martes, 19 de octubre de 2021

La escuela no está para enseñar la teoría QUEER ni para invadir la intimidad de los alumnos

  Ni, por supuesto, su sexualidad. Ni mucho menos: la escuela no está para que la colonice nadie con sus particulares visiones; la escuela debe estar blindada contra adoctrinamientos y proselitismos: la escuela está para adquirir conocimiento y todo lo que no sea eso es adulterarla.  Así pues, la LOMLOE, a la que vaticino una vida problemática y quizás no muy larga (¡y ojalá!, porque es una ley de difícil encaje en una sociedad avanzada y democrática), tiene profundísimas grietas, porque es una ley que parece concebida para transmitir más bien la ignorancia, porque manifiesta explícitamente entre sus objetivos el intervenir en el mundo emocional de los alumnos -es decir en sus sagradas, particularísimas e inviolables esferas personales- y porque permite que, a remolque de esto, el feminismo radical y el activismo LGTBIQ se hayan autoconvencido de que tienen todo el derecho del mundo a meterse en los centros para venderles a los alumnos su particular modo de ver el mundo, su beligerancia contra la heterosexualidad (ocasionalmente mezclada con odio puro y duro hacia los hombres) y sus hábitos o preferencias sexuales. Rotundamente, NO, y diré lo que ya he dicho otras veces: si hoy tuviese hijos en edad escolar, me opondría de manera feroz a que nadie les hiciera lo que ni yo mismo, que soy su padre, he hecho: lanzarles sugerencias para que optasen por este o aquel camino. La afectividad, las emociones, las preferencias personales y las opciones sexuales de las personas son sagradas y deben respetarse, así que están siendo muy temerarios estos movimientos, el Gobierno y la izquierda al atreverse a profanar ese terreno. 

    El último bombazo ha caído en Castellón. Su Ayuntamiento, regido por el PSOE, ha repartido por once institutos públicos un lote de 34 libros de orientación LGTBIQ que podrían ser muy útiles instrumentos para esta invasión de la que hablo, y no perdamos de vista que en los IES se entra con doce años... a aprender matemáticas, lengua, historia, física o música, no monsergas LGTBIQ. Ante esto, la fundación Abogados Cristianos solicitó la retirada cautelar de dichos materiales pseudoescolares, petición a la cual accedió un juez. Ahora ha estallado la esperable polémica, en la que ha intervenido doña Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalidad Valenciana, que ha defendido la lista de libros y ha criticado a la judicatura, como Compromís y algunos políticos de izquierdas. De todas formas, la señora Oltra ha hecho algo que creo que se puede volver en su contra: publicar un tuit con la lista de los títulos retirados: miradla y podréis ver nombres tan esclarecedores como Transfeminismo o barbarie, Orgullo, Cómo superar un bollodrama o Queer, una historia gráfica, de cuya presentación editorial entresaco esta frase: "La idea es invitarte a conocer la teoría queer y animarte a que intentes pensar de forma queer". ¿Puede quedar más claro el afán proselitista? Pues, viendo solo los títulos, muy claro está también que es lo que preside la mayoría de los libros de la lista. Por otra parte, en okdiario podréis encontrar una selección de expresiones que aparecen en los libros de la lista, aquí os dejo algunas: "Hablaremos de pajas, de mamadas y de follar"; "Y también de saunas, de cruising y de sexclubs, así como de porno y de chemsex"; "Buscando pollas mientras paseas"; "Al obispo le dan por el culo". Esto es lo que ha querido meter en los institutos el Ayuntamiento de Castellón, esto es lo que defiende Mónica Oltra. La pregunta es: ¿esto es apropiado para un programa educativo?  

    Me temo que no. Lo repetiré una vez más: ni los queer ni los homosexuales ni las feministas ni los machotes del barrio ni nadie tienen derecho a ir a los centros escolares a invitar a conocer sus teorías ni a animar a pensar como ellos: LA ESCUELA NO ESTÁ PARA ESO, y todo aquel que lo facilite está incurriendo en una gravísima responsabilidad. Que los que han puesto en marcha esta guerra se escuden en que lo hacen para defenderse de una discriminación que, en España, no dejaré de proclamarlo, es más supuesta que real, es un alarde de cinismo, como es una auténtica infamia acusar de discriminadores y amenazar a quienes se niegan a plegarse a su abuso. 

    Da pena decir que ya llueve sobre muy mojado (1). En estas circunstancias, me parece absolutamente lógico que haya partidarios del llamado pin parental, y me temo que su número va a ir en aumento, aunque nos arriesguemos a la cansina y aberrante lluvia de insultos y descalificaciones. Pero, por mucho que arrecie, esa lluvia no va a poder apagar el incendio de comprensible indignación que, si esto no se corta, cada vez se hará más extenso entre las familias que no estén dispuestas a que se manipule a sus hijos o se invadan su intimidad, su sexualidad y sus particulares emociones y afectos. 

1.- Aquí os dejo algunos artículos en los que he hablado de conflictos parecidos a este: 

-Pseudofelación en Huércal Overa.

-Las guías de sexualidad y autocoñocimiento de Getafe

-Escuela y transexualidad.

domingo, 17 de octubre de 2021

Llo era un henfermo (pero no lo savia)

 Ola amigos:

    Boi a enpezar este articulo confesando una berdaz que me pasado muchos años hocultando por verguenza: yo e tenido toda la bida muchisimos problemas con la hortografia pero aora muchos os estareis preguntando que eso no es berdad que llebais mucho tienpo lellendo mis articulos (cosa que hos agradecco) y estavan escritos sin una sola falta pero hera por que llo lo que acia era poner el corector de gugél asique me las coregia todas, pero ace un mes estube en una cena con unos amigos y me digeron que los spicologos an descuvierto una nueba enfermedá que se yama la dishortografia que es cuando huno tiene mui mala hortografia y la amiga que me lo digo que travaja en un istituto me dijo que iva ha hablar con el orientador de su istituto llaque el tenia hunos materiales muy vuenos para la dishortografia. y yo cuando les dige esto estava yorando y mi hamiga me pregunto que que me pasava y yo le dige que me dava mucha berguenza de aver estado todo ese tienpo engañando a los lectores de mi bló y eya me digo que no me preocupara porque la spicologa de su istituto avia organizado el año pasado un curso de autoconpasion para los profesores que era mui vueno y que lla me pasaria los materiales.

    Hasi que la semana pasada me llego todo en un paquete por amazon unos cuaderniyos mu buenos dishortografia 1 dishortografia 2 y dishortografia 3 de la editorial puñeta y mestan alludando mucho porque ya e notado vastante megora y tanbien me a mandado unos tests y unas dinamicas de autoconpasion que tambien me estan sirbiendo de mucho para azeptarme a mimismo ¡hala mierda el coreztor de gugél! ¿hala mierda los conplegos! si huno es un emfermo loque tiene que azer la sociedá es alludarle que el no tiene la culpa de ser asi, menos mal que able con esa amiga y menos mal que las inobaciones educativas tienen solucciones para los problemas que emos eredado del facismo en la heducacion le doi las gracias a mi amiga y al orientador de su istituto y a la spicologa de su istituto hos doi las grazias a todos creerme que soy un onbre nuebo. 

    

martes, 12 de octubre de 2021

Ni Aragonés ni Colau ni Torra pueden plantar a los reyes

     Y la razón nos la da, como tantas veces, el refranero con su concisión: no ofende quien quiere, sino quien puede. Leo en ABC este titular: Aragonés plantará a los Reyes en la entrega del Premio Planeta en Barcelona y me hago una pregunta que me he hecho decenas de veces: ¿por qué los periodistas son tan poco cuidadosos con el lenguaje? Todos sabemos que desde hace tiempo el separatismo se ha adueñado del poder en Cataluña y que, cautivo de su demencial empeño en una independencia imposible, no escatima una sola ocasión de hacer daño o de ofender a la nación española. Una de sus prácticas más zafias y que da buena medida de lo que se puede esperar de ellos es el desprecio hacia los símbolos y las personas. Ya desde hace muchos años hemos tenido que aguantar la quema de la Constitución, o de la bandera, o de los retratos del Rey, pero últimamente se ha puesto de moda una nueva vejación, si bien, en este caso, fallida además de patética: la que pretenden ejercer los altos cargos separatistas al no acudir a actos celebrados en Cataluña a los que vaya a asistir Felipe VI, es decir, el jefe del Estado, alguien que políticamente está muy por encima de ellos y personalmente ha demostrado estar a una distancia estratosférica de esos mequetrefes que creen ofenderle con su grosera ausencia, gente como Aragonés, Torra, Colau y otros de su pelaje. Está claro que esto además lo hacen para fingir ante sus huestes que son unos furibundos rebeldes contra el Estado español, ese mismo de cuyos presupuestos reciben unos suculentos sueldos, aunque no parece que contra esto piensen rebelarse. Está claro también que ni ofenden ni podrían ofender al rey, por mucho que quisieran, por las razones ya dichas, y que lo único que hacen es un monumental ridículo, al evidenciar que a su falta de entidad política unen una falta de educación difícilmente aceptable en quienes ejercen cargos públicos. 

    Sabido esto, no entiendo cómo los periodistas una y otra vez caen en la torpeza lingüística del titular que he reproducido más arriba: ¿es que no se dan cuenta de que esas palabras dejan la impresión de que esos personajillos han dejado a los reyes con tres palmos de narices y son ellos los que quedan por encima? Yo insisto en que es al revés, porque maldita la necesidad que tiene el jefe de cualquier Estado de coincidir en un acto con esta alcaldesa o aquel presidentillo regional, pero más maldito aún, si nos referimos a lo personal, lo que necesitará Felipe de Borbón el ver la cara de Ada Colau o estrechar la mano de Pere Aragonés, echemos un vistazo a los méritos y el estilo de cada uno. Esta sutil insistencia en hacer de menos al jefe del Estado la entiendo, qué sé yo, en "La Vanguardia", que estoy seguro de que la usa de manera intencionada, pero, para mi sorpresa, está muy extendida en todos los medios, tanto que llega incluso al ABC, nada sospechoso de antimonárquico. Se trata, por lo tanto y una vez más, de descuido, creo que bastante lamentable. ¿A qué viene eso de "Aragonés plantará al Rey"? ¿Es que acaso no existen maneras de referirse a la gansada de Aragonés sin que parezca que él es el castigador? Yo creo que sí existen, dejo aquí unas cuantas sugerencias:

-Aragonés eludirá coincidir con los reyes en la entrega del premio Planeta.

-Aragonés no acudirá a la entrega del Planeta para no coincidir con los reyes.

-Aragonés dará la espantada en la entrega del Planeta.

-Aragonés planea una nueva espantada para no coincidir con el jefe del Estado.

-Aragonés hará un nuevo ridículo protocolario para no coincidir con los reyes en la entrega del Planeta.

-Aragonés volverá a incumplir sus obligaciones protocolarias ante el jefe del Estado.

-Aragonés insistirá en su ridícula comedia de "desairar" al rey. 

-Aragonés demostrará otra vez su desprecio por las instituciones negándose a acudir a la entrega del Planeta.

-Aragonés demostrará otra vez su falta de educación negándose a acudir a la entrega del Planeta.
                
    Estos titulares se me han ocurrido a mí en cinco minutos y sin ser periodista, así que estoy seguro de que los profesionales de la información podrían superar esta muestra sin ninguna dificultad. 


miércoles, 6 de octubre de 2021

Prisión permanente revisable: guantazo a los defensores de monstruos

     Se difunde hoy la noticia de que el Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de inconstitucionalidad contra la prisión permanente revisable que en 2015 interpusieron el PSOE, el PNV, IU y otros defensores de monstruos disfrazados de defensores de los derechos humanos (1). No puedo dejar de destacar que el Gobierno que más uso (más bien, abuso) ha hecho del decreto como forma de aprobación de leyes enlaza con esta la tercera reprobación en pocas semanas procedente del TC, es decir, la tercera constatación de que Sánchez y su equipo -los mismos de los asuntillos de Ábalos, el caso Gali, los indultos a los golpistas o la mesa con sus valedores- se han saltado nuestra máxima ley a la torera, lo cual ya es diluviar sobre inundado. 

    Esta noticia debe sin duda llenarnos de satisfacción, porque la prisión permanente revisable es un procedimiento para tener encerraditos y controlados a personajes que han cometido crímenes espeluznantes, tanto que quizás se quede corto y deberíamos pensar que sería mejor y más razonable la cadena perpetua, luego retornaré sobre esto. Y, por supuesto, me ratifico en mi radical condena de quienes impulsaron el recurso, a los que, por tal iniciativa, no puedo considerar otra cosa que defensores de monstruos. En 2018, cuando, aprovechando la subida de Sánchez, esa megafactoría de maldades que se conoce como PNV intentó cargarse la prisión permanente revisable sorteando al Constitucional, escribí un artículo bajo el título de Sobre penas inhumanas y tratos crueles, con el que fustigaba la indecente palabrería que los peneuvistas habían usado para presentar su inmundicia. Ese mismo recurso utilizó antes que yo Rocío Viéitez, la madre de las niñas a las que su padre, David Oubel, mató con una motosierra. Volveré a citar las palabras que dirigió por aquellos días a los cínicos lobos que se disfrazaron bajo la piel de cordero de las defensa de los derechos humanos:

    A esos 162 votos que piden su derogación: ¿podrían por favor decírmelo a la cara y hablarme de irresponsabilidad, desproporcionalidad, dignidad, crueldad, inhumanidad...?

    Y es que esos señores, cuyos móviles ocultos radiografié sucintamente en aquel artículo, estaban procediendo de un modo que supongo que debió de alegrar mucho al propio Oubel y a otros criminales repugnantes cuyos historiales enlacé allí. Insisto una vez más: defensores de monstruos. Y ya que estamos en esto, querría hacer una precisión sobre el lenguaje de la noticia de "El Mundo" que he enlazado al principio, lenguaje que supongo que se va a repetir hasta la náusea. Después de enumerar los magistrados del TC que han votado a favor de la prisión permanente revisable, dice: 

    Por su parte han votado en contra los magistrados María Luisa Balaguer, Juan Antonio Xiol y Cándido Conde Pumpido, miembros del sector progresista del órgano

    ¿No deberían haber sido un poco más cuidadosos con el uso de la palabra "progresista" al hablar de una cuestión tan delicada como esta? Lo digo porque algún despistado que aún no sepa lo devaluado que está quedando este término puede pensar que esos tres jueces que estaban a favor de aliviar el rigor contra los grandes criminales son ángeles que están a favor del progreso, mientras que los otros siete serían adustos defensores de una justicia retrograda, lo cual es más que discutible. Un poco de sensibilidad, señores periodistas, ustedes, por razones de oficio, deberían hacer un uso muy consciente del lenguaje.

    Decía antes, en fin, que debemos celebrar la derrota del recurso contra la prisión permanente revisable, pero también dije que quizás deberíamos, alcanzado este punto, ir pensando ya en que lo que nos hace falta es la cadena perpetua, no solo porque no es ninguna monstruosidad, pues está vigente en muchos países muy civilizados, sino también porque me temo que, a pesar de los aspavientos de sus detractores, la prisión permanente revisable es en el fondo una medida que no nos protege lo suficiente. Si miráis la información del enlace de la nota dos, no solo establece el precepto de revisión de la pena a los 25 o los 35 años -que aquí sin duda pasará a hacerse inexcusable-, sino que además lleva aparejadas medidas de permisos de salida a los ocho años y de tercer grado a los quince, lo cual, a mí, mirando a los personajes cuyos historiales vengo mencionando, me inquieta bastante. ¿Podrían Oubel o el Chicle pasearse por la calle dentro de ese plazo? Lo veo improbable, porque tendrían que superar filtros que son bastante serios, pero... La pregunta que me hago y que me inquieta es esta: ¿existe con la legislación actual la posibilidad de que un condenado a prisión permanente revisable pueda un día volver a salir de la cárcel? Me parece indudable que sí y entonces me entenderéis mejor si veis quiénes son en la actualidad los presos sujetos a esa pena y las razones por las que se la han ganado (3).

    Supongo que ahora os queda más claro, ¿verdad? Igor el Ruso, el descuartizador de Pioz, el Chicle, Oubel, Ana Julia Quezada...: personas que han cometido crímenes horribles y que, además de eso, en bastantes casos, cumplidos esos veinticinco años (o tal vez quince, u ocho), todavía estarán en condiciones de cometer más. Gente así no puede andar suelta por la calle, porque su libertad demasiado a menudo la pagan carísima seres humanos inocentes, de esto hay montones de ejemplos, por no hablar del hecho de que sus crímenes por sí solos merecen un buen castigo. Pese a quien pese, buena noticia es que no hayan podido dinamitar la prisión permanente revisable, pero tengo muy claro que para algunos criminales se queda corto todo aquello que no signifique encerrarlos de por vida. 

1.- La nómina completa de recurrentes podéis verla aquí: Nota informativa 64/2015 del TC. Me produce una decepcionante sorpresa ver entre ellos a UPyD, o lo que quedase entonces de ese partido.  

2.- Guía sobre la prisión permanente revisable.  

3. Los condenados a prisión permanente revisable en España. 


domingo, 3 de octubre de 2021

"Ve y pon un centinela", de Harper Lee

     Pertenezco a la legión de admiradores (que estará sin duda compuesta por millones de personas a lo largo y ancho de este mundo) de Matar un ruiseñor, la extraordinaria novela que Harper Lee publicó en 1960 y con la cual ganó el premio Pulitzer, y no solo eso, sino que además obtuvo otro premio: el de que en 1962 se le hiciera una versión cinematográfica a la altura de sus méritos, con Gregory Peck como protagonista y tan memorable que en más de una ocasión la he visto citada como una de las mejores de la historia del cine, cosa que no me parece ninguna exageración. La película, a su vez, obtuvo tres premios Óscar, uno de los cuales recayó sobre ese actorazo que fue el señor Peck, pero quiero destacar que otro se lo llevó en la categoría de mejor guión adaptado Horton Foote, un escritor que fue autor de la novela La jauría humana (The chase), la cual en 1966 fue igualmente objeto de una buena adaptación cinematográfica, con Marlon Brando, Angie Dickinson, Jane Fonda y Robert Redford, ¿quién da más? También son ambas muy recomendables, hay que ver a Marlon Brando haciendo de sheriff de los de antes y poniendo en su sitio a sus conciudadanos de un poblacho de la América profunda cuando se pasan de salvajes. 

    Con lo que he dicho hasta aquí, si habéis leído Ve y pon un centinela, la novela de Harper Lee que se publicó en 2015 con un respetable aparato publicitario, entenderéis que hace unos días, al leerla, me llevara una gran decepción, muy en consonancia con las sospechas que despertó la edición del libro cuando se produjo originalmente. Lo diré sin rodeos: Ve y pon un centinela es una mala novela y no merece el bombo que se le dio. Tiene 269 páginas, pero la dejé en la 96, juzgando que ya era suficiente espera sin éxito para encontrar algo sustancioso, aunque he de decir que fui a ver el final y luego leí algunas páginas a saltos, tan solo para confirmar que mi decisión de abandonar la lectura había sido la acertada, porque la historia apenas reviste interés. Me sorprendió además otra cosa: el dominio del lenguaje, el estilo, la construcción de los diálogos... me parecían inferiores a los de Matar un ruiseñor, era como si la autora hubiese experimentado un viaje de la madurez literaria a la inmadurez.

    Y aquí es donde está una de las claves de la cuestión: había sido al revés. Aunque de la campaña publicitaria podíamos entender que Ve y pon un centinela es un libro posterior a Matar un ruiseñor, es justamente al contrario: fue este el que se escribió después, lo que ocurre es que presenta a Scout, la protagonista, siendo una niña, en lugar de la veinteañera de la primera y primeriza novela. Esto propició la confusión. Pudimos caer en el equívoco -y nadie hizo muchos esfuerzos por sacarnos de él-  de que en Ve y pon un centinela nos íbamos a encontrar a una Harper Lee más dueña de su oficio, pero lo que hay es lo contrario: una escritora inmadura que aún no había encontrado el camino para escribir la gran novela de la que luego fue capaz. La razón de que Ve y pon un centinela permaneciera durante décadas en el anonimato fue sin duda que su propia autora entendió que, después de haber publicado un libro tan brillante como Matar un ruiseñor -que además era al parecer su primera y reiteradamente rechazada versión-, no podía dar a la imprenta otro que significaba un sensible descenso, así que lo mandó a un merecido ostracismo,  aunque, seguramente por razones sentimentales, no llegó con él al extremo de cumplir aquello que aconsejaba Julio Cortázar a quien quisiera ser escritor: romper mucho (junto con escribir mucho y leer mucho). 

    Pero la industria editorial se preocupa más del dinero que de la literatura y por eso, en 2015, se sacó de la manga toda esa fabulosa aureola del libro rescatado de una caja fuerte en la que había estado cautivo años y años y, con este ingrediente de misterio más el prestigio de la autora y el buen recuerdo de Matar un ruiseñor, tuvo de sobra para montar una gigantesca operación comercial que habrá rendido muy jugosos beneficios, operación de la que hay sólidas razones para pensar que Harper Lee estuvo al margen. Y así se llegó a este poco edificante final: se llevaron una pasta dándonos gato por liebre. Luego nos extrañaremos de que haya tanta gente que no lee. 

jueves, 23 de septiembre de 2021

Una reflexión acerca de la palabra "heteropatriarcado"

     Hojeando el diccionario, tropiezo por casualidad con una palabra que no buscaba, "patriarcado", y el hallazgo prende en mi mente una de esas asociaciones caprichosas que hace que me formule esta pregunta: ¿qué sentido tiene hablar de "heteropatriarcado"? Usaré un par de ejemplos para empezar a explicarme. Veamos estas dos frases:

-En el zoológico había un tigre rayado.

-Juan se suicidó a sí mismo.

    El adjetivo "rayado" y las palabras "a sí mismo" son tan superfluas en estos enunciados que hacen que se acerquen a lo agramatical. En el caso de "a sí mismo", nos hallamos ante una redundancia, porque el verbo "suicidarse" ya significa "matarse a sí mismo" y, por tanto, las palabras "a sí mismo" sobran, pues ya se entienden en "Juan se suicidó". En cuanto al adjetivo "rayado", es irrelevante la información que aporta, porque todos los tigres son rayados, por lo cual está de más, y solo haría falta en el caso de que también existieran tigres moteados, de piel lisa, con estrellitas o como se os ocurra.  

    Este caso se aproxima más al de "heteropatriarcado", palabra en la que, dado que no hay homopatriarcados, transpatriarcados, lesbopatriarcados (que serían un tanto contradictorios) ni diversidad ninguna de patriarcados, el formante "hetero-" sobra, ya que no aporta información diferenciadora. Es innecesario además por otra razón. Si nos vamos a la quinta acepción que el diccionario de la RAE da de la palabra patriarcado (que es la que aquí viene al caso), nos encontramos esto:

    Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de este linaje.

        A lo que vamos: el patriarcado se define como una institución relacionada con la organización social, sin traer a cuento las preferencias sexuales de los patriarcas: el concepto se refiere al hecho de que, en aquella primitiva organización social, los hombres mandaban, haciendo por completo abstracción de con quién se acostasen. Así pues, en la palabra "heteropatriarcado" -que, por cierto, no figura en el diccionario de la RAE-, el prefijo "hetero-" es irrelevante no solo porque no diferencia frente a otras inexistentes formas de patriarcado, sino también porque añade un rasgo semántico, la inclinación sexual, que no se toma en consideración para formar el concepto de patriarca. 

    Naturalmente, algunos estaréis pensando que alguna relevancia tiene que tener, algún contenido semántico tiene que aportar, puesto que ahora se usa mucho, tanto que no sería extraño que acabase apareciendo en futuras ediciones del DRAE. Y sí, en efecto, yo también pienso que aporta algo: sectarismo político. Tradicionalmente, el patriarcado ha sido un modelo repudiado por las organizaciones feministas, ya que siempre y con toda justicia han abogado por la abolición de esa organización social primitiva en que mandaban solo los hombres y su sustitución por un modelo que superase los viejos tiempos, igualitario y en el que hombres y mujeres pudieran mandar sin discriminaciones. 

    Pero sucede que en el feminismo, desde hace... ¿cuántos años?, no lo sé, quizás veinte, o treinta, pero me figuro que serán los mismos o pocos más que los que lleva en el mundo la palabra "heteropatriarcado", han aparecido facciones muy radicalizadas que demuestran una tremenda aversión, a veces yo diría que odio, hacia la heterosexualidad. Por inconcebible que parezca, hoy en el mundo hay personas y organizaciones que tienen una fobia tan enfermiza a la heterosexualidad que no solo la atacan, sino que a menudo parece que, si pudieran, la prohibirían. 

    Estos sectores son los que han añadido el prefijo "hetero-" al sustantivo patriarcado, para hacerlo doblemente odioso: además de machista, heterosexual -¡puaj!-, o quizás para amalgamar en una sola palabra los objetivos de su saña. A mí me produce cierta perplejidad, porque encuentro muy razonable mandar al olvido el modelo patriarcal que arrinconaba a las mujeres, pero aún no logro explicarme la enfermiza fobia a los heterosexuales que manifiestan hoy algunas organizaciones o las ramas más asilvestradas del feminismo y las organizaciones LGTBIQ. 

    Así que, en efecto, el prefijo "hetero-" en la palabra "heteropatriarcado" no es un elemento irrelevante y vacío de significado, sino que representa algo: el aborrecimiento sectario que algunos profesan hacia la opción sexual más extendida en la humanidad. Esto último es una verdad incontestable, aunque supongo que algunos, por decirla, me apedrearían, me llamarían facha, me tacharían de homófobo o me denunciarían por delito de odio, esa peculiar figura jurídica de nuestros días a la que tanto partido están sacando los cazadores de brujas del tercer milenio.

viernes, 17 de septiembre de 2021

Pilar Alegría apunta maneras

     Acabo de ver la reciente intervención de la ministra de Educación ante la comisión de su competencia en el Congreso. Os la enlazo aquí por si con el tiempo me borran el vídeo que adjunto a continuación, donde se reproduce completa.


    Podría decirse que este acto ha sido su presentación en sociedad, así que ha habido en él lo esperable en tales circunstancias: saludos, declaración de intenciones buenísimas y de disposición a dialogar con todo el mundo, venta de logros, agradecimientos varios, alabanzas a su antecesora... Al lado de esto, ha habido ya también unos cuantos pronunciamientos que me llevan a hacer esta afirmación: doña Pilar Alegría apunta maneras. Vayamos a algunos en concreto.

    -Minuto 1:10.- Me considero además afortunada de pertenecer a este Gobierno de España, el Gobierno que más está haciendo por la mejora de la educación de nuestro país

    Supongo que se referirá a la deplorable LOMLOE, los espeluznantes criterios de evaluación y promoción que se están dando a conocer, la pasividad ante el arrecio de la ofensiva contra la lengua española allá donde convive con el catalán o el vasco y cosas así. Empezar con el despropósito de colgar al Gobierno de Sánchez una medalla tan inmerecida es descalificarse nada más abrir la boca.

    -Minuto 11:34.- Empieza a hablar del currículo que piensa implantar y a glorificar unas propuestas que, hasta la fecha, no han resultado ser muy útiles, aunque ella intente convencernos de lo contrario: 

    ...y la aplicación de metodologías innovadoras de eficacia demostrada [...] La comunidad educativa lleva años esperando que se haga efectivo este cambio en los centros [...] El nuevo currículo debe favorecer por tanto situaciones de aprendizaje reales y procesos de evaluación de estos aprendizajes, que sean verdaderamente competenciales y significativos. Puedo asegurarles que estamos totalmente alineados con las orientaciones de los organismos internacionales, recogiendo las propuestas formuladas por los expertos del país desde el ámbito académico y teniendo en cuenta además las demandas de los sectores más innovadores en el ámbito de la educación. 

    ¿Innovaciones "de eficacia demostrada"? ¿Los "expertos del país"? La verborrea contra la que llevamos cincuenta años estrellándonos, que señalo en negrita. Una precisión acerca de los aprendizajes significativos: todo aprendizaje real lo es, no solo ese restringido haz que prefiere el "innovacionismo". Y, por favor, mentiras, no: lo que está esperando la comunidad educativa no es para nada lo que la LOMLOE y sus "expertos del país" van a traer, sino cosas como más personal, lucha contra la conflictividad u ofertas educativas más realistas y variadas para disminuir el fracaso escolar.

    -Minuto 12:28.- Es un currículo que estamos construyendo entre todos

    Una falsedad colosal, no hace falta más comentario.

    -Minuto 14:03.- Y permítanme que insista en este último aspecto: hacer un currículum más competencial, más práctico, más aplicado, adaptado a situaciones de aprendizaje reales, basado en aprendizajes más profundos no implica en absoluto un ápice reducir la calidad de nuestro sistema educativo; más bien al contrario: nuestros niños, nuestras niñas, nuestros jóvenes no van a aprender menos ni a esforzarse menos con el nuevo currículo, pero sí necesitan aprender de forma diferente

    Aborda aquí la ministra un punto candente del debate actual: la confrontación entre, por un lado, lo competencial y los aprendizajes prácticos y, por otro, la calidad de la enseñanza. Entraré primero en el aspecto de las competencias, que para mí no ofrece ninguna duda: son inapropiadas para el sistema, porque lo que en realidad propone el innovacionismo no es tanto potenciarlas como evaluar sobre ellas, que son materia muy vaporosa y demasiado inaprehensible para fundamentar evaluación seria alguna, y porque además, de paso, pretende con este procedimiento arrinconar o expulsar de la enseñanza una serie de conocimientos teóricos imprescindibles, cuya eliminación la empobrecería mucho. En cuanto a los aprendizajes prácticos y reales, siempre insistiré en que ya están muy presentes en las metodologías y programas hoy en uso, de modo que no representan ninguna innovación, por lo tanto, cuando los innovadores se los apropian (y a la vez los adulteran), están generando un falso debate y manipulándolo a su conveniencia. Vamos, por fin, a lo que importa: con los presupuestos metodológicos y evaluativos que ha elegido y con lo que ya va saliendo (1), se puede discrepar con la señora Alegría categóricamente: nuestros niños aprenderán menos y se esforzarán menos, dentro de un sistema cuya calidad es ya baja y ahora da muestras de que lo va a ser más. 

    -Minuto 17:33.- Y permítanme hacer aquí una breve acotación sobre un tema muy manido: cuando yo hablo de esfuerzo, aspecto en el que creo firmemente, me refiero a algo que se consigue solo con motivación, con estímulos y con apoyos, y no con simples exigencias. Se consigue mucho más con el bienestar que con la sanción; se consigue mucho más con el bienestar que con la sanción, y la escuela no la debemos diseñar para sufrir; la escuela está diseñada y tiene que estar diseñada para disfrutar aprendiendo; para que nuestros niños, para que nuestros jóvenes aprendan y disfruten aprendiendo.

    Estoy en radical desacuerdo con lo que aquí manifiesta la ministra y creo que demuestra un gran desconocimiento de lo que requiere el aprendizaje y lo que es la vida de los centros educativos, cosa que sorprende en una diplomada en Magisterio, si bien, por lo que se dice, no ha ejercido la profesión o la ha ejercido muy poco. Su reflexión en torno al esfuerzo es una mezcla de churras con merinas, una confusión en la que relaciona el esfuerzo con los estímulos, la sanción o el bienestar, de modo que me hace pensar que nuestra ministra de Educación entiende que el esfuerzo del alumno tiene que ver solo con cosas que le vienen de fuera, cuando en realidad el esfuerzo es en esencia algo que tendrá que sacar de sí mismo, venga lo que venga de los demás. Siento decirlo: esto me lleva a la conclusión de que nuestra ministra tiene una idea equivocada de lo que es el esfuerzo, cosa un tanto decepcionante, tanto por la importancia que dice darle como por su cargo.

    Creo que la razón está en que la señora Alegría ha abrazado con fe intensa el catecismo de los pedagogistas. Mientras que para quienes defendemos que a la escuela se va a aprender y que eso se consigue con estudio, trabajo, dedicación e interés -cosas que requieren esfuerzo-, el esfuerzo es, en mayor o menor medida, costoso y sacrificado, para ellos el aprendizaje puede conseguirse sin más por medios benévolos para el alumno, como la motivación, el estímulo, el bienestar e incluso el juego: lo habéis adivinado, los mismos medios que propone nuestra ministra, es decir, SIN ESFUERZO. Aquí ha querido liarnos la señora Alegría, pues se ha presentado como una gran defensora del esfuerzo para a continuación intentar vendernos como tal una cosa que no lo es, o sea, esa beatífica divagación sobre el estímulo el apoyo o el bienestar. 

    Esto la ha llevado a sacar a escena tres nuevas "figuras morales" (como diría Cervantes): la exigencia, la sanción y el sufrimiento, las malas de su película, en lo que coincide otra vez, casualmente, con los pedagogistas, que nos retratan como a monstruos que sancionan a los niños a quienes sostenemos que sin esfuerzo no hay aprendizaje que valga la pena. Por este camino y con su concepto falsificado del esfuerzo, un concepto en el que el verdadero y costoso esfuerzo se asocia con la represión y es sustituido por un sucedáneo vacío y chachiguay, la señora Alegría ha llegado al único destino al que podía llegar, esa escuela de la felicidad que se ha puesto tan de moda, repito sus palabras: La escuela no la debemos diseñar para sufrir; la escuela está diseñada y tiene que estar diseñada para disfrutar aprendiendo

    Esa honesta exigencia de esfuerzo para aprender se presenta como sancionar al alumno y hacerle sufrir; a la vez, se sostiene que es posible aprender solo con disfrute, sin un gramo de sacrificio. ¡Qué pobreza, qué maniqueísmo, cuánta mentira!

    En conclusión: la propuesta de la ministra de Educación es la escuela de la felicidad, pero ha pretendido colarla como la escuela del esfuerzo. Un disparate y un engaño: ¿qué puede fallar?

    Quien proscribe el esfuerzo se carga la educación. Esa va a ser la aportación de doña Pilar Alegría, sucesora de doña Isabel Celaa y ministra del Gobierno de Pedro Sánchez. 

    -Minuto 20:58.- El futuro pasa por el trabajo cooperativo de nuestros docentes.

    Al hablar de los profesores, se ha referido a la intención ministerial de modificar sus procesos de formación y acceso, así como la carrera docente una vez se pertenezca a la profesión. Nada demasiado concreto, pero me ha preocupado esta frase que selecciono, porque me ha hecho recordar un artículo que publiqué en marzo a propósito de la mezcla de asignaturas y la unión de grupos, otro viejo sueño de los que se proclaman innovadores y para demostrar que lo son acostumbran a hacer experimentos que se parecen más a juegos sin sustancia, en el mejor de los casos. Sea como sea, no hay duda de que la invasión de nuestra enseñanza por parte de los pedagogos y sus delirios se ha hecho más ancha y profunda con la llegada al poder de la izquierda radical sanchista y sus aliados. El mundo educativo pagará un alto precio por esto, y los profesores no iban a salir indemnes. Lo veremos dentro de unos años, como ahora estamos viendo los catastróficos resultados de la LOGSE.

1. Pulse los enlaces para ver una muestra de barbaridades concretas y tangibles que avalan lo que digo:

-Titular en ESO y Bachillerato con suspensas.

-Supresión de las convocatorias de gracia.

-Matemáticas de género y empobrecimiento en Lengua.