viernes, 10 de noviembre de 2017

¿Declaración simbólica? ¡Ja, ja, ja ja!

   He aquí una de las mil muestras de prepotencia fanática con que doña Carme Forcadell nos ha estado obsequiando en los últimos años:

  Parece que hoy a esta rrrrrevolucionaria tan tremenda y castigadora, delante del juez, se le han bajado los humos y se ha despachado con esta colosal estupidez: que la declaración de independencia fue solamente simbólica. Me temo que va a tener complicado explicar toda su trayectoria, este "símbolo" y todas las aberraciones segregacionistas que se vieron en él:

Pleno de declaración de la independencia de Cataluña (27 - X - 2017)
    La orgía de abusos e irresponsabilidades que llevaron a esta declaración tiene un precio, como lo tiene esa misma declaración y la catarata de males que ha traído detrás en apenas dos semanas. Esos que como Forcadell han estado cinco años llevando el prusés adelante con insultante arrogancia ahora no quieren pagarlo. Última táctica de ratonil escape: decir con humillante cobardía que todo ha sido una broma o poco menos, un montaje teatral al aire libre. Están empezando a resultar patéticos, pero más patético aún es comprobar el daño que pueden llegar a hacer un puñado de idiotas inconsistentes.    

4 comentarios:

  1. De inconscientes nada, muy a conciencia han dividido la sociedad en Cataluña y envenenado la convivencia ya definitivamente, muy a conciencia han adoctrinado a los niños, manipulado y mentido, sembrando odio desde la transición y aún antes, y muy a conciencia, la de creerse por encima del bien y del mal, no aceptan las consecuencias de sus actos, mintiendo aún mas si cabe, sin el menor asomo de rubor o dignidad.

    ResponderEliminar
  2. De todo eso que dices a mí no me tienes que convencer, Paco. Ahora bien, a toda esta peña se lo podría calificar de inconscientes por otra cosa: se han montado su pueril película y se la han creído: han hecho unos planes de ejército catalán que daban risa, se han creído que Europa y el mundo mundial iban a apoyarles, se han creído que los españoles íbamos a quedarnos mirando de brazos cruzados mientras ellos rompían el país...: hace falta se muy inconsciente para comportarse así. De todos modos, yo no he dicho "inconscientes", sino "inconsistentes", refiriéndome al hecho de que han planteado unos retos mayúsculos y, a la hora de dar la cara a una réplica firme, en lugar de responder como personajes sólidos, dignos y con fe en sus principios, han respondido como mamarrachos: unos han huido a Bruselas, otro ha pretendido que por ser muy cristiano la juez creyese que él nunca mentía, otro anda manejando hilos desde a sombra, un par de ellos se han derretido en la cárcel... Y ya la última, la implacable Forcadell: en cuanto le han arqueado la ceja un poquito en serio, un poco más y se hace Carmen de España: inconsistentes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. La presbicia amigo.... Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La presbicia tuya, las cataratas mías... Lo de otros ha sido una ceguera galopante, que es bastante peor.

      Eliminar