domingo, 26 de febrero de 2012

Contra la privatización del Canal de Isabel II

   A través de un amigo, me llega la noticia de que diversos grupos ciudadanos han organizado en Madrid un referéndum acerca de la privatización del Canal de Isabel II. Esta consulta se celebrará el domingo 4 de marzo y con una pregunta bien sencilla: "¿Está de acuerdo con que el Canal de Isabel II siga siendo 100% público?" Si queréis información más amplia, la tenéis en este enlace:
   El agua es un bien tan imprescindible que los informes sobre desarrollo humano de las Naciones Unidas señalan que su carencia no es un mero accidente, sino una cuestión de desigualdad y poder. Por otra parte, las privatizaciones no siempre ocultan santos propósitos ni sensacionales resultados, ahí tenemos los ejemplos del reciente accidente ferroviario en Argentina o, en la información sobre esta consulta, lo que ha ocurrido en Barcelona con la privatización del consumo de agua. ¿Vamos a permitir que un bien tan esencial se lo queden también cuatro amiguetes y por unos céntimos? ¿Para que se hagan todavía más ricos y más poderosos administrando en beneficio propio algo que es de todos? No sé si servirá de mucho para parar esta nueva iniciativa liberalizadora de nuestro tan liberal Gobierno madrileño, pero creo que yo voy a votar en el referéndum del día 4 de marzo.     

3 comentarios:

  1. Por Madrid parece que además de el Manzanares, corren tambien los vientos de "La privatización" y de la descalificación de todo lo que sea "Público", y no me estoy refiriendo al Diario, por cierto, desaparecido en su versión papel. Lo triste es que, a pesar de los años que llevan en el poder, tanto en la Alcaldía como en la Comunidad, o a nadie le importa o la gente se insensibiliza de tal forma que calla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Y no solo eso, Paco, sino que mucha gente les vota, números cantan. Y parece que todas las gracias se les ríen: mira ahora lo de Sheldon Adelson, que quiere meter aquí mafia, corrupción y capitulación para convertir esto en su paraíso fiscal. Y todo a cambio de una mentira tan intragable como la de esos supuestos 300.000 puestos de trabajo, que, además de no ser posibles, se crearían con una serie de violaciones de leyes y derechos que ríete tú de Al Capone. ¿Y qué han dicho los partidos, los sindicatos o la sociedad? Cada vez tragamos más.

    ResponderEliminar
  3. Realmente las cosas ahí parece que están tan mal como en los demás sitios. Esto se convierte en un coto privado de algunos que se aprovechan de lo realizado por otros y que ni los unos ni los otros se muerden entre si, o al menos no se quedan con lo mordido en la boca, que es cuando se hace daño. No sé si la metáfora se entiende bien, pero yo si me entiendo. Al final uno se queda sin las fuerzas necesarias como para acudir a todos los fuegos.
    Un saludo

    ResponderEliminar