jueves, 20 de diciembre de 2012

Malditos bastardos

   Puede que alguno esté pensando que voy a hablar de la película de Tarantino que lleva el mismo título que esta entrada, pero no va por ahí la cosa, ya veréis. Resulta que este mediodía estaba repasando los recibos, facturas, notificaciones bancarias y demás y he visto que:
   -En la nómina de diciembre, además de que no me viene la paga extraordinaria, cobro 154'64 euros menos que en la de noviembre, porque los descuentos de MUFACE y de los derechos pasivos correspondientes a la extra sí que me los han hecho. Ya sabía que iba a ocurrir, pero me ha hecho una gracia...
   -El IBI (Impuesto sobre bienes inmuebles) de 2012 es un 12'4% superior al de 2011. Lo más indignante de esto no es la abusiva subida, sino el pensar que, hace ya unos cuantos años, cuando los precios de la vivienda empezaron a dispararse, se procedió a una revisión sustancialmente al alza de los valores catastrales, con el fin de adaptarlos a la realidad del mercado. Esta medida representó un serio encarecimiento de impuestos como el propio IBI o el que se paga por la compra de una vivienda. ¿Por qué no se procede a una revisión ahora que los precios están mucho más bajos? ¿Cómo no solo no la hacen sino que encima suben el IBI de forma desmesurada?
   -Tengo una segunda vivienda en la playa a la que no voy desde agosto. En el recibo de la luz de noviembre, me cobran 49'64 euros de facturación por consumo, así que una de dos: o tengo okupas o Endesa se ha pasado con la lectura estimada, lo cual representa que, o me he quedado sin piso (dada la permisividad de las leyes españolas con los ocupas), o Endesa se ha pasado con la estimación. No, si al final voy a estar deseando que me roben las eléctricas, ¡tiene narices!
   Mientras estoy tan entretenidito con esto, oigo en la radio que hoy ha declarado ante los tribunales la mujer de Ángel de Cabo, el cómplice de ese ejemplar Patrón de Patrones que atiende por Gerardo Díaz Ferrán. De esta señora se nos cuenta que está acusada de colaborar en los choriceos de su marido y que tiene por ahí abiertas varias cajas de esas secretas que hay en los bancos, pero ella asegura que es solo una ingenua ama de casa e incluso añade, entre lágrimas, que no sabe de dónde va a sacar los 50.000.000 de euros que piden por la fianza de su angelical esposo. Se me parte el corazón ante tanta crueldad del destino, tengo que apagar la radio. Luego, en la televisión, veo que a no sé qué bancos les van a dar 1.865 millones de euros más, porque se ve que la Banca aún ha recibido poco, todo nos lo hemos llevado entre los parados, los funcionarios, los pensionistas, la educación, la sanidad y esos millares de audaces jóvenes que se están marchando de España por espíritu aventurero. Así estaba una pequeña porción del mundo hoy a las 14:40.
   Lo dicho: malditos bastardos. 

6 comentarios:

  1. En este país te roban por todas partes, empezando por los ayuntamientos y acabando por las eléctricas. De antiguo ya se hablaba de un país de ladrones, pero ahora el robo está institucionalizado. No sé bien cómo nos verán desde afuera, pero desde dentro, Pablo, sólo veo dos alternativas: salir de aquí (por tierra, mar o aire) o echar a patadas a todos los que pretenden hacernos la vida imposible.

    ResponderEliminar
  2. Preferible no saber cómo nos verán desde fuera, ten en cuenta que somos el país de las preferentes; una crisis producida por la combinación del ladrillo, la corrupción y el pelotazo financiero-bancario; el despilfarro generalizado; Camps, Urdangarín, Díaz Ferrán, Roldán, Matas, ¿Rato? y otros tantos personajes; la permisividad con los robos (¡con qué cuidado hay que andar por el centro de Madrid, sobre todo, si eres turista!), etc., etc., etc. Un abrazo y feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que nos ven como una monarquía bananera "preferente".
      Y te digo la última: en Galicia nos anuncian otra rebaja del 7%, y por encima con recochineo:

      http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/12/19/galicia/1355943634_600216.html

      Si esto no es para estallar, ya me dirás.
      A pesar de todo, Pablo: ¡Feliz Nadal!

      Eliminar
  3. No es necesario que te diga que no estallamos porque aquí, a pesar del desmantelamiento de la democracia que estamos viendo día tras día, no existen ni la miseria ni la persecución ni la inexistencia de derechos que existen en los sitios donde sí se estalla. en ese sentido, somos afortunados, porque hay que reconocer que el mundo está como está. De todos modos, nos convendría mucho conseguir no solo que ese desmantelamiento no se ahonde, sino recuperar lo más posible de lo perdido. Yo ya me he apuntado a muchas fiestas, incluida aquella de "Rodea el Congreso", pero me encantaría encontrar algo de más calado. Y lo dicho: felices fiestas: al menos, disfrutemos mientras podamos.

    ResponderEliminar
  4. Pues, amigos, me acabo enterar de algo que nos avinagrará un poco más, si cabe -y cabe- la leche. Según me informa un amigo, el banco central tiene algo así como 800.000 millones de reserva (por si las moscas), de modo que, si "se" quisiera, nuestra crisis podría terminar mañana mismo. Si ese dinero, o parte de él, fuera distribuido a las empresas convenientemente, ésas podrían crear empleo.
    Lo dicho, que esto es Alibabá y los 40 (millones) de ladrones.

    Una abrazo y feliz navidad.
    Raus

    ResponderEliminar
  5. Que la pasta existe es indudable, Antonio. Sigue estando en las maos más cualificadas y parece ser que quieren más. Esto me recuerda aquella escena de "Novecento" en que el patrón se acerca a los campos a decirles que todavía quiere exprimirlos más y va uno, se corta una oreja con un tranchete y se la da. Es un momento de la película en que ya se masca que las cosas no pueden acabar bien. Un abrazo y feliz Navidad.

    ResponderEliminar