miércoles, 31 de agosto de 2011

Diario de huelga. 1. Reunión en Lope de Vega

   Llegó el 31 de agosto y, con él, la esperada reunión en la sede de CCOO a convocatoria de todos los sindicatos. Empezaré por deciros que, según me han informado, la sala "Marcelino Camacho", donde se ha celebrado dicha asamblea, tiene capacidad para 1.200 almas con sus respectivos cuerpos; pues bien, aparte de haberse llenado por completo y de haberse tenido que quedar gente por los pasillos, aún ha habido muchas personas (entre ellas, este vuestro seguro servidor) que se han quedado en la calle. Calculo, pues, que a esta cita habremos asistido no menos de 1.500 personas, lo que debe interpretarse como un rotundo éxito de convocatoria y una muestra de que hay muchas ganas de plantar cara a las intolerables agresiones de la consejería de educación de Madrid. Existen unas reivindicaciones esenciales que he colocado en la cabecera de este blog: creo que las tres primeras son irrenunciables, y la cuarta, casi también.   
   En las mencionadas circunstancias, deberéis entender que el acto de hoy ha sido un poco caótico. Los que estábamos en la calle éramos tantos que, sin proponérnoslo, hemos obligado a que se cortara el tráfico por la calle Lope de Vega: ¿qué pasará si llega el día en que nos lo proponemos? A lo mejor montamos concentraciones que cortan algo más que una calle estrechita como esa; a lo mejor le montamos a doña Esperanza Aguirre una temporadita de protestas por su inadmisible política social que le afea un poco este Mejor de los Mundos Posibles que ella pretende hacernos creer que es Madrid; a lo mejor le afeamos ese espejo de la España pepera que tras el 20-N nos espera que ella quiere que sea Madrid; a lo mejor le montamos a su partido una pérdida de imagen y de votos en ese granero pepero que ella cree que siempre ha sido y será Madrid; a lo mejor... ¿quién sabe? A lo mejor, si de una vez por todas tenemos un poquito de amor propio y creemos en nosotros mismos, conseguimos que no nos hagan tragar un sapo más, el número no sé cuántos de una larga lista, precisamente, el más gordo. Si la indignación de los que estábamos en la calle existe entre la mayoría del profesorado, podemos hacerlo. Pero tenemos que proponérnoslo, ser valientes, ser constantes y no dejarnos engañar, lo que a mi juicio, equivale a no ceder, como mínimo, en las reivindicaciones que antes he mencionado, e insisto en esto porque por ahí pueden venir las traiciones.
   Con este artículo me propongo iniciar una serie de crónicas en torno al desarrollo de este conflicto. En el día de hoy, a los que estábamos en la calle se nos ha ido informando de las decisiones que se alcanzaban dentro; esto ha disgustado a unos cuantos que se han considerado marginados, pero creo que las cosas no se podían hacer de otro modo. Las decisiones que se han tomado, básicamente, pertenecían al ámbito organizativo y estaban destinadas a poner en marcha la movilización. Aquí tenéis algunas de las más importantes:
   -1 de septiembre. Encierro de representantes sindicales en Vitruvio. Comunicado sindical. Asambleas en los centros e información a las familias.
   -Del 2 al 6 de septiembre. Ruedas de prensa, asambleas, propuestas en los centros...
   -7 de septiembre. Concentración ante la consejería de educación (hora aún no fijada).
   -14 de septiembre. Posibles huelga y manifestación.
   Tenemos que parar esto. Si el gobierno de Madrid pretende atajar las crisis cargándose la enseñanza y dejando sin trabajo a miles de personas, alguien tendrá que decirle que ese no es el camino, alguien tendrá que oponerse a sus cacicadas: ¿quién mejor que los propios afectados?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario