sábado, 7 de diciembre de 2013

Praxis educativa. 9: el sistema de evaluación de la LOMCE será igual (de malo) que el de la LOE

   Me llega un interesante documento elaborado por CCOO y titulado LOMCE: ¿CÓMO SERÁ EL NUEVO SISTEMA EDUCATIVO?, el cual presenta un análisis de las novedades que supondrá la LOMCE. Se ha hablado mucho de las perspectivas que anuncia esta ley, pero muy poco acerca de lo que promete en aspectos puramente educativos. En lo que a estos se refiere, uno crucial es la evaluación: ¿cómo se va a evaluar y promocionar en la LOMCE?  Centrándonos en lo referido a la ESO, la LOE lo regula en su artículo 28; lo que se prevé por parte de la LOMCE lo tenéis en la página 20 del documento que os he enlazado. He aquí un extracto de lo más interesante:

LOE
LOMCE
1.- Las decisiones de promoción se adoptarán por acuerdo colegiado de la junta de evaluación.
2.- Los alumnos promocionarán con ninguna, una o dos materias suspensas.
3.- Se repetirá curso con tres materias suspendidas o más.
4.- Excepcionalmente, se podrá promocionar con tres materias suspendidas si se cumplen una serie de requisitos (véase el artículo 28).
1.- Las decisiones de promoción se adoptarán por acuerdo colegiado de la junta de evaluación.
2.- Los alumnos promocionarán con ninguna, una o dos materias suspensas, siempre que estas no sean a la vez Lengua y Matemáticas.
3.- Se repetirá curso con tres materias suspendidas o más, o con solo dos, si son Lengua y Matemáticas juntas.
4.- Excepcionalmente, se podrá promocionar con tres materias suspendidas o con Lengua y Matemáticas a la vez si se cumplen una serie de requisitos (véase el documento de CCOO).

   Todos sabemos que las juntas de evaluación son el momento crucial del curso. Si los criterios por los que se rigen son acertados y sus decisiones son justas y equilibradas, tendremos un pilar muy sólido para un buen sistema educativo, pero, si es al contrario, lo que sin duda tendremos garantizado será un sistema desastroso. En un artículo de no hace mucho, analicé en profundidad el funcionamiento viciado de las actuales juntas de evaluación, el cual está en absoluta coherencia con un sistema como el nuestro,  también viciado y fuertemente condicionado por la presión sobre los profesores para que concedan un aprobado fácil. Este es, me remito al artículo citado, uno de los peores males de nuestra educación, por sí mismo y por ser fuente de otros.
   Los raíles por los que circulan nuestras muy mejorables juntas de hoy son los que establece el artículo 28 de la LOE, ley que tiene proscrito el rigor educativo, cosa que uno se explica a la perfección: ¿qué rigor puede esperarse de un sistema en el que se promociona con dos materias suspensas y todavía, por si esta molicie falla, se establecen unos requisitos absolutamente movedizos para que se pueda promocionar con tres? El que tenemos, o sea, ninguno, como se comprueba en las actuales juntas de evaluación, que retraté ya sabéis dónde. Y ahora, el PP nos trae su LOMCE asegurando que va a hacer que nuestro nivel educativo suba como la espuma, pero conserva esas cruciales pautas tan viciadas como están: ¿se imagina el PP que así va a subir el nivel educativo? ¿Es tan ingenuo de pensar que esa subida la va a conseguir solo con las reválidas? Tengo mis dudas. ¿O acaso es que el PP cree que no existe la presión por el aprobado? Pues existe, y está muy interiorizada por la sociedad, los alumnos, la Administración educativa, la inspección e incluso parte del profesorado. Una cosa así no se cambia de la noche a la mañana y con políticas cosméticas, exige una actitud que el PP no está demostrando, lo que le sitúa, aunque pretenda hacernos creer otra cosa, exactamente en el mismo discurso que defienden el PSOE y los demás valedores del actual sistema. Con normas como estas, no va a mejorar la enseñanza en España, ¿será tal vez que lo que el PP busca es otra cosa?  

7 comentarios:

  1. Yo digo a quien, ajeno a la enseñanza, me pregunta por esta "nueva" ley y también lo he comentado con compañeros de trabajo que esto no es más que la LOGSE V. Y ahí está el ejemplo que has puesto. En aspectos fundamentales no cambia absolutamente nada y en otros empeora, y como aspectos fundamentales como la evaluación y promoción no cambian y otros empeoran, cada ley educativa es peor que la anterior y así un ministro como este que tenemos ahora, me niego a citar su nombre, dice que la escuela pública ha dejado de cumplir su papel en la sociedad. Así la liquidación de la enseñanza pública va ya a marchas aceleradas.
    Pero no nos engañemos, su liquidación comenzó hace ya 23 años, e incluso antes y no fue el PP quien la inició. Lo que haga el PP y un ministro como este no es de extrañar en absoluto. Pero a muchos les ha gustado estar cómodamente ciegos o mirando para otra parte.

    ResponderEliminar
  2. Hesperetusa, cuando hablo en este artículo del PSOE "y los demás valedores del actual sistema" me estoy refiriendo al autoproclamado progresismo educativo, esto es, la izquierda política y sindical, más el pedagogismo y los movimientos de renovación pedagógica. Con planteamientos pretendidamente favorables a las clases pobres, han hecho una ley tremendamente clasista y perjudicial para los menos pudientes, con el resultado de que han estado esos 23 años que tú dices demoliendo poco a poco la enseñanza pública y haciéndole el juego a la peor derecha, la cual, mira por donde, gobierna ahora y ya lo único que tiene que hacer son cosas como dar el golpe de gracia a la pública, detraer fondos para la privada o reponer la importancia de la religión en los centros. Si los otros no hubieran estado dos décadas allanándoles el camino, no hubieran tenido la situación propicia ni para intentarlo. Solo una cosa más: los modos despóticos del supuesto progresismo educativo también lo descalifican considerablemente.

    ResponderEliminar
  3. Magnífico análisis. Desde luego, la gran incógnita es por qué la izquierda dejó de defender la enseñanza pública como palanca de ascenso social (cuándo sí lo sabemos: en 1990). Que la derecha, como dices, enseñe la patita y hasta la pantorrilla, entra dentro de lo previsible, pero el destrozo que la izquierda ha hecho en la educación no tiene desperdicio...

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido, Mr. Finch. Para responder a esa gran incógnita, haría falta verter ríos de tinta, pero, entrando en tu blog, he visto a comentaristas y seguidores que podrían decir bastante de esto: Xavier, David, Borja, Begoña... todos curtidos soldados de esta guerra. A Xavier lo conozco del fallido intento de implantar SPES aquí en Madrid, y a los otros, de aquella aventura épica que se llamó Deseducativos. Luego continúo, que acaban de llegar unos amigos.

    ResponderEliminar
  5. Continúo, no sin antes señalar que detecto por ahí otro planeta que orbitaba en torno a Deseducativos: el blog de Gregorio Luri. En fin, Alberto, que se sabe de qué pie cojeamos ambos. Así pues, no desconocerás el manifiesto que en su día lanzó este grupo, una de cuyas principales propuestas era que la primaria volviera a ser hasta los 14 años. Sería largo de explicar el porqué del despropósito de suprimir el 7º y el 8º de EGB y crear los desastrosos 1º y 2º de ESO, pero pocos podrían negar hoy que su principal motivo no fue pedagógico, sino corporativo: dar una vía de escape para que muchos entonces profesores de EGB pudieran acceder por una puerta falsa a la tan ansiada jornada continuada. Habrá quien quiera echarme a los leones por decir esto, pero es cierto y, además, dados los resultados del primer ciclo de la ESO, lo que nadie puede negar es que el invento ha sido un fracaso. ¿Por qué digo todo esto? Por señalar otro de los pufos de la LOMCE: si de verdad quiere reparar los destrozos de la LOGSE, no se entiende que respete su fallida estructura, que está en el fondo de su fracaso. Un proyecto que realmente quisiera reorientar nuestra educación hacia mejores resultados tendría que empezar inexcusablemente por implantar un sistema radicalmente distinto ya desde la estructura, que es algo crucial, cosa que no se hace. La LOMCE, como en su día ocurrió con la LOCE, tiene más de gesticulación superficial que de voluntad de cambio. Toca lo que le conviene, porque la destrucción del sistema público perpetrada por las leyes socialistas es algo muy del gusto de la derecha. Este problema ya es viejo en el mundo capitalista y no es nada casual; lo retrata muy bien un libro muy del gusto de los deseducativos, "La escuela de la ignorancia" (Acuarela Libros, 2002) de Jean-Claude Michéa.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la bienvenida. Seguí en la distancia la trayectoria (no muy larga sí muy fructífera) de Deseducativos, un auténtico movimiento de resistencia que influyó mucho en el surgimiento de voces críticas, también en Navarra. Comparto tu postura (y la del manifiesto) respecto a la EGB, aunque es algo que a estas alturas ya parece imposible. El PP ha perdido una ocasión que no sé si volverá a darse para acometer una reforma-demolición del sistema. Está claro que no ha querido hacerlo, no tanto por falta de valentía, que también, sino porque, en el fondo, le puede la idea de "ya que tenemos mayoría absoluta, hagámoslo a nuestra manera que el pueblo nos ha respaldado". Y así tiene la LOMCE casi tanto sustrato ideológico como las leyes socialistas. En relación con la pregunta (me refiero al olvido de la izquierda de la defensa de la instrucción pública), precisamente Xavier ha tratado de encontrar respuesta, aunque, me temo, no ha llegado todavía a ninguna conclusión. Tomo nota de ese título. Es probable que, en el fondo, como dices, la derecha estuviera deseando dar la puntilla a la enseñanza pública. Entre todos la mataron y ella sola se murió.

    ResponderEliminar
  7. Te digo más: yo creo que la derecha española tardó en darse cuenta de que la LODE y la LOGSE son leyes que ni hechas por ellos mismos. Como en tantas otras cosas, el PSOE les hizo el trabajo sucio. Este órdago de la LOMCE ni lo necesitaban: es una muestra más de que la política española sigue siendo la pelea a garrotazos de Goya, pero me temo que, al final, han dado una vuelta de rosca tan pasada que les va a acabar perjudicando también a ellos, no solo a la enseñanza.

    ResponderEliminar