sábado, 22 de noviembre de 2014

Una aclaración sobre los presidentes autonómicos

Hola, amigos:
   Ayer puse en el blog tres artículos con el título Insignes primeros ciudadanos (autonómicos). Tuve que dividirlo en tres partes porque, supongo que por razones de exceso de carga (lleva dieciséis fotos), el sistema no me lo admitía en una sola. el caso es que acabo de comprobar que, al menos en mi ordenador, al entrar en mi blog solo aparece en pantalla un artículo. Por si la cosa dura mucho, os dejo los enlaces de esos artículos, que creo que reflejan un dato muy significativo de la gran fuente de problemas que ha acabado siendo el estado de las autonomías. Aquí están:
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 1.
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 2.
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 3.
   En el primero encontraréis información sobre Juan Hormaechea, Gabriel Urralburu, Javier Otano, Yolanda Barcina, Juan José Ibarretxe y José Marco.
   El segundo está dedicado a Jordi Pujol, Artur Mas, Pasqual Maragall, Eduardo Zaplana y Francisco Camps.
   El tercero habla sobre Jaime Matas, Ramón Luis Valcárcel, Ignacio González, José Antonio Monago y Alberto Núñez Feijoo. Termina con unas breves consideraciones acerca de otros presidentes y unas conclusiones, la principal de las cuales podría ser esta: ¿qué puede esperarse de las autonomías si nada menos que sus presidentes se comportan así?

4 comentarios:

  1. A mí no me había llegado ninguno de los tres. Te agradezco el ingente trabajo realizado, creo que debería salir en todas las cadenas a las 12.00 del 31/12 en lugar de las uvas. Lo digo en serio, creo que todavía queda mucha gente que no se para a pensar hasta que punto la podredumbre está generalizada. Algunas cosas no las conocía y, sí, he echado de menos algo (aunque no he entrado todavía en todos los enlaces y puede que lo hayas puesto). Es el famoso caso de los tránsfugas de ¿2003? que dio por primera vez el gobierno al PP en la Comunidad de Madrid. Quizá parezca una cuestión menor, pero tanto por el cinismo con que se realizó (comisión investigaddora de opereta incluida) como por las consecuencias que ha traído después, me parece muy relevante.
    Y te pido permiso para colgar los tres enlaces en la sección de comentarios de mi blog, en el post "La España que no existe (II) o, por lo menos, lo relativo a los catalanes. Citando la fuente, por supuesto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Encantado de que cuelgues los enlaces, Molina. En cuanto al infausto Tamayazo del que hablas, en él estuvieron implicados personajes tan ejemplares como los socialistas Tamayo, Sáez (los diputados tránsfugas, lo que nos concedió a los españoles una de las primeras ocasiones para comprobar la clase de personajes a los que convertíamos en parlamentarios con nuestros votos) y Balbás, un corrupto profesional, lo mismo que Romero de Tejada (uno del PP que participó en la operación). Todos pringados en intereses urbanísticos. Recordarás, claro, que aquel episodio político dio ocasión de lucimiento a uno de los estrellados de hoy en día: Francisco Granados.

    ResponderEliminar
  3. Un tema interesante que tratarè de leer atentamente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Otro para ti, Paco. Aunque parezca escuálido, gracias a los enlaces, el manojo de artículos reúne mucha información.

    ResponderEliminar