martes, 30 de octubre de 2012

Un agradecimiento, una carta y una puntualización

EMPECEMOS CON EL AGRADECIMIENTO
   Como muchos ya sabéis, este guachimán no es muy afortunado en la publicación de sus libros, particularmente, en lo que se refiere a La república mejor, novela de la que creo con sinceridad que merecería mejor suerte, aunque esté mal que lo diga yo, pues es hija de mi menguado talento. Muy distinto es lo que le ocurre con las cartas a la prensa, de las que le han publicado un buen manojo, hasta el punto de que bien puede decir que ya quisiera tener para sus libros los miles de lectores que sin ningún género de dudas han tenido sus cartas, ya que la mayoría han salido en "El País", periódico que lee muchísima gente. Vaya, pues, desde aquí mi agradecimiento a este importantísimo medio por haberme brindado su acogida en bastantes ocasiones, dieciocho exactamente. 
CONTINUEMOS CON LA CARTA
   La última de ellas ha sido hoy mismo, con esta carta que paso a transcribiros: 
   Como no tendría por qué hacerlo de otra manera, me tomo muy en serio el asunto del referéndum por la independencia de Cataluña que proyecta Artur Mas y me produce una gran preocupación. Me preocupó desde el principio que el señor Mas dijera que esa consulta se iba a hacer “sí o sí”. ¿Qué quería decir con eso, que se iba a hacer por su santa voluntad y aunque existieran dudas más que serias sobre su competencia para tal consulta y estuviera ahí esa minucia del artículo 2 de la Constitución? Me preocupó hace poco el señor Felip Puig, nada menos que el Consejero de Interior de la Generalitat, cuando dijo aquello de que los Mossos [d'Esquadra] estarían al servicio de la Generalitat si se convocase el referéndum. Puede que yo sea muy bruto, pero percibí un cierto guerracivilismo en estas palabaras, algo así como si el señor Puig, viniera a decir: “Si el Gobierno intentase impedir la consulta, los Mossos tomarían cartas en el asunto”. Si no es eso lo que quiso decir, pido disculpas, pero, si es eso, nadie podrá negar que tengo razones para estar muy preocupado, sobre todo si se mira el reciente asunto de la carta firmada por políticos catalanes en la que se habla de la amenaza del Ejército. ¿Ha pronunciado el Gobierno de la nación tales amenazas o son un invento de esos políticos para justificar posturas maximalistas? Yo, puesto que no hay el menor indicio de lo primero, sospecho que es lo segundo, que es una gravísima irresponsabilidad, pero, si estoy equivocado, que me lo demuestren, porque eso sería más grave aún. En esta situación, se me ocurren muchas preguntas, de las que dejo aquí algunas: ¿qué debería hacer un Gobierno democrático pero también serio ante esta escalada de provocaciones? ¿Se celebrará ese referéndum? ¿Se independizará Cataluña? ¿Es realmente tan distinta del resto de España como para que estas fuerzas lo pretendan? Y, por cierto, el PSOE, ¿qué opina?
CONCLUYAMOS CON LA PUNTUALIZACIÓN
   El diario "El País" advierte a quienes le envían cartas que se reserva la potestad de realizar en ellas las  modificaciones que considere oportunas para su publicación. Me parece razonable esta prerrogativa en quien nos hace el favor de permitir que nos asomemos a su extraordinario escaparate. Quiero, no obstante, señalaros las que se han hecho en esta carta, que consisten en haber añadido dos palabras (van entre corchetes) y haber quitado tres frases (van en negrita). Pienso de verdad que la última (esa que dice: Y, por cierto, el PSOE, ¿qué opina?) tampoco les costaba tanto haberla dejado, ya que apenas roba espacio y alude a un extremo que juzgo capital: la falta de claridad del PSOE en este delicado asunto, a mi juicio tan errónea como perjudicial, y más si se tienen en cuenta que el PSC, con su reclamación del derecho a decidir, está creando confusión y obligando a Rubalcaba a ir apagando fuegos. Tanta esquizofrenia ya no es admisible para muchos. Insisto en lo que dije hace poco: tal vez el PSOE y el PSC sean incompatibles y debieran ir pensando en tirar cada uno por su lado. Creo que, a la larga, el PSOE saldría ganando.

4 comentarios:

  1. Pues yo no me quedaría tan conforme si me hubiesen manipulado la carta de esa forma.
    AEl corchete no le veo mayor importancia, sin embargo las supresiones son una manipulación clamorosa. Al suprimir la primera frase se elude la mención a la Constitución, que convierte en ilegal el referendum. ¿EL PAÍS pretende hacer creer que podría ser legal la convocatoria?
    La segunda supresión manifiesta la actitud del rotativo contraria al Gobierno, pues elimina la certeza de que éste no ha lanzado amenaza alguna.
    La tercera es lo de siempre. El apoyo al PSOE les lleva a sacar a su partido de la ecuación catalana, no vayamos a que se pierdan más votos aún.

    ResponderEliminar
  2. Te doy toda la razón, Rafael, pero míralo desde este punto de vista: ya es mucho que, a pesar de estar claramente en contra de la iniciativa de Mas, "El País" haya publicado una carta que llama guerracivilista a un político con cargo y además nacionalista (creo que sabes muy bien que han gozado de bula durante mucho tiempo) y que, en una frase como esa de qué puede hacer un gobierno democrático y a la vez sensato, trata el asunto sin soltar ninguna andanada contra el PP, que creo que esta vez lo está haciendo bien, pero ya sabes que a "El País" no le disgusta zurrarle. Te diré más: hacía ya días que había enviado la carta y pensaba que ya no la iban a publicar, precisamente por esa última frase. Saquemos lo positivo: "El País" está publicando cartas condenatorias contra la deriva independentista; yo creo que eso es bastante. Un sdaludo.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Pablo: suscribo tus reflexiones y preguntas sobre la situación, en mi opinión absurda, que está llenando de confusión la vida política y social catalana por culpa de unos ineptos políticos que se dedican y ponen más énfasis en mirar para sus "buchacas" que en tratar de solucionar los problemas de los ciudadanos a los que se deben.
    Lo de El País......... que les den. Yo tengo que leer tus libros que me interesan mucho más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La impresión que da es la de que Mas se va dando poco a poco cuenta de que el órdago no era tan brillante y se ha metido en un callejón sin salida. ¿Esto mejora las cosas o las empeora? Con este señor de por medio, yo no sabría qué decir. Pero, ojo, Paco: esto está haciendo daño a Cataluña y a todos y puede hacer muchísimo más. En cuanto a mis libros, ya sabes. Un abrazo.

    ResponderEliminar