viernes, 9 de septiembre de 2011

La rémora de los asamblearios

   Hoy he estado en la reunión de representantes de centros y zonas convocada por la junta de personal docente de Madrid. Si no ha habido un giro muy radical después de irme yo (a las 9:30, tras más de cuatro horas de permanencia), la propuesta que sale de esta reunión es la siguiente:
   -Huelga pidiendo la retirada de las instrucciones del 4 de julio y que no se pierda ni uno solo de los 3.000 puestos de trabajo "ahorrados". Negociación tras el cumplimiento de estas condiciones.
   -Se convoca para los días 20, 21 y 22 de septiembre y se podrá prolongar en ese régimen de los tres días centrales en semanas posteriores.
   -14 de septiembre: puesto que los sindicatos reconocen que la convocatoria para ese día era ambigua y ha sido bastante contestada, harán un sondeo por los centros para ver si la mantienen o no y el lunes nos lo dirán. Lo que sí es seguro es que ese día habrá alguna movilización de envergadura. Yo creo que sería un error no convocar ese día, porque su valor simbólico es importante.
   Habréis visto antes que me he marchado cuando la reunión aún no había terminado y lo he hecho HARTO de la retahíla de aprendices de Castelar que la han medio dinamitado. Por el  atril de oradores han desfilado muchas personas que se han limitado a hacer lo que tenían que hacer: informar con la mayor brevedad y claridad de lo esencial de las propuestas surgidas de sus centros o zonas, pero, al lado de estos, ha habido también un buen número que nos han aburrido con repeticiones, informaciones no pertinentes en ese foro (se habían habilitado unas mesas para dar los resultados de los sondeos por zonas) o propuestas disparatadas. Sabéis que soy y he sido muy crítico con las políticas que hasta ahora han llevado los sindicatos y que creo que debemos estar vigilantes con el desarrollo del conflicto, pero, sinceramente, no creo que sea el momento de ponerse a descalificarlos o a lanzar exigencias como que la mesa de negociación con la administración esté compuesta mitad por miembros de los sindicatos mitad por profesores... ¿desconocidos? ¿Independientes? ¿Asambleístas? ¿Guays? Esto es un disparate por las siguientes razones: legalmente, esos profesores no están habilitados para negociar nada (nos guste o no, los sindicatos han sido votados por el profesorado); daría de nosotros una lamentable imagen de división, debilidad y falta de seriedad; y por último: ¿quién elegiría a esos "representantes" del profesorado? ¿Los casuales asistentes a una asamblea? Eso sería antidemocrático y poco inteligente, porque, por ejemplo, en la de hoy (como en casi todas), muchos de los que obtenían los más nutridos aplausos lo hacían por estos méritos: gritar más, poner más cara de ofendido y decir las estupideces más gordas. Os doy un dato muy significativo: hace nada, he moderado una asamblea en la que algunas propuestras se han votado primero a mano alzada y luego, casualmente, en secreto en un papel: pues bien, algunas de las más radicales y más unánime y sonoramente jaleadas a mano alzada, en el voto íntimo y secreto del papel, han obtenido entre 0 y 3 votos (con 52 votantes). A esto se puede llegar en las asambleas.
   No, amigos, aunque esté muy de moda y nos lo quieran vender como el colmo de la democracia y de la eficacia, el asamblearismo es ineficaz y manipulable por naturaleza (aparte de un soberano tostón idóneo para pelmazos encantados de conocerse), así que sería lamentable que en este conflicto tomasen el timón los demóstenes de asamblea, en los que he visto demasiada petulancia, mucha ignorancia y algún resentimiento de personas u organizaciones que habían quedado al margen.
   Con la tabla que he puesto arriba, debemos respaldar con fuerza y de forma masiva a los sindicatos. Vamos a concederles confianza o los debilitaremos, lo que será como debilitarnos a nosotros mismos en un conflicto de tanta gravedad. No está el horno para ponernos a jugar a revolucionarios, y me parece hasta mentira haber visto hoy a compañeros bien talluditos dedicándose a este pasatiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario