sábado, 8 de febrero de 2014

¿A quién abuchearías tú?


   Hace un par de años, saltó a los medios de comunicación la noticia de que a los duques de Palma, mientras caminaban por la terminal de un aeropuerto, la gente empezó a abuchearles. En una cena de amigos, todos celebrábamos el episodio, hasta que a alguien se le ocurrió plantear este supuesto: teníamos que imaginar que estábamos en ese aeropuerto y que, a la vez que Urdangarín, pasaba por allí Rodrigo Rato, con ese historial que cualquiera puede consultar el mil fuentes (un dato: en 2011, cobraba como presidente de la ruinosa Bankia 2’34 millones de euros); teníamos que imaginar que se había recortado el derecho de abucheo de los presentes, de modo que solo podían abuchear a uno de los dos próceres. La pregunta que hacía quien planteaba el supuesto era esta: ¿a quién abuchearías tú? La cena ganó mucho: lo que hasta entonces había sido aburrida unanimidad, se convirtió en animado debate. Mientras escribo estas líneas, tal vez la infanta Cristina esté siendo abucheada en la ya famosa costanilla de los juzgados de Palma. Retomo el supuesto de aquella cena con las mismas reglas y digo ahora que, a la vez que ella, baja por ahí Miguel Ángel Blesa: ¿a quién abuchearías tú? Está claro que es un juego y que el derecho de abucheo, al contrario que otras cosas más importantes, no ha sido recortado en España, de modo que puede ejercerse contra todo aquel que lo merezca. Ahora bien, me sorprendió en la cena con mis amigos que muchos se decantaban por el abucheo contra Urdangarín aun admitiendo que era indiscutible que el daño que nos ha hecho Rato era mucho mayor. Entonces, como ahora, pensé una cosa: hay que ser razonables hasta en las condenas, de lo contrario, corremos el riesgo de que nos manipulen.

8 comentarios:

  1. Sin duda el abucheo sería para Blesa. El chanchullo que representa la infanta, siendo miserable, no es casi nada al lado de la corrupción del sistema que significa el otro. Aunque como bien dices, el abucheo podría ser para ambos y todos tan contentos. Por otra parte tal vez lo mejor sería poder ignorarlos en los espacios públicos, mirarlos en silencio con desprecio y educación, que se sintieran señalados y reconocidos y que esa actitud más civilizada la pudiéramos adoptar porque tuviéramos plena confianza en que nuestro sistema judicial iba a ser el encargado de castigarlos de manera proporcional a sus actos delictivos. Pero claro, ahí se plantearía entonces un nuevo escenario utópico aún más complicado de visualizar que el que tú planteas...

    ResponderEliminar
  2. Pepe, yo creo que los segmentos podridos que hay en la política, las finanzas, el sindicalismo, la judicatura, la economía... Están encantados con este asunto, ya que ha conseguido que se hable menos de ellos: hoy "El País" le dedica cuatro páginas a la infanta, a pesar de que, como todo el mundo sabe, comparado con otros casos de corrupción, es un asunto menor. ¿Por qué cabrea a tanta gente que pasa de largo en las páginas del periódico que hablan de que se está represaliando al juez que encarceló a Blesa (como en su día se cazó a Garzón) o no se intranquilizan por la impunidad que planea sobre los grandes corruptos que han hundido al país? Por un cúmulo de motivos que van desde el papel ejemplarizante que debería haber tenido la familia real hasta la pura envidia cochina, sería largo y complejo de analizar. España está narcotizada; de otra manera, no se entiende cómo después de aquel viejo asunto de PSV no se hundiera UGT o cómo no estamos atravesando un periodo constituyente después de cosas gordísimas que han pasado y que afectan a partidos que han gobernado, muy en particular hoy en día, el PP, pero no se libran ni el PSOE, ni CiU, ni el PNV ni, a menor escala, otros. Y lo de la infanta toca a la familia real. La falta de credibilidad del sistema actual no es menor que la del franquismo en 1975, lo que (a diferencia de entonces) no hay ahora son fuerzas que reúnan la voluntad y la capacidad de derrumbarlo.

    ResponderEliminar
  3. Voy a ser breve: a estas alturas, el abucheo se me queda corto. Yo abogo por la guillotina directamente. Un poco bruto, lo sé, pero eficaz. Empezar la democracia desde cero.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Ana, con lo que han hecho y están haciendo algunos, en determinados países serían fusilados. Después del desahogo, nos vamos los dos a la otra parte de tu mensaje, esa de que hay que empezar la democracia desde cero: es lo que muchos estamos echando en falta y, desde luego, esa propuesta, para que fuese real y creíble, empezaría por un castigo serio, proporcionado y sin dilaciones a los muchos que han hecho cosas muy gordas en estos últimos años. Y luego, un serio replanteamiento del régimen democrático. Yo soy de los que piensan que el modelo que se puso en pie entre 1975 y 1978 era bueno o, al menos, aceptable. En su momento despertó mucha ilusión (eso que ahora no tenemos, lo cual es terrible); los principios en que se basaba eran muy dignos; ha sido el marco en el que España ha gozado de un periodo de gran avance en muchos sentidos (esto se dice ahora mucho, y es incontrovertible): en suma, era un buen sistema democrático. ¿Qué ha sucedido? Que ciertas lenidades, oportunismos, arrogancias, extralimitaciones e iniquidades de algunos se lo han cargado, en parte, por algunos defectos que tenía (sistemas de vigilancia ineficaces, debilidad de la justicia, escaso énfasis en la fijación de deberes...) y en parte porque somos como somos. Yo creo que podría reflotarse, pero con algunos cambios tan profundos que casi equivalen a la democracia desde cero de que tú hablas. ¿Cuáles son los cambios en que pienso? Mira, yo he hecho algo que no han hecho muchos de los nuevos partidos políticos que se están postulando: elaborar una propuesta, la tienes enlazada en la columna de la derecha, arriba del todo. Si tienes paciencia y tiempo...

    ResponderEliminar
  5. Yo pienso que una cosa es la justicia y otra muy diferente el desahogo. Por eso, es mejor que los padres de víctimas no intervengan en el endurecimiento de las leyes. por poner un ejemplo elocuente.

    Confieso no haber comparado el volumen de robo de unos y de otros. Pienso que el que roba lo hace a su nivel: el fontanero que no hace facturas, el empleado que pide una baja estando sano... Esos, si estuvieran en un puesto de responsabilidad se llevarían lo mismo que los Blesas, Bárcenas y demás (los quería poner en singular pero me lo corrige automáticamente).

    Por otra parte, mi indignación la provoca también el cinismo, no solo la pasta que han birlado. Y puede que eso moleste también a mucha gente. Se ha hablado largo y tendido de la "inocencia" de la infanta, durante meses y meses se ha afirmado categóricamente que ignoraba los manejos del marido y que no merecía estar imputada. Por dio... nisos. ¿De verdad se nos sigue considerando imbéciles a las mujeres? ¡Pero si esa chica es mucho más inteligente, ha trabajado en puestos de mayor responsabilidad, está más formada profesionalmente, tiene muchos más contactos e influencias que Urdangarín! Puede que le haya enseñado su padre, que es un experto en nadar y guardar la ropa. Alguno de los dos se ha pasado de listo, y eso puede que lo haya hecho él, pero poner en marcha el negocio redondo que tenían ¡vamos! Yo diría que, no solo sabía todo de pe a pa sino que lo ha hecho ella solita, con las espalditas muy bien guardadas para que no afecte a la corona. Eso sí.

    Así que yo distinguiría entre el abucheo y el castigo judicial, pero aún así soy incapaz de decantarme. No he profundizado mucho en el asunto de Blesa. Me interesa, por supuesto, pero me basta con saber lo esencial, tanta porquería acaba por hastiar y no quiero acabar con úlcera.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy también de los que piensan que la infanta estaba al tanto de todo, Molina. Y los negocios de Noos y demás son una vergüenza, ¡si hasta llegaron a embolsarse dinero que en teoría debía ir a niños discapacitados! Pero a lo que voy es al volumen del negocio. La cuantía de la imputación civil de la infanta (600.000 euros, que me temo que al final va a ser esta su penalización) es irrisoria comparada con las cantidades que se han movido en otras esferas. Mira ya solo lo que digo acerca de Rato: ya solo en sueldo anual, por gestionar una ruina para España y un pastel para una panda de chorizos como era Bankia, se llevaba el tío 2'3 millones de euros. Piensa en la gestión de Rato en el FMI o cuando era ministro. Hoy en día, hay informes de expertos que señalan que su mala gestión en el FMI estuvo muy relacionada con la actual crisis no en España, sino en el mundo. Eso son cantidades incalculables de dinero y de sufrimiento de millones de personas, y de Rato aún se podría decir más. Y en cuanto a Blesa... no digamos, piensa solo en las preferentes, cientos de millones birlados a gente humilde; piensa en lo concedido para negocios ruinosos y/o delictivos (lo del banco de Miami, Díaz Ferrán, el asunto de los cuadros...): esto son miles de millones, la quiebra de una caja (nada menos) puntera, el hundimiento de la banca, la crisis brutal que padecemos... Otro que ha salido por casualidad: Díaz Ferrán, un auténtico delincuente que sí que está en la cárcel, que llevaba una vida de superlujo mientras montaba quiebras ficticias con acreedores y despidos y escondía la pasta (decenas o tal vez cientos de millones) en paraísos fiscales. Y encima, era nada menos que el presidente de la CEOE y reclamaba austeridad, para los demás, claro. Gente como esta son los verdaderos artífices de la crisis, los responsables de pérdidas que se cuantifican en miles de millones y peor aún: del hundimiento del país, que ahora pagamos entre todos. ¿Qué es lo que movieron Noos o Aizon al lado de esto? Una miseria. Comparado con estos, Urdangarín es un puto aficionado y su responsabilidad en lo que ocurre hoy es mínima. Y sin embargo, la gente al que abuchea es a él, entre otras cosas, porque a alguno de los otros a lo mejor muchos ni los reconocerían. Es a eso a lo que me refiero: ¿petición de responsabilidades? A todos, sean plebeyos o infantes, pero no seamos tontos, no nos arrojemos ingenuamente sobre algunos como si fueran carnaza y tratemos luego con más benevolencia o ignorándolos a otros que son mucho peores, que me temo que es lo que se está haciendo.

    ResponderEliminar
  7. Absolutamente de acuerdo. En esto hay una mezcla de mala leche y folclore. La misma señora que gritaba "¡guapo!" a Urdangarín o el mismo señor que gritaba "guapa" a la infanta (o a la Leti) son ahora los que piden la horca. Me parece imprescindible la necesidad de ser razonables en las condenas. Ah, yo, abuchear, lo que se dice abuchear, abuchearía a Melendi. Pero este no entraba en el juego, ¿no?

    ResponderEliminar
  8. Lo podemos agregar, Alberto, es un juego muy flexible, y méritos también reúne alguno que otro el señor Melendi. Hoy oía en la radio que la petición para Urdangarín podría elevarse a 17 años, lo que no es grano de anís (sus andanzas tampoco son cualquier cosa), y que el fiscal se iba a decantar por lo que todos sospechábamos: 600.000 euros de condena por lo civil para la infanta. También ha salido lo de las imágenes grabadas clandestinamente; representan un desacato a un juez, pero, por otro lado, gracias a ellas tenemos un valiosísimo testimonio objetivo de que Cristina de Borbón está sin respuestas. Para mí, desde luego, no es creíble. Bueno, pues aun así, insisto: me parece que los "méritos" de otros son mucho mayores así que, si para Urdangarín se acaban pidiendo 17 años, ¿cuántos habrá que pedir para gente como Matas, Díaz Ferrán o Blesa? ¿Mas de 17? Me gustaría verlos. ¿Cuántos años a la sombra van a pasar Fabra o los de UGT de Andalucía (a estos últimos, seguro que sí que los empapelan)? ¿Con cuántos "de los suyos" hará la casta política lo que se hizo en Cataluña con Roig y Herce, es decir, prácticamente librarlos de la condena a base de privilegios penitenciarios ilícitos? Por eso digo que el tratamiento que gran parte de la opinión pública está dando al caso de los duques de Palma revela cierta ingenuidad, por no hablar de ese "factor María Antonieta" que tú mencionas. Y esto, por no hablar de gente que, sin estar ante los tribunales o no estar en la situación de estos, también tendría mucho que contar, gente como Cascos, Rato o Fernández Ordóñez. Y una legión más que me dejo, sería muy prolijo.

    ResponderEliminar