sábado, 23 de junio de 2018

Torra se caga

   Estimados amigos:
  Sabéis que por principio siempre rehúyo las palabras malsonantes en los artículos de mi blog, pero que por otra parte no tengo inconveniente en usarlas cuando el término idóneo e insustituible para lo que quiero decir es uno un tanto soez. Es por esto por lo que os pido disculpas, ya que irremediablemente el verbo "cagar" va a tener que aparecer unas cuantas veces en este artículo, porque lo que ha hecho con ocasión de la inauguración de los Juegos Mediterráneos el último sietemachos incendiario que el separatismo ha aupado a la presidencia de la Generalidad ha sido exactamente eso: cagarse.
   Se veía venir y ya lo advertí desde el principio, cuando, ante el tono chulesco hacia la corona que utilizó en su discurso de investidura, expresé mis dudas de que fuera capaz de mantenerlo si algún día se veía cara a cara ante el rey. ¿Qué ha pasado cuando esto en realidad se ha producido? Veamos el guión, tan aberrante como la costumbre nos haría imaginar. Fiel a su condición de espantajo fanfarrón, el enano de la venta que hoy preside Cataluña no ha dejado pasar una sola ocasión de provocar a la institución real y de situarse a su misma altura, pretensión que lo retrata como un personaje tan estúpido y petulante como la rana de la fábula, y raro será que no acabe como ella. La última de estas injurias ha sido un parto colectivo, la carta esa que, junto con sus dos inmediatos predecesores, ha tenido la insensatez de dirigir al rey, adornada con las mentiras y la soberbia a que los golpistas del separatismo nos tienen ya acostumbrados. Y esta es otra de las infamias en las que se ha revolcado Torra con la pasión de un cerdo lubricándose en el cieno: el envolver sus ataques al rey arropándose en una intensa ofensiva contra él de sus aliados, materializada en actos como esa penosa cartita, los sabotajes mil de los CDR o esa fiebre de rechazos municipales a Felipe VI que inunda Cataluña, asombrosa muestra del cachondeo con las jerarquías institucionales que padecemos en España, que espero que algún día se decida a cortar de raíz algún gobierno sensato, en el caso de que alguna vez lleguemos aquí a disfrutar de uno. En suma, Torra ha obrado una vez más con la cobardía que viene caracterizando al independentismo y sus líderes: ha instrumentalizado la pasividad con que nuestro sistema permite los abusos de derecho para pisotear los derechos y las dignidades ajenas. Típico de los totalitarios: dinamitar los sistemas de libertades por la vía de la perversión de esas mismas libertades.
   La última que se ha permitido Torra ha sido estar a las 18:30 en una manifestación contra el rey y a las 21:00 poniendo cara de gilipollas ante ese mismo monarca, como podéis ver en la imagen:
Resultado de imagen de torra y el rey
   Mirad que sonrisilla: ¿tengo o no tengo razón cuando digo que este Torra que va de montonero, hoy,  lisa y llanamente, se ha cagado cuando se ha visto ante el rey? La indecencia de la revolución separatista es difícil de superar, vive de la mentira, la hipocresía, el abuso y la manipulación de los principios democráticos a su conveniencia. El Torra este, ante el mundo, ha puesto esa carita que lo dice todo, pero, de cara a sus seguidores, ha querido vender su conducta como un acto de rebeldía,  solo porque ha tenido el atrevimiento de... ¡regalarle al rey un libro y un informe! Sí, señor, con un par, como ese personaje bélico al que tanto admira, el Capitá Collons.  Veamos. El libro de fotos es un parto de Jordi Borrás, un militante del separatismo que pretende hacernos creer esa fábula que tan bien han vendido y tan poco fundamento tiene de que el 1-O fue una orgía de represión; en cuanto al informe, es obra del Sindic de Greuges, es decir, Rafael Ribó, un personaje de fiabilidad cero que ha dado muchas muestras de parcialidad procatalanista, ya que sabe muy bien quién le ha aupado a ese cargo de lujo y disfrute que ostenta. En definitiva: dos panfletos escritos por dos paniaguados, alegatos de valor nulo cuyo simbolismo y provocación también son, en consecuencia, nulos. ¿A quién toma por idiota Torra con esos regalitos, al rey o a la Hermandad de la Estelada? En la respuesta a este "enigma", más que obvia, yace una de las claves de lo que hoy está ocurriendo en Cataluña.
   Vuelvo a la carta que Torra mandó hace nada al rey y que firmaban también Mas y Puigdemont. Echemos un vistazo a esos personajes, esos tres ejemplos de virtud, capacidad y prudencia. Artur Mas es el insensato que puso en marcha el prusés que ha traído la ruina, el odio y el conflicto social a Cataluña, pero luego, ante el juez, abjuró de todas sus provocaciones y supongo que aún andará buscando que los demás le paguen esa multa que le pusieron hace ya algún tiempo: un personaje que no tiene ni la dignidad de pagar sus propias multas, ruin, enredador y cobarde, al que sus adversarios le han perdonado la cárcel. Qué decir de Puigdemont, que declaró la independencia y luego huyo escondido en el maletero de un coche para no responder de sus actos, ¡qué grandeza la suya! En cuanto a Torra, creo que ya he dicho bastante por hoy. Estos tres sujetos son los tres últimos "Honorables" que han presidido Cataluña, a la que, lo quieran o no los catalanes, le están transmitiendo su inmenso "honor" y prestigio; sabandijas como estas llevan ya más de cinco años liderando un golpe de Estado, una operación de acoso a una democracia que ha causado ya muchos sinsabores a nuestro país y amenaza seriamente con desmenuzarlo, porque supongo que no quedará ya ningún ingenuo que piense que los independentistas no romperían España si pudieran hacerlo. Causa estupor lo que está pasando en nuestro país, uno no acaba de creerse que tengamos un sistema de defensas tan débiles, que en al menos seis años haya sido incapaz de frenar un ataque a su propia existencia tan explícito, persistente y grave. ¿Cuánto tiempo más va a durar esto? Algunos estamos cada vez más preocupados y desencantados. ¿De verdad es tan difícil poner en su sitio a tipos como Torra? ¿Pretenden que creamos en un régimen en el que un alcalde puede negar la realización de un acto al jefe del Estado? ¿Qué broma es esta, qué chifladura?  Ya lo único que nos falta es que nos vendan la moto de que la solución es negociar con un señor que se pasa la vida insultando y provocando, pero, a la hora de la verdad, se caga: primero, porque dudo mucho que lo valga; segundo, porque ya están a la expectativa un puñado de cagones para venirnos con lo suyo si a este le sale bien la jugada. Tiene que haber caminos más sensatos y que no conduzcan directamente al desastre.

