martes, 27 de julio de 2010

Veneno nacionalista

Si no hubiera sido porque me lo contaron amigos serios y bien informados, no me lo habría podido creer: en un campamento de vacaciones infantiles situado en Orio (el campamento Churruca, es de suponer que controlado por el amable nacionalismo vasco en cualquiera sabe cuál de sus versiones), no les permitieron a los niños ver la final del Mundial de fútbol. Al parecer, esa pequeñez deportiva interfería con las gimkanas y las piñatas que tenían programadas para ese día. Pero lo que realmente demuestra hasta qué punto llega la bajeza del nacionalismo vasco es que, además, los monitores, una vez terminado el partido, mintieron a los chavales diciéndoles que España (¿usarían esta palabra?) había perdido. Os parecerá una tontería, pero, para mí, detalles ínfimos como este dan muy bien la medida de lo que se puede esperar de una persona o, en este caso, de un credo político, y de quienes mienten a unos niños de manera tan miserable y malintencionada no puede estar más claro. Y por cierto que, si os metéis en un blog llamado http://www.contralosgigantes.es/, podréis ver una serie de lamentables episodios como este protagonizados por nacionalismos de todos los colores. Pues nada, un golito más de la selección española: el haber desenmascarado a ciertos energúmenos nacionalistas y haberles fastidiado un poquito; chincha rabia, que les habrían dicho los niños a sus provectos monitores de Churruca.

2 comentarios:

  1. Pablo, para que veas lo que pasa en las discusiones de tráfico de Gerona y sus alrededores.

    http://www.20minutos.es/noticia/782887/0/conductor/mata/pelea/

    Lo de estos es que peor que te manden a Cuenca.

    No sé si la discusión que originó que un energúmeno asesinara a un conductor ha tenido algo que ver con el espíritu de odio al otro y odio al diferente inherente a la cultura nacionalista, pero sí parece conveniente acudir a la autoridad si tienes un problema de tráfico puedes terminar igual que tras una discusión de fútbol en medio de la masa, el acohol y las tribus,

    ResponderEliminar
  2. Yo les tengo pánico a las discusiones de tráfico, por cosas como las de la noticia del 20 minutos. El día aquel nos la pusieron inevitable, porque el tío aquel nos estaba robando el sitio y a la vez llamándonos gilipollas delante de nuestras propias narices. ¡Como me lo encuentre algún día por Cuenca...!

    ResponderEliminar