viernes, 7 de octubre de 2011

De charco en charco

   Una de las consecuencias que está teniendo el actual conflicto de la educación pública en Madrid es que está sacando a la luz el verdadero rostro y la auténtica capacidad política de los dirigentes de esta región. Comenzó todo con unas instrucciones que se sabía que iban a producir un fuerte rechazo y se sacaron por ello un cuatro de julio, cuando ya los centros estaban cerrados y la gente de vacaciones, lo que demuestra que se hizo con la alevosa intención de pillar al adversario –como tales, o quizás como a enemigos, nos está tratando la Consejería a los profesores- desprevenido. Esto no deja en muy buen lugar ni a Alicia Delibes (firmante de las instrucciones), ni a Lucía Figar ni a Esperanza Aguirre. Vino después la famosa carta de Aguirre a los profesores, en la cual demostraba no tener en mucho nuestra inteligencia, ya que pretendía hacernos tragar sus recortes con unos “argumentos” incongruentes. A continuación, nos fustigó con la lamentable y calumniosa sugerencia de que trabajábamos solo esas 18 o 20 horas lectivas, lo que representó un ataque gravísimo y un intento de linchamiento moral ante la opinión pública, lo cual es difícilmente perdonable, por muchas disculpas con sordina que pidiera después. Más adelante han salido cosas como esa falsedad dicha por Figar de que el absentismo de los profesores es de un 10% o la acusación de obscenidad lanzada contra los sindicatos por un político tan intachable como Francisco Granados, del que no sé muy bien cómo tiene la osadía de acusar a nadie de obscenidad. Hoy, por último (hasta que salga la próxima, que será mañana o, a lo más tardar, pasado mañana), se despacha nuestra presidenta con este disparate de ver negocios negros y fraudes fiscales en la venta de camisetas verdes, un auténtico despropósito que además piensa redondear machacando a esas asociaciones que las venden. Es de suponer que, si de verdad quiere ver asuntos de corrupción, la Sra. Aguirre sabrá muy bien dónde puede mirar, y no necesitará salir de su partido, en el que tiene un buen muestrario; en todo caso, esto no lo es, no cuela. Tenemos con esto, pues, una nueva falta de argumentos, un nuevo insulto a la inteligencia de la ciudadanía y una nueva ofensa, esta vez, a los destinatarios de tan absurda acusación. Una nueva pérdida de los papeles por parte de unos políticos a los que se ve demasiado nerviosos. Los dirigentes del PP madrileño calcularon mal las consecuencias de la barrabasada y ahora, superados por los hechos, cada día se meten en un nuevo charco y, como decía al principio, a la vez van dejando constancia de su verdadera talla, en especial, Esperanza Aguirre, que, por encima de todo, ha creado un conflicto innecesario y no para de azuzarlo: ¿es eso lo que debe hacer alguien que está en un puesto tan alto? No por cierto: los gobernantes están para resolver problemas, no para crearlos, esto es una regla de oro de la política. Y todavía habrá quien diga que es una gran política.

3 comentarios:

  1. El tono del comentario anterior me resulta familiar...

    ...y realmente cargante.

    ResponderEliminar
  2. Preocupante es que la derecha más moderna que haya tenido nunca este país sea la CEDA de Gil Robles. Para echarse a temblar.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigos de los comentarios segundo y tercero. Habéis percibido que, últimamente, hay un troll imbécil que se ha empeñado en meterse en este blog. Se trata de un sujeto que se metía a soltar su basura mental en el blog de un amigo y por esa razón le llamé payaso babeante. Se conoce que no le gustó que alguien le pusiera ante el espejo y por eso ahora viene aquí a intentar molestar. Os voy a pedir que no le hagáis caso, porque, como todo el mundo sabe, los trolls son inútiles que no valen ni para estar escondidos y por eso responderles aunque sea para ponerlos a parir es hacerles el juego: ¡por fin alguien les hace caso! Pasad de él, no imagináis con qué placer doy al botón de "borrar" cada vez que me encuentro con un comentario de este tarado. Y, por cierto, no sé qué ha pasado esta vez que se ha borrado automáticamente.

    ResponderEliminar