miércoles, 16 de julio de 2014

La justicia ahonda otro poquito su falta de credibilidad

   En los últimos tiempos, a pesar de que hay jueces de muy digna labor, no anda la justicia en su conjunto muy bien de imagen ni de credibilidad. Se entiende si se ven y se comparan casos como estos:
   1.- Los directivos perdonados de Caixa Penedés.- El caso ya es conocido: cuatro directivos de Caixa Penedés (es decir, una entidad crediticia pública), se apropiaron de 28'6 millones de euros para autoconcederse unas abusivas e ilegales pensiones. Los trincaron, pero no hubo problema: llegaron a un acuerdo con la entidad, devolvieron la pasta y el tribunal les concedió un perdón previamente pactado. Eso es saltar con red: que no me pillan, me quedo con la pasta; que me pillan, la devuelvo, finjo arrepentimiento y me perdonan: ¿cómo no van a robar algunos en España, si la aventura no comporta ningún riesgo? Aquí tenéis la foto de los cuatro honestos ciudadanos, sacada de "eldiario.es":
El fiscal rechaza un acuerdo y pide hasta tres años y medio de cárcel para la excúpula de Caixa Penedès
   2.- ¿Un preso político en la España del siglo XXI? .- Muy distinto ha sido el trato que le ha dispensado a Carlos Cano, un joven granadino de 25 años. Se le imputaba el haber cometido estos hechos cuando formaba parte de un piquete de huelga: entrar en un local con varios clientes dentro, proferir amenazas y expresiones vejatorias, realizar pintadas y poner pegatinas. Penas que se le han impuesto: tres años y un día de cárcel, una multa de 3.655 euros y otra de 767. A joderle la vida tocan, todo lo contrario que a los ejemplares ciudadanos de arriba: ¿será por no llevar traje y no haber mangado una desorbitada cantidad de dinero de todos? Me hago una pregunta: dado que está claro que este joven va a ser encarcelado en virtud de un endurecimiento legal provocado por el miedo del PP a las protestas y reacciones de la gente ante las aberraciones y abusos que se están cometiendo hoy en España, ¿sería descabellado considerar a Carlos Cano un preso político? Lo único que le faltaba a nuestra renqueante democracia. Tomo de "El País" la foto de este peligroso maleante, tan proporcionadamente castigado por nuestras leyes y nuestros jueces:





   Lo dicho: la justicia española vuelve a dar una muestra de desvarío (tenéis una buena colección de ellos bajo la etiqueta "Justicia" de este blog), asunto que debe preocupar por varias cosas: porque si algo carateriza a las tiranías es la falta de justicia, porque el país atraviesa una enorme crisis de credibilidad institucional y que afecte a la justicia es muy serio, porque la injusticia alimenta el cada día más gordo cabreo de la gente, porque afecta a nuestra imagen como país, porque los ciudadanos honrados no nos merecemos ver unas leyes que parecen estar hechas al gusto de ladrones y sinvergüenzas...: porque cosas como estas retratan a nuestro país como una puñetera mierda, y ruego que perdonéis los terminos groseros, que utilizo por parecerme los más adecuados.

2 comentarios:

  1. Sr. Guachimán, estupendo el artículo y muy acertada la comparación. Me permito opinar que coincido con lo que en él se dice y suscribo cada una de las expresiones, pero sobre todo la acertada pregunta: "¿será por no llevar traje y no haber mangado una desorbitada cantidad de dinero de todos?" Ya decía el genial Franco Battiato que la corbata forma parte del uniforme de los grandes ladrones...

    ResponderEliminar
  2. Esto es repugnante Manuel. Estamos sufirendo un golpe de estado con banqueros y empresarios como generales y prevaricaciones y decretos en lugar de tanques. Los derechos de la gente normal los van a barrer del mapa, y lo que viene: supresión de SMI, despidos sin indemnización avalados por el TC... España se parece cada vez menos a una democracia. Si en las próximas elecciones el PP no paga su despotismo con un descalabro, estamos listos, y a ver lo que viene. Ya no tienen pudor en hacer cualquier desmán. La justicia es un asunto muy delicado en un supuesto estado de derecho, y mira cómo está aquí.

    ResponderEliminar