viernes, 8 de junio de 2012

Denuncia incongruente

   Los sindicatos nacionalistas ELA y CIG han denunciado a Rajoy, Zapatero y Aznar ante el Supremo como responsables del "mayor saqueo de España". En principio, esta noticia tendría que resultarnos satisfactoria a quienes pensamos que la actual crisis tiene unos responsables distintos de quienes la están pagando, porque resulta curioso que estemos donde estamos por la mala gestión de la banca, el desafuero inmobiliario, el gran pelotazo de sectores empresariales y financieros, la corrupción y la incompetencia y complicidad de los políticos pero que la solución sean recortes sociales, paro y ataques a los derechos de la ciudadanía. Tienen razón los de ELA y CIG: a nuestros dirigentes (a muchos) habría que pedirles responsabilidades, tal vez más allá de las políticas en las que ellos se escudan, que viene a ser como lavarse las manos ante los desmanes cometidos y largarse luego a ganar pasta en un consejo de administración.
   Ahora bien, se me ocurre una objeción: ¿no faltan nombres en esa denuncia? ¿No se echan de menos apellidos nacionalistas? En España llevamos muchos años en los que hemos presenciado episodios de desgobierno que tenían como fondo la permanente actitud cínica, ventajista, egocéntrica y destructiva de los nacionalismos, o en los que hemos visto que ese PP y ese PSOE ahora atacados por ELA y CIG sacaban adelante políticas que beneficiaban solo a determinadas comunidades bajo el chantaje que les imponían partidos como CiU o el PNV para ayudarles a mantener su mayorías. También está siendo notorio en los últimos tiempos un hecho: que el estado de las autonomías resulta caro y conflictivo, tal vez insostenible, que es fuente de mucha corrupción y que presenta inadmisibes asimetrías como el cupo navarro o los conciertos vascos, figuras recaudatorias de privilegio para estas comunidades y que, a decir de los expertos, si funcionasen para todas, harían de España un país más inviable de lo que últimamente está pareciendo. En estas condiciones, ¿no tendrían que estar también en esa denuncia nombres como Ibarretxe, Anxo Quintana, Carod, Artur Mas u Oriol Pujol, por citar solo a unos cuantos? Me vais a perdonar que hoy, al contrario de lo que suelo, no añada enlaces ampliadores, pero es que ando escaso de tiempo; de todos modos, buscad, que no os resultará difícil encontrar datos. Por ejemplo, ¿qué me decís de Ibarretxe? Un crispador, un sujeto siempre dispuesto a echarles un capote a los violentos, el artífice de aquella gran provocación desestabilizadora que se llamó plan Ibarretxe... ¿No se le ocurre a ELA que este señor también tendría algo de que responder? 
   Que el PNV y ELA están muy unidos es tan notorio como que algo parecido pasa entre el BNGA y CIG. Bien está que estos sindicatos vengan ahora pidiendo justicia, pero no deben caer en aquello tan castizo de "justicia, pero no por mi casa". Por lo demás, resulta cómico que estos señores tan nacionalistas vengan ahora quejándose "del mayor saqueo de España": ¿no habíamos quedado en que para ellos España era la miserable potencia opresora?

2 comentarios:

  1. Yo no lo veo tan incongruente. A fin de cuentas a un chantajista lo peor que el puede pasar es que se le muera la víctima o ésta desaparezca por cualquier motivo, especialmente si es una miserable potencia opresora de la que se sacan tantos beneficios y sin remordimiento alguno. Pero ¡ay si la miserable dominadora se hunde! No se podrá seguir extorsionando.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ahí le has "dao"! Estos mercachifles del nacionalismo viven de agitar un espantajo. Yo siempre he dicho una cosa: en España se debería hacer un referéndum para decidir si se independizaban Cataluña y el País Vasco (el sentimiento independentista en Galicia es irrelevante y de pose, pero, eso sí, como en las otras comunidades, han logrado imponer peajes como el de la tiranía de la lengua autonómica sobr el castellano), pero se debería hacer en serio, porque así nos lo íbamos a pasar en grande viendo recoger velas a partidos como CiU, el PNV y hasta ERC. De los descerebrados del nacionalismo radical vasco, lamentable mezcla de oligofrénicos y/o (cómplices de) asesinos, naturalmente, habría que esperarse una rabiosa campaña proindependencia, con las presumibles extralimitaciones fascistas que durante años y sin que se sepa muy bien por qué se les han permitido en España a las minorías nacionalistas. Y por cierto y hablando de CiU: un día después de que yo escribiera este artículo, salieron (al menos, en "El País") noticias muy serias acerca de la financiación de Convergencia. ¡A quién querrán engañar estos señores!

    ResponderEliminar