domingo, 16 de diciembre de 2018

Lapidación televisiva

   Hoy ha muerto en Sevilla a la edad de setenta años el cantante Chiquetete. Como es habitual cuando fallece un artista famoso, se han publicado gran cantidad de noticias sobre su figura y su creación, que podréis consultar en caso de estar interesados. Por lo que a mí respecta, lo recuerdo sobre todo por el que creo que fue su mayor éxito: Volveré, una canción del año 1983. 
    Si me he decidido a escribir este artículo, es por algo que me ha parecido francamente repulsivo: el tratamiento que ha dado a esta noticia el telediario de las tres de la primera cadena de Televisión Española. La han incluido entre las destacadas en la cabecera del noticiario, dando cuenta de estos hechos: el fallecimiento del personaje, su edad y el que en cierto momento de su vida estuvo envuelto en alguna denuncia por maltrato. Me he quedado un tanto desazonado y confuso ante estas dudas: ¿qué pretendía exactamente el importantísimo medio televisivo: informar sobre la muerte de Chiquetete y lamentarla o denigrar su figura? ¿Chiquetete fue famoso -y, por tanto, merecedor de que se le recordase en su última hora- por ser cantante o por esas denuncias de maltrato? ¿El doloroso momento de la muerte de un personaje popular es el adecuado para airear sus facetas más desafortunadas? Y, en caso afirmativo, ¿era necesario decirlo ya desde los titulares? Y por último: ¿tan graves fueron los hechos de que se le acusaba? He buscado en internet y lo más extenso que he encontrado ha sido un artículo de ABC del que se puede deducir que hubo maltrato, en efecto, pero no sabemos hasta qué extremos de gravedad, y también resultan relevantes las réplicas del acusado y el hecho de que quien le acusó -Raquel Bollo, su exmujer- arrastrase el asunto por esos programas televisivos tan edificantes que se ocupan de estas cosas.
    Los hechos, además, se remontan a una presunta agresión del 31 de diciembre de 2002, es decir de hace 16 años. Creo que estamos en condiciones de afirmar que, nada menos que en el día de su fallecimiento, Chiquetete ha sido sometido de una manera absolutamente miserable a la pena de telediario, pena que, a juzgar por la escasa consistencia de las acusaciones y el tiempo transcurrido, no contempla indulgencia ni prescripción. Televisión Española ha mostrado hoy nula profesionalidad, nulo respeto, nulo sentido de la proporción y nula objetividad.   
   La pregunta es: ¿en nombre de qué? Supongo que habrá muchas posibles respuestas, de las que yo me decido por una. La inmensa mayoría de los españoles sentimos auténtica repulsión por el maltrato, lo condenamos y apoyamos a sus víctimas, pero solo unos sectores minoritarios y de un feminismo radicalizado y hasta fanático han caído en excesos tales como un maniqueísmo para el que las mujeres son siempre buenas y los hombres siempre malos o las condenas eternas y desproporcionadas como la que parece haberle tocado a Chiquetete. Y de todos es sabido que ciertas altas personalidades que hoy nos gobiernan militan en un feminismo un tanto pasado de vueltas. Y de todos es sabido también que atravesamos una época en que los telediarios de la televisión pública son muy complacientes con quienes nos gobiernan. 
    Estoy convencido de que las mujeres en general y el feminismo no radicalizado son muy conscientes de que el ultrafeminismo que hoy abunda resta simpatizantes a la irrenunciable causa de la defensa de los derechos de la mujer.   

4 comentarios:

  1. Son como nuestros simpáticos separatistas regionales, siempre dando la matraca! Qué gente mas jartible! ( Me encanta este modismo andaluz , junto con pechichán, es mi remoquete insultante favorito. A propósito- Qué hallazgo!- " pechichanas jartibles.... Niquelado )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pechichanas jartibles y pechichanos jartiblos (que también los hay en esta peña) que utilizan el sutil procedimiento del gota a gota. Ojo con esto, que es muy peligroso, y más, desde medios como Televisión Española.

      Eliminar
  2. Masculino plural es pechichanes... En la Mancha es muy común y también en la América española; Boliviano, Colombiano y Paraguay... Significa tonto vanidoso y golferas.... Abuelos que tuve y me enseñaron a hablar bien el español siendo analfabetos.... Ni un error gramatical y menos aún galicismos o anglicismos.... Hoy día, algún cosmopaleto los motejaría de " rancios". En fin Feliuz Navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ya, si lo de pechichanos y pechcichanas te lo decía porque ya sabes que en esos ambientes lo que hay son gilipollas y gilipollos. Felices fiestas.

      Eliminar