Contra la corrupción y la crisis, cambios profundos

Debido a que mi artículo titulado "Contra la corrupción y la crisis, cambios profundos" no aparece ya en el portal del Aula Europea de Humanidades, lo he ubicado en este mismo blog. Aquí tenéis el nuevo enlace:
http://papabloblog.blogspot.com.es/2013/04/contra-la-corrupcion-y-la-crisis.html

domingo, 25 de enero de 2015

Conversación con la librera

   Cuando la EPA de enero de 2015 arroja datos como que tenemos 5.457.700 parados y que el desempleo afecta al 23'7% de la población activa, que el Gobierno se agarre al dato de que en 2014 hubo 477.900  parados menos que en 2013 para pintarnos un paisaje optimista solo puede llevarnos a una conclusión: que el deseo del PP de perpetuarse en el poder le ha llevado a la convicción de que España es un país de idiotas. No puede tampoco perderse de vista un dato importantísimo: la baja calidad de muchísimos de los puestos de trabajo existentes hoy en España, gracias a la reforma laboral del PP. Cada vez son más quienes se quejan del empleo basura, de tener sueldos miserables, de recibir una remuneración muy por debajo de la cualificación que tienen y que el puesto que desempeñan exige, de tener unas condiciones abusivas en horarios y/o vacaciones, de tener que plegarse a cualquier exigencia, de trabajar sin derechos, de la permanente amenaza del despido (que hoy es muy baratito), de tener un futuro sin garantías... Esto no solo está en los medios informativos, sino que cualquiera lo tiene muy cerca en familiares, amigos, conocidos, conocidos de conocidos... Hablar de empleo exige inexcusablemente hablar de estas cosas, no basta con hablar de cifras, porque la gente para lo que trabaja es para vivir, y hoy en día pocos se atreverían a negar que, con las condiciones laborales que rigen en España, no solo son demasiados los que no trabajan, sino que, además, entre los que sí trabajan resultan ser también demasiados los que tienen unos empleos que dan, si acaso, para malvivir. 
   Hoy, el suplemento "Mercado" del diario "El Mundo" tiene este título genérico: Vuelve el ladrillo. Parece que los indicadores de inversión y de interés de los inversores no dejan lugar a dudas. Se barajan ahí muchos datos, como que el sector generó 90.000 empleos en 2014 o que el propio FMI avisa de que sobran casas en España, y también se deslizan ataques contra Podemos, organización a la que se califica de comunista bolivariana. ¿Por qué? Porque Podemos aboga abiertamente por que se implanten mecanismos de control en el mercado inmobiliario. Sinceramente, creo que no puede ser más sensata esta propuesta ni más insensata, inadmisible y destructiva la pretensión de no poner un buen freno y una buena vigilancia al sector inmobiliario, principal rersponsable de la corrupción y de la crisis que tanto daño nos han hecho. Los bancos ya están afilando los cuchillos, los fondos buitre (compraos el Mongolia de este mes y leed el esclarecedor artículo que viene sobre ellos) siguen haciendo de las suyas. ¿Hemos creado algún mecanismo corrector, tipo dación en pago? No: las cosas siguen igual, por lo que nadie nos garantiza que, en 2025, no vayamos a estar aún peor que hoy, después de una crisis en la que especuladores y corruptos de toda laya, con el fin de enriquecerse, nos hayan vuelto a sacar las entrañas. ¿Pasará otra vez lo mismo? ¿Tendremos que soportar los ciudadanos honrados privaciones y sufrimientos mientras desfilan ante nuestros ojos gavillas de sinvergüenzas que nos han arruinado para irse de caza a su coto, de orgía a su yate o de borrachera al club VIP o al salón de su pisazo? 
   Que los especuladores siguen vivos y sedientos de sangre humana lo ha dejado claro estos días el desahucio ejecutado contra una familia con tres hijos a la que un fondo buitre le triplicó el alquiler, una vez más, ante la impotencia de las autoridades de todo tipo, por lo que digo: no se han creado mecanismos protectores contra estas situaciones, nuestros gobernantes han perdido tres años en lo referido a afrontar un problema grave, esencial y sabido de todos, estarían ocupados en otras cosas. Este caso es dramático y muy conocido, pero mirad este otro del que me enteré ayer. Una de las libreras que venden mis libros tiene la librería en un barrio nuevo de un pueblo del área metropolitana de Madrid. Me contó que iba a cambiar de local, porque le había subido el alquiler a 2.400 euros, de los 1.700 en que lo había tenido hasta ahora, precio que era en atención, según le decían, "a la situación en que nos encontramos". ¿Os dais cuenta? El estrujador en cuyas manos cayó esta persona consideraba un precio "bondadoso" los abusivos 1.700 euros que le ha estado cobrando hasta ahora, por eso, recuperada la normalidad (?), los aumenta hasta ese latrocinio de 2.400 euros que la echan del local. Este caso no es tan dramático como el de la familia desahuciada, pero, creedme, es también gravísimo, porque retrata algo extremadamente perjudicial: lo que ha sido la esencia del ladrillazo en su época dorada y volverá a serlo en cuanto renazca: estrujar al cliente. Escalofriante también el detalle de que el propietario de ese local considerase 1.700 euros al mes un precio de crisis. Escalofriante y esclarecedor: así han afrontado la crisis los especuladores: haciendo lo de siempre. 
   Un retorno del ladrillo en estos términos nos volverá a hundir, por eso hay que ponerle controles al mercado inmobiliario. ¿Qué pasará si el sábado 31 de enero esos "bolivarianos" que los proponen juntan en Madrid a medio millón de personas? Puedo asegurar que, solo en Madrid, los cabreados contra los especuladores, el Gobierno, el PP y lo que ha sucedido en España en estos últimos años somos bastantes más. ¿Saldrán "El Mundo" y el portavoz del Gobierno diciendo que en Madrid se manifestaron 500.000 nostálgicos de Hugo Chávez? ¡Ah, no, ya sé lo que van hacer!: un anuncio con una tertulia de cuatro amiguetes poniendo caras de estar muy preocupados por la marcha del país.  

viernes, 23 de enero de 2015

Por una vez, estoy de acuerdo con José María Aznar

   Se está celebrando estos días la convención nacional del PP y en ella ha realizado José María Aznar algunas declaraciones interesantes, entre las que destaca esta frase:
El futuro de España pasa por el éxito del PP
   Al mismo tiempo, hemos podido ver hoy unas también interesantísimas declaraciones de Luis Bárcenas, entre las que las palabras que destacan son unas que no puede decir más claras:
 La caja B es la caja del Partido Popular, no son los papeles de Bárcenas, son los papeles del Partido Popular, desde el primer apunte hasta el último.
   En estas otras que enlazo, se le oye responder que Mariano Rajoy conocía la caja B desde el principio: http://cadenaser.com/ser/2015/01/23/tribunales/1422016412_245361.html.
   Esto es parte de lo que ha dicho, pero mirad las cosas tan sabrosas que, según El Mundo, hay entre las  que no ha dicho: 
   Por una vez, estoy de acuerdo con José María Aznar: el futuro de España pasa por el éxito del PP. Como lo consiga, menudo futuro nos espera.

domingo, 18 de enero de 2015

¿Pactos por debajo de la mesa?

   Anoche estuve en una de esas agradables veladas entre amigos y uno de ellos, persona en general muy bien informada, aseguraba que, en el complicado panorama de la política española actual, los medios de comunicación estaban a veces practicando un doble juego: aparentar por un lado que se atacaba al PP y se criticaba la corrupción en general, pero, por otro, al mismo tiempo y subliminalmente, colar información que era muy favorable al Gobierno. Con agenda oculta o explícita, existe sin lugar a dudas un periodismo que se ha puesto al servicio de los intereses del PP y del Gobierno. Medios que quieren echarle al PP una manita para que continúe en el poder, vamos, a pesar de que este partido está hundido hasta el cuello en las políticas y las conductas que tanto nos han perjudicado en los últimos años, especialmente, en tres capítulos: crisis económica, corrupción y pérdida de derechos. Echándole un somero vistazo a la prensa de hoy, el guachimán se encuentra con esto:
   Para no mudar su costumbre, el ABC nos presenta una nueva ración de optimismo y glorioso amanecer pepero, concretado esta vez en una encuesta cuyo gráfico es este:

   Como veis, según ABC, al PP le votarían hoy un 29'3% de los electores, que lo convertirían en la fuerza con más escaños, esos 132 que, a pesar de perder 53 diputados con respeto a 2011, le dejarían en la posición que refleja el gráfico, que, si me permitís, es privilegiada, ni en los mejores sueños de Rajoy, vamos, como otro dato que deja caer la encuesta: que Podemos se va desinflando.
   En el ABC era lo esperable, pero ¿qué pasa si nos metemos en El País? Pues que nos desliza en portada dos noticias "paradisiacas", una sobre el aumento del gasto de los españoles y otra sobre directivos que enlaza con una de ayer sobre el repunte de la economía. Podréis decir, y con razón: "Oye, guachimán, ¿no querrás que El País silencie noticias porque sean favorables al Gobierno, verdad?" No, claro que no, lo que quiero señalar, primero, es que en los últimos tiempos se han hecho sospechosamente constantes y, además, analizadas en el conjunto de lo que el periódico ofrece, aparecen como nos las contaría Rajoy, focalizadas, sin el pertinente contraste con lo que otros datos contrarios (repuntamos desde muy abajo, sigue habiendo mucha gente con problemas, los puestos que se crean son muy deficientes en sueldos y condiciones...) aportan para poner las cosas en su sitio.
   Me resulta curioso y me hace pensar de nuevo en lo que anoche decía mi amigo, ya que él lo que señalaba era que estas parábolas contradictorias las realizaban La Sexta y Cuatro, dos cadenas, en apariencia, muy críticas con el PP. En esto ya no me puedo pronunciar, ya que no veo apenas televisión, aunque Cuatro es del mismo grupo informativo que El País, y una de las posibles explicaciones de la benevolencia de este medio con el Gobierno es que este está siendo a su vez benévolo frente a la difícil situación económica del grupo PRISA. En todo caso, como conclusión, cabe sacar esta tantas veces aducida: a la hora de leer, atentos a los posibles manejos, que corren tiempos muy revueltos.
   


sábado, 10 de enero de 2015

El glorioso amanecer que ya se anuncia


   Como diría Elvira Lindo, desde aquí os lo digo: si queréis saber por dónde van a soplar los vientos propagandísticos del Gobierno y sus jefes económicos, acostumbraos a leer el ABC. Esta sana costumbre os ayudará a ventear las trampas con antelación y no caer en ellas. Como ya os he señalado repetidas veces, este año lo que va a a tocar va a ser la exhibición de los grandes logros del Gobierno, el reparto de dádivas y el anuncio del paraíso que se nos vendrá encima en cuanto votemos al PP. 
   Así, el veterano diario nos informa de que El Gobierno ahorra 18.000 millones con la reforma de la Administración. De por sí esta noticia sería positiva, pero habría que ver los datos más en detalle para saber cuánto hay en ella de exageración y los muertos que se deja en el camino. Lo que no tiene desperdicio es el párrafo final: he aquí tres de los cinco ejes que van a marcar la política del Gobierno para este año: mejora del empleo, agenda social y lucha contra la corrupción. ¡Pillines! Después de años haciendo estragos en estos campos, al PP ahora le entran la sensibilidad social y los remilgos éticos. 
   En otra noticia, ABC da cuenta de que el FMI cree que el precio de la vivienda en España ha tocado suelo. ¡Ja, ja, ja, ja, ja!, que buena es esta noticia, que está en la línea de algo que desde 2011 viene advirtiendo el guachimán: que el PP, en cuanto le pareciera oportuno, intentaría poner en pie una nueva era del ladrillo, porque este es un marco que favorece mucho a los intereses de sus afines y amiguetes, recuérdese la ley del suelo de Aznar, o échese un vistazo al mapa de la corrupción, para ver qué negocios implicaba y quiénes estaban envueltos, aunque sería injusto decir que este capítulo solo ha salpicado al PP, porque ahí, en mayor o menor medida, han estado todos: restantes partidos, bancos y hasta algún sindicalista. 
   Realmente, decir que el precio de la vivienda ha tocado suelo en España es tomarnos por imbéciles y pretender enredarnos en una nueva operación de ordeño. Tomaos la molestia de mirar la prensa o los folletos que caigan en vuestras manos y veréis que la vivienda, aunque ha bajado, sigue estando muy cara en España, cosa que parece mentira. Da la impresión de que los constructores y promotores no escarmientan y siguen empecinados en el abuso, como si no sobrasen miles de viviendas en el país, como si no hubiese una crisis provocada precisamente por esos abusos. Ahora engatusan a los compradores con "ventajas" como el gimnasio o la vigilancia privada, cosas innecesarias que la encarecen brutalmente bajo la falsa apariencia de un lujo también innecesario. Pero hay gente que cae, se ve que seguimos sin aprender, sin darse cuenta de que, después, esos "lujos" los tendrán que pagar ellos en unos desorbitados recibos de comunidad. Quienes hoy en día busquen vivienda, deberían actuar como compradores inteligentes y comprar solo a precios razonables. Y se puede, porque hay un exceso de oferta, la cuestión es no tener prisa. Si la vivienda no baja aún al menos un 20%, habremos hecho aquí muy mal negocio.
   Otro elemento simpático de esta noticia es eso de recurrir al FMI como fuente autorizada. ¿Es que no está el FMI suficientemente desprestigiado? Para empezar, como dice uno de los comentaristas de la noticia de ABC, esta institución falla más que el calendario zaragozano; para continuar, es parte interesada, ya nadie puede dudar de que no es imparcial, sino que arrima el ascua a la sardina de quienes tienen el dinero o de sectores ideológicos neoliberales, tipo PP; para teminar, ¿quién puede fiarse de una organización que ha tenido dirigentes con el historial de Rodrigo Rato, Chrisitne Lagarde o Dominique Strauss-Kahn? Y un dato curioso: aun así, el FMI recomienda a España que adopte un sistema llamado fresh start, algo parecido a la dación en pago, pero que ha sido ideado... para empresas. Dejémonos de tonterías: dación en pago sin limitaciones y para todos, seguro que así los bancos no especularán tan alegremente. Eso sí que sería una buena medida. ¿La tomará el PP?

jueves, 8 de enero de 2015

No es delito, pero tiene delito

José Antonio Monago
   Como ya se suponía, el asunto aquel de los repetidos viajes a Canarias que el presidente extremeño, José Antonio Monago, realizó cuando era senador ha dado su último paso para convertirse en una más de las fazañas de nuestros políticos que acaban quedando en tormentas en un vaso de agua, al archivarlo la fiscalía del Supremo por no ser constitutivo de delito.
   La razón es la siguiente: el régime económico del senado le facultaba para hacer esos viajes con cargo al erario público, aunque fueran (como parece haber quedado claro) para visitar a su amiga Olga María Henao.
Olga María Henao
  El actual régimen económico de los senadores, que es muy reciente, pero que no debe de diferir mucho del que autorizó a Monago, les abona los viajes siempre que tengan relación con sus responsabilidades políticas, factor que fue el que arrojó la mayor controversia sobre los viajes de Monago, ya que él mantuvo a capa y espada que siempre fueron por motivos relacionados con su cargo, pero le salieron mil testimonios que pusieron en serias dudas esa pretensión.
   Así que, se ponga como se ponga, lo suyo tiene delito, aunque ahora resulte que no lo sea según el Supremo y el régimen económico del Senado, lo cual también tiene delito, ya que representa que las alegrías de este señor se las hemos pagado entre todos con todas las de la ley. Pero no nos preocupemos, porque el PP y el PSOE ya han acordado una nueva fórmula para atajar estas conductas: los viajes de los senadores deberán ser avalados por los propios partidos, en otras palabras: pasarán de que no los controle nadie a controlarse ellos mismos. Siento decirlo, pero esto también tiene delito. Queda al menos una importante consecuencia positiva: este asunto ha dejado a Monago políticamente tocado del ala. Algo vamos avanzando.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

