domingo, 28 de enero de 2018

Lo que estamos construyendo. 2: el contenido

   Haciendo efectiva mi promesa del anterior artículo, paso en este a realizar una exposición concreta acerca de los contenidos de ese libro que acabo de escribir y que he titulado Lo que estamos construyendo, he aquí su cubierta:
Lo que estamos construyendo
   En cuanto a las características materiales, están muy condicionadas por el propósito que me hice al concebirlo de escribir un libro lo más breve posible y que fuera de forma directa a lo esencial de cada asunto, por lo que tiene solo 150 páginas de texto, más once de notas (que están todas juntas al final) y dos de bibliografía, todo ello en un formato tan pequeño como es el 14x21.
   Hacia mediados del año pasado, empezaron a incrementarse las noticias sobre el proyectado pacto educativo, pero, mientras que en ninguna se mencionaban los problemas reales, sí que abundaban en cambio las tendenciosas alusiones a la formación del profesorado. Que los planes del Gobierno en particular y de los partidos en general consisten en convertir al profesorado en el chivo expiatorio de los males de la enseñanza no es algo nuevo ni casual, sino viejo y muy meditado, como puede verse aquí, aquí o aquí: no podemos consentir que, mientras se silencian los verdaderos problemas, causados por las malas políticas, esto se use como coartada para acabar edificando sobre ella otra estafa inútil como el actual sistema educativo, por eso he publicado este libro, que es mi forma de decir NO a la manipulación. El prólogo lo ha escrito Ricardo Moreno Castillo, lo que constituye para mí un motivo de honra y satisfacción, pues todos sabemos que Ricardo es un referente en la lucha contra los desastres del pedagogismo, así que desde aquí le doy las gracias una vez más. Con su habitual perspicacia, hace referencia en él al hecho de que nunca serán suficientes las denuncias de esos desastres, por el daño que han hecho y hacen, por su magnitud y por su esencial estupidez. El ensayo en sí se compone de los siguientes apartados:
    1.- De qué habla este libro y por qué lo escribo. En él señalo que voy tratar sobre los problemas de la enseñanza, pero, en especial, sobre los que afectan a lo más puramente escolar: aprendizajes, evaluación, calificaciones, comportamiento..., así como sobre los ataques interesados que sufre la escuela, y que todo ello lo hago porque esos problemas cada día se agudizan más.
    2.- Los tres grandes problemas de hoy en los centros educativos. Parto de mi convicción de que son estos: el vaciado de los programas, el aprobado regalado y la alta conflictividad. Son los que producen los insatisfactorios resultados a que nos ha traído el agotado sistema logsiano y los que hacen que, demasiado a menudo,  nuestros centros no consigan hacer lo que deben hacer: enseñar. Analizo sus causas y el modo en que se producen y reflexiono sobre los procedimientos que pueden resolverlos y las prácticas que los agravan.
    3.- El cerco a la escuela. Reflexiono aquí sobre las dos grandes falsedades que algunos presentan como causa de los males de nuestra enseñanza: la mala formación del profesorado y el uso de metodologías inadecuadas en los centros. Refuto estos tópicos y paso revista a las inconsistencias de los "innovadores" y demás advenedizos que atacan a la escuela, así como a la benevolencia cómplice con que los tratan los medios de comunicación.
    4.- Conclusiones. En este último apartado, abordo diversos temas, tales como ciertas conductas viciadas que el sistema logsiano ha fomentado entre los alumnos o las decepcionantes propuestas de los partidos políticos. Finalizo con una serie sugerencias de mejora, relativas a alumnos, profesores, programas, organigrama del sistema...
           He intentado retratar de forma amena y clara los principales males de nuestra enseñanza, señalando al mismo tiempo posibles soluciones. El libro tiene un precio de diez euros y está ya en la librería "Azorín" de Leganés y en algunas de Colmenar Viejo. En breve, intentaré encontrar alguna otra de Madrid capital que se decida a ponerlo a la venta. Quiero también organizar alguna presentación; a todo ello me va a ayudar Ricardo. Creo que, a quienes desconfíen de las ruedas de molino con que nos quieren hacer comulgar desde los partidos, los medios de comunicación y las pintorescas filas de la innovación pedagógica, este libro podrá interesarles.
                      Os mantendré informados de las novedades, entre ellas, los nuevos puntos de venta.

14 comentarios:

  1. GrGraci Pablo, pues el libro me interesa. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Comercialízalo en internet, porque, si no, tú me dirás cómo vamos a llegar a él los superperiféricos. Yo creía haber descargado ya mi indignación en "La tarima vacía", pero, aunque estoy ya, como decía San Juan, "de vuelo", aún consiguen cabrearme con tanta sandez exclusivamente al servicio de politicuchos y maestrillos ciruela. Enhorabuena y que vaya lo mejor posible. Javier Orrico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pillas en la tarde en la que acabo de meterme en el ordenata para ver cómo comercializo esto por internet, porque ya no eres el primer amigo que me lo sugiere. Muchas gracias y un abrazo, Javier.

      Eliminar
  3. ¿Se puede conseguir en versión epub o pdf para lector de libros electrónicos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento eso aún no lo he estudiado, Sardolux, dependerá de cómo vaya edición en papel.

      Eliminar
  4. Yo estoy remitiendo a los interesados a tu blog, Pablo.

    ResponderEliminar
  5. Pablo, enhorabuena por el libro. Yo me "agencio" uno, seguro. Y qué honor estar en los comentarios junto a Alberto Royo y Javier Orrico, saludos para todos de parte de Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Honor y satisfacción estar contigo, Pilar. Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
  6. Jesús San Martín2 de febrero de 2018, 12:36

    Un placer, Pablo, saber de tu nuevo libro. Al final tanta y tan buena semilla acabará dando su fruto.
    Acabo de leer un artículo, que estando totalmente de acuerdo con sus fines, estoy en desacuerdo con el lugar donde quieren "imponerlo": la escuela. Ahora el vaciado de contenido lo vamos a llenar con el conocimiento sobre nuestras emociones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegro de tu reaparición, Jesús. Lo de vaciar de contenidos y rellenar con emociones da para una tétrica enciclopedia, tenías que oír hablar a mis amigos que trabajan en primaria. Un abrazo.

      Eliminar
  7. gracias por decir esas verdades que algunos fingen escuchar y otros ni eso. seguiremos estancados mientras finjamos que es normal pasar más de 10 años escolarizados para ser maleducados cuasi analfabetos. omisión del deber de socorro a nuestros hijos y los de nuestros vecinos. somos infames.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, amigo o amiga. Una de las motivaciones de este libro es el deber cívico de decir la verdad acerca de los problemas de la educación, a la vista de que quienes deberían arreglarlos y son en parte sus causantes, es decir, los políticos que administran el poder, se empeñan en intoxicarnos con manipulaciones. Y coincido contigo al cien por cien en que el mayor daño lo reciben esos jóvenes que tienen derecho a una educación de calidad. Un saludo.

      Eliminar