domingo, 23 de junio de 2013

Se nos fue Javier Tomeo

   He leído hace unos minutos la noticia: con ochenta años de edad, acaba de morir Javier Tomeo. Siento una gran admiración por este escritor, al que hace algún tiempo dediqué este artículo:

 
   Descanse en paz Javier Tomeo, un estupendo escritor, con cuyos libros, que siempre recomendaré, he pasado unos fenomenales ratos de lectura.

2 comentarios:

  1. Habia puesto un comentario en la entrada anterior, pero con los problemas que tengo para comentar ha desaparecido en la nada. Es una situación desdesperante y por eso comento menos en el este blog de los que lo haría normalmente. De todos, modos no aporta mucho más a los que has escrito tanto en la entrada como en los comentarios.

    En cuantoa Javier Tomeo, hace años lei El gallitigre. El verano sería una buena epoca para buscar alguna de sus obras en la biblioteca, aunque tampoco este verano me será propicio para la literatura.

    Y digo buscar en la biblioteca, porque no sé si sus obras serán "encontrables" en el sistema "normal", donde se publican tanta "literatura basura" que vende como hamburguesas y patatas fritas congeladas.

    ResponderEliminar
  2. En las bibliotecas está, desde luego, porque bastante de lo suyo que he leído lo he sacado de bibliotecas. Lo de las librerías ya es otro cantar, te contaré una anécdota. Hace unos meses, puesto que dos de los libros suyos que considero mejores ("Diálogo en re mayor" y "Amado monstruo") no los tenía salí un día a comprarlos y no los encontré en ninguna de las librerías grandes ni en la calle Libreros, pero, por suerte, para algunas cosas podemos seguir diciendo aquello de Madrid es Madrid. Ese mismo día, ya paseando por las calles del barrio de Malasaña, pasé casualmente por delante de un establecimiento muy peculiar: una cafetería librería llamada "Tipos infames", donde los tenían los dos. Está en la calle San Joaquín y la llevan unos chicos jóvenes que parecen estar muy al tanto del mundo de los libros. Es un sitio agradable y animado, con gente tomando sus consumiciones, charlando, leyendo o comprando libros. Se dedican además a la animación cultural, pues me consta al menos que hacen presentaciones de libros. Otra cosa: si lees la noticia sobre la muerte de Tomeo que he enlazado, verás que ahí se dice que tenía una cierta obsesión por la revisión de sus libros; he de decirte que juraría que el "Diálogo en re mayor" que tengo ahora en casa no termina igual que el que leí hace unos años.

    ResponderEliminar