sábado, 22 de diciembre de 2012

Dentellada del 20% a la ilusión

   La cual, como sabemos, es también capital de pobres. Mi más sincera enhorabuena a los ganadores de la lotería de Navidad o de cualquier otro premio de los organizados por el Estado en este 2012, porque, como todos sabemos, será el último año en que sus premios superiores a 2.500 euros estarán libres de impuestos, de manera que ese feliz personaje que va hoy por las calles de Alcalá de Henares con su décimo que vale 400.000 euros en el bolsillo, el 22 de diciembre de 2013, tendrá aún no sabemos dónde un equivalente que llevará un décimo de 400.000 euros menos el 20%, es decir, de 320.000. La cuestión la explica muy bien esta noticia de "Público", la cual me ahorra también el tener que recordaros que la genial idea, si bien ha sido puesta en práctica por el Gobierno del PP, salió de la cabeza de Alfredo Pérez Rubalcaba.
   No debemos olvidar que el Estado, en estos sorteos y en cada uno según sus normas, se queda con un porcentaje de entre el 45% y el 55% de la recaudación, así que ya ganaba bastante, pero ahora, con la crisis, la voracidad de nuestros gobernantes se inventa esta doble recaudación que se ceba, una vez más, sobre la ciudadanía.
   Se me ocurren, para finalizar, algunas reflexiones:
   -A Carlos Fabra y demás perseguidos por la fortuna en esto de que les toque a menudo la lotería, es de suponer que esta medida les habrá llenado de consternación.
   -¿Es cierto eso que oí ayer en la radio y medio al vuelo de que quienes sean premiados y no vayan a cobrar sus premios antes del 1 de enero serán gravados con el sistema de 2013? Sí es así, me parece un abuso sobre el abuso, especialmente, en casos como los de la Lotería Primitiva, cuyos premios grandes no se hacen efectivos de manera inmediata, sino que se retrasan unos dos meses por comprobaciones y otros trámites.
   -¿No debería esta ser una medida provisional y de crisis? Creo que el sistema de premios libres de impuestos debería ser repuesto tan pronto se extinguiera la excusa con la que se ha puesto en pie. Me temo, no obstante, que no caerá esa breva: aquí las mejoras son siempre precarias y susceptibles de anulación, pero las medidas perjudiciales, o no se rectifican nunca, o se eliminan tarde, mal y a rastras.
       A pesar de todo, feliz Navidad y próspero año nuevo, dentro de lo que cabe, naturalmente.

4 comentarios:

  1. Tú lo has dicho, Guachimán, "a pesar de todo y dentro de lo que cabe", porque nos están poniendo demasiado difícil lo de ser felices, incluso en Navidad.
    Te deseo lo mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Lola. Yo también te deseo muchas felicidades. Además, piensa una cosa: hagamos un esfuerzo por ser felices a pesar de todo, que no nos quiten también eso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Guachimán:
    Va un cariñoso y sincero abrazo desde México.
    Que como bien dicen tú y Lola, nadie nos robe la capacidad de ser felices.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, María Eugenia, así que saquemos provecho, porque en México no sé, pero en España cualquier día se le ocurre a alguno poner impuestos sobre la sonrisa. Feliz Navidad y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar