miércoles, 10 de agosto de 2016

Deberían contar con los docentes

   Aunque ya sé que habrá quien piense que soy un ser sin entrañas, puedo aseguraros que soy un sentimental, por eso, cuando esta mañana he visto en "El País" una pequeña columna encabezada con la frase que da título a este artículo, se me han saltado las lágrimas. ¡Por fin en los medios se reconoce la desatención a que se nos tiene sometidos a los docentes!  ¡Por fin nos concede su comprensión "El País", que tantas veces nos ha mirado con gesto hosco y suspicaz! Lamentablemente, cuando he visto que la columnilla estaba inscrita en un artículo que tiene este titular: "El 87% de los profesores considera que la LOMCE no mejora la educación", he entendido de qué iba y se me han secado las lágrimas de manera fulminante: "El País" cree que deberían contar con los docentes, sí, pero cuando piensan (o una encuesta manejada por "El País" dice que piensan) lo que a este medio le conviene. Cuando no es así, a "El País", como a la totalidad de los medios, lo que piensen los docentes acerca de la educación le trae sin cuidado, y esto no tengo que argumentarlo mucho, basta con ver cómo se nos silencia de manera apabullante frente a las voces de "expertos" de nula o dudosa solvencia cuyo atractivo reside, por lo general, en venir armados de propuestas, protestas o innovaciones que van de lo discutible a lo descabellado, porque a nuestros medios les encandila más la espectacular pirotecnia de este colectivo que el discurso realista de los profesores reales, tales como Alberto Royo o Moreno Castillo, a quienes escuchan con disgusto y para que no se diga.
   Por lo demás, la veraniega andanada de "El País" adolece, como siempre que habla de la LOMCE, de este mal: no la critica por ser una mala ley (yo también pienso que lo es, pero hay que matizar), sino por particulares diferencias políticas, y así no hay manera. Empezamos ya desde el titular, que esconde una tremenda manipulación, porque seguramente será cierto que muchísimos profesores pensamos que la LOMCE no mejora la educación, pero queda oculto el contexto amplio que de verdad le interesa a este medio: la contraposición de la LOMCE con el sistema que él defiende y ha defendido siempre, el conjunto LOGSE-LOE que es bastante desastroso y que debe ser cambiado. Y esto es un hecho cierto: la LOMCE no mejorará lo que hay (o sí, no nos metamos a profetas), pero lo que hay, o sea, la LOE, es muy malo y, curiosamente, a "El País" nunca ha parecido disgustarle. Pero deberían estar  más tranquilos en este medio con la horrible LOMCE, ya que, como ellos saben muy bien, en realidad es la LOE que a ellos tanto les gusta con algunos añadidos y modificaciones que ha hecho el PP.
   Y entre estos añadidos hay algunos que yo considero buenos, como el intento que representa la LOMCE de poner algún freno a los abusos lingüísticos de los nacionalistas; que esto tampoco agrade a "El País" es algo que nunca llegaré a entender. También me gusta lo de las reválidas (como les gusta a muchos profesores, el propio artículo de "El País" matiza este aspecto), porque supongo que tendrán que representar el fin del aprobado regalado: con ellas en el sistema, todos tendremos ya que dar el programa completo y exigir que se aprenda, ya nadie se va a jugar su prestigio aprobando a los chicos con cuatro bobaditas si en el horizonte está una prueba que al final podrá ponerte en evidencia. Por esto, creo que, como colectivo, no nos deja en buen lugar que, a la pregunta: "¿La incorporación de las evaluaciones externas  (reválidas) que realiza la LOMCE es adecuada?", responda que no un 80'7% de los encuestados, si bien puede verse que la pregunta está formulada de manera muy ladina, ya que está abierta a que respondan NO tanto quienes rechazan las reválidas como quienes tan solo rechazan la forma de incorporarlas. Y es que el artículo, como hemos visto para esto de las reválidas y vimos antes para lo de la mejora que pudiera o no suponer la LOMCE, es un monumento a la manipulación. La encuesta en que se basa tiene cinco preguntas; veamos lo que ocurre con las tres restantes. 
   -¿La LOMCE contribuye a mejorar la inclusión educativa? Responden que no un 86'3%. Respetando las opiniones de cada cual, creo que aquí la manipulación se encuentra en el concepto de inclusión. Los defensores del sistema LOGSE han abusado de términos como marginación o exclusión; para ellos, todo aquello que representase sacar a un alumno de ese insensato café para todos que es la ESO ya era discriminatorio (cosas, por ejemplo, como pretender que un alumno, en lugar de ir a diversificación, fuera a formación profesional básica): el manejo de un concepto tan inadecuado de estos términos ha dejado esta cuestión muy desenfocada.  
    -¿Se necesitaba esta nueva ley (LOMCE)? Responden que no un 79'6%. Por razones que ya he explicado antes, para que esta pregunta, así formulada, no constituyese una manipulación debería haber ido complementada con otra que indagase sobre la necesidad de cambiar la actual legislación educativa, sin hacer mención de hacerlo con la LOMCE en concreto.
    -¿La LOMCE ha sido elaborada con la participación del profesorado? Responden que no un 92'6% de los encuestados. He dejado para el final la sonrojante manipulación a la que alude el título de este artículo. Ante ese 92'6%, por supuesto, el lector se ve conducido a pensar: claro, deberían contar con los docentes. Y también: ¡qué mal han hecho la LOMCE estos del PP, sin contar con los docentes!  Pero los que ya llevamos algún tiempo en este oficio decimos, sí, de acuerdo, pero... ¿cuándo se ha contado con los docentes? ¿Se contó para la LOGSE? Algunos dirán que sí, porque se hizo mucha propaganda de ello, pero los que vivimos su gestación sabemos que esto es una flagrante mentira: se contó con los sindicatos, que, como sabemos ahora aunque entonces todavía muchos ignorábamos, no nos representan (mira qué bien me ha venido la frasecita).  ¿Se contó para la LOE? ¿Se ha contado para el bilingüismo? ¿Se cuenta con nosotros para dar nuestra visión sobre asuntos de evaluación o de conflictividad en los centros? ¿Se contó en Valencia para quitar las vacaciones en julio o en Madrid para pasar de 100 a 250 las horas necesarias para las mejoras salariales por formación permanente? Por supuesto que no: con los docentes no se ha contado nunca a la hora de gestionar la educación, ¿a qué viene ahora "El País" con esto de que deberían contar con los docentes? ¿Tendrá que ver con que en septiembre, con el comienzo del nuevo curso, la educación va a ser uno de los campos donde se va a librar la batalla política? ¿Querrán contar con nosotros -como han hecho tantas veces- como peones de brega en huelgas y manifestaciones? Pronto lo veremos.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario