lunes, 17 de octubre de 2011

Una lamentable metedura de pata

   Habrá que hacer caso a Felipe González y respetar a las personalidades extranjeras que han participado hoy en esa solipsista conferencia de paz para el País Vasco, pues afirma el ex-presidente que son gente seria, pero habrá también que darle la razón a Esteban González Pons cuando dice que no tienen ni puñetera idea del asunto sobre el que han venido a hablar, ya que han cometido una terrible metedura de pata cuyas concreciones más desastrosas han sido hacer de menos a una democracia europea y darle aire al perverso aberchalismo que ha montado esta enésima farsa. De la segunda ya estábamos todos -también esas figuras internacionales- avisados, porque han sido muchos los líderes democráticos españoles los que han señalado que esto no era más que una teatralización de los batasunos destinada a mejorar su imagen y a intentar aparentar que el fin de la violencia será fruto de sus conferencias y cachupinadas, cuando en realidad  va a llegar por el triunfo de la democracia y de la policía sobre ETA. Lo de intentar convertir las derrotas en victorias no es nuevo en el mundo y el nacionalismo vasco es muy aficionado a esta trampa.
   Sin embargo, lo de hacer de menos a una democracia europea estas personalidades podían y debían habérnoslo ahorrado, pero mucho me temo que, serias y respetables sin duda, han sido demasiado ingenuas y no se han dado cuemta de cómo las ha manipulado el pérfido aberchalismo. ¿Qué sentido tiene, para empezar, el haber leído en inglés su declaración final? Estaban en España, país que lleva muchos años sufriendo la agresión del terrorismo etarra, y en la conferencia, además, participaban cargos públicos tan españoles e importantes como los señores Íñigo Urkullu, Martín Garitano y Juan Carlos Izaguirre, por lo que no tiene sentido que se haya elegido el inglés cuando aquí ya tenemos una lengua tan universal como el español. ¿O es que acaso esos señores creen que están mediando "desde fuera" en un conflicto entre una guerrilla y una dictadura tercermundistas de igual nivel de iniquidad? De ese espejismo estarán muy convencidos en Bildu, EA, Batasuna o el PNV, pero cualquiera que esté un poco bien informado sabe que no es así, de manera que la metedura de pata de estos señores ha sido de órdago, porque se han dejado arrastrar en todo por las conveniencias, las ínfulas y las ensoñaciones del nacionalismo vasco: en el uso del inglés, en su generosa oferta de presentarse como observadores externos que ni puñetera la falta que hacen, en su descabellada petición a España y a Francia de que se sienten a negociar (¿negociar gobiernos democráticos con asesinos?), en su uso incauto de la palabra "conflicto" con el significado perverso que le da el nacionalismo vasco y en sacar un comunicado que parece ver una guerra con dos bandos donde lo que hay es un problema de terrorismo. 
   Qué flaco favor le han hecho estos señores a la democracia española. Han ofrecido una mediación imparcial sin darse cuenta de que estaban razonando con todos los planteamientos de la parte agresora: ¿es que no han sido capaces de informarse bien? Pues les hubiera resultado muy fácil. Para esto que han hecho, podrían haberse quedado en sus casas, porque aquí lo único que han logrado ha sido revolver el río; miren si no al señor Urkullu y su calculado discurso: apenas le han meneado un poquito el árbol, y ya está desplegando el saco de recoger las nueces.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario