domingo, 1 de marzo de 2015

Un debate sereno sobre la escuela

   Después del berrinche que hace un año me dio el programa "Para todos La2" con la encerrona que le prepararon a Alberto Royo ante Sebastián Barajas y María Acaso, me encuentro con que, el pasado día 26 de febrero, el mismo programa organizó otro debate sobre educación, en el que participaron Javier Orrico y Heike Freire, pero este ya por unos cauces sensatos. Dura unos veinticinco minutos y podéis verlo en este enlace:
   Estoy muy de acuerdo con las cosas que defiende Javier Orrico, cosas como que el profesor tiene una autoridad intelectual que se le debe respetar, que mal va una sociedad que no cree en aquellos a quienes confía a sus hijos o que la autoestima la consigue el alumno superando obstáculos, de modo que os recomiendo que prestéis atención a lo que dice. Naturalmente, ya no estoy tan de acuerdo con Heike Freire, pero me parece una profesional  muy respetable. Un pequeño apunte: Heike Freire llama al modelo educativo tradicional "modelo bancario", pues para ella consiste en algo así como meter conceptos en la cabeza de un alumno como si fuera una hucha. Lamento decirle que se equivoca, porque el verdadero modelo educativo bancario es el que se nos viene encima, con mimbres como poner la educación al servicio de la economía, el desembarco de banqueros y economistas en el colectivo de opinadores y expertos sobre la enseñanza, el camelo ese de las competencias y el dogma del emprendimiento como asignatura y fin primordial de todo aprendizaje. Que  esté atenta Heike Freire de aquí en adelante, que va a ver lo que es de verdad un modelo bancario. Y otra cosa que va a ver: lo útiles que son para ese modelo todas estas cosas del aprendizaje emocional, las competencias y el hacer para aprender.

17 comentarios:

  1. Entro de nuevo. He leído tu artículo sobre el programa de La 2 en que participó Alberto. También he visionado en vídeo correspondiente. Voy a intentar ser breve.
    Lo primero es felicitarte por tu combatividad y finura intelectual. Como de costumbre, estoy de acuerdo en casi todo. Felicito también a Alberto por su sensata y brillante defensa de la sensatez en la educación que hizo. Es evidente que más no se podía hacer. Y ahora, paso a lo siguiente.

    1. Barajas no se cansaba de señalar que lo que decía estaba avalado por la investigación empírica. Lo que sí está avalado por la más rabiosa evidencia es que gracias a la escuela tradicional hemos podido levantar una civilización prodigiosa que atesora una medicina extraordinaria, infinidad de ingenios tecnológicos, ciencia avanzada y un sistema judicial más que notable (aunque perfectible, claro). No sé cómo puede haber personas tan ciegas a esta evidencia o con la desfachatez de negar una realidad tan palpable.
    2. Barajas y Acaso han podido introducirse en el mundillo de la educación y difundir sus tonterías porque es un terreno abonado para recibir las semillas del pedagogismo. Sobre esto escribí –te acordarás, Pablo- un largo artículo (¡para variar!) en Deseducativos: la población en general y los padres llevan lustros o decenios convencidos de las bondades de la educación “democrática”, la permisividad, el laissez faire, el aprendizaje lúdico y el trato igualitario entre padres e hijos (que deben ser amigos), etc. A partir de esto, las chorradas de Barajas y Acaso entran sin necesidad de vaselina. En este punto puedo alegar mi experiencia como psicólogo. He intentado explicar a muchos padres la necesidad de cambiar esas formas ineficaces de (tratar de) educar, pero los resultados que he obtenido han sido escasísimos o nulos. Y una prueba de que es cierto esto que digo puede encontrarse en los mismos juzgados, donde cada vez acuden más los padres acosados y maltratados por sus hijos, a los cuales se ven obligados a denunciar. Y los programas televisivos como Supernani y Hermano Mayor abundan en el mismo problema.

    Raus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te voy a responder por bloques, Antonio. A estos dos primeros apartados tengo muy poco que añadir: absolutamente de acuerdo en que lo que ha logrado la escuela durante siglos y la grandeza y variedad de sus métodos está por encima de toda duda. Para que propuestas como las de Barajas y Acaso prosperen, ha sido necesario que la enseñanza fuese debilitada por el virus del clientelismo y el pedagogismo, que la han convertido en un mercadillo donde pueden medrar estos subproductos que ofrecen el gran chollo: aprender sin esfuerzo.

      Eliminar
  2. 3. Así como sois, principalmente, los maestros y profesores (yo también he dado clase a chavales de diferentes edades y a adultos) quienes entendéis sobre cómo enseñar, pues os avala la experiencia, yo me siento autorizado para decir lo que pienso sobre los psicólogos y los pedagogos, pues durante los años de carrera y posteriores he tenido la oportunidad de calibrar su alcance intelectual y su bagaje cultural, y he de decir que de ambas cosas andan terriblemente escasos, salvo honrosas excepciones. La mayoría de los colegas que conozco participan de las tonterías paidocéntricas y pedagogistas. Además estudié en su momento, durante varios años, la oposición para psicopedagogo y pude comprobar, nuevamente, la falta casi absoluta de crítica de mis compañeros de curso, quienes se tragaban a lo pavo las muchas tonterías pedagogistas que nos obligaban a estudiar. Estos compañeros/as están hoy desplegando su ignorancia por escuelas e institutos, con licencia y carta blanca para formar borricos.
    4. Por contar una anécdota cargada de significado. En cuarto de carrera varias colegas y yo fuimos de cena para celebrar el fin del curso. En la sobremesa, con un par de copas de más, mis queridas colegas sacaron a relucir la parapsicóloga que todas (digo todas) llevaban dentro. Podéis imaginaros la cara que se me quedó. Este es el rigor intelectual que puede esperarse de muchos psicólogos/as.
    5. Barajas y Acaso encuentran clientela fácilmente porque el ambiente ideológico (en el que participan activamente la mayoría de padres) les es propicio, muy propicio.
    6. ¿Buscan intereses espurios estas personas? Puede ser, pero esto no está reñido con que se crean a pies juntillas los disparates que sueltan por la boca, como se lo creían y creen todos estos colegas de los que he hablado.
    7. ¿Se apropiará el mundo del mercado y la economía de la educación? Lo ignoro, pero mi opinión es que quien crea que con las chorradas de Barajas o Acaso tendrá a gente formada para desarrollar los designios de la economía o la macroeconomía, la lleva clara. Bajo el auspicio pedagogista la economía de cualquier país está abocada al fracaso más rotundo que quepa esperar. La economía de cualquier país avanzado y que desee avanzar precisa de ingenieros, matemáticos y científicos bien formados. De lo contrario, no hay economía moderna que pueda salir a flote. Por supuesto, mi parecer es que una sociedad sana necesita artistas, literatos, filósofos, músicos, etc. Pero insisto, es que con estos mimbres pedagogistas no se puede formar a nadie en nada.
    8. Un último apunte sobre la categoría moral de este programa de La 2. Hace poco salió en este programuzo una feminazi que vomitó cuanto quiso sobre los hombres sin que el presentador se inmutase. En concreto –ahí es nada- la señora recusaba por su cuenta y razón la sentencia de una juez que había estudiado el caso de una mujer que denunció haber sido violada por un grupo de jóvenes. Los jóvenes presentaron a la juez un vídeo donde se evidenciaba que la chica se entregaba voluntaria y gustosamente a los hombres. También contó la juez con el testimonio de varios testigos, quienes avalaron la misma información objetiva de los hombres y el vídeo.

    Saludos.

    Raus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con respecto a lo de la falta de nivel de conocimientos, te diré que la extensión de los planteamientos de la LOGSE, con su bajada de niveles y defensa del aprobado regalado, desde luego, ha sido muy bien recibida por quienes menor preparación demostraban. Tener grupos de chicos ignorantes a los que no les enseñas nada, luego los apruebas y se hacen tus amiguetes es una propuesta muy seductora para cualquier holgazán y/o mediocre. Si, encima, esto te situaba en el nivel de superprofesor, para qué quieres más. Si echo un repaso mental a los más furibundos defensores de esas posturas que recuerdo, muchísimos eran gente con un nivel de preparación inadmisible en un profesor. La expulsión del rigor no se ha producido por casualidad, ha tenido sus beneficiarios, lo aberrante es que esto haya sido la políticas oficial. En cuanto al desembarco del mercado en la educación, se está produciendo ya; además, como sus propuestas son en parte afines a las del pedagogismo, va a entrar con mucha facilidad. Lo de la falsa violada: si te refieres al caso de la chica aquella de Málaga que en dos días quedó desenmascarada ante todo el mundo, ya hay que tener cuajo para atacar a la juez.

      Eliminar
    2. Los más furibundos defensores del pedagogismo, el descenso de los niveles y el aprobado regalado han sido también gente holgazana y/o poco preparada. Que desde instancias administrativas se hayan fomentado estos modelos, ya es el colmo. En cuanto al mercado, a través de las competencias, del emprendimiento y del "aprender es hacer" (con defensores como Sebastián Barajas), ya lo tenemos en la escuela. La falsa violada: si te refieres al asunto de una chica que hace unos meses denunció habver sido violada en la feria de Málaga, hace falta tener cuajo para arremeter contra la juez. Estos programas que tienen entre sus objetivos presentar rarezas y propuestas vanguardistas real o supuestamente andan siempre por el filo de la navaja y a menudo se les cuela personajes impresentables. Creo, de todos modos, que Para todos La2 debería tener un poco más de rigor a la hora de seleccionar, porque yo ya he visto más de un invitado de auténtica vergüenza.

      Eliminar
    3. Sí, Pablo, me refería al caso de Málaga. Pero lo peor no fue que una feminista de postín se despachara con lo que se despachó. Lo peor fue, como digo, que el mozo que presentaba el programa se tragó el mondongo sin rechistar. De vergüenza.
      Raus

      Eliminar
    4. Alberto, no sé por qué te excusas. No había posibilidad material de hacerlo mejor. No sé Orrico (todavía no lo he visto) pero tú estuviste muy tranquilo. O así te vi yo.
      No sé, por cierto, si conocerás a un guitarrista clásico llamado Miguel Ángel García Ródenas. Durante años fuimos muy amigos. Hoy nos llevamos bien pero no quedamos. Concursó en varios certámenes del Tárrega. Creo que consiguió algún premio honorífico. Tocaba con una técnica extraordinaria, pero creo que era algo maquinal en la ejecución. Pues bien, él lleva muchos años ejerciendo de profesor de guitarra clásica en el Conservatorio de Albacete. Hace no mucho me contó que los profesores jóvenes que tiene de compañeros escriben y redactan de pena. Como para echarse a llorar, me dijo. Obviamente, estos deben ser de alguna hornada logsiana o prologsiana.

      Raus
      Raus

      Eliminar
    5. "deben de ser" quise decir. Perdón.

      Raus

      Eliminar
    6. Se me pasó este comentario. No conozco a Miguel Ángel, aunque me suena mucho, no sé de qué, quizás de algún concurso en el que hubiéramos coincidido, no lo sé. En el Tárrega seguro que no porque no llegué a presentarme. En cuanto a lo que dices de los alumnos...pues sí, eso ocurre. Y más cuando uno dedica tanto tiempo al instrumento descuidando (un error muy grave) otras cuestiones. Pero daría para mucho.

      Eliminar
  3. Por cierto, Pablo, que despiste el mío. Veo ahora que has publicado un nuevo libro. Aunque casi siempre estoy muy cansado y atareado, me gustaría leerlo. Cuando nos veamos en la Roda me lo entregas y me dices el precio.

    Raus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo libro. Como lo anteriores. Pero mi preferido es "La República mejor".

      Eliminar
    2. Gracias a ambos, os quiero. Te lo llevaré, Antonio.

      Eliminar
    3. Sí, Alberto, "La República Mejor", es magnífico.

      Raus

      Eliminar
  4. Poco que añadir. Creo que Javier Orrico estuvo brillante y mucho más fino que yo a la hora de pelear contra las sombras (que es algo, pienso yo, más complicado de lo que pudiera parecer -y en mi descargo diré que me encontré emparedado entre Acaso y Barajas y por momentos no sabía ni por qué lado se me acercaban las huestes enemigas- y él estuvo en una situación menos desfavorable de partida al tener solo un contrincante). En cualquier caso y excusas aparte, ojalá un día sepa manejarme con tal reposo y saber estar. Y respecto a los susodichos, me parece más peligrosa ella que él por algo que Antonio ya ha sugerido. Diría que a Barajas se le ve el plumero y no pretende otra cosa que vender. Acaso, sin embargo, es una militante que me reconoció al salir de los estudios de San Cugat que lo quería era "cambiar la educación" y al profesor. Tal cual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay comparación, Alberto, es más yo creo que algún tipo de replanteamiento han debido de tener los del programa después del tuyo, porque ya solo el enfoque del mismo programa y el vídeo de entrada eran muy distintos en ambos: militante contra los supuestos vicios de la escuela tradicional en tu caso y mucho más moderado (aunque también con inclinaciones hacia lo moderno y "fashion") en el de Javier. El vídeo aquel que pusieron cuando fuiste tú, con aquellas escenitas en blanco y negro, la lista de los reyes godos y demás, era repugnante. Del de Javier me hizo gracia una cosa: lo sacaban como ejemplo del aprendizaje por proyectos y sus mentores decían que con eso los chicos aprendían meteorología, geografía, física cuántica, cálculo infinitesimal, poesía creacionista y no sé cuántas cosas más, pero, luego, cuando les preguntaron a los niños, de lo único que hablaron fue de la regata y de los navegantes. ¡Que lo de sentar a los niños delante de una pantalla y tenerlos calladitos ya es más viejo que la Cibeles, hombre, parece mentira en tan excelentes innovadores! Siguiendo con la respuesta a lo que dices, nada que ver con respecto a los adversarios, no solo por el hecho de que a ti te pusieron frente a dos, sino porque debatir con alguien que presente el comportamiento grosero, prepotente y provocador que presentó Sebastián Barajas es muy difícil sin quitarse la americana y el chaleco. Dadas las circunstancias, tú estuviste muy bien, como también lo estuvo Javier. Este dato precioso que nos facilitas hoy sobre Mistress Acaso no tiene precio: el mesianismo de los pedagógicos a menudo roza lo ridículo, porque con esos planteamientos lo único que va a cambiar María Acaso van a ser los guiones de los programas de José Mota.

      Eliminar
    2. Uy, pues tengo alguna otra de esas de los momentos previos, ya te contaré...y cuidado, que con o sin mesianismo, lo mismo Mistress Perhaps llega a ministra de educación...

      Eliminar