domingo, 16 de febrero de 2014

¿Del Bernabéu al Inodoro?

   Es verdad: soy del Barça. Pero eso no representa que, por diversas razones, no sienta un gran respeto y admiración hacia el Real Madrid, por eso esta reflexión que os expongo está hecha sin el menor ánimo de ofender, dicho sea para que no me corráis a gorrazos todos los amigos y familiares mandriles que tengo, ya tendréis tiempo de lloriquear en la próxima goleada que os endosemos. Acabo de ver en "El País" una noticia informando sobre el que, según dicen, es el proyecto ganador para la remodelación del Bernabéu. Su sola visión me suscita esta inquietud: ¿dónde  está la cisterna?  
 

   Supongo que el señor Pérez, experimentado constructor, habrá pensado ya en este detalle. De todos modos, se me ocurre ahora mismo que, de seguir adelante este proyecto, tendrá al menos una ventaja: hará necesaria una escobilla de tales dimensiones que a lo mejor resulta muy útil para combatir la corrupción que hoy nos atormenta.  

 


4 comentarios:

  1. Los arquitectos prima donna realizando las fealdades que tenemos que sufrir... Y pagar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu conceptista brevedad, Hesperetusa. De otro modo: feísmo hiriente y despilfarrador.
      Aunque en este caso la foto puede ser engañosa, y a lo mejor en vivo hasta es resultón.

      Eliminar
    2. No digo que no, Pepe, pero es un riesgo llegar hasta ese estado para comprobarlo. También puede que se haga, sea una birria y dentro de dos siglos a todos les parezca maravilloso, por aquello que dijo Groucho Marx: "Todo edificio puede ser una obra de arte si dura lo suficiente".

      Eliminar
  2. Por debajo de estas chuscadas mías de forofo, es eso lo que quiero decir, Hesperetusa. Mirado de manera objetiva, ¿no parece este modelo eso que digo yo? ¿Es que nadie en las altas esferas del madridismo lo ha visto o es eso que dices tú, que se han plegado a los caprichos visionarios de algún arquitecto? No creo que la imagen del Madrid gane con esto, me temo que va a ser objeto de muchas burlas.

    ResponderEliminar