lunes, 31 de enero de 2011

La "dire" pasa revista

   El próximo 3 de febrero, Angela Merkel se va a dar un garbeíllo por España para ver qué tal ha hecho los deberes Joselu Zetapé, el alumno con el que se rumorea que está más cabreada, porque le han puesto ya un montón de amonestaciones y, aun así, no parece claro que progrese adecuadamente. La última: a pesar de la rigurosa prohibición de fumar que se ha implantado en el instituto, consta que le han pillado varias veces fumando en los servicios. ¡Es que este muchacho...! Glosaremos la visita siguiendo su programa tal y como lo presenta hoy La Vanguardia. Vamos a ello.

La cumbre entre José Luis Rodríguez Zapatero y Angela Merkel, prevista el 3 de febrero en Madrid, abordará la cooperación en materia laboral entre ambos países, pero el Gobierno niega que se vaya a estudiar un plan específico para que jóvenes españoles cualificados en paro vayan a Alemania a trabajar.


   Fijémonos en lo que la señora Merkel quiere llevarse a su país: "jóvenes españoles cualificados en paro", así lo expone la noticia, es decir, ¿cuál es la materia en que la canciller germana sabe que nuestros jóvenes están más cualificados? El paro; no la economía, la informática, la traducción simultánea, el derecho, el comercio o las telecomunicaciones, nada de eso: el paro puro y duro. Se nota que Merkel viene bien informada: se ha mirado las estadísticas, ha visto cómo está España en materia de paro juvenil y del otro y se ha dicho: "no voy a encontrar jóvenes más cualificados en eso de estar parados que los españoles". Lista, la jefa.

Además de mostrar el interés por reactivar el mercado de trabajo, Zapatero explicará a Merkel el "esfuerzo" hecho para sacar adelante reformas como la de las pensiones, con el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, o la de las cajas de ahorro, aún por completar.
 
Ya me imagino el diálogo:

MERKEL.- Mi querido Zapatero,
                   ¿qué es lo que has hecho estos días
                   para joder al obrero?
ZAPATERO.- La pasta de la pensión
                       mucho se la he rebajado
                       y la edad de jubilación
                       más lejos se la he llevado.
                       ¡Mira cómo me he esforzado!
(Zapatero apretará los puños, cerrará los ojos y la boca y, sin respirar, pondrá todo el cuerpo en tensión. La cara se le irá poniendo cada vez más roja.)
MERKEL.- ¡Bien se ve que no es un truco!
                   ¡Para, no te esfuerces más,
                   o te dará un jamacuco!

El jefe del Gobierno ha invitado a los líderes de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, al almuerzo con la canciller para escenificar el compromiso colectivo para combatir la crisis.


"¡Escenificar el compromiso colectivo!" O sea, que todas esas amenazas y advertencias con que tronaban los sindicatos eran en realidad una escenificación, otra comedia. ¡Ya me parecía a mí! Muchas voces y mucho más cualificadas que la mía se han preguntado en qué remediaba la crisis de hoy el alargar la edad de jubilación de dentro de muchos años. Y no ha habido respuestas muy convincentes a eso. Tampoco han sido, al final, muy convincentes las estrategias de los sindicatos, ni los resultados obtenidos: pensemos, por ejemplo, en que, con la edad a que empiezan a trabajar hoy en día, con la cantidad de años que se han puesto para lograr la pensión máxima, muchos jóvenes de hoy no podrán alcanzarla, ni a los 67 años ni menos aún a los 65. Y, mientras tanto, otro zapateril esfuerzo, seguimos dándole pasta a la banca, ahora, para algo que se está llamando "nacionalizar" las cajas de ahorros. ¿No se les habrá ocurrido que también podrían pedir resposabilidades a los que las han arruinado? Bueno, volvamos con la señora Merkel: ¿qué escenificación le harán del compromiso colectivo? ¿Saldrán los feroces sindicalistas disfrazados de osos mientras Zapatero, vestido de zíngaro, les hace bailar con un látigo? Lo bueno de esta opción sería que al menos el disfraz de Méndez nos lo ahorrábamos; con los tiempos de crisis que corren, no es poco.  
     

2 comentarios:

  1. Pablo, no había caído hasta ahora: cuando el ministro de trabajo dice que los jóvenes cualificados que se vayan a Alemania lo deben hacer con fecha de retorno, se refiere a ¡CUANDO SE JUBILEN! Pues entonces, ya prestados sus servicios fuera, tendrán por fin aquí sus prebendas.
    Está bien lo del zíngaro, el látigo y los dos osos (amorosos).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que lo de los osos es humor blanco, pero no sabes lo que cuesta contener la lengua -¿la pluma? ¿La tecla?- cuando se habla de algunos elementos. Cuando uno piensa que todos estos ajustes se nos han venido encima para pagar una crisis provocada por los que se han forrado y siguen en lo alto de la escala... ¿Te has fijado en los datos sobre Alemania que trae la noticia? En esas condiciones, ya lo creo que pueden llevarse a nuestros retoños hasta que sean ancianitos. Y a lo mejor sería lo mejor para ellos. Un saludito.

    ResponderEliminar