sábado, 8 de octubre de 2016

Significativa objeción al bilingüismo: tres hurras por el "Palomeras Bajas"

   Siguiendo con mi popósito de ocuparme hoy de cosas importantes que tenía pendientes, voy ahora con el bilingüismo. Leí en "El Confidencial" un artículo sobre la implantación del bilingüismo en la educación madrileña que es de esos alegatos que, aun presentándose como una vocecilla perdida en la inmensidad de un océano de silencio cómplice y vergonzoso, tienen la virtud de dejar con las vergüenzas al aire a uno más de esos reyes que se pasean por el mundo pomposamente desnudos, en este caso,  su Majestad don Bilingüismo I de las Canalladas Educativas. No voy a extenderme mucho, sino que voy a limitarme a recomendaros la lectura del artículo y a entresacaros algunas de las cosas más notables que dicen en él los padres y profesores del Colegio Público "Palomeras Bajas" de Madrid:
   -Empecemos por una frase del titular: "Es muy difícil explicar la fotosíntesis en inglés". Lo es en general (añado), y ya, obligar a hacerlo en una lengua ajena cuando los niños aún no dominan siquiera la propia es un crimen.
    -"La forma de implantar el bilingüismo es agresiva y muy dañina para un grupo muy importante del alumnado".
   -Una madre afirma que inscribió a su hija mayor en un colegio bilingüe "fruto del engaño por el que han pasado muchas familias". Incontrovertible: la implantación de este programa ha sido un engaño a la sociedad perpetrado por los gobernantes, con la complicidad y/o el silencio de partidos y sindicatos. Incontrovertible y vergonzoso.
    -Conocimiento del Medio ha sido el área más perjudicada. Los alumnos que la han estudiado en el sistema bilingüe la han aprendido peor que los demás (la han aprendido muy mal, me temo, si es que la han aprendido).
    -Como los niños no pueden con esta carga ellos solos, el bilingüismo se lo está sacando adelante a la Comunidad de Madrid la ayuda de los padres. Eso es trampa.
    -El bilingüismo se ha implantado en Madrid a base de imposición, chantajes a los centros (y casi casi a las familias) y falta de debate. O sea, por puros bollocks, o just because, I say.
     -Y termino con esta frase para enmarcar:
                Por mucho que lo llamen "bilingüe", es falso, es imposible que un niño redacte y hable en inglés igual que en castellano.
          Ahí queda, y no son diatribas del guachimán, es lo que piensan (y se atreven a decirlo) un puñado de padres y profesores cuyos hijos o alumnos están padeciendo el bilingüismo a la madrileña. Tres hurras por ellos.

2 comentarios:

  1. Mi pregunta seria la siguiente ¿Cómo es que las familias más solventes en Cataluña llevan a sus hijos a colegios como el Liceo Francés de Barcelona, La Escuela Suiza, el Bon Soleil en Reus y Gavà, Colegio Aleman de Barcelona, Benjamin Franklin International School, Princess Margaret School, El British School de Barcelona, la American School, ST. PETER'S SCHOOL BARCELONA, Fundació Escola Internacional del Camp en Salou? Si son colegios donde la educación es pesima y los más ricos llevan a sus hijos a estos colegios para que el dia de mañana sean unos fracasados nada más que decir. Ahora bien, si como supongo es todo lo contrario ¿Por qué las familias más humildes no pueden tener una educación igual para sus hijos? Por cierto tengo un amigo, trabajador nivel C de la administración, que hizo un esfuerzo inmenso para que su hija estudiara en el Liceo Francés y no solo saco buenas notas en este colegio sino que la nota media en la Pompeu Fabra también ha sido de excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mi crítica no va contra la enseñanza bilingüe, de cuyas virtudes no dudo, Francesc, sino contra la generalización de un programa bilingüe, porque esto tiene como indeseable consecuencia que muchos niños entren ahí a rastras, y son muchos los niños para los que ese tipo de programas son muy desaconsejables, como demuestran testimonios como el del "Palomeras Bajas" y muchísimos de familias a título particular. Han sido muchos los niños que se han aprendido malamente un vocabulario esencial en inglés al precio de no aprenderlo en español, o que no han podido con el doble esfuerzo de aprenderse las asignaturas principales en una lengua ajena, o que han arrastrado a las familias a un calvario de horas y horas ayudando con el inglés: no tiene sentido este sacrificio, a menudo, para obtener el resultado de un fracaso escolar. También aquí en Madrid hay colegios de esos de élite con programas bilingües, y tenemos para todos los gustos: desde los que dan una enseñanza bilingüe real con todas sus consecuencias (incluida una alta exigencia, en esto es famoso el Suizo), y el alumno que puede la sigue y el que no, se va, hasta los que hacen sus enjuagues y aprueban a todos de aquella manera (de ningún modo se deja escapar a un cliente de 600 euros al mes), pero al final solo salen realmente bilingües los buenos. No todo es maravilloso en el bilingüismo, por no hablar de que se puede aprender idiomas en enseñanzas no bilingües, le voy a poner un ejemplo que tengo muy a mano: mis dos hijos han estudiado siempre en la pública, sin los bilingüismos que entonces no había, y los dos se manejan perfectamente en inglés, en el trabajo y con sus muchas amistades anglófonas. Mi hija, además, se defiende con el francés que aprendió en el instituto y a mi hijo en algún momento le dio por el alemán y se fue de Erasmus a Alemania un par de años. Ahora tiene un excelente nivel de alemán. Dejemos tranquilos a los niños españoles con su escolarización en su lengua materna y abramos puertas para que todo aquel que quiera mejorar sus idiomas pueda hacerlo, pero sin arrastrar a los demás por la simple demagogia de algunos políticos. Dejo aparte el tema de cómo, gracias a la laxitud en cuestiones de disciplina, funcionan en realidad ciertas secciones de bilingüe.

      Eliminar