viernes, 27 de diciembre de 2013

Silva, Blesa y Julio M. T.

   Parece que el juez Elpidio Silva se ha puesto de moda, ya que hasta "El País" y la cadena SER le dan un eco que, en el momento en que lo empapelaron, le negaron o casi negaron los grandes medios, incluido el grupo PRISA, y solo se lo dimos cuatro conspiranoicos alucinados como este vuestro guachimán (véase aquí y aquí), bien que con paupérrimo éxito de público y crítica. Una vez más, el guachimán se adelanta a los grandes medios informativos, está hecho un crack
   Y es que no había más remedio que hacer caso a Silva: después de asuntos como Bankia en general, las preferentes, Díaz Ferrán o aquel del banco de Florida, ¿cómo no se iban a tomar medidas contra Blesa? Él las tomó y ya ven los resultados: ¿qué pasa aquí? Ahora salen a la luz los correos de Blesa, pero la justicia los considera irrelevantes para la causa contra Silva: ¿qué pasa aquí?
   Los asuntos en que está envuelto Blesa no solo tienen un alcance económico que se mide en una cifra mareante de euros, no solo apestan a abuso de poder y corrupción política, sino que además han llegado a tener graves consecuencias en las vidas de las personas: a miles de ellas, el banco en que confiaban, sencillamente, las engatusó para robarles el dinero (esto es delirante; simplemente, descalifica a España como país), pero incluso hay más: con algunas pocas, las cosas han llegado mucho más lejos. Así ocurrió por ejemplo  con el policía local Julio M. T. y el director de sucursal de Bankia que le vendió las preferentes, al cual Julio apuñaló hace unos meses. La pasada Nochebuena, Julio apareció muerto en su celda de la prisión de Abolcàsser. Parece ser que se ha suicidado.  No diré que Blesa deba sentarse en el banquillo por esto, pero él y quienes sacaron tajada del latrocinio institucional de los últimos años deben ser juzgados severamente por tan gravísimo asunto. Por eso sorprende y asusta que, a Elpidio Silva, en lugar de escucharle y apoyarle, parezca que se le está persiguiendo, y alegra que los grandes medios le den el eco que en su día le negaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario