miércoles, 27 de junio de 2012

República bananera

   Una de las preocupaciones mayores de este guachimán y a la vez una de las aberraciones más tremendas que nos amenazan desde hace meses es la intención de Sheldon Adelson de instalar en España sus más que dudosos negocios. A pesar de que los medios de comunicación han señalado tanto la escasa fiabilidad de Eurovegas y sus responsables como la insolencia con que se proclama que el proyecto requeriría ser eximido de cumplir muchas y muy importantes leyes españolas, aquí nadie con capacidad de hacerlo ha dicho una sola palabra en el sentido de detener semejante desmán. Suma y sigue: hoy mismo, hemos visto a un representante americano decir que cuentan con que la banca española les dará crédito y a Esperanza Aguirre que, si se tercia, la ley antitabaco no afectará a Eurovegas. ¿De verdad esa banca cuyos pecados estamos pagando todos los españoles va a dar crédito alegremente a Eurovegas? ¿De verdad va Esperanza Aguirre a saltarse porque sí una ley nacional para favorecer a Eurovegas? ¿Podemos ya decir abiertamente que España se ha convertido en una república bananera? Eurovegas tiene todo el aspecto de ser un negocio que solo beneficiará a sus creadores,  quienes, de lo que va saliendo, puede colegirse claramente que mienten en las cantidades de puestos de trabajo que prometen. Además, estos serían, con toda seguridad, empleo basura.
   Los políticos que apuestan abiertamente por este proyecto deberían saber ya que no están  legitimados para cualquier cosa y también sería bueno que la corona, el gobierno central, la justicia, los sindicatos y todos los partidos se pronunciasen claramente acerca de un asunto que está demostrando que en España no imperan las leyes, sino la santa voluntad de los poderosos. Con todo lo que está cayendo, no es bueno que el sistema siga perdiendo credibilidad. Cualquiera podría objetarme que los grupos políticos ya se han pronunciado, pero, sinceramente, todo el que conozca un poco las claves de la comunciación política entiende enseguida que las declaraciones de la noticia que enlazo animan más al desasosiego que a la confianza. Por lo que se refiere al PP, decir que su actuación y la pretendida aportación de un 66% de crédito de la banca española es solo apoyo institucional representa, sencillamente, insultar a la ciudadanía. En cuanto a UPyD, ni siquiera acierta a aparentar que nada y guarda la ropa cuando su representante, Ramón Marcos, se engolfa en consideraciones que no vienen a cuento acerca de que ellos "no se oponen a una iniciativa empresarial", principio que a lo mejor está pesando demasiado en la preceptiva de este partido. Por último, están IU y el PSOE, partidos que, por el ideario democrático que se les supone, ya hace tiempo que, en este asunto, deberían estar haciendo muchísimo más que soltar tópicos cuando se les pone delante un micrófono, porque esto -y ellos lo saben muy bien- representa un silencio cómplice mientras dejan hacer a Sheldon Adelson y los grupos que en España le sirven de cobertura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario