domingo, 26 de mayo de 2013

Zafarrancho en DRY

   Deseoso como está este guachimán de integrarse en alguna organización de carácter político que proponga acciones destinadas a darle un vuelco democratizador a nuestro estado actual de cosas, hoy se ha lanzado con interés sobre esta noticia de "El País":
 
 
 
   Si leéis el tercer párrafo de la noticia, veréis que allí se dice que, por esta iniciativa, DRY ha sido hasta calificada de fascista por los sectores más radicales del 15-M, movimiento al que DRY considera de un asamblearismo inoperante y del que, en consecuencia, se ha separado con este paso. 
   Se da la circunstancia de que uno de los movimientos que yo seguía con más interés era, precisamente, DRY, ya que estaba muy de acuerdo con buena parte de sus propuestas, pero me alejaban de ella estas razones: no se pronuncia acerca de la cuestión territorial (para mí, importantísima), su lenguaje y algunas otras de sus propuestas me parecían aún muy ligados a un utopismo progresista que creo ya envejecido, su inequívoco asamblearismo, la poca elaboración de sus propuestas y su rechazo de la vía política. No obstante, como la noticia de hoy implicaba un replanteamiento, me he metido en su página a ver las dimensiones exactas de este, y allí, para mi sorpresa, lo que me he encontrado ha sido un comunicado en el que DRY denuncia que quienes están llevando a cabo este salto a la política no son DRY, sino unos usurpadores de su nombre, y en el que además se ve que no es el 15-M quien califica de fascistas a DRY, sino DRY quien califica de fascistas a los promotores de la opción aireada por "El País", todo lo cual me ha llenado de estupor. 
   Lo dicho: zafarrancho en DRY, por si teníamos poco lío. Y, junto a esto, penoso cacao informativo de "El País"... ¿involuntario o deliberado? Sea lo que sea, malo es que un periódico manipule, pero que no se entere tampoco resulta glorioso.

10 comentarios:

  1. ¡Qué pena!
    Lo he leído con interés hasta la decepción final. Yo también llevo tiempo esperando que surja algo con visos de convertirse en algo serio y viable, y también tengo muy claro lo que quiero y lo que no quiero.
    En fin, a seguir esperando :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que el tiempo va pasando, Molina, y a medida que pasa, se acerca más 2015 y queda menos para maniobrar y construir algo. Y, por si fuera poco, yo percibo que, siquiera de manera sutil, partidos como el PP, el PSOE o los nacionalistas, (es decir, la plaga que nos ha hundido), han aguantado el primer arreón y cada día se van reafianzando más. Si en las elecciones de 2015 reflotan "su" sistema con pocas reparaciones o ninguna, apaga y vámonos.

      Eliminar
  2. Pues si queréis empaparos con los entresijos de la historia desde el punto de vista de los "esencialistas" de DRY no podés dejar de leer el relato de la escisión en este blog:

    Conspiración DRY

    Yo he seguido con mucha atención todos los movimientos internos dentro del movimiento 15M y soy incapaz de estar al 100% con los unos o con los otros. Aunque reconozco que desde el punto de vista intelectual, a pesar de su inoperancia asamblearia y de su purismo dogmático, me quedo finalemente con los "esencialistas" (me siento más cercano ideológicamente a ellos, aunque no comparto entre otras muchas cosas su falta de acción política dentro del sistema), porque el movimiento de constitución de la asociación (ADRY) y el movimiento político que ahora promueven (que podría haber sido un paso interesante y que comenzó con gente válida que se ha ido desmarcando del proyecto al ver su evolución) huele mal, huele a trepas en busca de poder, y contiene una fuerte connotación antipolítica y populista que se acerca demasiado en ocasiones a posiciones de la derecha falangista

    ResponderEliminar
  3. Conocía el blog, Pepe, aunque solo desde hace un par de horas, porque está enlazado en el comunicado de DRY. Ahora que tú lo recomiendas ya sí que me decidiré a mirarlo más a fondo. De los grupos surgidos de las indignación ciudadana (mareas, DRY, 15-M, algún que otro partido, plataformas como la de Anguita...), DRY era el que mejores o uno de los que mejores expectativas suscitaban. Siempre es difícil estar al 100%, con las opciones políticas, pero el problema de la mayoría de estas es que suelen sostener un factor, que nos espanta a muchos, entre ellos, a ti y a mi: la inoperancia para una acción política efectiva. Deberían tener cuidado, porque llevan camino de acabar convirtiéndose en hermosos episodios testimoniales para los telediarios de dentro de 20 años, y sería una pena. Estos de ADRY, por ejemplo, con su fe en el famoso instrumento consultivo ese que van a heredar de los Grillini pecan a mi juicio de ingenuidad, porque sin salir de Italia, hace unos años, una consulta acerca de las velinas, el bunga bunga o don Silvio habría arrasado en ese famoso instrumento consultivo: sacar a estas alturas como fabuloso invento un procedimiento para consultar las cosas que más gustarían a la gente es ignorar eso o que en Roma hubo gladiadores o que Camps ganó hasta estando procesado. No es solo eso, por eso insisto yo tanto en las propuestas, que son en general una carencia de estos grupos: no basta con decir yo quiero que empapelen a los chorizos; hay que decir también qué propuestas en positivo tiene uno y en torno a qué principios organizaría la sociedad.

    ResponderEliminar
  4. Sin entrar en valoraciones de grupos que para mi son prácticamente desconocidos, sería interesante que tú Pablo, volvieses a replantearte tomar la iniciativa de algo que tienes ya perfectamente perfilado. Estos medios pueden ser una buena catapulta y sé del desanimo que conlleva la falta de apoyos al lanzamiento por primera vez de una meditada iniciativa. ¿Por qué no a la segunda?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. De esto ya hemos hablado tú y yo, Paco, y, dado, que tú conoces por experiencia personal cómo funcionan los mecanismos de la política, no cabe duda de que estarás ded acuerdo en esto que te voy a decir: un grupo de acción ciudadana, ya sea partido, sindicato, tendencia en una organización ya existente o plataforma, tiene que empezar a crearse a partir de una convocatoria que vaya poco a poco añadiendo adeptos y fuerzas. Básicamente, una convocatoria así, para lanzarse a la palestra pública, debe partir de dos posibles focos: bien una persona o grupo de personas que por su proyección pública posean liderazgo y/o capacidad de convocatoria, o bien un colectivo de personas anónimas que carezcan de lo anterior, pero que tengan a cambio eso que acabo de decir: un soporte de grupo a partir del cual ir ganando eco en la sociedad. Un ejemplo del primer modelo es claramente UPyD, que se generó a partir del carisma de Rosa Díez y otras personas que la apoyaron, como Vargas Llosa, Savater, Buesa o Martínez Gorriarán; un ejemplo del segundo, son el 15-M o DRY. Yo, que soy un perfecto desconocido, como tú sabes, lancé hace unos meses entre mis amigos y algún familiar el anzuelito ese del documento que tengo en lo alto de la columna de la derecha, pero no encontré a nadie que me dijera: "Vamos adelante", a pesar de que todos los destinatarios erais personas corrientes afectadas y a menudo perjudicadas por el apaleo del régimen. Voy a hablar con sinceridad aunque me llaméis fantasma: esa propuesta mía, a pesar de haber sido concebida como una muy embrionaria invitación a ponernos a hablar, está mucho más desarrollada y es mucho más clara que todas (no digo la mayoría: digo todas) las de las plataformas que andan por ahí, incluida la de un político tan experimentado como Julio Anguita. Después de estas calabazas, sigo pensando una cosa: que si mañana me encontrase con cinco personas que me dijeran que han leído esa propuesta y que están dispuestas a que dialoguemos para negociar sobre esa base una nueva propuesta aceptada por todos con las que lanzarnos a la arena, tendríamos la chispa que pusiera en marcha el motor para actuar muy en serio. El problema es que no tengo ni una respuesta así. En cuanto a los medios de la red, los tengo en observación, Paco, y solo me lanzaría a ellos cuando no estuviese yo solo, sino cuando fuésemos un grupo respaldado por algo que pudiese llamarse ya programa común y con una propuesta muy elaborada que no te pudiese parasitar el primer piernas que apareciera. La razón es la siguiente: lanzarse uno solo a crear, por ejemplo, una página en Facebook, llamando a personas desconocidas es un terrible riesgo que acabaría casi con toda seguridad en fracaso. Las acciones comunes tienen que partir de personas, y el 99% de lo que circula por Internet son identidades virtuales. Mañana mismo, si Paco, Pepe y Molina se animan, me pongo en marcha, porque sé quiénes son: a Pepe lo conozco cara a cara y estuvimos ya a dos milímetros de poner en pie algo importante; a Paco y a Molina solo los conozco por sus blogs, sus comentarios y un intercambio de correos, pero ya es suficiente como para decirles: "Vamos a vernos un día y hablamos". Y despues, ya se verá, porque el salto del acuerdo en el mundo virtual al del mundo real es gigantesco, de eso tengo experiencia, y aquí, al final, solo vale lo que se haga en el mundo real. En un muro de Facebook se me puede presentar cualquiera, desde la persona más seria del mundo hasta un troll o un imbécil, pasando por personas valiosas con las que al final no tendría nada en común, también tengo experiencia de eso. Mi plan es este: llegar a algo a partir de contactos con personas con aceptables garantías de afinidad, y a partir de ahí, echar a andar.

    ResponderEliminar
  6. Ojo con las mareas y los movimientos alternativos:

    Aquí tenemos la alternativa clásica del PCE de siempre:
    Público se hace eco de un “movimiento desde abajo”, sin disimular la adscripción a IU de alguno de sus miembros.
    Son los peceros de toda la vida, con su estructura organizada, sus marcas blancas y sus heterónimos o disfraces, a la que suman los diferentes colectivos en los que se han infiltrado y que instrumentalizan.

    ResponderEliminar
  7. Mariano, he entrado en tu blog y he visto el artículo sobre Muñoz Molina, que me parece estupendo. Luego, casualmente, he visto que en blog de Javier Orrico (que tienes enlazado) había un artículo en el que les daba a los de IU un repaso con el que estoy absolutamente de acuerdo, porque Orrico, como tú y como yo, hace hincapié en el pecado más imperdonable de IU: su absurda complicidad con los planteamientos separatistas: ¿qué hacía el genio de Madrazo yendo de la mano con los batasunos, o Herrera defendiendo planteamientos que coinciden con los de formaciones tan lamentables como ERC o CiU? Yo te lo digo: confundir a su cada vez más escaso electorado y suicidarse. Ahora, con la crisis, a lo mejor resurgen algo, pero va a ser engordar para morir, me temo. Es lo que tú dices: lo de siempre, o, dicho en alemán, lo von siempre. Tú ya sabes que yo sigo muy de cerca las mareas y los movimientos, con la misma precaución de la zorra con el busto de la fábula, precaución que, hasta ahora, siempre ha resultado muy razonable. Movámonos, Mariano, cada día que pasa es uno más que perdemos.

    ResponderEliminar
  8. Acabo de leer la entrada de Javier Orrico. Está muy bien, salvo en que no explica el paso del entusiasmo a la decepción. Por supuesto que es preciso hacer algo. Lo más importante es que no vampiricen los de siempre cualquier movimiento espontáneo y limpio en la sociedad. Son como la iglesia, todo lo corrompen y todo lo instrumentalizan.

    Desde luego, el travestismo político de IU es acojonante: un día se visten de ecologistas, otro de nacionalistas, algún día vendrán de cristianos progres. Aún no se han definido rotundamente sobre la falta de libertades en su modelo cubano. Luego, cuando han gobernado en España, también se han apuntado al trinque y a la subvención. Ahora pueden recoger los frutos del cabreo y la frustración. En fin....

    ResponderEliminar
  9. ¿Cómo que "algún día vendrán de cristianos progres"? ¿Estás tú muy seguro de que esa etiqueta no se la han colgado ya? Lo de la vampirización ya está en marcha, Mariano. Ya veremos si sale al fin alguna propuesta que ilusione. Sigo pensando algo que te he dicho ya alguna vez: si en el PSOE surge alguien que da una patada a la mesa y la vuelca y luego la levanta y pone encima unas propuestas y unas caras creíbles (lo del nuevo Suresnes, vamos), a lo mejor hasta despegan. La propuesta tendría que presentar cambios muy radicales, claro.

    ResponderEliminar