miércoles, 31 de diciembre de 2014

El Blesa que no cesa

   Sí, queridos amigos, otra vez voy a hablar de él, pero yo no tengo la culpa: poniendo del revés el título de aquella película argentina, podría decirle: "No soy yo, sos vos". Y es que este hombre es un pozo sin fondo, mirad la última suya que ha salido: la cúpula de Caja Madrid cobró con Blesa 15 millones más de lo debido. ¿Y todo ese mangoneo para qué? Para pegarse la gran vida en el sentido más grosero que se pueda imaginar. Aquí tenéis algunas escenas de la blesiana dolce vita:
Ese furor suyo por no dejar bicho viviente
En compañía de señoritas que podrían ser sus nietecitas
Fardando de yate
    Y aquí, junto a estos felices y luminosos momentos, os dejo, ya que hoy va de películas, una imagen de la vida de los otros, los que fueron expoliados con las preferentes de Bankia:
Concentración de estafados por Bankia
   A menudo me he cruzado con ellos por Madrid. Conviene que no olvidemos; conviene que recordemos que Blesa y banqueros y financieros como él y sus cómplices fueron los que hundieron a España; conviene recordar que el rescate y la crisis los hemos pagado con sufrimientos mientras sus responsables disfrutaban; conviene que recordemos que a Blesa lo puso y lo protegió el PP; conviene que nos acordemos de que a Elpidio Silva, el primer juez que lo encarceló, se lo quitaron de en medio. Conviene que tengamos muy presentes estas cosas y otras similares, porque mañana empieza un año con dos procesos electorales y vamos a ser bombardeados (de hecho, lo estamos siendo ya) con tremendas operaciones de amnesia y con campañas de criminalización de quienes denuncien o recuerden estas cosas. Nos jugamos mucho, sería terrible que nos engañasen. Os dejo, para finalizar, este pequeño reportaje, que resume muy bien y con imágenes las cosas de las que os he hablado.
   Bien, supongo que este será mi último artículo de 2014. Mi amigo José Brea ha elaborado una excelente lista de buenos deseos para 2015, a la que me sumo. Que lo paséis todos muy bien y seáis muy felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario