miércoles, 14 de septiembre de 2016

La transformación educativa que se proyecta en Madrid

   Queridos amigos, si sois docentes y trabajáis en Madrid, os recomiendo que leáis este artículo, porque de lo que habla no es de divagaciones o extravagancias de iluminados, sino de un documento al que se acaba de dar publicidad por parte del Gobierno comunitario y que dice cosas que van a afectar de manera muy real a la educación madrileña. Este documento se llama ACUERDO POR LA TRANSFORMACIÓN EDUCATIVA y es la plasmación de lo que el Gobierno del PP planea para la educación madrileña de cara a los próximos años. Se presenta bajo la forma de un borrador propuesto a la sociedad y a la comunidad educativa, pero, no nos engañemos, porque está tan elaborado y tan en la línea de gran parte de los bulos-estrella con los que se nos viene bombardeando últimamente que, a poco que nos descuidemos y en el plazo de un suspiro, lo que hoy se califica como borrador lo acabaremos viendo como propuesta definitiva y después como ley. Para los que sintáis la curiosidad que sensatamente deberíais sentir, voy a dejar dos útiles enlaces. El primero lleva al documento completo y me ha llegado a través de CCOO, mientras que el segundo lleva a un extracto (hecho por ANPE) de las medidas de ese mismo documento, helos aquí:
   Cada uno tiene su utilidad: mientras que el de CCOO sirve para darnos una idea exacta no solo de las medidas que pretende implantar el PP sino de  otras cosas como el marco, la inspiración y los inspiradores o la trayectoria del documento, el de ANPE, que es mucho más breve (16 páginas), permite ir más directamente a las cosas concretas que quienes están detrás de la propuesta quieren hacer.
   Os confieso que aún no he mirado esto a fondo, pero lo pienso hacer, pues, de hecho, ya me he fotocopiado el documento de ANPE, porque en papel se puede revisar mejor y se pueden hacer anotaciones al margen. No voy a negar que este documento, que presenta 93 medidas (a las que llama "actuaciones"), pueda tener cosas buenas, pero ya en un vistazo somero he visto algunas que inquietan mucho, vayan algunos ejemplos:
   -El objetivo 5.1 persigue "racionalizar el calendario escolar y los tiempos escolares", lo que el PP piensa hacer a través de la actuación 40: "adelantar al final de cada curso las pruebas extraordinarias a los alumnos con materias pendientes de la ESO y Bachillerato, precedido de una fase de refuerzo y recuperación que les permita recuperar dichas materias". Dicho en román paladino, esto significa: poner los exámenes de septiembre en julio y dar en junio (y puede que en julio) clases de recuperación, lo que implicaría, además de cargarse (¡por fin!) las vacaciones de verano, aumentar el número de días lectivos, es decir, disparate sobre disparate. ¿Tenía o no razón el guachimán con sus sospechas expresadas aquí, aquí y aquí? Y es que, así como nuestros políticos ya han perdido todo recato a la hora de hacer populismo, nuestros medios de comunicación, en lo de hacer propaganda de los planes de los que mandan, se parecen cada vez más a la prensa del Movimiento.
   -La actuación 41 pretende "promover que los centros educativos, en el marco de su autonomía, informen a las familias del plan de trabajo y planificación anual de los deberes y tareas escolares, haciendo compatible la conciliación con otro tipo de actividades". Esto es una estupidez tan colosal como inviable, que únicamente representará una carga burocrática más para los profesores, aparte de un mayor sometimiento a los padres con vocación de inquisidores, y todo para satisfacer la cruzada contra los deberes llevada a cabo por doña Eva Bailén, a quien anteayer mismo vi pontificar nada menos que en el telediario de la Uno: ya ha sido elevada al Olimpo de los expertos. Proponía, pasmaos, que los deberes los decidiesen entre padres y profesores, como se deciden entre los viajeros y el piloto las rutas de los aviones. La actuación 41 representa que hoy se gobierna a capricho de las firmas de internet, de las pataletas de quienes meten las narices en lo que desconocen y de la cada vez mayor desconfianza en el profesorado. Una muestra de superficialidad y clientelismo tan pavorosa pone muy en evidencia a esta propuesta del PP madrileño.
    -Lo referido a la convivencia se trata en el objetivo 7, el cual se concretará en nueve actuaciones, cinco de las cuales se refieren al acoso y una a la violencia de género y la homofobia. Nada que objetar en cuanto a esto, pero sí en cuanto a la vaguedad y falta de compromiso en lo referido a la conflictividad del día a día, esa que no es tan dramática (aunque a veces, sí), pero que constituye el grueso de los problemas de la convivencia y la disciplina en la escuela de hoy. El documento se va por las ramas hablando de observatorios y de internet, sin pararse a pensar que los problemas donde se producen es en las aulas, en los pasillos y en los patios reales: ¿tan pronto le ha cogido respeto la señora Cifuentes al tabú de la disciplina, palabra que tanto disgusta a expertos y pedagogos? Pues con vaguedades no va a resolver nada: ¿a qué se refiere la actuación 47 con eso de "fomentar la resolución pacífica de conflictos", a que se va a rehuir el castigar a los que se porten mal? Pues eso se hizo durante mucho tiempo y se sigue haciendo en bastantes centros, y no sirve para resolver los problemas, sino para agravarlos, que se anden con cuidado los patrocinadores de este documento, porque este es un asunto crucial.
    -Lo relativo al profesorado se trata sobre todo en las actuaciones 56 a 70, quince nada menos, pero con menos sustancia que el caldo del dómine Cabra, echadles un vistazo y veréis. En lo relativo a formación, un buen detalle sería derogar la injusticia y felonía que cometió Aguirre con pasar de 100 a 250 las horas necesarias para perfeccionar un sexenio, pero no parece que haya intención de ello. Deberían tenernos un poco más de respeto, ningunearnos queriendo aparentar que nos tratan maravillosamente es tomarnos por bobos. Tampoco se dice nada de reducción de ratios o de volver a las 18 horas lectivas, cosas ambas que beneficiarían a alumnos y profesores: menos coba y más mejoras reales.
           Encuentro, en suma, que se trata de un documento muy decepcionante, demasiado atento a caer bien en superficialidades demagógicas como lo de los deberes o con medidas drásticas como lo referido a julio, que está destinado a granjearse el aplauso grosero de la gente irreflexiva, pero que es un "acto de justicia" destinado a cercenar las impopulares vacaciones de los docentes (porque está claro que se trata de eso) sin pararse a pensar que no hace sino empeorar algo que no necesita cambiar y va a perjudicar también a los alumnos y a bastantes familias. En cosas problemáticas, cosas de esas en las que hace falta mojarse, la propuesta escurre el bulto, y voy a decir unas cuantas: el buenismo o inconcreción en materia de disciplina, la omisión del asunto del fracaso escolar, el no plantear un debate acerca del insatisfactorio sistema actual o sobre los currículos, que está llenos de fisuras, el no pronunciarse acerca del acoso al que están siendo hoy sometidas las humanidades... En la línea de la ideología educativa dominante en los últimos treinta años, parece dar por óptimas las recetitas del pedagogismo, sin ver los muchos males que han creado; se apunta a la moda del innovar por innovar, que tanta morralla ha traído a la escuela, da pasos agigantados en el sentido de aumentar la sumisión ante los padres, se refiere al bilingüismo como si fuera un programa venturoso, cuando tiene un buen puñado de problemas... Es un documento que habla de transformación, pero no puede haber transformación sin debate y no hay debate cuando se pretende ignorar los problemas o las discrepancias de fondo.
    Las páginas de CCOO y ANPE que presentan los documentos animan a los profesores a mandar sus aportaciones a las propuestas; creo que deberíamos hacerlo, tal vez así consigamos evitar algún que otro desastre. 

2 comentarios:

  1. Pues sí es realmente inquietante, que, planteado como promoción política y personal para la ambiciosa Cifuentes, puede terminar metiendo de rondón o de matute, con la complicidad de APAS y quizá de sindicatos, la mercancía averiada que hace tiempo intentan colarnos los mandarines de la educación, amén de los distintos grupos que pululan por la "comunidad escolar".

    Leeré en detalle el documento y ya habrá ocasión de hacer más comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo comentaremos, Mariano. Alegra ver que lo hemos conocido a través de os sindicatos, pero nunca podemos bajar la guardia ante posibles enjuagues, que ya tenemos experiencia. Habrá que estar atentos también a los próximos movimientos. Lo que más inquieta: que de las cosas específicamente educativas, como programa, ramas educativas, resultados, etc., no se dice nada. Hay algún buen propósito en convocatoria de plazas, pero lo demás se va todo en cosmética, clientelismo o pedagogismo.

    ResponderEliminar