miércoles, 20 de noviembre de 2013

Empieza la cuesta abajo

   Se cumplen hoy dos años desde que el PP ganó las últimas elecciones generales y alcanzó el gobierno de la nación. Este aniversario lo reflejan así algunos de nuestros medios más importantes:
   -"El País" hace un repaso de la lista de incumplimientos electorales de Rajoy y de las cosas que han empeorado desde que gobierna. El recuento es espeluznante, aquí lo podéis ver:
   -ABC presenta un cronología de los hitos más relevantes de lo que llevamos de legislatura. Las pocas valoraciones en que entra son negativas. Aquí tenéis:
   ¿Ha cambiado algo desde noviembre de 2011? Bastante, pero hacia peor. Mientras la efervescencia ciudadana se va apagando, el poderío del PP se va asentando. Lo que en algún momento pareció que podía acabar en un vuelco que diera al traste con el actual círculo podrido que mueve los hilos en España ha ido difuminándose hasta llegar otra vez a estas huelgas generales de toda la vida, o sea, un diita de pataleo y listos. A la mañana siguiente, la vida sigue igual. Por su parte, como ya señalé en el articulito ese que tengo enlazado en la columna de la derecha, la partitocracia está capeando el temporal con un balance de daños más que aceptable, así que llegará 2015 y, mientras la ciudadanía habrá sido apaleada en diversos sentidos, se celebrarán unas elecciones y las ganará el PP (seguramente) o el PSOE, y el que sea gobernará aunque haya sacado cuatro votos, por supuesto, con el apoyo de CiU y/o el PNV. Será la vuelta a empezar, pero con el momento en que pareció que podíamos arrebatarles algunos privilegios ya superado, quizás para siempre: lo pagaremos caro, al precio de reinstaurar una vorágine de corrupción, mal gobierno e injusticia, ya lo veréis. 
   No hemos avanzado nada: seguimos con la misma ley de partidos, la misma ley electoral, los corruptos sin haber rendido cuentas salvo unos pocos, y ridículas, la pasta para la banca, los ricos ganando más que nunca, sin asomo de reforma fiscal ni de arreglo en el caos autonómico..., mientras, por otro lado, nos han caído encima la reforma laboral, los mil recortes habidos y por haber, el paro brutal, el empobrecimiento y el empeoramiento en el estado de bienestar y en derechos fundamentales, ahí tenéis lo último: como la gente protesta por la corrupción y la injusticia, la solución del PP: en lugar de combatirlas, cercenar los derechos de expresión y manifestación.  Lo de multar con 600.000 euros por manifestarse no se le hubiera ocurrido ni a Franco, bien puede decirse que estos del PP han caído en el delirio fascista, y ya sabéis que huyo del uso de estos términos.
   El plan del PP era este: hasta 2013, machacar literalmente al país con recortes y mutilación de derechos: esto era la cuesta arriba; a partir de 2015, la cuesta abajo: ir soltando un poquitín la mano, devolvernos un 10% de lo que nos han arrebatado e intentar hacernos creer que son ellos quienes nos lo dan por su generosidad y buena gestión, hacer una brutal propaganda (con apoyo del Olli Rehn y cómplices similares) encaminada a dar la imagen de que esto es el paraíso... Y rubricarlo todo con una campaña electoral triunfal para volver a gobernar. Lo estoy diciendo desde hace mucho y se está cumpliendo, ¡ay de nosotros como lo consigan!
   Y lo van a conseguir, porque ¿qué hay enfrente? ¿Los partidos? Serían comparsas de ese juego, porque viven de él. ¿Los sindicatos? Casi lo mismo. ¿Las mareas? Algunas, como la verde, están domesticadas por los propios sindicatos. ¿Los movimientos ciudadanos? Los veo muy desinflados.
   La operación cuesta abajo está en marcha, que no nos pase nada. Si alguno conoce una organización que ofrezca una alternativa real a esto, que me lo diga, porque me apunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario