda en muchos países (entre ellos, España) han servido para indecencias como estas: desterrar la objetividad física, al permitir que cualquier persona pueda postergar su sexo anatómico REAL en beneficio de la fantasía de autodefinirse a su capricho bajo esa invención del género, es decir, introducir la irracionalidad y la subjetividad en la formulación de las leyes, que deben ser generales; perjudicar gravemente a las mujeres en beneficio de hombres -muchos de ellos, tipos abyectos- que se apuntan al "género" femenino por pura conveniencia; perseguir legalmente a quien se atreva a decir la verdad llamando hombres a hombres que lo son por su anatomía aunque vayan por la vida pretediendo que se les llame mujeres; servir de refugio y provechoso instrumento a gentuza de la peor calaña, como pederastas, violadores e incluso violadores asesinos que han sacado ventaja de fraudulentos cambios de "género" (1). Quienes hayan colaborado en el grado que sea en la construcción de este colosal desastre merecen una rotunda condena, y no hablo solo del plano moral. 

     3. La izquierda podémica y el racismo. Hasta el pasado 23 de julio, el caudaloso manantial de perversiones llamado Podemos tuvo mucho eco mediático y considerable poder político (lo cual es mucho peor, ahí están la ley trans, la ley sisí y algún que otro desastre más para demostrarlo), pero hoy su visibilidad e influencia han decaído enormemente, aunque nos han dejado a doña Yolanda Díaz para remediarlo. Esta formación, que es wokismo pinchado en vena, ha hecho de la explotación de las "discriminaciones" una floreciente industria. Hace no mucho, tuvimos ocasión de disfrutar de un sonoro trompazo, cuando denunciaron la horrible agresión de dos policías del neocapitalismo fascista a unos inocentes hombres negros en Lavapiés. Lo captó alguna de sus terminales móvil-en-mano y rápidamente lo difundieron sus medios afines. Os dejo un vídeo tomado de "El Periódico"; quería poneros el de "La Sexta", que fue donde yo lo vi por primera vez, pero... ¡ha desaparecido de internet, ay qué cucos son estos chicos! Unas horas después, y por iniciativa de algunos ciudadanos que vieron con escándalo esta manipulación y se fueron indignados a una comisaría a denunciar los hechos, se supieron las verdaderas razones de la "abominable" actuación policial contra los pobrecitos subsaharianos: intento de pagar con una tarjeta de la que desconocían el pin, amenazas e insultos contra una cajera, resistencia a la autoridad...: ¡pobres podemitas, se les escapó un espantoso abuso racista que denunciar!

    ¿Se les escaparon los negros? No hay problema, siempre les quedarán los gitanos, minorías racializadas y discriminadas no faltan. Según esta formación, España está aquejada de un lacerante racismo estructural, por lo cual hace no mucho presentó en el congreso una proposición no de ley que aboga por la inclusión, en todos los cursos del currículo escolar, del estudio del holocausto gitano y del racismo mediterráneo. Lo primero es un asunto gravísimo, pero de ningún modo tendría en nuestros programas educativos el encaje que Podemos pretende darle y lo segundo no se sabe qué es, directamente. La propuesta tiene muchas más pretensiones, una de ellas, el establecimiento de una cuota racial en las empresas. Lo dicho: el estado fascista español flagela a las razas oprimidas, de ahí la necesidad de que Podemos exija medidas de discriminación positiva que las protejan: la creación de supuestas injusticias para explotarlas como negocio, una de las especialidades de Podemos. 

    A esta suculenta ubre se agarran otras organizaciones progresistas, entre las cuales está SOS racismo, que también asegura que en el Estado español (estos tienen un fuerte sesgo separatista, lo que hace aún más lamentable su cinismo, ya que sus finas antenas no parecen captar la xenofobia reinante en Cataluña y la comunidad vasca, defendida explícitamente desde gobiernos regionales y partidos nacionalistas)  existe un montón de racismo, pero ahí están ellos para combatirlo. Voy a terminar este artículo con una curiosa iniciativa de esta abnegada ONG: exigir a la RAE que cambie su definición de racismo. Esta es la que ellos proponen que figure en el DRAE, y no en cualquier lugar, sino en el primero:

    Sistema de opresión histórico e ideológico que motiva la discriminación o persecución de otro u otros, y que alienta la subordinación mediante la idea de que las diferencias raciales -etnia, color, lengua, cultura y religión-, producen una superioridad inherente a una raza en particular: la blanca.

    Para quienes no estén interesados en la batalla cultural, este asunto será una trivialidad, cosa que ciertamente es desde el punto de vista del alcance, porque la RAE no es ni de lejos tan estúpida como para tragarse este sapo, pero, desde el punto de vista de la intención, es dinamita pura. En solo tres líneas, tenemos la formulación de dos de las pretensiones más aberrantes y malintencionadas del wokismo en su afán por cargarse la credibilidad de las democracias occidentales. La primera, eso del final: el cuento de que solo pueden ser racistas los blancos, porque el sobredimensionamiento del racismo está destinado, aparte de a crear una fuente de negocio político-económico para quienes lo explotan, a generar un debilitamiento moral en las sociedades contra las que se dirige, fomentando en este caso el sentimiento de culpa, que está formulado casi como un pecado original, ya que el que es blanco (y racista) lo es por nacimiento. La segunda es ese curioso concepto de raza que incluye extremos como la lengua, la cultura y la religión: ¿desde cuando esos rasgos son raciales? Naturalmente que no lo son, pero que nadie piense que están embutidos en esta definición por ignorancia, porque están puestos ahí por interés, beligerancia y cálculo. Suponga usted que es, por ejemplo, sueco de pura cepa. Ya sabe que por ser rubio, blanco y con los ojos azules (muchos suecos lo son), está usted en el único segmento verdaderamente racial que podrá ser acusado de racista en su país: cualquiera de otra etnia se lo podrá achacar a usted, pero no al revés. Suponga que es usted español y cristiano (muchos aquí lo son): esta socorrida definición de racismo que se ha sacado de la manga esta ONG está pensada para que, por ejemplo, puedan, si se tercia, acusarle a usted de ello un musulmán o un budista, pero, créame, no lo está en absoluto para que usted se lo pueda llamar a ellos. Su lengua española le convierte a usted también en potencial racista ante uno que hable francés, inglés, chino, urdu, hindi, árabe, suajili... ¡Y lo bueno es que también le podrán llamar a usted racista esos hablantes del vasco o del catalán que están prohibiendo el español en España!

    Así está el patio. Usted, si es blanco, es racista de nacimiento, pero ándese con ojo, porque también lo puede ser por hablar español, ser cristiano o defender la cultura... ¿hispánica, por ejemplo? Y para proteger de sus abusos a las minorías racializadas, están samaritanos como Yolanda Díaz, los de Podemos o SOS racismo, que, entre otros instrumentos para tan encomiable tarea, disponen de la discriminación positiva. Para entender lo útil que les resulta a algunos este camelo, basta con  recordar un detalle: las dos supuestas víctimas de la violencia policial de Lavapiés acusaron de racista a la cajera a la que hostigaban porque no quería aceptarles esa tarjeta de la que ni se sabían el pin, o sea, explotaron el sentimiento de culpa sembrado por el wokismo.

    Gran negocio este de las minorias discriminadas que necesitan protección.


1. Son millares los incidentes producidos en todo el mundo por los más beligerantes de estos "hombres" o por las organizaciones trans, que no vacilan en llevar ante los tribunales a quienes osen ponerles el pronombre que les corresponde, aunque no les guste. Causa satisfacción saber que hay muchos valientes que les plantan cara, a menudo, pagando un alto precio. Citaré hoy a dos escritoras: la española Lucía Echevarría (aquí tenéis un interesante artículo suyo) y la escocesa J. K. Rowling, de quien han salido estos días gratificantes artículos sobre su implicación en la guerra contra la manada transexual (Que me detengan). Si os es posible, leed este reportaje de "El Mundo", donde se habla de su fundación para acoger a mujeres maltratadas y aparece una galería de santos varones a los que ella denuncia por sus delitos y las leyes protegen porque son legalmente delicadas mujercitas.