miércoles, 23 de abril de 2014

La retórica parda de CCOO y ANPE

   Ha saltado hoy a los medios de comunicación la noticia de que la comunidad de Madrid pretende abrir la puerta a que titulados de otras carreras puedan ejercer como maestros, es decir, profesores de primaria. Demostrando su opotunismo, su corporativismo, su hipocresía, su cinismo, su falta de consideración hacia los demás, su condición de maquinarias burocráticas desligadas de la realidad educativa y su gran capacidad para sumergirse en todos los charcos, CCOO y ANPE se han descolgado condenando esta medida con los "argumentos" siguientes:  
   1.- Permitir que los licenciados ejerzan en primaria representa una vuelta al pasado. Lo cual no tiene por qué ser malo en sí mismo. Por ejemplo, en su día, recuperar la democracia en España fue una vuelta al pasado, y nadie dudaría de que fue bueno. Ahora que se la están cargando, volvemos a apreciarla en todo lo que vale. En el caso este de los licenciados y el ejercicio profesional en primaria, a lo mejor representaría una vuelta a la sensatez y a la justicia, como vamos a ver.
   2.- Que el sistema de permitir ser maestros a los licenciados se suprimió  en aras de la mejora de la enseñanza. Esto es una MENTIRA radical: se suprimió cediendo a viejísimas presiones corporativas e interesadas de los titulados en Magisterio (título de grado medio), los cuales veían en los licenciados (titulados de grado superior) a unos incómodos competidores que, a menudo, les superaban en las oposiciones, oposiciones que, atención al dato, se organizaban teniendo en cuenta los programas de las escuelas de Magisterio, lo que teóricamente era ventajoso para sus alumnos. Este asunto lo conozco muy bien, ya que yo empecé en la enseñanza, precisamente, como licenciado que sacó unas oposiciones a EGB y puedo decir con absouta rotundidad ciertas cosas: primera: que quien supera las pruebas es quien merece la plaza, sea licenciado o maestro. Segunda: que es de toda lógica y sucede en todos los escalones de la Administración que los títulos superiores te sirvan para presentarte a puestos análogos de categoría inferior,  o sea, que lo anormal es el blindaje corporativista de ahora. Tercera: que en los nueve años que estuve en EGB, pude constatar que, en medio de una mayoría de profesores que no miraban títulos ni títulas, había un puñado de resentidos que siempre se quejaban de que los licenciados les robaban plazas (como si fueran suyas); me temo que estos son los que han conseguido, por fin, el actual blindaje. Cuarta: que el hecho de ser licenciado no me produjo ninguna situación de desventaja; eso de que para ser un buen profesor hay que leer un montón de pedagogía es MENTIRA: un  buen profesor nace de otra serie de factores, entre los que pesa bastante el saber mucho de la materia que va a enseñar, aunque no haya leído a Piaget. Quinta: que eso de que sacar a los licenciados de la primaria pueda repercutir en la mejora de la enseñanza es una de las gilipolleces más gordas y más perversas que he oído, al alcance solo de nuestros sindicatos.
   3.- Que con impedir que los licenciados fueran maestros se dio mayor relevancia a la profesión. Hace falta ser cínico para decir esto: ¿desde cuándo expulsar a la excelencia que representan los estudios superiores puede servir para dar relevancia a nada? ¿Qué relevancia tienen hoy un profesor de primaria o de secundaria? ¿Cómo pueden los sindicatos que llevan años permitiendo con su silencio cómplice que se hunda la profesión docente atreverse siquiera a mencionar este asunto de la relevancia de la profesión?
   4.- Que para ser maestro es fundamental el compromiso con la profesión. ¿Debemos con esto entender que CCOO y ANPE suponen que un licenciado no es capaz de comprometerse con la profesión docente? Bonita manera de insultar a los licenciados en general y a los que ejercen la docencia en particular. No hay duda de que la zafiedad se ha adueñado de los grandes sindicatos de la enseñanza.
   5.- Que en la etapa de primaria son fundamentales la didáctica, las metodologías y las pedagogías. Y en la de secundaria, y en la de FP, y en la universitaria...: en todas, ¿no lo saben los señores de los sindicatos CCOO y ANPE? ¿Es que ya son tan sindicalistas que desconocen su oficio? Por otra parte, que no nos crean tan ingenuos: eso de que la didáctica y las metodologías y las pedagogías se aprenden solo en las escuelas de Magisterio es otra MENTIRA; en las escuelas de Magisterio lo que pasa es que se han hecho los amos los pedagogos y cada vez sus programas están más hinchados de vacua palabrería pedagógica, que, a la postre, cuando te metes en un aula, sirve para bien poquito, lo he visto con mis propios ojos en nueve años de ejercicio en EGB y veintidós en secundaria. Eso sí, para que vivan como reyes los popes de la pedagogía, viene que ni pintada.
   En suma, aplaudo la medida de la comunidad de Madrid, esa "vuelta al pasado" que va a permitir que personas capacitadas para ejercer en primaria con sus títulos de licenciados -cosa de la que somos prueba miles de profesores en activo- recuperen la posibilidad de hacerlo, la cual se les había arrebatado gracias a los enjuagues de estos sindicatos que defienden impresentables privilegios corporativistas, pero que, como pudimos ver en el conflicto de 2011, no están capacitados para liderar estrategias que defiendan los intereses del profesorado. Los derechos de los profesores están hoy tan bajos como no los he visto en mis treinta y un años de profesión, gracias a la inoperancia de estos sindicatos inanes que padecemos: por lo menos, que no nos castiguen con demagogia corporativista.

9 comentarios:

  1. Mira Pablo, es que esto ya ofende: es tal la obsesión por evitar que se note que uno sabe mucho de psicopedagogías y metodologías (o sea, que se note que no sabe nada sobre aquello de lo que debería saber), el empeño en hacer bandera de la mediocridad, del humo y de la tontería, que se defiende lo indefendible. ¿Qué ocurrió con aquellas famosas pruebas, también, en la comunidad de Madrid, las de "los moluscos y los crustáceos"? Que los sindicatos se indignaron por el hecho de que se hicieran públicos los resultados, cuando lo indignante, lo vergonzoso, eran los propios resultados. ¿Una prueba específica para entrar en Magisterio? Me parece una buena medida (seamos claros: solo quien no confía en su capacidad o quien no está dispuesto a esforzarse rechaza pasar por una prueba. Lo mismo con las oposiciones: qué mejor manera de tener opciones que unas pruebas exigentes. Claro, para quien pueda y quiera. Al que busca colarse en la función pública con la ley del mínimo esfuerzo, lo que le conviene es una chorraoposición, a ver si hay suerte y le toca). Que me voy de tema. El problema de las facultades de educación no se soluciona solamente modificando la nota de corte o añadiendo pruebas generales. Como bien dices, Pablo, gran parte del problema tiene que ver con qué se enseña en estas facultades y con quiénes lo enseñan. No soy de los que piden el cierre de las facultades de pedagogía porque creo que la didáctica (y digo bien, porque no hablo de "psicopedagogías" ni "metodologías") es fundamental (un ejemplo: yo no puedo dar un concierto sin mi guitarra, pero la guitarra no toca sola) y porque creo que los profesores de los futuros profesores sí deberían aportar a estos su experiencia. ¿Nadie se plantearía que docentes con amplia experiencia tuvieron algún tipo de promoción profesional para pasar de la Secundaria a la Universidad y transmitir lo que saben a los que después los van a sustituir? La pregunta es retórica, por supuesto.

    Así que, según el tipo de ANPE, la formación del maestro es "generalista pero también muy especializada". No se lo cree ni él. Hace unos años, durante el Doctorado, tuve ocasión de participar en un grupo de investigación sobre los planes de Magisterio. Estuve viendo unos vídeos en los que estudiantes de Magisterio discutían, analizaban y criticaban estos planes. ¿Sabes cuál era la conclusión, después de tanta psicopedagogía? Que entraban en un aula y no sabían ni que hacer.

