martes, 8 de mayo de 2012

Algunos datos para la reflexión acerca de nuestros políticos

   Desde mucho antes de que se destapara la crisis, en España se viene observando que la casta política que nos dirige, en lugar de cumplir con su obligación y trabajar en favor de la sociedad que le concede su confianza para que gestione los asuntos públicos en beneficio de todos, lo que ha hecho ha sido servirse de ese poder que se le delegaba para usarlo en provecho propio, de sus afines y de los poderes económicos, con los que se ha aliado sin grandes dificultades. La penosa deriva de la casta política española la ha empujado a un alejamiento cada vez mayor de la ciudadanía, a una credibilidad por los suelos y a unos índices alarmantes de corrupción (ver datos). Otras consecuencias negativas han sido la cada vez mayor pérdida de confianza en el sistema y el que la crisis en España esté golpeando de forma particularmente aguda. El ensimismamiento de nuestros políticos es tal que puede llevarles a carencias de tacto tan monstruosas como anunciar el 9 de abril  unos recortes de 10.000 millones de euros en sanidad y educación y el 7 de mayo siguiente una inyección de la misma cantidad de dinero público a un banco de tan dudosa trayectoria como Bankia. Esto es tener la antena de la sensibilidad muy averiada, gravísimo pecado, y más, en una situación como la actual, porque es como decirle a la población que lo que se le quita en servicios por un lado se le da por otro a una entidad muy enfangada en las causas de la crisis actual. Para el ciudadano inocente, sacrificios, para la banca culpable, ayudas y beneficios (¿cuántos años ha estado la banca española presumiendo prepontente de pingües resultados?). Os dejo aquí una serie de enlaces con algunas de las atrocidades de nuestros dirigentes.
   Bankia: estos van a ser los receptores del último regalito:
   Bankia hoy:
   http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/3949305/05/12/Una-entidad-sistemica-con-elevado-riesgo-inmobiliario.html
   Caja Madrid (por supuesto, hay muchísimo más: quienes hace tiempo salimos huyendo de este penoso banco podríamos contar mil cosas acerca de su carácter "social"):
   http://www.publico.es/262995/caja-madrid-desata-la-enesima-batalla-entre-aguirre-y-gallardon
  
   http://www.elimparcial.es/contenido/56442.html
   Las cajas de ahorros funcionaron bien durante más de dos siglos, hasta que las invadió nuesta actual clase política:
   http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_las_Cajas_de_Ahorro_espa%C3%B1olas
   Rodrigo Rato 1: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/rato.htm
   Rodrigo Rato 2: http://www.diariocritico.com/general/180462
   Goirigolzarri, el sucesor: jubilación de tres millones de euros en el BBVA... y después, a Bankia:
   http://www.20minutos.es/noticia/1427774/0/goirigolzarri/sucesor-rato/presidente-bankia/
   Desmantelamiento de la sanidad pública para convertirla en negocio privado:
   http://www.cronicapopular.es/2012/04/las-sombras-de-la-privatizacion-de-hospitales-en-castilla-la-mancha/
   Ciudad de la Luz: Bruselas reclama a Valencia 265 millones:
   Los enjuagues de una de las comunidades más militantes contra los servicios públicos:
   http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/05/08/valencia/1336472240_202355.html
   El caprichito del AVE: 50.000 millones de euros.
   Supongo que habréis visto el espectáculo, ¿no? El alcalde de Barcelona descubre que el AVE es caro cuando Cataluña ya lo tiene y lo quiere Extremadura y el presidente extremeño le responde con aquello de si tens cullons : esperpento en estado puro a cargo de dos políticos de muy altas responsabilidades. Resulta cómico que ahora, después de haber dilapidado en alta velocidad lo que nadie para tener muchos más kilómetros que países muchísimo más grandes (y todo, por puro electoralismo), nuestros políticos descubran que esto era un despilfarro. Pues sí, lo era, y muchos creemos que ha tenido bastante que ver en el desastre al que hemos llegado. Aquí tenéis datos:
   AVE 1: http://www.nabarralde.com/es/munduan/4944-ave-la-ruina-del-estado
   AVE 2: http://www.sintetia.com/analisis/el-ave-una-verdad-realmente-incomoda
   AVE 3: http://www.sintetia.com/analisis/el-ave-una-verdad-realmente-incomoda
   Bien, por hoy no os mareo más, os dejo con estas gotitas de la responsabilidad de nuestra clase política en la actual crisis.

7 comentarios:

  1. Excelente entrada, amigo. Y tristísima también. ¿Estado de derecho o un estado de torcidos? Lo que más me asusta es que, de seguir así, con tanta sinvergonzonería y corrupción, los miembros más brutales y radicales de la sociedad empiecen a afilar cuchillos y ver su oportunidad. O procedemos con inteligencia y probidad o la barbarie pronto ocupará su trono.

    Saludos
    Raus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio, esperemos que aquí no se radicalicen las cosas, aunque, visto lo que están haciendo desde las esferas del poder, algunos ya están bien radicalizados. Una anécdota que me contaban ayer: joven brillante recién licenciada en Derecho y ADE; la contratan para trabajar valorando su formación: sueldo, 900 euros; horas diarias, de 10 a 12. Compañeros suyos con igual perfil contratados en el mismo sitio tras la reforma laboral: sueldo, 400 euros; horas diarias, 8. Habrá que proceder, sí.

      Eliminar
  2. Y mírate, por cierto, este enlace que me acaba de mandar una amiga:
    http://www.elplural.com/2012/05/09/se-va-%e2%80%98el-general%e2%80%99-rato-pero-queda-%e2%80%98la-tropa%e2%80%99-su-excunado-el-primo-de-aguirre-la-mujer-de-ignacio-gonzalez%e2%80%a6/
    Habla del refugio de familiares, allegados, amiguetes, ex-cargos, etc. que constituyen Caja Madrid y Bankia. El desembarco de los políticos en las cajas para servirse de ellas ha sido lo que las ha llevado al desastre. Este comentario vale para este artículo y para el anterior: aquí se juntan el desplome de las cajas que tanto nos ha perjudicado y que ahora quieren que paguemos entre todos y el asunto del parasitismo de la casta política. Por una vez voy a estar de acuerdo con Íñigo Urkullu: hoy ha dicho que los responsables de lo de Bankia deberían dar cuenta de sus responsabilidades. Alguna vez habrá que empezar, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo mucho tiempo defendiendo que contra el fraude fiscal y las malas prácticas políticas, deberíamos endurecer el código penal y anular las posibles prescripciones. Los grandes delitos contra los ingresos del Estado y su funcionamiento democrático debieran ser penados severamente, como advertencia previa al que quiera entrar en el juego.

      Eliminar
    2. Esto que dices está en mente de todos, Pepe. En Espeña hay demasiada impunidad, tanto para los delitos económicos o la economía sumergida y el fraude fiscal como para la responsabilidad política, que no existe prácticamente. Un alcalde se gasta el dinero que no tiene en polideportivos o residencias, unos presidentes se van a la estratosfera en el gasto para un tren que les ha parecido caro a los alemanes, los norteamericanos o los chinos, un partido (el que sea) hunde una caja de ahorros a base de colocar a amiguetes o finaciar disparates o parrandas...: estas cosas han traído la ruina y han sucedido porque sus autores sabían que se arriesgaban, como mucho, a que no se les volviera a votar, lo cual ni siquiera tenía porque ser malo, siempre hay retiros dorados.

      Eliminar
  3. Estamos ante un expolio, Pablo y demás contertulios. La bajeza moral de nuestros políticos no conoce límites. Y lo malo es que no tenemos ningún control sobre ellos. Estamos en un país en el que la mentira sistemática está aceptada como un mal endémico. Nada impide que el presidente haga todo lo contrario de lo que prometió cuando era candidato. Es un terrible fallo de nuestro sistema. Y, en mi opinión, todo se debe, en parte, a la ingenua mitología de lo que aquí entendemos por democracia. Después de cuarenta años de dictadura franquista, un sistema que permite al pueblo votar y cambiar de gobernantes, nos parece más que suficientemente bueno. Nos parece la hostia. Va siendo hora de que nos caigamos del guindo y que dejemos de pasmarnos por tener una democracia que a la postre es solo nominal. Cuántas veces las críticas a este sistema corrupto desde sus mismas raíces han sido repelidas apelando a la bondad intrínseca de la democracia: “por lo menos ahora podemos elegir a nuestros gobernantes, no como cuando Franco...” Con tan poco nos hemos conformado, que hemos dejado crecer ante nuestras narices un elefantiásico monstruo de nepotismo bananero. ¿Qué cabe esperar de un sistema o una sociedad que da licencia a sus políticos para que hagan lo que les dé la gana, para que obren en la más absoluta impunidad? ¿Cuándo saldremos de las espesuras de ese papanatismo que considera la (pseudo)democracia motivo de fiesta y regocijo simplemente porque es o parece lo opuesto a la dictadura pasada? Todo lo hemos dado por bueno por podernos llamar demócratas, todo: incluso la corrupción y la impunidad más descaradas de nuestros jefes políticos, tan propias, ay, de los más déspotas.

    Raus

    ResponderEliminar
  4. Y además de lo que venimos comentando, Antonio, un paso más, de verdadero despotismo medieval: llega la crisis y, con la excusa de que hay que combatirla y que hacer sacrificios, lo que hacen es empezar a quitar derechos, rebajar sueldos y subir impuestos, pero sin ceder en uno solo de sus privilegios (solo lo han hecho en casos en que no podían porque el saco del que robaban se había vaciado), y aún por encima están dejando a millones de personas sin trabajo, con trabajos precarios o la emigración como única salida: se lo están cargando todo, pero ahí siguen. Te pongo un ejemplo: hasta la fecha, las movilizaciones en educación eran para conseguir mejoras, pero, desde hace un par de años, para lo que nos movilizamos es para que nos devuelvan cosas que nos han quitado o no nos quiten más: es así de crudo.

    ResponderEliminar