Contra la corrupción y la crisis, cambios profundos

Debido a que mi artículo titulado "Contra la corrupción y la crisis, cambios profundos" no aparece ya en el portal del Aula Europea de Humanidades, lo he ubicado en este mismo blog. Aquí tenéis el nuevo enlace:
http://papabloblog.blogspot.com.es/2013/04/contra-la-corrupcion-y-la-crisis.html

viernes, 19 de diciembre de 2014

Lo de Francisco Camps es muy gordo

   
   Aún no hace ni un mes de que en el segundo de los artículos que dediqué a los presidentes autonómicos envueltos en asuntos turbios incluyera a Francisco Camps y lo dicho allí, en esta España que en los últimos meses parece un acelerador de bombazos informativos sobre la corrupción, ya se ha quedado muy viejo. Las cosas que entonces se podían decir de él eran esas pequeñeces que le llevaron a condenas simbólicas o morales, las cuales, eso sí, acabaron descabalgándolo de la presidencia valenciana, aunque muchos éramos los que sospechábamos que eso era muy poco, que Francisco Camps tenía para bastante más de lo que había llevado, y parece que hoy la noticia de que Anticorrupción se va a querellar contra él por los contratos de la Fórmula 1 viene a darnos la razón. La noticia de ABC trae un enlace a la querella íntegra, aquí lo tenéis:
   Creo que deberíais leer sus 18 páginas, porque se tarda poco y porque son un relato claro y conciso del espeluznante asunto, en el cual se nos muestra a un altísimo responsable público maquinando la creación de una empresa privada llamada Valmor Sports, S. L. para que se quedase con el dinero del negocio (que al final resultó ruinoso) de la Fórmula 1, saltándose todas las normas de adjudicación de actividades, haciendo que empresas públicas, con el dinero de todos los contribuyentes, asumiesen las pérdidas (de 45 millones de euros) correspondientes a esa empresa, falsificando firmas (página 10) o   haciendo poco menos que de recadero entre una  empresa privada y Bernard Ecclestone, a cuyas exigencias y caprichos, por cierto, se plegaba con un servilismo repugnante, impropio de alguien con su rango político. 
   Y sí, en efecto: esto ha sucedido en la Comunidad Valenciana, donde el profundo pozo de corrupción y despilfarro coexiste con un trato tiránico a la ciudadanía: el espectáculo que está dando el PP valenciano resulta de los más pavorosos de España, que es mucho decir. Los propietarios de Valmor Sports, S. L. eran Jorge Martínez "Aspar", el famoso excorredor (que ha recorrido el camino entre dos nominaciones al Príncipe de Asturias y la actual querella), Fernado Roig (el de Mercadona y Pamesa) y Bancaja, una de esas cloacas bancarias por las que tanto dinero se ha ido. Bonito reparto, ¿verdad?  Unos tanto y otros tan poco.
   Estas son las cosas que están pasando en Valencia y en España, así han hundido el país unos cuantos sinvergüenzas. Esta vez, parece que Francisco Camps se las ve con algo muy serio. Habrá que ver cómo acaba y cuánto tardamos en saberlo. Termino con una profecía del guachimán: tal y como van apuntando las cosas, de aquí a mayo y después a noviembre, van a ir saliendo una catarata de asuntos de dimensiones amplias, culpables importantes y responsabilidades incuestionables, ya lo veréis. No quiero ser catastrofista, pero no me extrañaría que, dentro de nada, ni siquiera con la pasmosa modorra de que estamos haciendo gala los españoles, los escándalos puedan resolverse con los parcheos a los que estamos acostumbrados. ¿Qué pasará entonces?

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Como sé que muchos ni miráis el ABC...

   ...os voy a traer aquí la noticia sobre un villancico de inadmisible beligerancia independentista que se iba a cantar en la función escolar de un colegio de primaria de Manlleu (Gerona). Leedla, que es cortita y esclarecedora y trae un vídeo:
http://www.abc.es/catalunya/politica/20141210/abci-villancico-independentista-desata-polemica-201412101209.html?pos=Zona_A_Zona_apertura-a3__003
    ¿Es esto un botón de muestra del rumbo que sigue la enseñanza en Cataluña? Y todavía tienen el cinismo de escudarse en que el villancico lo habían compuesto los niños. Queda claro una vez más que los nacionalistas no tienen límites ni vergüenza, estos son los mimbres de su ideología y sus políticas. Los que leáis la prensa "progresista", no esperéis ver estas noticias ni parecidas, porque esa prensa oculta muchas de las extralimitaciones del nacionalismo, por eso mucha gente tiene de él una imagen mucho más amable de lo que es en realidad. Como dice un buen amigo mío, hoy en día, para estar medianamente informado (recalco lo de "medianamente"), hay que leer tres o cuatro periódicos, y que abarquen diferentes tendencias ideológicas.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Acerca de ese sinsentido llamado enseñanza concertada

   Reflexionaba hoy sobre los problemas de la enseñanza en España, que no son pocos, y sobre la nutrida serie de vicisitudes y debates que ha atravesado este asunto en los últimos años y me he acordado de repente de un audaz artículo que se publicó en Deseducativos el 25 de mayo de 2010, es decir, hace ya más de cuatro años, el que se tituló: Hola, soy profesor de un colegio concertado. Ese artículo, obra de mi amiga Xoia, fue quizás el que más comentarios atrajo en la aguerrida página deseducativa y también (esto, sin el menor género de dudas) el que generó la polémica más agria. ¿Cuál fue la razón? Esta que hoy, con el tiempo y las cosas que han pasado, ha quedado manifiesta para todo aquel que no se niegue a ver la realidad: que atacaba a la verdadera raíz de los males de la enseñanza pública en España: la existencia de la red concertada, la cual no podría sobrevivir si la pública no tuviera deficiencias. Y dentro de este marco, le han salido poderosos y variopintos valedores. Mencionaré primero a los sindicatos CCOO y UGT, que dicen defender la pública, pero, como tienen importantes secciones de concertada, han sido de hecho imprescindibles mantenedores de esta red, al firmar constantemente convenios que la reforzaban. Tenemos luego al PSOE, que, aparte de ser el partido que en la LODE le dio carta de naturaleza, la protege haciendo la vista gorda ante sus irregularides, tales como esas cuotas (de comedor, de uniformes, de matrícula...) que hacen que no sea en realidad una enseñanza gratuita o la selección del alumnado (encubierta o a las claras) que todos los centros concertados se permiten. En cuanto a UPyD, acepta en su programa la concertada como un hecho consumado, pero me temo que le tiene más cariño que a la pública, si he de juzgar por cómo la defiende, en comparación con el trato que dispensó a los profesores de Madrid en 2011, cosa que algún día contaré. Finalmente, está el PP, que no se anda con remilgos y protege a la red concertada (la de sus amigos, en especial, la Iglesia) con privilegios tales como la cesión de terrenos gratuitos o llevando a cabo explícitas y agresivas políticas de destrucción de la enseñanza pública, y si alguien no se cree esto que digo, que eche un vistazo a lo que ha hecho el PP en materia educativa en Madrid desde 2011.
   En conclusión y con lo visto hasta aquí, puede afirmarse categóricamente que Xoia, cuando tiró directamente y sin hipocresías contra la enseñanza concertada, acertó en la diana, lanzó un torpedo que impactó en la línea de flotación del verdadero enemigo de la pública. Si leéis el artículo, podréis comprobar que la reacción fue muy virulenta: un gran número de defensores de la enseñanza concertada o de sus profesores (contra los que nominalmente iba el escrito) se lanzaron a replicar y la mayoría de ellos lo hicieron con una cólera, una falta de respeto, una pobreza de argumentos e incluso unas deficiencias expresivas que los descalificaron ab initio. Y la cosa aún colea: el último comentario es de enero de 2014. Es de destacar, además, que bastantes de esos comentaristas críticos eran "trolls" de los más groseros y/o se presentaban ridiculamente disfrazados de cosas que estaba claro que no eran: profesores, obreros (?), madres... Ese vergonzante (y torpe) encubrimiento de su verdadera identidad dejó en evidencia que sus motivaciones eran inconfesables, que defendían prosaicos intereses materiales o rígidos fanatismos, y con esas credenciales no se podían presentar en un foro esencialmente preocupado por problemas educativos como era, a pesar de su irónico nombre, Deseducativos.
   Ese semidesconocido y polémico foro puede decirse que ha sido de los poquitos escenarios en que se ha desenvuelto un debate verdadero sobre los problemas de la educación en la España de la última década. Aquí ya solo se habla desde tribunas de discurso unidireccional, bien sea desde las páginas de las revistas sindicales (con una preocupante tendencia al autismo) o desde los documentos oficiales, que se obstinan en ser como el Válium, por aquello de que duermen y alucinan. En cuanto al debate que se generó en torno a Hola, soy profesor de un colegio concertado, en realidad, no comenzó con ese artículo, os lo cuento para los que estéis interesados y tengáis paciencia y ganas para seguirlo.
   Todo empezó con Hola, soy funcionario, una genialidad de un compañero de trinchera que firmaba como Tiza presa, un artículo al que acabo de comprobar  que quizás ya no se pueda acceder (una pena, porque tiene bastante gracia y es original), en el cual el autor fustigaba la borreguil pasividad de los funcionarios ante la rebaja del 5% de nuestros sueldos que nos asestó Zapatero en 2010, y de paso enumeraba algunos de los inconvenientes de ser funcionario. El artículo provocó tan solo nueve comentarios, uno de los cuales, firmado por Cisne Negro, decía esto:
     Hola, soy funcionario, sé que no me iré al paro, y cobro más dinero por menos trabajo que otros que hacen lo mismo que yo, es una vergüenza que me rebajen el sueldo.
   Estas palabras, como puede comprobarse en el inicio por lo que dice su autora, fueron las que la indujeron a replicar escribiendo su Hola, soy profesor de un colegio concertado, en el cual aparece a su vez un comentario de Cisne Negro, de solo tres líneas, pero que permite entrar en la réplica que él dio a Xoia en su blog.
   Como me pareció que Cisne Negro no pertenecía al segmento de los energúmenos y a la vez se me ocurrían muchas cosas que decir, en lugar de hacer un comentario, escribí un artículo, el cual se tituló Los motivos de Xoia. En él intentaba matizar algunas cosas, tales como que los profesores de la pública no teníamos nada contra los de la concertada y que lo que sí era criticable era este sinsentido: que existiese una red de titularidad privada sostenida con fondos públicos. Mi artículo alcanzó la cifra de cincuenta comentarios, dos de los cuales eran los que escribieron Xoia y Cisne Negro con intenciones conciliadoras, cincuenta comentarios que hay que sumar a los más de doscientos del de Xoia.
   Porque, en suma, el tema daba para mucho: la existencia de la concertada es una gran contradicción, no puede por menos que generar debate. Demostrar que lo hubo es uno de los motivos de este artículo, por eso os he enlazado en él el de Xoia y el mío, para que, si os apetece, les echéis un vistazo a las posturas que se defendieron en aquel debate extenso y a veces acalorado. Visto que desde otras esferas no se promueve el intercambio de pareceres, no está mal que podáis ver el que se suscitó en Deseducativos en torno a la enseñanza concertada.
   Hoy, más de cuatro años después, sigo pensando que los profesores de esta red no son ni mis adversarios ni mis competidores, pero soy aún más contrario que entonces a que exista un engendro como la enseñanza concertada, que existe solo en España. No es de justicia esa doble naturaleza: una empresa privada no se debe sostener con fondos públicos. Lo privado debe ser privado y lo público, público y nada avanzaremos en la educación en España mientras no se alcance esta clarificación. En 2011, Esperanza Aguirre cerró miles de aulas y dejó en la calle a miles de profesores de la pública con el pretexto de la escasez de fondos, pero, al mismo tiempo, dio ventajas fiscales a quienes matriculaban a sus hijos en la concertada, con lo cual esta red, mientras se reducían los fondos para la pública, era doblemente apoyada. Políticas tan repugnantes como esta -por otra parte, nada sorprendentes en Esperanza Aguirre y Lucía Figar- dejan muy claro que la red concertada es un baluarte sobre el que los partidos y los dirigentes clasistas depositan los privilegios destinados a sus afines ideológicos y/o económicos. Pero la educación es un derecho social; en una democracia, es inadmisible que nadie gaste el dinero de todos para privilegiar a sus favoritos. En los cuatro años que han transcurrido desde el artículo de Xoia, esto no ha hecho otra cosa que empeorar: ¿estará entre los propósitos de algún partido político la supresión de la red concertada? Yo solo lo he visto en lo que dice Podemos, pero, claro, esos señores ya se sabe que están locos y piden cosas imposibles.

viernes, 5 de diciembre de 2014

No entiendo al PSOE

PASATIEMPOS
   ¿Serías capaz de encontrar alguna diferencia entre estos dos políticos absolutamente iguales? El guachimán tampoco, así que no te molestes en ir a mirar las soluciones.
    El pasado mes de octubre, se publicó un estudio del CIS que daba algunos datos interesantes, entre los que se destacó el de la estimación de voto: 22'5% para Podemos, 23'9% para el PSOE y 27'5% para el PP. En lo referido al voto directo, el reparto quedaba así: 17'6 para Podemos, 14'3 para el PSOE y 11'3 para el PP. Ejerciendo como es habitual mi derecho a equivocarme, considero que estos datos a quien sin duda deberían haber preocupado más es al PSOE. Por lo que se refiere al PP, a pesar del desgaste de gobernar, de la corrupción y de los errores y abusos de grueso calibre que ha cometido, aunque pierde mucho, no puede en absoluto decirse que quede mal parado en el cotejo con su rival directo y aspirante (supuesto) a gobernar: el PSOE. En cuanto a Podemos, poco que comentar: sigue en esa estela de ascenso, tan sorprendente en una fuerza neonata. En cambio, el PSOE, después del serio revés de las últimas generales y a pesar de estar en la oposición, sigue en unas perspectivas estadísticas bastante penosas. En circunstancias normales, debería estar creciendo, debería estar recogiendo los frutos del desgaste del partido gobernante, y sin embargo lo único que recoge son las cáscaras hueras de su propio fracaso, del que parece incapaz de despegar.
   Si yo fuera del PSOE, estaría algo más que inquieto, porque no solo son las encuestas (que, al fin y al cabo, no son infalibles), sino que son también cosas quizás más significativas, como los juicios poco entusiastas que suscita en ciudadanos y observadores políticos, la sensación de falta de empuje, de unidad y de confianza que transmite y, sobre todo, lo poco convincentes que son algunos de los mensajes que manifiesta en asuntos que son esenciales en un partido del que se espera que esté dispuesto a gobernar la nación y a hacerlo sin maltratar a la ciudadanía del modo en que lo está haciendo el PP. 
   Me centraré solo en algunas cosas. En primer lugar, está el asunto de la corrupción. Dadas la gravedad de este problema, la cantidad de casos que involucran al PSOE y la envergadura de algunos de ellos, este partido, para recuperar algo de la credibilidad perdida, debería haberlo afrontado con contundencia, poniendo sobre el tapete medidas claras como reformas en la ley electoral y en la de partidos encaminadas a proteger la limpieza, y procediendo a una auténtica depuración de elementos corruptos. Después de lo que ha habido y del naufragio del zapaterismo, el PSOE debería haber procedido a algo parecido a una refundación: ¿ha hecho algo que se le parezca? ¿Recuerda alguien una propuesta del PSOE que vaya de forma clara y directa contra la corrupción?  No extraña que esté tan acomplejado y agresivo con Podemos, que, por este flanco, le puede sacar muchos votos. 
   Está después la falta de claridad en los mensajes sobre política económica. Hace unos días, Pedro Sánchez habló de revisar el Estatuto de los Trabajadores para amoldarlo al siglo XXI, pero ¿en qué sentido? Lo único que dijo es que ya tiene a un equipo trabajando en ello, pero importa mucho saber qué entiende el PSOE por amoldar las leyes laborales al siglo XXI, habida cuenta de que esas palabras Sánchez las pronunció en el foro de un diario económico, Cinco Días, acompañadas de cosas como un rechazo inequívoco a la jornada de 35 horas y una firme apuesta por mantener la jubilación hasta los 67 años. Muy poco social parece eso, muy poco tranquilizador en alguien que se dice socialista. Lo de las 35 horas, a la vista del horizonte laboral que se adivina, merecería como mínimo ser tenido en cuenta y lo de la jubilación a los 67, fue, sencillamente, una de las más patéticas capitulaciones de Rodríguez Zapatero en sus desastrosas medidas de 2010, que estaban claramente destinadas más a contentar a Merkel y al gran capital que a buscar ningún alivio económico: es y era insostenible que, en un país con un paro galopante, pueda ser beneficioso alargar la edad de jubilación. Y más aún: resulta ahora que en la propia Alemania se está dando marcha atrás en esa política. ¿Ese va a ser el rumbo social del PSOE, empecinarse en lo más antisocial que hizo Zapatero? Así sí que van a mejorar en las encuestas... y en las elecciones.
   Está por último el asunto de la organización territorial, otro de los patinazos que ocasionaron el cataclismo del PSOE en la era de Zapatero. Uno de los grandes problemas que afrontamos en la actualidad es la provocación independentista, un asunto muy serio que no admite frivolidades ni ambigüedades. Sabemos muy bien lo que quieren Mas, Junqueras o la ANC; sabemos muy bien lo que quieren Ciutadans, el PP o Societat Civil Catalana. Rajoy dijo hace unos días: "Nunca tendréis que elegir entre ser catalanes o ser españoles". Eso es claro y a mí me suena muy bien, ante palabras así, no puede decirse que el Gobierno no tenga propuestas: las tiene, aunque a algunos no les gusten. ¿Qué ofrece el PSOE? Un torpe alineamiento con los que claman por el diálogo con los maximalistas del 9-N, un empantanamiento en su extraño maridaje con el PSC (¿de dónde se han sacado a Iceta? ¿A dónde piensan llegar con alguien así?) y ese empeño en la reforma de la Constitución, pero sin poner sobre la mesa un plan claro y detallado que concrete lo que quiere cambiar: eso es pura superficialidad, pecado ya viejo del PSOE en este asunto que le va a granjear muchos votos a opciones como el PP, Ciudadanos o UPyD.
   Han pasado ya tres años desde 2011, tenemos ahí mismo un año con dos procesos electorales y el PSOE continúa en tinieblas. Debió hacer una seria autocrítica y una profunda remodelación a partir del 21 de noviembre de 2011, y sin embargo ahí está: ha tirado por la borda tres años. Es el mismo PSOE hundido que dejó Zapatero, resulta incomprensible esa inmovilidad suicida.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Como una lengua extranjera o invasora

   En el número 237 de la revista Claves de razón práctica (correspondiente a noviembre y diciembre de 2014), publica Javier Orrico un artículo que se titula La Lengua y la literatura españolas en la España de la LOGSE, el cual es una excelente síntesis de los desmanes que ha sufrido el español en los últimos años en el terreno educativo e incluso en un ámbito general, procedentes de dos formidables enemigos: el odio de los nacionalismos que pretenden arrinconarlo (ya que el verdadero deseo de algunos, destruirlo, es tarea imposible) y la estupidez empobrecedora de la filosofía educativa que ha dominado durante lustros en nuestro país, a través de la LOGSE y la LOE, pero con inequívocos signos de persistir en la LOMCE. El artículo de Orrico, cuya lectura recomiendo, es un retrato fiel de lo que ha pasado, por qué ha pasado y por culpa de quiénes, en el cual no se olvida ni de un solo detalle, y eso, en tan solo ocho páginas. Clarito y al grano, así que yo no tengo nada que añadir o apostillar. Lo que sí voy a hacer va a ser entresacar una frase y hacer una  reflexión sobre ella:
   En España, la lengua española es enseñada en la práctica como una lengua extranjera en al menos seis comunidades autónomas. Y, en alguna otra, como lengua de los invasores que exterminaron a la población autóctona o expulsaron a sus legítimos dueños.
   Incontestable, como todo el artículo.  ¡Y qué terrible verdad!
   En las comunidades donde los políticos -nacionalistas o no- pueden utilizar una lengua autóctona como instrumento de medro, incluso se puede decir que el español debería envidiar la suerte de las lenguas extranjeras, ya que en ellas ha sufrido persecuciones como ser retirado de facto del debate político, ser convertido en determinados contextos en una lengua sospechosa, ser prohibido en los recreos, ser señalado como algo consustancial a figuras o movimientos históricos execrables, ser prohibido en las aulas, ser prohibido en la rotulación de los comercios, ser tachado en los carteles de las carreteras, ser ridiculizado por esbirros periodísticos, ser marginado en ferias del libro o ser arrinconado en los programas educativos mediante el procedimiento de hacer muy difícil que los alumnos lo tengan como lengua vehicular.
   En otras (con o sin lengua autóctona), vemos cómo gobiernos sin conocimiento, responsabilidad ni escrúpulos implantan absurdos y perjudiciales programas bilingües -¡o trilingües!- que lo expulsan de importantes asignaturas y durante periodos largos y cruciales de la educación de una persona, para sustituirlo por un inglés o un francés mal enseñados. Es necesario recalcar que esto se está haciendo con una complicidad activa o de hipócrita silencio por parte de los demás partidos y de los sindicatos de la educacion. Los resultados de esta gran estafa se verán a la larga: se ganará poco o nada en el aprendizaje de esa lengua extranjera, pero se perderá mucho en el de la propia. Pero no importa: para cuando esto se vea, el verdadero objetivo de estos programas, que es ganar votos para sus impulsores, ya se habrá cumplido.
   Este es el trato que estamos dando en nuestro propio país a algo tan importante como nuestras propia lengua. Solo me queda un consuelo: que es tan fuerte que sales a la calle, ves los medios de información o entras en una librería y compruebas, que, por lo que parece, aguanta bien las coces y los mordiscos. Es verdad, pero no deja de ser triste que se vea obligada a recibirlos. 

sábado, 22 de noviembre de 2014

Una aclaración sobre los presidentes autonómicos

Hola, amigos:
   Ayer puse en el blog tres artículos con el título Insignes primeros ciudadanos (autonómicos). Tuve que dividirlo en tres partes porque, supongo que por razones de exceso de carga (lleva dieciséis fotos), el sistema no me lo admitía en una sola. el caso es que acabo de comprobar que, al menos en mi ordenador, al entrar en mi blog solo aparece en pantalla un artículo. Por si la cosa dura mucho, os dejo los enlaces de esos artículos, que creo que reflejan un dato muy significativo de la gran fuente de problemas que ha acabado siendo el estado de las autonomías. Aquí están:
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 1.
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 2.
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 3.
   En el primero encontraréis información sobre Juan Hormaechea, Gabriel Urralburu, Javier Otano, Yolanda Barcina, Juan José Ibarretxe y José Marco.
   El segundo está dedicado a Jordi Pujol, Artur Mas, Pasqual Maragall, Eduardo Zaplana y Francisco Camps.
   El tercero habla sobre Jaime Matas, Ramón Luis Valcárcel, Ignacio González, José Antonio Monago y Alberto Núñez Feijoo. Termina con unas breves consideraciones acerca de otros presidentes y unas conclusiones, la principal de las cuales podría ser esta: ¿qué puede esperarse de las autonomías si nada menos que sus presidentes se comportan así?

Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 1


   Reflexionaba hace unos días en torno al asunto de los viajes de José Antonio Monago y terminé haciéndome esta pregunta: ¿cuántos presidentes autonómicos se han visto envueltos en escándalos, han acabado ante los tribunales por corrupción o han emprendido planes políticos desaforados y perjudiciales para la sociedad? Caí en la cuenta de que, juntando las tres categorías, han sido ya un número muy considerable. Aquí os dejo una pequeña galería.
 
Juan Hormaechea (Cantabria)
 A Juan Hormaechea quizás muchos ni lo recordéis. Fue el primer presidente de Cantabria. Fue también –en 1994- el primer presidente autonómico condenado por los tribunales, por malversación y prevaricación. Llegó al cargo como independiente en la lista de AP.
El País


Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Hormaechea

Gabriel Urralburu (Navarra)
   Gabriel Urralburu (PSOE) estuvo relacionado con la trama navarra del caso Roldán. Fue condenado por el cobro de comisiones a empresas constructoras.

Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Gabriel_Urralburu 

 
 Javier Otano (Navarra)
 
   Javier Otano (PSN-PSOE) fue el sucesor de Urralburu en Navarra. Se presentó asegurando que iba a acabar con la corrupción, empeño que desafortunadamente no pudo acometer, ya que estaba él mismo implicado en ella y duró en el cargo menos de un año.
 Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Javier_Otano

 
Yolanda Barcina (Navarra)  
   Yolanda Barcina (UPN) se vio envuelta en 2013 en un asunto de cobro de comisiones de esas que al final dice un juez que eran legales, demostrando que lo que falla en España tal vez sea la legalidad. ¿Quién hace esa legalidad? ¿Para qué? ¿En beneficio de quién? El guachimán no tiene las respuestas para esas preguntas. En lo referido a Barcina, un botón de muestra: en un solo día, cobró por asistir a dos reuniones 3.434 euros en dietas.

Wikipedia