    La duda que me queda, sobre la propuesta de la Comunidad de Madrid, es: ¿los licenciados opositarán al Cuerpo de Maestros o harán una prueba diferente? Si es lo primero, me parece un acierto. Es más, debería extender al resto de España.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo no me fijé en el contenido concreto de la prpuesta, sino en la respuesta sindical, que me parece abominable, y es de eso de lo que trata el artículo. Me decía hoy un amigo que la propuesta de González puede ser un brindis al sol, porque la competencia de determinar las tituilaciones exigidas para ser profesor de primaria la posee el estado. En la actualidad, se señala en la LOE y se concede solo a los titulado en Magisterio, y eso no lo ha cambiado la LOMCE, así que... ¿Qué hay detrás de la iniciativa de González? No lo sabemos, pero mejor no fiarse. Dado que aparecía rodeado de rectores, yo le decía a mi amigo que tal vez estén empezando a presionar en favor de esa medida para que las universidades puedan crear un nuevo máster (Profesor de Primaria) para el que necesitarían abrir la puerta a más clientela, no sé.
      En otro orden de cosas, es que este país es de risa, Alberto: ANPE se pasa la vida clamando por la excelencia y poniendo a Finlandia como ejemplo, pero ahora va y sale con esto. ¿En qué quedamos? ¿No alabábamos de Finlandia la esmerada formación de sus muy bien pagados y bien considerados docentes? ¿Qué pasa, que si es para España eso ya no mola? Ciertos sindicatos son auténticos bazares de todo a un euro. La prueba esa del escándalo de la que hablas, la cogí yo por curiosidad y la hice sin el menor esfuerzo. Es inadmisible que personas tituladas que se presentaban a una oposición dodnd sabían que se iba hacer esa prueba no solo no la aprobasen, sino que, encima, algunos la resolviesen con burradas. Eso pone muy en entredicho a los centros de los que salen esos titulados, a sus programas y a las enseñanzas que suministran. La prueba la tienes en este artículo mío, en el que enlazo otro de mi amigo Mariano del Mazo, que es muy interesante porque Mariano conoce muy bien la profundidad del fraude de la formación de los futuros profesores:
      http://papabloblog.blogspot.com.es/2013/03/despues-de-cruzar-datos-no-hay-excusas.html
      Si te animas a leerlo, ya me contarás.

      Eliminar
  2. Pablo, creo que el acceso a las plazas de maestros o de primaria, por parte de los licenciados estaba blindado desde hace mucho tiempo, creo que desde los inicios de los años 90, al menos en el año 94 ya lo estaban. Y fue como dices no para mejorar la calidad de la enseñanza en primaria sino para quitarse unos adversarios muy molestos. Y no hay más que ver los vergonzosos resultados de algunos, porque quiero creer que los disparates que se hicieron públicos son sólo los de una minoría de opositores, opositores que, no olvidemos, tienen completada su carrera y su título para ejercer como maestros.

    Yo sólo he sido miembro de tribunal de oposiciones una vez y me encontré con lo que yo consideré auténticos disparates, pero eran asuntos dentro de la misma disciplina de Geografía e Historia y si se compara con los disparates de Magisterio eran sutilezas propias de una discusión bizantina sobre el sexo de los ángeles.

    Hay que tener en cuenta que un sindicato como ANPE tiene mayoritariamente en sus afiliados maestros y siempre ha defendido lo que les favorece: entrar en los institutos en el primer ciclo por ejemplo, pero luego perjudicar al licenciado profesor de secundaria. También estos sindicatos TODOS IGUALARON POR DEBAJO. Nos definieron como Enseñanza NO universitaria ¿Como se pude definir algo por lo que no es? Es algo con lo que lucho en muchas clases cuando mis alumnos analizan algo, un mapa, una obra de arte, por lo que no tiene. igualaron hacia abajo, eliminaron el Cuerpo de Catedráticos eliminado la durísima oposición que tenía (asi ahora en la "condición de" el ser liberado sindical cuenta) oposición, por cierto, que alguno de mis compañeros de trabajo más veteranos fue la que sacaron para trabajar en la enseñanza, es decir, como no había la condición necesaria de a que antes hubieras tenido que sacar la oposición de agregado podías presentarte directamente a la de catedrático. Esa oposición ya no existía cuando yo opositaba, donde por cierto una chorraoposición como dice Alberto, para que los interinos eternos entraran me tuvo durante tres años sin poder tener la posibilidad de sacar la plaza.

    Y el igualar por abajo nos ha traido también el no poder optar a la universidad, aunque ahí tienen también su propia gramática parda con su clientelismo caciquil e incluso nacionalista, al menos universidades provincianas que conozco. Como dice Alberto está desaprovechado lo que los profesores de instituto podríamos aportar, mucho, unamjor experianza docente y didáctica pues la incompetendia deidáctica de ciertos profesores universitarios la estoy sufriendo ahora mismo como alumna de la UNED, además saldríamos muy baratos (creo que no podemos impartir más de 6 horas porque nuestro horario ya está muy lleno con el instituto) Pero eso no lo defiende nadie, quizá porque los maestros no podrían optar a esas plazas de pocas horas.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Hesperetusa, se sacó a los licenciados de la primaria a golpe de decreto... en cuanto se implantó la LOGSE, una prueba más de que la agenda oculta de esta nefasta ley llevaba mucho no de mejora de la enseñanza, sino de favorecer a los colectivos más fuertes en los sindicatos de la enseñanza que la impulsaban. Imagíname a mí, por ejemplo, en 1994, un chico "progre", de izquierdas, afiliado a CCOO, que participó bastante animosamente en la huelga de 1988 que tuvo como uno de sus frutos la LOGSE... Imagíname reflexionando sobre el hecho de que, con la ley de sus progres y de su sindicato, él no hubiera podido entrar en la enseñanza, porque le habráin cerrado las puertas de la EGB por ser licenciado. Puedes creerte que esa reflexión me la hice y que aquella era la época en que ya empezaba a sentirme tricionado por "los míos", a tener la sensación de que algunas cosas no funcionaban y tampoco parecían muy ajustadas a los principios democráticos. Por eso me ha indignado tanto esta iniquidad de los sindicatos: porque ya está bien de machacar el clavo con la misma MENTIRA hija del corporativismo, de la envidia y de la mediocridad de algunos: los titulados que salen de las escuelas de magisterio no salen mejor preparados pedagógicamente y, encima, hoy en día, la poca formación académica que recibían antes creo que se ha reducido hasta lo irrisorio para dejar más sitio para pedasgogías inútiles, así pasa lo que pasa. Te contaré una cosa: cuando yo hice la oposición de EGB, en 1983, había un examen que era de pedagogía, en el cual tenías que exponer oralmente tres temas de un temario. Yo me lo preparé con unos temas bastante buenos de una academia y... entre tanto titulado de Magisterio con tres años de monsergas pedagógicas, fui el tercero de mi tribunal en esa prueba, de unos 20 o 22 aprobados, así que hay que pensar que tampoco se les preparaba bien ni en eso. Del temario de aquella prueba, yo, como observador externo y no convencido de la pedagogía, sentí que mucho de lo que se daba eran cosas opinables, discutibles y hasta perjudiciales. Te diré que, tal y como dice Alberto en su comentario, en mis posteriores 9 años en EGB pude comprobar que a muchos maestros la pedagogía solo les había metido confusión en la cabeza, sobre todo, en asuntos de convivencia y disciplina, en los que la doctrina oficial era la del profe amiguete, esa que ha hecho tantos estragos y que defienden "expertos" como María Acaso, que tanto eco tiene: aún podemos empeorar.

    ResponderEliminar
  4. Sr. Guachimán, solo puedo opinar desde mi humilde punto de vista como madre puesto que no soy docente. Esta condición mía me permite constatar que en su blog lo que he descubierto es que parecen ustedes estar siempre del mismo lado: el de los alumnos ¡¡por fin!!

    Un poco de sentido común en este caos que nos rodea. Me alegra enormemente comprobar que no estoy tan perdida como algunos piensan y me quieren hacer creer, que hay quienes ven lo que yo veo. Y es que a mí me da igual quien les de clase a mis hijos, solo quiero que aprendan, que se interesen por saber y descubrir cosas, que respeten y sean respetados. Pero esto que podría ser tan sencillo no lo es, parece.

    Siento por los profesores admiración y respeto (quien soy solo a mis padres y a ellos se lo debo), sin embargo, cuando las ideologías no dejan ver con objetividad lo que es bueno y lo que no para el alumnado... malo. Y de eso hay bastante (al menos a mi alrededor). Al igual que los nuevos métodos pedagógicos que reniegan de los sufridos libros. Temblando estoy de pensar que es posible que el próximo curso mis hijos pueden cursar todo por proyectos y yo solo he podido comprobar por la parte que me ha tocado en casa es que no aprenden nada o muy poco. Que el método finlandés será muy guay, pero en Finlandia que no hay treinta chiquillos por clase y bastante maleducados, por cierto. Que si algo bueno tienen los proyectos (que algo tendrán, supongo) yo aún no lo he descubierto. Y que mi casa a partir de las cinco de la tarde parece una academia particular y yo soy la "seño" que a mis hijos les refuerza lo que en clase no ha sido posible. Y no es que me importe ayudarles, que para eso son míos y soy la primera interesada en que salgan adelante. Pero si yo dedico tanto tiempo a esta labor (son críos normales, sin especiales dificultades para el aprendijaze) es que algo falla. Que no puede ser que cuando un niño llega a quinto de primaria el tutor te diga que en la clase van flojitos de cálculo, de expresión escrita, oral, de atención, que no saben memorizar y mucho menos estudiar, vamos, ná de ná... Y yo digo ¿y qué se ha hecho con ellos desde los tres añitos que están escolarizados en la mayoría de los casos? Menos mal que este año el tutor ha detectado estas carencias y ha corregido el rumbo poniendo cálculo, dictados, copiados, lecturas..., vaya, lo normal, y se ha notado una barbaridad en los niños. Le he felicitado porque ha hecho un trabajo excelente (y sin freírlos a deberes, además). Es decir, que como decía al principio, me da igual quién les de clase, pero quien sea, que lo haga bien y que esto lo deben hacer los que mejor capacitados estén. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Vega, yo soy docente, y como habrás podido comprobar, por lo que he escrito arriba, mis alumnos no son los más adelantados del centro. Tengo que decir que yo todos los años hago una programación, como es mi obligación, pero que en ningún momento voy a terminar el libro, ni les hago sentir esa presión a los alumnos de que "hay que llegar a la última hoja".
    Yo he podido programar que para el tema 4, pongamos un ejemplo necesito dos semanas, pero si mis alumnos necesitan 3 para comprenderlo, me voy a estar 3, porque no me sirve de nada pasar al siguiente tema y cepillarme a todos. Lo que quiero es que si damos 6 temas, aprendan esos 6. Y no que por dar 10 no aprendan 6.
    ¿Deberes? Pocos días llevan deberes a casa. Mis clases consisten en explicarles la teoría en cuestión, y luego que trabajen lascuestiones referentes a los contenidos en clase conmigo. Los tengo dispuestos en forma de U de manera que yo me paseo continuamente y veo cómo van. Ninguno se puede escaquear (son 9) y tampoco les da apuro preguntar (preguntan todas la dudas que tienen). Incluso si alguno se atasca, me siento con él a explicarle, y si en ese momento otro/a tiene problemas, y el de al lado sí sabe, se lo explica.
    Por eso le doy la razón a Pablo cuando dice que deberían tener otro título... mis alumnos son de 3º y 4º Diversificación y al acabar les dan el graduado en ESO. Efectivamente los contenidos que sí han dado lo han hecho al nivel de los cursos reglamentarios, pero ¿y los que no?. Por tanto no tienen alcanzados todos los objetivos de Secundaria... y no entiendo que me digan que sí dan todos los temas porque si en un curso normal les cuesta mucho entender... ¿sólo por estar 9, 10, 11 en clase ya lo entienden todo a la primera? Yo cuando tengo cursos trabajadores, tengo alumnos a los que las ecuaciones, las progresiones, etc tengo que explicárselas varias veces, y si nos metemos en problemas... mejor no hablar.
    En cuanto a lo que dices de ayudarle en casa... un buen profesor debería hacer que sus alumnos no necesitasen ayuda en casa, porque además es contraproducente. Mira este artículo del País: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/17/actualidad/1358445608_550169.html.
    Yo también tuve que ayudarles a los mios, y me enfadaba mucho cuando los maestros los agobiaban con 10 ejercicios de Lengua, 7 de Conocimiento del Medio, 12 de Matemáticas.... Llegaba la hora de cenar y aun estábamos puestos, y la cena sin hacer. Y eran buenos estudiantes, que conste.
    Los planes de estudios siempre están supeditados al gobierno de turno, y sufrimos los vaivenes que sufrimos. Ahora la Junta de Castilla la Mancha se ha sacado de la manga imponernos para el verano (el año pasado los claustros no lo aceptamos) el programa "Abriendo caminos" para dar los interinos clase a los alumnos que decidan los profes de Lengua, Mates e Inglés de 3º y 4º de ESO. Esos alumnos deben mandarse en lista a la Junta el 7 de mayo... ¿sabemos el 7 de mayo qué alumnos pueden estar en esa lista? porque encima tendrán que tener en Junio una nota mayor de 3....¿No sería mejor dar trabajo a esos interinos durante el curso? y no como limosna un mes? Encima, los alumnos que vayan a ese programa tienen de cara a septiembre una bonificación por el hecho de haber ido a las clases... ¿y el profesor de la asignatura sabe cómo lo ha hecho en verano? ¿se merece esa bonificación?.
    En fin...corto. Un cordial saludo para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, claro, Lourdes, es que los niños parecen estar siempre bajo un experimento continuo según quién lleve la batuta en cada momento y nos vuelven locos a todos. Si os escuchasen más a los que tenéis las ideas claras y dejaran de jugar a elaborar leyes sin ton ni son, simplemente por fastidiar al otro, nos iría mucho mejor. Fíjate que mi pequeño, con ocho años tiene que aprender las tablas y después de cantar la cancioncita que le mandan dice: "bueno, mamá, y ahora me estudio la tabla ¿no?" Es decir, que hasta un crío, por intuición, sabe que como no se lo "empolle" un poquitín, no lo va a aprender. ¿Cómo somos los mayores tan cerrados? ¿Cómo no vemos estas cosas? ¿Cómo delegan en mí, que no tengo los conocimientos necesarios para enseñar y sin embargo, en muchas, muchísimas ocasiones es conmigo con quien aprenden? ¿Cómo mi hijo dice "es que tú me lo explicas mejor" y no pregunta en clase? ¿Sabemos qué papel tenemos que desempeñar cada uno? ¿Cómo si yo no estoy detrás en la sombra apoyando diariamente y con muchísima dedicación, las notas bajan de inmediato? Claro que la educación es cosa de todos los que rodeamos a los niños, pero a veces la presión es enorme. Parece que en el cole, el que lo pilla bien y el que no... Es un despropósito. Esto requiere de muchísima reflexión, de mucho diálogo por parte de todos y solo pensando en el bien del alumno que nos necesita y no siempre nos encuentra. Y los que mandan están en la parra ocupados en sus cosillas y lo único que siembran es confusión entre todos los afectados, vosotros, los maestros, nosotros, los padres y por consiguiente entre los niños que son los principales paganos de este desastre. Yo pienso que la inmensa mayoría de profesionales hacen su trabajo lo mejor que pueden y saben, faltaría más, pero también creo que los métodos son confusos y que como cultivar el pensamiento y el criterio propio no está de moda, hay quienes de dejan llevar por corrientes que solo llevan a la deriva y para cuando nos damos cuenta, hay una serie de generaciones y cursos perdidos. En fin..., como dices, también corto porque esto es interminable. Un afectuoso saludo y ánimo a todos.

      Eliminar
  6. Naturalmente, me resultaría imposible responder a todos los asuntos que planteáis, por no hablar de que en más de uno no tendría que añadir ni una coma a lo que ya habéis dicho. Hay un asunto que parece gravitar en lo que decís ambas: la sobrecarga. Es cierto que en nuestros planes educativos a los niños se les exige mucho, lo que contrasta con los pobres resultados que luego obtienen muchos. La contradicción es solo aparente, porque hay mucha lógica en lo que sucede: el que puede con todo (a base generalmente de sesiones maratónicas de estudio) aprende mucho (porque no olvidemos que aquí hay niños que aprenden mucho), y el que no, más tarde o más temprano revienta y se descuelga. Las principales causas de esto que yo veo son estas: sobrecarga en los programas, a menudo debida a presencia de contenidos indebidos en muchos cursos (por ejemplo, ciertos contenidos de sintaxis en primaria) y absurdas en innecesarias repeticiones (¿por qué las literaturas de 3º de ESO y de 1º de Bachillerato tienen los mismos autores?). Esto es un fallo en los programas que habría que arreglar, pero, si os fijáis, replantearse los programas (cosa que debería hacerse) es una cosa que implica reformar muy en profundidad y muy en serio (cosa que ni de lejos quieren hacer nuestros políticos). Tampoco perdamos de vista el alto número de horas de clase que tienen nuestros estudiantes; en secundaria, se pasan 30 horas semanales metidos en el instituto: ¿cuántas horas salen si queremos que luego estudien en casa? No perdamos esto de vista: habría que buscar un replanteamiento más eficaz de los horarios de los alumnos. Cambiando de tema: el MEC ya ha dicho que de licenciados en Primaria, ná de ná, ¿qué os decía yo? Estemos atentos.

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente, Pablo... la repetición de contenidos es evidente (lo oigo decir a mis compas de Lengua), y lo veo en Matemáticas: dan ecuaciones en 1º de la ESO, en 2º y en 3º. Las de 2º grado y sistemas las dan en 2º y luego en 3º y en 4º.
    Hay alumnos que no tienen capacidades para entender los problemas de ecuaciones (del tipo que sean) en 2º de la ESO, y lo he visto en el Plan de Acompañamiento (PROA) que he estado llevando estos 3 últimos años. Este año ya no hay dinero ni para atender a ese tipo de alumnos, y eso que los pobres que llevé el curso pasado me paraban casi a diario por el pasillo y me decían: "¿cuándo empezamos las clases de apoyo de por la tarde?".
    ¿No sería más lógico dejar determinados contenidos para cursos más avanzados y no sobrecargar los temarios?. A mis alumnos de 3º de diversificación que les cuesta sangre, sudor y lágrimas entender los problemas de ecuaciones simples les dejo los sistemas y las de 2º grado para 4º porque si les meto todo de golpe...se agobian y se descuelgan. Y ese es el motivo de que muchos alumnos, como tú dices, Pablo, terminen reventando y abandonando.
    Y respecto a los horarios...yo a los de diversificación de 3º les doy 10 horas semanales de clase, más la tutoría...eso significa que hay días que les doy 3 horas, de las cuales obviamente dos son seguidas. Si los machaco con teoría las dos horas... ni ellos ni nadie son capaces de seguir la clase. Por eso hoy, por ejemplo que se me ha dado el caso, la primera he explicado, la segunda hora hemos hecho ejercicios gráficos sobre lo que acabábamos de ver... y luego a última hora que volví a tenerlos me los llevé a ordenadores para que hicieran en el aula unos cuestionarios que les había preparado (con nota, por supuesto) en papás por el programa moodle que les entretiene más que nada porque compiten a ver quien saca más nota.
    Imaginaros si no cómo consigo que unos alumnos me sigan un viernes 3 horas...
    En cuanto a lo de los licenciados en Primaria...era de esperar.

    ResponderEliminar