El Blesa que no cesa

   Sí, queridos amigos, otra vez voy a hablar de él, pero yo no tengo la culpa: poniendo del revés el título de aquella película argentina, podría decirle: "No soy yo, sos vos". Y es que este hombre es un pozo sin fondo, mirad la última suya que ha salido: la cúpula de Caja Madrid cobró con Blesa 15 millones más de lo debido. ¿Y todo ese mangoneo para qué? Para pegarse la gran vida en el sentido más grosero que se pueda imaginar. Aquí tenéis algunas escenas de la blesiana dolce vita:
Ese furor suyo por no dejar bicho viviente
En compañía de señoritas que podrían ser sus nietecitas
Fardando de yate
    Y aquí, junto a estos felices y luminosos momentos, os dejo, ya que hoy va de películas, una imagen de la vida de los otros, los que fueron expoliados con las preferentes de Bankia:
Concentración de estafados por Bankia
   A menudo me he cruzado con ellos por Madrid. Conviene que no olvidemos; conviene que recordemos que Blesa y banqueros y financieros como él y sus cómplices fueron los que hundieron a España; conviene recordar que el rescate y la crisis los hemos pagado con sufrimientos mientras sus responsables disfrutaban; conviene que recordemos que a Blesa lo puso y lo protegió el PP; conviene que nos acordemos de que a Elpidio Silva, el primer juez que lo encarceló, se lo quitaron de en medio. Conviene que tengamos muy presentes estas cosas y otras similares, porque mañana empieza un año con dos procesos electorales y vamos a ser bombardeados (de hecho, lo estamos siendo ya) con tremendas operaciones de amnesia y con campañas de criminalización de quienes denuncien o recuerden estas cosas. Nos jugamos mucho, sería terrible que nos engañasen. Os dejo, para finalizar, este pequeño reportaje, que resume muy bien y con imágenes las cosas de las que os he hablado.
   Bien, supongo que este será mi último artículo de 2014. Mi amigo José Brea ha elaborado una excelente lista de buenos deseos para 2015, a la que me sumo. Que lo paséis todos muy bien y seáis muy felices.

sábado, 27 de diciembre de 2014

¿Habrá tomado Montoro la ESO como modelo?

   Hace dos o tres días, el ministro de Hacienda hizo público el sistema que va a aplicar en sus relaciones económicas con las comunidades autónomas, sistema que bien podría denominarse FLA/FF, ya que tiene, por decirlo de algún modo, dos ventanillas, el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y otro fondo llamado Facilidad Finaciera (FF). El FLA estará destinado a las comunidades autónomas que incumplieron el objetivo de déficit en 2013, las cuales tendrán disponible un fondo de crédito de 28.100 millones durante 2015, mientras que el FF se dirige a las comunidades que sí cumplieron, a cuya disposición pondrá 12.880 millones, pero durante tres años. En ambos casos, los préstamos serán a interés 0%. Vistas las ayudas que obtienen las distintas comunidades con las medidas adoptadas en 2014, se van a ahorrar entre todas 5.811 millones de euros, que se distribuirán así:

Las CCAA en el FLA/FF
Comunidades cumplidoras (FF)
Comunidades incumplidoras (FLA)
Comunidad
Lo que se ahorra
(en millones de €)
Comunidad
Lo que se ahorra
(en millones de €)
Madrid
219’63
Cataluña
1.843’70
Castilla y León
434’68
Valencia
1.170’80
Galicia
125’01
Andalucía
922
País Vasco
21’60
Cast. – La Mancha
153’40
Navarra
8’40
Baleares
216’90
Aragón
83’88
Murcia
230’90
La Rioja
16’59
Canarias
177’60
Extremadura
35’10
Asturias
81’80
--
--
Cantabria
69’50
Total
944’89
Total
4.866’60
   En definitiva y como puede verse, tienen razones para quejarse los consejeros de Hacienda de las comunidades que sí han cumplido, ya que se diría que aquí se está castigando a los que lo han hecho bien: reciben menos ayudas y el fondo que se les destina es mucho menor, si bien podrán disponer de él durante más tiempo. El cuadro que veis aquí arriba daría pie a muchísimas interpretaciones y consideraciones, sobre todo acerca del desequilibrio cantidad recibida/número de habitantes que presenta la ayuda recibida o la deuda que tienen algunas comunidades, pero son tantas que voy a hacer solo una breve mención de las cosas que me parecen más notorias. 
   Parece claro que este plan tiene unas miras más políticas que económicas y hay que verlas sobre todo en el lado del FLA, es decir, el de los incumplidores. Los réditos que obtienen regiones como Valencia, Castilla - La Mancha, Baleares y Murcia creo que deben interpretarse como un salvavidas que lanza el PP a gobiernos autonómicos de su color que sufren un gran desgaste e impopularidad, debidos a la corrupción, las medidas antisociales y/o la mala situación económica de que son responsables. En el lado de los cumplidores, no pasemos por alto lo beneficiada que sale la escasamente poblada Castilla y León: nuevamente el sistema de Montoro premia a los suyos, y esto casi podría aplicarse también a Galicia. Finalmente, quedan los tres colosos demográficos: Madrid, Cataluña y Andalucía. El consejero de Hacienda de Madrid ha sido el único en quejarse en voz alta de este reparto, y ha hecho bien, porque, después del apaleo a que el PP de Aguirre y González nos ha sometido a los  madrileños en los últimos años en nombre de la austeridad y la crisis, a la vista del cuadro y de lo que ahora hace Montoro, se nos ha quedado una cara de tontos que, sin excusa posible, tendremos que hacerle pagar al PP en las próximas elecciones. Lo de Andalucía me lo voy a despachar en pocas palabras: ahora me explico la cordialidad y los reiterados besos entre Susana Díaz y Rajoy del encuentro del pasado 22 de diciembre, día, por cierto, de la lotería de Navidad.

   Queda, por último, Cataluña. ¿Estaremos ante un ejemplo práctico del palo y la zanahoria (hoy te mando ante los tribunales y mañana te doy un montón de pasta)? ¿Será verdad al final que, después de tanta Guerra de Independencia, había habido ya "conversaciones discretas" y arreglos bajo cuerda? ¿Será, al final, lo de siempre: que los nacionalistas querían dinero y el gobierno central se lo ha dado para que se callen? No sé, tendremos que ver la deriva de los hechos; desde luego, el señor Mas Colell parecía muy satisfecho, al contrario que el consejero madrileño, Enrique Ossorio, ¿quién ganará la cena apostada
   Lo que queda claro con este asunto es que aquí sirve de poco cumplir los compromisos o los preceptos: al final, los que más conflicto han creado y los que peor se han portado han sido los ganadores: ética política a la española. Parece sacada de los principios que desde hace años rigen en nuestro sistema educativo, esos que han llevado a que, con más frecuencia de la deseable, el que mande sea el alumno más patán en el aula o el padre que más grita en los despachos. Luego los que gobiernan el país se extrañarán de que la gente sienta simpatía hacia quienes abogan por darle a esto un giro de 180 grados.