Contra la corrupción y la crisis, cambios profundos

Debido a que mi artículo titulado "Contra la corrupción y la crisis, cambios profundos" no aparece ya en el portal del Aula Europea de Humanidades, lo he ubicado en este mismo blog. Aquí tenéis el nuevo enlace:
http://papabloblog.blogspot.com.es/2013/04/contra-la-corrupcion-y-la-crisis.html

sábado, 11 de abril de 2015

El chat de Casarrubuelos

   Supongo que no todos estaréis al tanto de la tormenta en un vaso de agua que se ha formado en el colegio público "Tomé y Orgaz" de Casarrubuelos, un pueblo de la provincia de Madrid de unos 3.500 habitantes, así que podéis verlo por extenso aquí y aquí, y os animo a que les echéis también un vistacillo a los foros que ha generado la noticia, donde aparecen algunas opiniones y posturas interesantes. Básicamente, el asunto ha consistido en que unos profesores de ese colegio, en un chat de WhatsApp del que parece no haber dudas de que era privado, vertían en algunas de sus conversaciones comentarios y calificativos insultantes o muy groseros contra padres, alumnos y algunos compañeros. Esto se convirtió en un problema que revolucionó a todo el pueblo cuando, el jueves 2 de abril, alguien -no se sabe quién- repartió por los buzones un escrito de cinco folios en el que se reproducían esas conversaciones. Por lo que cuenta "El País", las autoridades educativas conocían desde primeros de marzo la existencia de ese chat y esas conversaciones, ya que se las había facilitado un profesor que se había presentado ante ellas denunciando que en el centro se le acosaba, pero se abstuvieron de actuar ante las dudas de que fuera pertinente hacerlo contra unas conversaciones privadas. Finalmente, ante la dimensión que ha adquirido el conflicto -con reuniones multitudinarias, manifestaciones y abundantes protestas de los padres-, se han decidido a expedientar a siete de los  profesores e ir un poco más lejos con la directora del centro, a la que se ha suspendido temporalmente de sus funciones.
   A la vista de las frases y las palabras de los expedientados, lo primero que hay que señalar es que las cosas que dicen y el lenguaje que usan son inadmisibles y los retratan muy mal como docentes. También estoy de acuerdo con la Consejería de Educación cuando estima que la directora y la jefa de estudios debieron cortar ese tipo de manifestaciones en un chat que habían creado ellas mismas para comunicación interna entre el personal del centro, pero aquí es donde empiezan ya a surgir las dudas, por dos razones: primera, que el chat era privado; segunda, que, por lo que parece, no se creó como un instrumento de comunicación profesional, sino de charla informal entre amigos (eso es, a fin de cuentas, lo que significa "chat"). Siendo esto así, no parece muy apropiado reprobar o moderar el lenguaje de nadie: las conversaciones privadas entre amigos no pueden encorsetarse, pero también es inobjetable que este chat se había creado en el ámbito profesional, de manera que, aunque solo hubiera sido por prudencia y sin necesidad de gazmoñas llamadas al orden de directoras ni jefas de estudios, sus participantes deberían haber cuidado motu proprio su lenguaje. Que no hayan tenido esa prudencia es algo que tampoco habla en su favor y os diré que yo, personalmente, voy aún más lejos: creo que la directora no tuvo una feliz idea con la creación de un chat de esas características, pues, como su propio caso está demostrando, el alegre parloteo digital tiene una privacidad muy vulnerable.
   Pero ante estas dudas surgen ya las de más calado, es decir, las relativas a las acciones a emprender por estos hechos, y, ojo, dada la espiral en la que han entrado, ya no hablo solo de acciones a emprender por parte de la Administración, sino también por parte de las sancionadas (por alguna parte he leído que eran todas mujeres), pues quizás en algún momento puedan argumentar que se ha ido demasiado lejos con ellas, y esto no soy yo solo el que lo pienso, sino que lo he visto en algunas de las opiniones de los foros. Este asunto me recuerda a aquel de hace algunos años en que se vio envuelto el periodista Pedro J. Ramírez, el de los vídeos en que aparecía acompañado de una señora y con una vestimenta no muy adecuada a su condición, puede que lo recordéis, pero, para el que no lo recuerde, he encontrado este artículo de Arcadi Espada donde lo cuenta por extenso y a su ácida manera. Volviendo a Casarrubuelos, me lo recuerda porque, socialmente -y me temo que en el terreno particular-, Pedro J. quedó muy perjudicado por aquellos hechos, pero, judicialmente, los que fueron condenados fueron los que le grabaron sin su consentimiento y lo difundieron, ya que esto es un acto ilegal que perjudicó a su imagen pública, mientras que lo que él hizo fueron cosas no prohibidas (por feas que parecieran) y realizadas en el estricto ámbito privado. ¿No es posible que acabe ocurriendo lo mismo con las profesoras de Casarrubuelos? Está claro que ante los padres y sus alumnos se han desacreditado, cosa que es muy grave, les va a acarrear un alto coste y me temo que no va a ser fácil de arreglar; nadie duda de que sus groserías e insultos son deplorables, pero parece poco probable que, dichas en el ámbito de su chat privado, merezcan ninguna sanción severa, y menos aún, judicial, mientras que, si hemos de tomar referencia en el precedente de Pedro J., yo pienso que quien puede acabar con serios problemas es la persona que, a mi juicio con evidente intención de hacerles daño, se tomó la molestia de reproducir cinco folios de extractos del chat y buzonearlos por todo el pueblo. Esa persona, si acaba siendo descubierta, mucho me temo que tendrá que rendir cuentas. Y, si bien se mira, dado que es muy probable que se trate de alguien que participó en el chat, no es mucho mejor que las chateadoras, ya que lo que ha hecho ha sido traicionar con esmero la confianza de unas conversaciones mantenidas en privado. 
   Porque otra cosa de la que no cabe duda es que, gracias a este buzoneador furtivo, la cuestión se ha desorbitado. Si esta persona no hubiera hecho lo que hizo, la grosería y la vileza de los comentarios del chat habrían quedado en intrascendentes miserias que habrían afectado exclusivamente a sus autoras, pero, al intervenir ella, lo que estaba destinado a ser cosa fútil y olvidable, ha engordado hasta la dimensión de ofensa a todo un pueblo, y ya se habla de racismo y de llevar la cosa hasta la fiscalía de menores. Juzguen ustedes la broma. Supongo que a estas alturas no seré sospechoso de querer defender a las chatoparlantes, así que me voy a atrever a decir que convendrá de aquí en adelante tentarse las ropas antes de actuar contra ellas. He dicho ya que me parece que sus palabras las descalifican y que han sido unas imprudentes; he dicho ya que van a pagar la no pequeña pena del desprestigio ante padres y alumnos, y ahora lo que digo es: ¿hasta dónde se va a poder llegar para castigar unos hechos que, en su origen y en el ámbito en que se produjeron, miradas las cosas con sentido común, tampoco son para crucificar a nadie? Algunos de los implicados en el chat han sido simplemente amonestados y quizás la cosa no dé para mucho más. Cuando las aguas se serenen, quizás llegue un momento en que esas personas se digan que a lo mejor se las ha zarandeado más de la cuenta y les dé por pedir reparaciones, cualquiera sabe. Por lo pronto, ya están padeciendo un innegable linchamiento público, quien no me crea, que les eche una ojeada a los foros y a las cosas que dicen algunos, cosas que, para variar, llegan a ocasionales descalificaciones de los profesores en general, y más, si son de la pública: ¡los trolls al servicio de la concertada no dejan pasar una! ¿Hay para tanto? Alguna que otra voz pide que sean expulsadas de la profesión docente. ¿Hay para tanto? Estas señoras son dignas de condena, pero seamos justos con la condena, no todas las faltas merecen la guillotina.
   Para finalizar, dejaré dos apuntes. Primero: da la impresión de que detrás de todo este asunto lo que subyace es una situación muy conflictiva en el colegio "Tomé y Orgaz" y su comunidad escolar; es posible que ese sea realmente el problema que le va a tocar resolver a la Consejería. Segundo: cuidadito con las nuevas tecnologías y sus cacharritos, a ver si vamos a pasarnos la vida previniendo contra ellos a nuestros infantes y va a resultar al final que los que no sabemos controlarlos somos los adultos.

domingo, 5 de abril de 2015

Unas preguntas que pienso hacerme cada vez que vaya a votar

   Hace año y medio, en el número cero de la revista El Ballet de las Palabras, publiqué un artículo que se titulaba "Unas preguntas que pienso hacerme cada vez que vaya a votar". Ahora que se acercan las primeras elecciones de este año que nos afectan a todos, parece que sigue teniendo cierto interés, así que os lo dejo aquí reproducido:




   Una de las consecuencias que debería traer la actual crisis es que los españoles tendríamos que hacernos los ciudadanos políticamente maduros que estamos demostrando no ser, es decir, unos ciudadanos dispuestos, entre otras cosas, a conocer y defender nuestros derechos y a la vez a conocer y cumplir nuestros deberes; no transigir con los corruptos ni con la corrupción; sublevarnos contra las usurpaciones de la soberanía ciudadana (exactamente lo contrario de lo que estamos haciendo ahora), tener claro lo que significa pertenecer a una sociedad democrática, defenderla y ejercer activamente como ciudadanos libres.
   Otra de las consecuencias que debería tener la presente crisis es que deberíamos abandonar el actual marco político que padecemos, que ha sido el campo de cultivo ideal para males como la corrupción, el pelotazo, el ladrillazo, el agujero y el latrocinio bancario, el empobrecimiento cultural del país, cierto embrutecimiento que se observa en nuestra sociedad…, en pocas palabras: las plagas que nos han traído a la penosa situación de hoy. Si queremos recuperar la ilusión, que haya justicia, que se respeten los derechos y salir adelante, ese marco podrido tendremos que pulverizarlo y edificar uno nuevo. Semejante tránsito podría hacerse de manera abrupta y en la calle, cosa que no parece hoy muy viable, así que estamos abocados a otra vía más sensata: valiéndonos de lo mucho aprovechable que aún tiene nuestro marco democrático, hacerlo mediante unas elecciones. Llevo mucho tiempo reflexionando sobre esto y me voy haciendo una idea de lo que quiero; fruto de esas reflexiones, os dejo aquí una serie de preguntas que voy a hacerme a la hora de decidir a qué partido voto:
            1.- ¿Ha estado envuelto en casos de corrupción?
            2.- ¿Ha sido complaciente con los intereses de la banca y del gran capital?
            3.- ¿Ha luchado por la justicia fiscal y contra el fraude y la economía sumergida?
            4.- ¿Ha colaborado con el descontrol inmobiliario?
           5.- ¿Ha realizado una política de verdadera protección de la naturaleza? ¿Presenta un programa verdaderamente comprometido con la protección de la naturaleza? ¿Está inequívocamente a favor de las energías limpias?
         6.- ¿Tiene episodios de abuso de poder, de ambigüedad ante la violencia o de discriminación contra segmentos de la población (pregunta muy útil ante partidos nacionalistas, aunque también puede valer para otros)?  
          7.- ¿Muestra una clara defensa de lo público? ¿Piensa que los empleados públicos desempeñan una buena labor y son necesarios? ¿Los defendió cuando se les atacaba, los atacó o se mantuvo en silencio?
     8.- ¿Ha tomado o defendido medidas que hayan representado pérdida de derechos o empobrecimiento para los ciudadanos? 
         9.- ¿Se beneficia de la actual ley electoral y no está dispuesto a cambiarla?
       10.- ¿Defiende la necesidad de una reforma profunda en la enseñanza, pero teniendo en cuenta exclusivamente motivaciones educativas?
      11.- ¿Defiende o reclama privilegios, ya sea por razones ideológicas, religiosas, territoriales, históricas, de clase o de cualquier otro tipo?
       12.- ¿Qué planes tiene para combatir el paro y activar la economía? ¿Qué proyectos tiene con respecto a la legislación laboral, las pensiones y la jubilación?
   Ante las citas electorales que se nos avecinan, someteré las propuestas de los partidos a este test y votaré al que mejor lo supere; una cosa tengo muy clara: cuanto peor parado deje a un partido, más responsable será este del actual desastre y más merecedor, por tanto, de que los ciudadanos lo mandemos al ostracismo.
   Añadido de 2015: estemos atentos a las manipulaciones informativas, me temo que vamos a ver cosas muy gordas.
 

domingo, 22 de marzo de 2015

Lo del cambio va en serio. Primer capítulo: Andalucía

   Bien, pues ya no se trataba de europeas, de sondeos, de especulaciones o de manifestaciones, sino de unas elecciones con alcance interno de verdad, las autonómicas andaluzas. Y, desde luego, aparte de la victoria del PSOE, sus resultados nos dejan un mensaje muy importante: que lo de los emergentes Ciudadanos y Podemos va muy en serio. Aquí tenéis los resultados, al 99,48% del escrutinio:

 Partido
 Escaños
 Votos
 PSOE
 47
 1.402.842 (35'45%)
 PP
 33
 1.058.037 (26'74%)
 Podemos
 15
 587.171 (14'84%)
 Ciudadanos
  9
 367.006 (9'27%)
 IU
  5
 272.715 (6'89%)
   Los números dejan poco lugar para las dudas, y aquí hay unas conclusiones incuestionables:
     -El PSOE barre y repite escaños con respecto a las elecciones anteriores, lo que, habida cuenta no solo de la desorientación en que se mueve este partido sino de los graves asuntos de corrupción en que está envuelto en Andalucía, produce una cierta perplejidad y me figuro que en los próximos días dará pie a múltiples análisis.
     -El PP se lleva un importante correctivo: ¿qué pasará cuando las elecciones sean en comunidades en las que han gobernado o en las generales, en las que sus abusos, corrupción y políticas anticiudadanas se tengan más presentes?
     -Lo dicho antes: Podemos y Ciudadanos han entrado en el parlamento y, si se tiene en cuenta la juventud de estas formaciones, con muy buenos resultados. Creo que estos comicios, que eran la primera cata, les abren unas perspectivas optimistas, mal que les pese a algunos, basten como prueba de esto dos pequeños detalles: uno: los militantes del PSOE han recibido los resultados definitivos con gritos de "¡Sí se puede!", ironía que hace pensar que le tenían a Podemos algo más que respeto; dos: los comentaristas orgánicos de la SER se han pasado la tarde haciendo observaciones infravaloradoras hacia Ciudadanos y, sobre todo, hacia Podemos, e incluso uno de ellos, cuando ya parecía claro que este partido se quedaba en 15 escaños, ha calificado este resultado de fracaso, ¡lo que hay que oír!
            Se confirma una cosa: el año político se presenta interesante.

sábado, 21 de marzo de 2015

¿Pero realmente esto vale un pimiento?

   Esta composición (titulada Haute Couture 4. Transport) me parece sencillamente repulsiva en todas las facetas que se os puedan ocurrir, pero he acabado insertándola en el artículo porque era muy necesaria para ilustrarlo y, dado que ya está más vista que el telediario, poco importa que se incluya en este humildísimo blog. Después de vueltas, revueltas y polémicas, a la hora en que escribo este artículo, parece ser que, finalmente, va a ser exhibida en una exposición del Macba que nace con bastante mal pie. Empezaré por presentar los principales motivos por los que la encuentro repulsiva:
   1.- El primero salta a la vista: la escena, como simple espectáculo visual, es de una fealdad atroz y repugnante: un chucho sodomizando a una mujer, esta en posición de poseer sexualmente a un hombre a cuatro patas y este último vomitando flores o lo que sea. ¿Pagaríais un céntimo para adquirir este adornito para vuestro jardín? ¿Os gustaría contemplarlo todos los días? Pues, encima, seguro que si está en venta (que lo estará tarde o temprano) pedirán un dineral.
   2.- Artísticamente tampoco es que brille por su armonía, su ejecución o su capacidad de conmover, pero, claro, esta es una opinión muy particular, a lo mejor a alguno le parece de la excelsitud de la Venus de Milo. Desde luego, a mi juicio, su único mérito "artístico", me huelo que buscado de forma muy calculada, es la provocación.
   3.- Analizada como ejecución de unos actos -tomados de manera objetiva y prescindiendo de la personalidad de sus ejecutantes- estos son de una obscenidad aberrante, absurda y carente de la menor gracia o interés. 
   4.- Si pasamos al terreno ético, brilla por su ausencia el respeto a las personas (Juan Carlos I y la activista boliviana Domitila Barrios) a las que -poniendo algún esfuerzo por parte del espectador- se parecen esas estatuas.
   5.- Tampoco parece respetarse mucho lo que simbolizan para importantes colectivos. Por ejemplo, a mí, como español, me molesta -y mucho- esta gratuita humillación de la imagen de un personaje que ha significado mucho para nuestra historia. 
   6.- Por último, está la intención: ¿para qué se ha perpetrado esta basura? Aunque parece que sus responsables andan diciendo por ahí no sé qué estupideces de simbolismos y tal, este tipo de jugadas ya no engañan a nadie: detrás de esto está simplemente el dinero, el sacar tajada de la operación de imagen que representa esta provocación, que supongo que será muy bien recibida en el estrambótico mundo del arte moderno. Este es sin duda el motivo más repugnante: ganar pasta por estos medios es abominable.
   Pero ahí la tenéis: acabará expuesta, y con su interés multiplicado por el morbo que sin duda ha provocado la polémica previa. Quisera acabar haciendo algunas reflexiones y formulándome algunas preguntas. 
   -Aquí ya no hay nada inocente, así que cabe preguntarse esto: no siendo en Cataluña, ¿en qué otro lugar de España se habría expuesto esta porquería insultante? Justamente, ahí, por lo que cabe preguntarse una cosa: ¿qué habría pasado si en Madrid, Sepúlveda, Logroño, Jaén o Calatayud a alguien se le ocurre exponer un grupo escultórico similar, pero quitando a Juan Carlos I y poniendo en su lugar a Artur Mas, Jordi Pujol, Juan José Ibarreche, Íñigo Urkullu o el ínclito Arzallus? ¡El pifostio que se hubiera armado!, encabezado por los que ahora se muestran tan indignados, como los trabajadores del Macba, y jaleado por todas las santas alianzas del independentismo y del victimismo nacionalista. 
   -Imagínense que un día a doña Inés Doujak,  coautora del engendro, se le ocurre hacer una figurilla parecida con George Bush, Ronald Reagan o Barak Obama en ese lugar de Juan Carlos I: ¿habría expuesto en el MOMA? Mira que lo dudo. O si quita a estos señores y pone a Helmunt Kohl o a Ángela Merkel: ¿habría expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo de Berlín? Mira que lo dudo. Y así sucesivamente. 
   -¿Y si algún día a algún simpático se le ocurre hacer una escultura igual, pero con Juan Carlos I sodomizando a Inés Doujak, o a Domitila Barrios, a la que me temo que han metido en este fregado con calzador? ¿Qué dirían las feministas como la señora Doujak, o ese mundo artístico que hoy se está rebelando contra la censura y tal? Sería digno de verse. 
   Juan Carlos I no es intocable y en más de una ocasión, sobre todo, en los últimos años, ha dado motivos para ser objeto de críticas o sátiras, las cuales, por cierto, ha recibido, y no en pequeña cantidad, pero, en este caso, da la impresión de que un puñado de oportunistas sin escrúpulos están manipulando vergonzosamente su imagen para ingresar cuartos, ganar fama profesional y, encima, dárselas de revolucionarios o no sé qué. No cuela, ni debería permitirse este bochornoso escarnio. Si todos estamos de acuerdo en que no sería admisible una estatua en la que apareciese él poseyendo de manera escarnecedora a la señora Doujak o a Domitila Barrios, no nos costará mucho admitir que tampoco debe tolerarse esa birria inversa que alegremente se va a exponer en el Macba. Crítica, bien; sátira, también, pero humillación y escarnio, no, ni contra Juan Carlos ni contra nadie, pero además, téngase en cuenta que, en su caso hay más, porque el que insulta a Juan Carlos insulta a España y a su historia: no tenemos por qué aguantar eso. ¡Horror!: igual, por lo que acabo de decir, algunos me llaman facha. ¡Qué le vamos a hacer, lo llevaremos con paciencia!

sábado, 14 de marzo de 2015

Sobre la propuesta de los jesuitas: una imagen

   Por gentileza de ABC, puedo ofreceros una imagen muy elocuente de la transformación que han sufrido las aulas en la nueva propuesta educativa de los jesuitas de la que os hablaba hace unos días:

   Se parece a las famosas salas de descanso de los empleados de Google, no digáis que no:

   Pero ocioso es decir que las aulas no son salas de descanso, sino de trabajo, además de que esas coloristas zonas del gigante informático están concebidas para que los trabajadores, señores adultos y responsables de su actividad que se arriesgan a ser despedidos si no la cumplen, vayan allí, se relajen y luego vuelvan a sus trabajos, que, por lo que se dice, en Google no son livianos. Eso de la primera foto no parece un aula ni una zona adecuada para trabajar; esos niños que aprecen en la imagen están contentos y felices, pero, francamente, yo no los veo en disposición de aprender nada. Sigo desconfiando de esta propuesta, y mucho. Pero, insisto: recuerda un montón a los  simpáticos EVALUparties de María Acaso y tiene unos planteamientos teóricos muy parecidos a los que proceden de las esferas oficiales. ¡Que no nos pase "na"!

jueves, 12 de marzo de 2015

No es solo Zaida Cantera


Pedro Morenés

Zaida Cantera


Luis Gonzalo Segura


   Bien, ya lo sabíais, soy un auténtico chapucero a la hora de añadir imágenes, así que ahora no sé de qué os quejáis. A lo que importa: gracias a la televisión y a Irene Lozano, se ha hecho ahora muy conocido el asunto de la comandante Zaida Cantera, pero no es el único que bulle en el ámbito militar en los últimos tiempos. Aquí os dejo noticia de los más destacados, es decir, de los que más han sido aireados en los medios de comunicación recientemente, pero estoy convencido de que distan mucho de ser los únicos. 
Zaida Cantera
   Como desde hace mucho me han intersado los asuntos relacionados con el ámbito militar, lo que le ocurrió a la entonces capitán Cantera lo vengo siguiendo desde que saltó a la prensa, que fue allá por el año  2012 o 2013 (creo, ya que me ha sido imposible llegar a noticias del momento, pues están todas "tapadas" por el revuelo actual), aunque se remonta a 2008, o sea: cinco años de calvario para revolverse contra una injusticia y unos repugnantes abusos, más lo que haya tenido que pasar hasta ahora, ya está bien. A Zaida Cantera la han machacado, ¿puede alguien negarlo? Los testimonios de que era una militar vocacional han sido múltiples, mientras que ahora... ¿qué os parecen las dos fotos suyas que incluyo arriba? Podréis decir que soy un demagogo, pero me parecen harto elocuentes. Aquí tenéis un par de enlaces (me temo que ociosos) sobre su historia:
Patricia Moncada
   Patricia Moncada es una juez militar y quizás sea esta la razón por la que no he encontrado imágenes suyas y me he tenido que limitar a poner una foto del Acuartelamiento Aéreo de Getafe, escenario de los penosos hechos en que se vieron envueltas ella y una ayudante que la acompañaba. Este caso, menos conocido que el de Zaida Cantera, es de un alcance gravísimo, porque incluye estos ingredientes: humillación personal a la juez Moncada, trato vejatorio como mujer y por su inferior rango militar, menosprecio a su condición de juez, desacato, obstrucción a la justicia, protección por parte de la jerarquía militar hacia un mando que tenía mucho que explicar, corrupción, sanción injusta y abusiva a quien investigaba un delito... Sí, queridos: en la España del siglo XXI. En junio de 2013, la capitán Patricia Moncada acudió al acuartelamiento de Getafe a realizar un registro relacionado con una investigación por malversación, pero el coronel jefe de la unidad no le permitió realizar acción alguna, la retuvo, la sometió a las conocidas memeces de saludos y tal típicas en el ejército, coartó su investigación... Consecuencias: la juez fue expedientada po la cadena de mando militar por no haber avisado al coronel de que iba a efectuar el registro. Otra vez sí, queridos amigos: antes de ir a por un chorizo, la policía tiene que mandarle un wassap diciéndole que va para allá, según parece ser la doctrina de la Justicia Militar. La capitán Moncada pidio amparo al CGPJ, que se lo concedió, y me alegra deciros que a veces ganan los buenos también en la vida real. Quien quiera comprobarlo, que les eche un vistazo a estos enlaces:
   Los delitos detectados incluyen cientos de miles de euros desaparecidos y otras figuras penales. Por sacar a la luz estos hechos, a Patricia Moncada la zarandearon bien. Esto no parece ninguna tontería. En todo caso, bravo por ella.
Luis Gonzalo Segura
   El teniente Segura se ha hecho muy conocido, no solo por salir en los medios de comunicación, sino también por haber escrito un libro en el que denuncia un estado general de corrupción y desorden en el seno del Ejército español, con lo que se ganó una serie de sanciones y no sé si finalmente se ha consumado su expulsión del Ejército, cosa que le habrá dolido, pues, de sus declaraciones y de su libro, se puede deducir que Luis Gonzalo Segura es, como Zaida Cantera, un militar vocacional. El libro se titula Un paso al frente y tiene un indudable valor documental, aunque literariamente no es muy bueno, como el propio Segura reconoce en las primeras páginas. Acerca de Luis Gonzalo Segura, podéis ver esto:

   No parece que el Ejército español sea hoy una balsa de aceite y no sería extraño que, puesto que los militares son personas de carne y hueso, se haya visto también envuelto en el proceso de degradación que paulatinamente ha ido sufriendo el país en los últimos años. En consecuencia, don Pedro Morenés, ministro de Defensa que está rayando al lamentable bajo nivel (cada día más) del resto del Gobierno, salió muy mal retratado en su intervención de ayer en el Congreso. En los países democráticos, asuntos como estos no puede despachárselos un ministro con una apelación al buen nombre de las Fuerzas Armadas engolada y tópica, sino con respuestas claras de condena y persecución de los asuntos que verdaderamente manchan el buen nombre de las Fuerzas Armadas, algunos de los cuales se mencionan en este artículo. Ya lo del dedito reclamando silencio nada menos que en el parlamento  (¿no conoce aquello de "No he de callar por más que con el dedo..."?) es un puro dislate, algo que le hace a él merecedor  de otro dedito: el que señala el camino de la puerta.

lunes, 9 de marzo de 2015

El órdago de los jesuitas de Cataluña nos señala el camino

   Leo en esa revista de nueva pedagogía en que se ha convertido el ABC en los últimos tiempos que los jesuitas de Cataluña han  comenzado a transformar sus aulas en grandes ágoras, como parte de una auténtica revolución educativa en la que van a suprimir exámenes, horarios y asignaturas. Los felices inauguradores de este vuelco van a ser sus alumnos de 5º de Primaria y 1º de ESO, conejillos de Indias que espero que no acaben como conejos al ajillo. Sinceramente, quiero deciros una cosa: si ya me tenía perplejo la conversión del rancio decano de la prensa española a la psicodelia educativa que representan opciones como rEDUvolution o la pedagogía blanca, el hecho de descubrir ahora que la Compañía de Jesús se ha apuntado también al happening me hace pensar que, definitivamente, nos hallamos ante una inversión de polaridad de carácter cósmico. Hace no mucho, hablando de Calderón de la Barca, les decía a mis alumnos de 3º de ESO que su rigor intelectual procedía de su educación con los jesuitas; a partir de ahora, me temo que tendré que aclarar que eran los de aquella época. Queridos amigos, el guachimán es perro ya muy viejo y, cuando ve que instituciones como el ABC y la Compañía de Jesús apuestan por coloristas innovaciones como los proyectos, el fin de los exámenes y de los horarios y otras alegrías en la línea de la pedagogía que triunfa hoy, arruga el hocico y se siente  más convencido aún de que lo que en realidad necesitan nuestros alumnos es eso que pensamos miles de profesores anónimos, honestos y conocedores de nuestro oficio: más cultura, más seriedad, más conocimiento, más esfuerzo, más estudio y más referencias claras de lo que es bueno, malo, útil, inútil, provechoso, pernicioso, conveniente, inconveniente serio o estúpido. ¿Por qué? Os lo voy a explicar dando un pequeño repaso a la noticia.
El caos como sistema 
   Empezaré por deciros que he usado antes el término "happening" de una manera totalmente intencionada. Si miráis el enlace de arriba, veréis que, a grandes rasgos, los happenings son (o eran) eventos artístico-sociales en los que se buscaba la participación, la provocación, la improvisación y la espontaneidad. Libertad, mucha libertad: al happening va uno a expresar sin limitaciones lo que lleva dentro, ya sea recitando a Bécquer o destripando el sofá de la abuela. Y de organización, nada, cero patatero: al happening se va a lo que saliere, como decía Cervantes, otro ilustre alumno de los jesuitas (de los de entonces, claro). Si sale una hermosa interpretación coral de "Aida", bien; si sale una bronca a guantazo limpio con todos "fumaos" y medio borrachos, bien también. Los happenings, fenómeno muy sesentero, tardaron poco en pasar a la historia, ya que parece ser que su tendencia natural era al exceso y al final penoso, por lo que los pocos de los que se tiene noticia tenían todo el aspecto de alteraciones del orden público. Leyendo la noticia, lo que han montado los jesuitas me recuerda un happening y no lo digo por decir, sino por estas razones:
   1.- La eliminación de las asignaturas, los exámenes y los horarios. Al patio se sale cuando los alumnos deciden que están cansados.
   2.- La desaparición de las clases magistrales, los pupitres, los deberes y las aulas tradicionales, para lo que "han derribado las paredes de sus aulas y las han transformado en grandes espacios para trabajar en equipo, unas ágoras en las que hay sofás gradas, mucha luz, colores, mesas dispuestas para trabajar en grupo y acceso a las nuevas tecnologías". 
   3.- En uno de estos grandes espacios, tres profesores tutorizan durante todo el día a 60 alumnos en "los proyectos en los que trabajan, a través de los cuales adquieren las competencias básicas marcadas en el currículo". 
   Parece atractivo, pero es un despropósito a ojos vista, porque, para empezar, no olvidemos algo esencial: que esta actividad va destinada a niños a los que hay que enseñar algo y verificar que efectivamente aprenden. En este modelo no está claro nada: ni el qué se va a aprender (no se habla de programas, se comete la enormidad de suprimir las asignaturas), ni el cómo se organiza el trabajo (porque eso de los tres profesores tutrorizando a grupitos es un camelo como una catedral, ya que, como sabe cualquier educador de verdad, los trabajos en equipo, ese gran mito del pedagogismo, no tienen la menor eficacia en educación, ya que todos los esfuerzos y los aprendizajes se diluyen, por no hablar de la dificultad de evaluar con justicia a los alumnos), ni unas pautas mínimas de coordinación y control (las ágoras, las gradas y la luz cenital quedan muy bien para las idealizaciones de la escuela de Sócrates, a las que iban PORQUE QUERÍAN ADULTOS RESPONSABLES, a aprender, por cierto, casi como un juego cosas que no consideraban de carácter esencial, pero son un disparate cuando hablamos de niños que acuden por obligación a un centro educativo; lo de los sofás es de chiste; lo de salir al patio cuando los alumnos están cansados, una dejación de responsabilidades; lo de suprimir los horarios, una frivolidad demencial), ni la evaluación (que es la patata caliente de toda educación sistematizada y que estos señores se cargan de un plumazo suprimiendo los exámenes y proponiendo trivialidades que veremos después).    
   Puede que a alguien le parezca poco, pero yo pienso que es una tremenda irresponsabilidad someter a niños a este disparate, por mucho que se nos venda como el colmo de la modernidad y que se nos asegure que padres y profesores están muy de acuerdo. A veces, los padres y los profesores se equivocan. También parece o parecía muy aceptado por los padres el proyecto bilingüe, que tiene muchas lagunas objetivas. Por cierto, en el plan de los jesuitas los problemas del bilingüismo se soslayan, porque lo sustituyen por el trilingüismo: catalán, castellano e inglés a partes iguales: ¡toma castaña!
Retórica vacía
   A la hora de justificar esta propuesta, Xavier Aragay, un alto representante de los jesuitas de Cataluña, recurre a argumentos varios. Nos asesta los viejos tópicos pedagogistas del aburrimiento de los alumnos, de que hay que adaptarse al alumno, de que hay que hacer que sea el protagonista de su educación, de que educar no es solo transmitir conocimientos... Dice también otras cosas más concretas que merece la pena señalar:
   -El delicadísimo punto de dar o no ciertos conocimientos ineludibles que con un programa así está claro que no se garantizan lo elude con un cinismo brutal: "Si hay que aprender raíces cuadradas para llevar a cabo otro proyecto, los alumnos pueden acudir a las unidades didácticas". ¡Ah, amigo! Para hacerse el guay, los proyectos superfashion; para aprender de verdad, el libro de toda la vida, ¿no? Eso se llama no tener respuestas y embaucar con montajes vacíos.
   -Algo parecido ocurre con la evaluación: lo quieran o no, estos señores van a seguir teniendo que poner notas, ¿cómo piensan resolverlo? He aquí la fórmula: "Aunque no hay asignaturas, para cumplir con lo establecido legalmente también ponen notas, pero puntúan primero las competencias de cada alumno y luego, mediante un algoritmo, las transforman en notas por materias para que consten en el expediente". Traducido al román paladino: los chavales irán al cole a pasárselo en grande con los "proyectos" y luego se les regalará el aprobado en Matemáticas, Sociales, Lengua..., lo que ya se está haciendo, vamos. No nos tomemos esto a broma, porque me temo que va a ser la fórmula que la Administración va a querer que apliquemos todos para aprobar a cualquiera haga lo que haga con el invento este de las competencias, porque, naturalmente, el imperio del aprobado regalado no solo va a continuar con la LOMCE, sino que se va a fortalecer. Espero que los jesuitas, que parece que van a la vanguardia, al menos nos pasen el algoritmo.
   -"Aprenden mucho mejor si ven que lo que aprenden tiene una aplicación práctica". El primer mandamiento de la pedagogía de hoy, que va a ser el pretexto con el que se va a expulsar a los contenidos teóricos (es decir, a empobrecer las enseñanzas) de nuestra educación. Por cierto, en el artículo tampoco abundan los ejemplos de aprendizajes con aplicación práctica, y sí los elementos de los que poco aprendizaje se podrá esperar, como eso de los sofás, la supresión de los horarios o la forma de evaluar. 
   -Han encontrado casos de alumnos "que antes se inventaban que tenían fiebre para no acudir a clase y ahora quieren venir aunque tengan fiebre". ¡Normal, como que ahora no acuden a clase, acuden al circo que han montado ustedes!
   -En el párrafo final, nos enternecemos con estas palabras: "Miramos a la cara de los niños y les ayudamos a desarrollar su proyecto vital, a descubrir sus talentos, a encontrar sentido a lo que hacen, a lo que quieren conseguir, a saber interpretar, a reflexionar, a cuestionar". Palabrería pringosa que esconde muy malamente su intención publicitaria, pero todo lo estropea la última frase del artículo, que es de auténtica traca: "Junto con la familia e internet, intentamos construir personas". ¿Internet? ¿Para construir personas? Prefiero a los curas de antes, que no tenían reparos en decirte que con lo que contaban era con el catecismo. 

   El articulito este es un buen aviso para navegantes. Una vez más, ABC nos obsequia con una mezcla de propaganda comercial y política, ya que aquí, además de publicitarse una empresa educativa, se están vendiendo las excelencias de los nuevos dogmas pedagógicos oficiales y, ya lo he dicho por ahí, un buen manual práctico de cómo ponerlas en práctica. Competencias básicas, internet, bilingüismo, trilingüismo decalingüismo o lo que haga falta, aprendizaje emocional, aplicación práctica, proyectos, equipo...: viejas vaciedades que son lo que viene y que se nos están vendiendo como una revolución, viejos sueños pedagogistas que lo único que van a aportar va a ser más problemas. Y, por encima de todas ellas, el aprobado garantizado, basta para entenderlo con mirar el talante de este y de otros proyectos que he analizado aquí, por no hablar de otra cosa: de que estas ideas parece ser que están siendo muy bien acogidas en la enseñanza privada. Más claro no puede estar.