8 comentarios:

  1. Aquí muchos catalanes sabemos lo que hay que hacer desde hace ya mucho tiempo, y si no lo hemos podido realizar ha sido mas por lo que con ingenua necedad nos han impedido las oligarquías de "Madrid", que por propio demérito. Nos lo enseñó el moderno padre de la monserga; Pujol. Superar la perplejidad y por la fuerza del número- demografía tiene idéntica raíz a democracia- destruirlo... ( el catalanismo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toca ponerse el mono de aguantar el sacrificio de movilizarse y olvidarse de galanterías, Paco. Si actúas solo con buenos modales y gentileza, la gentuza te echa a patadas de donde sea y, hablemos claro, los independentistas han demostrado sobradamente ser gentuza. Se empezó a vencer al entorno terrorista cuando se acabaron las contemplaciones y se prohibieron cosas que debían haber sido prohibidas desde el principio. Con los nacionalistas de hoy, una medida que urge es cambiar las leyes electorales en todo aquello que les beneficie, tanto lo referido a la ventaja que recibe la concentración del voto como en lo de fijar ya de una vez un porcentaje mínimo que cierre el paso al Congreso a las formaciones que no lo superen. Estas cosas ya las dijo hace mucho tiempo Rodríguez Ibarra (que era enemigo de los nacionalismos, pero muy amigo de Cataluña), las mantuvo después UPyD y ahora las dice también Rivera y puede que alguno más. Y luego, lo de recentralizar ciertas competencias muy delicadas. Pero es hora de hacerlo YA. Y, naturalmente, crear leyes que penalicen la sola enunciación de la ruptura del país, lo mismo que se penalizan los mensajes de odio, racismo, violencia sexual o enaltecimiento del terrorista. El solo hecho de hacer las cosas que hicieron Mas y su gobierno con lo del referéndum debe suponer cárcel y destitución fulminante, porque ya ha quedado demostrado que esas cosas son golpes de Estado. Mas, Puigdemont y ahora Torra no son mejores que Tejero.

      Eliminar
    2. Lo primero que hay que hacer es declarar sin ambigüedad lo evidente, que la " lengua propia " de España, es el español, y actuar así consecuentemente. Y no solo lo es en el conjunto del territorio hoy día, sino región a región. Aparejado a ello acometer una real " normalización " lingüística, con una definición clara de las minorías lingüísticas de España y una concreción legal de los derechos de la mayoría hispanohablante. Aparejado a ello la reducción a folclore tanto de los particularismos lingüísticos como del absurdo cosmopaletismo anglófilo. Y por último plantear al pueblo, para su elección la alternativa reconstituyente unitaria, y dejarnos de experimentos " federalistas"; en el fondo con federalistas, que ya es la cuarta vez que fracasan en España.

      Eliminar
    3. Por supuesto: reponer el sentido común y dar a cada cosa el lugar que le corresponde: lo más importante primero y lo menos importante, después. Ahora bien, echa un vistazo a las cosas que va diciendo Pedro Sánchez acerca de la ceremonia de ayer: da la impresión de que se está poniendo él por encima del propio rey. Este señor es un peligro.

      Eliminar
    4. Sánchez se cree Rainman y no pasa de Forest Gump, con la salvedad de que éste era un buenazo sin atisbo de maldad y Sánchez es un Tartufo lleno de rencor y ambición

      Eliminar
    5. Me temo que incluso estás siendo benévolo.

      Eliminar
  2. Tú lo has dicho. Torra, como sus predecesores, ha perpetrado las barbaridades antidemocráticas y delirantes que ha perpetrado porque la pasividad y la anuencia del gobierno central se lo han permitido. Sin esa complicidad indirecta, el separatismo catalán no tendría ni media galleta, no sería nada. Son lo que la inacción y la torpeza de los demás les dejan ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí vienen las medias tintas Rajoy e incongruencias como lo de derogar el PSOE una legislación que protegía contra operaciones como el prusés y luego el PP no reponerla. Juegan todos en el mismo equipo de saqueo del país y los nacionalistas también formaban parte del tinglado. Han llevado su chantaje hasta el momento en que han visto al otro lado lo suficientemente débil como para dar el zarpazo. Por eso digo siempre que no veo soluciones buenas para esto, porque los nacionalistas han llegado ya a un punto en el que solo son posibles cosas como la independencia, retenerlos a base de darles hasta el derecho de pernada, poner en marcha una respuesta de reforma centralizadora de la Constitución (que produciría fortísimas tensiones, pero sería lo más razonable) o..., como dijo Borrell, que acabemos llegando a las manos. Por no hablar de una cosa que nadie dice: pase lo que pase, la impopularidad de Cataluña en el resto de España debe de ser ya tan alta y el enfrentamiento dentro de Cataluña es ya tan agrio que me temo que, después de esto, lo que había antes nos va a parecer la Arcadia.

      Eliminar