lunes, 14 de junio de 2010

ME COMUNICAN POR AQUÍ número 2 (14 de junio de 2010)

   Aunque con más tardanza de la que me hubiera gustado, aquí os ofrezco la segunda entrega del afamado boletín ME COMUNICAN POR AQUÍ, que solo podréis encontrar en La garita del guachimán.
   En el día de la fecha me comunican por aquí los siguientes asuntos: 

   1.- Los encantos de Afganistán. En los años 80, los soviéticos vieron en este país el típico estado satélite con el que proteger sus fronteras y exportar sus problemas; en los mismos años 80, EEUU entendió que "liberar" Afganistán era una extraordinaria forma de desgastar a su adversario soviético, y al servicio de esa estrategia tuvo la feliz idea de apoyar y sacar de la nada a los célebres talibanes, que entonces eran una panda de palurdos zarrapastrosos, pero con las mismas ideas que hoy tanto repudiamos; en 2001, EEUU invadió Afganistán, por considerar a los talibanes como parte implicada en los atentados del 11-S; en la actualidad, todos conocemos el conflicto que el mundo tiene en aquel país. Por si quedaba algún conejo en la chistera, resulta que Afganistán esconde importantísimos y estrategiquísimos recursos minerales, como podéis comprobar en estas dos noticias publicadas hoy en El País:



   Una pregunta inocente: ¿desde cuándo se sospechaba?

2.- En un periódico digital manchego, se pública una entrevista a Rosa Díez en la que, entre otras cosas, la política declara: "Lo que ha pasado es que la gente responsabiliza a los sindicatos de que hayamos llegado a esta situación y no tienen crédito para convocarles. Y es un problema, porque la gente no se siente representada, porque les responsabiliza de que hayan dejado que se hagan cosas en este país que se podrían haber frenado hace mucho tiempo, ya que Zapatero se ha apoyado en ellos para hacer todas las barbaridades que ha querido hacer desde el punto de vista de la política económica". Ya sé que es una cita un poco larga para un ME COMUNICAN POR AQUÍ, pero, como sé que los señores Méndez, Toxo y Zapatero leen a diario "La garita del guachimán", no he querido recortarla, ya que sin duda podrá servirles (en especial, a los dos primeros) como motivo de reflexión.

3.- Otra pregunta inocente: anda el Gobierno moviendo reformas en la Ley de Libertad Religiosa y hace unos días se filtró en El País el correspondiente globo sonda para ver cómo se recibían las ideas que se quieren llevar a cabo: ¿alguno de vosotros sabe si se va a quitar la Religión de los programas educativos? Lo que sí parece es que se van a ampliar los privilegios de algunas religiones que hoy se consideran marginadas y se va a hacer extensiva a otras (aparte de la católica) la posibilidad de cederles el 0'7 en las declaraciones de Hacienda. Lo sorprendente es que el la paisana filtración hablaba de avance en la laicización del estado.

   Y no habiendo más asuntos que comunicar, se cierra el ME COMUNICAN POR AQUÍ número dos en Madrid a catorce de junio de 2010, día de san Eliseo. 

4 comentarios:

  1. Pues si, es curiosa la laicización del Estado.

    Saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ya ve usted, joven, en España siempre hemos sido muy nuestros.

    ResponderEliminar
  3. Copio y pego de un grupo del Facebook que se llama "Cultura Visual".

    Cultura Visual Bienvenida la reedición de este libro mítico con textos de Norman Mailer y fotos de Jon Naar descatalogado durante más de 35 años... ¡IMPRESCINDIBLE! y pensar que todavía hay quién considera EL GRAFITI como un acto
    vandálico...

    link:
    http://www.facebook.com/profile.php?id=100000857500977&v=wall&story_fbid=134111159949936&ref=mf

    ResponderEliminar
  4. Anónimo:
    He copiado tu enlace, y he entrado en la página del grupo, donde yo esperaba ver imágenes de creaciones grafiteras, pero, al parecer, no era así. Mi artículo, ciertamente, era un tanto generalizador y podía inducir a pensar que considero que todo grafiti es vandálico, lo cuaal sería una injusticia contra los buenos (en el sentido cívico y en el artístico) grafiteros, que los hay. Dicho esto, a la vista de los hechos reales, también convendrás conmigo en que existe el grafiti vandálico, y en proporciones no insignificantes. Un saludo.

    ResponderEliminar