lunes, 21 de diciembre de 2015

Elecciones 2015. 4: obviedades

   Después de buscar por todas las páginas, ha sido en "El País" donde he encontrado un mejor reflejo de los datos de estas elecciones, por lo que aquí os dejo el enlace del que los saco. Las obviedades que se obtienen de ellos son las siguientes:
   1. El bipartidismo se ha roto. Le han dicho NO 5.172.776 ciudadanos que votan a Podemos (69 escaños) y 3.489.220 que votan a Ciudadanos (40 escaños), es decir, el 33'59 % de los votantes y el 31'14 % de los diputados. Ya no se podrán hacer esos enjuagues del PPSOE con la complicidad de los nacionalistas que apestaban desde hace tanto tiempo. Hoy, en esas tertulias de las cadenas televisivas, era patético ver a unos cuantos tertulianos a sueldo queriendo negar esta realidad avalada por datos tan contundentes.
   2. El PP ha ganado las elecciones y ha sufrido un serio descalabro. Es paradójico pero cierto. Lo primero se demuestra con un vistazo a esos entre 121 y 123 (o quizás llegue a 124) escaños que le van a dar el mayor número de diputados; lo segundo es también incontestable: en el mejor de los casos, habrá perdido 62 diputados (es decir, un tercio) con respecto a las anteriores elecciones, además de la mayoría absolutísima que tenía y que ha utilizado de un modo que explica este hundimiento, y, en cuanto al número de votos, ha bajado en 3.634.705 (dato al 99'75% del escrutinio; mis cálculos tendrán pequeños vaivenes, porque los saco de unas tablas que están en movimiento). Espero que esto represente el fin de la tiranía en cosas como política de empleo, política medioambiental, privatizaciones, derechos civiles o impunidad de los corruptos, por mencionar las que me vienen a botepronto a la cabeza. Y  su catástrofe podría haber sido mucho peor, porque el injusto y antidemocrático sistema electoral que padecemos le ha beneficiado sustancialmente.
   3. Los emergentes han quedado muy bien y pueden sentirse los verdaderos ganadores, pero... Podemos puede estar muy satisfecho, ya que tanto su número de votantes como los escaños obtenidos le señalan sin la menor duda como la formación que ha obtenido el balance positivo más abultado, mientras que Ciudadanos, que también ha obtenido un excelente balance positivo, tiene razones para sentir un sabor agridulce, ya que, si miramos a lo que se hubiera podido esperar tras sus resultados de la autonómicas, no hay duda de que lo conseguido al final ha sido menos; un ejemplo: después del encuentro Ribera - Iglesias ante Jordi Évole, ¿quiénes hubieran dicho que Podemos iba a quedar por delante de Ciudadanos y a tanta distancia? El partido de Ribera tendrá que reflexionar sobre esto; personalmente, aunque ahora se oye mucho que el bajón se debe a ciertas declaraciones sobre el aborto o la ley de violencia de género que hicieron en campaña, yo pienso que esto es secundario y que las verdaderas razones de sus pérdidas se deben sobre todo a las alianzas que han hecho tras las elecciones o a lo poco convincentes que, en algunos sitios, resultan los grupos reconvertidos que se han presentado bajo su nombre.
    4. El asunto PSOE. Escaños obtenidos en las elecciones de 2004: 164. En 2008: 169. En 2011: 110. En 2015: 90. Y esto, contando con el fuerte desgaste que inevitablemente tenía que sufrir el PP. Creo que sobran comentarios.
   5. El sistema electoral español no es sostenible en un país que se pretenda democrático: hay que cambiarlo ya. En la noticia de "El País" que os enlazo, se pueden obtener muy bien los números de votos obtenidos por cada formación, con lo que cualquiera puede comprobar lo injusto e inadmisible que es nuestro sistema, yo me voy a limitar a poneros algunos ejemplos de gran calibre: con 7.206.432 votos, el PP obtiene 123 escaños: ¿cómo es posible que Podemos y Ciudadanos, que entre ambos suman 1.455.564 votos más, obtengan 14 diputados menos? Esta desproporción es un serio atentado contra el derecho de representación de los votantes de las formaciones desfavorecidas. Veamos más; PSOE: 5.527.204 votos y 90 escaños; Podemos: 5.185.788 votos y 69 escaños. ¿Y el escandaloso beneficio obtenido por los partidos nacionalistas? Unidad Popular: 922.337 votos: 2 escaños; Bildu: 218.467 votos: 2 escaños. Esto es como decir que el voto de un elector de Bildu multiplica por 4'22 el valor del voto de un elector de Unidad Popular. No podremos decir que nuestro sistema es justo y democrático mientras no sea igual el valor del voto de todos los electores.      

2 comentarios:

  1. Lo del sistema electoral, querido Guachimán, es inherente a la circunscripción electoral provincial y al "regalo" de dos escaños, en realidad tres, a cada provincia, con el consiguiente desajuste que esto provoca al primar el voto, digámosle "rural", sobre el "urbano" o demográficamente más fuerte. Pero no es culpa del sistema d'Hondt, sino de la ley electoral española y el criterio de distribución de escaños a la circunscripción. Lo del nacionalismo, en un modelo de circunscripciones, es el resultado de la concentración territorial del voto, frente a la dispersión de IU, por ejemplo. Pero es que circunscripciones las hay en todas partes. Y peores que aquí. En cierta ocasión propuse como alternativa la circunscripción autonómica, que paliaría en buena medida estos desajustes, pero no todos, claro. Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  2. No, Xavier, si al hablar de sistema electoral de nuestro país lo incluyo todo: regla y circunscripción. Creo que de esto ya habíamos hablado tú y yo alguna vez. Mira esto que me acaba de llegar:
    https://www.change.org/p/por-un-sistema-electoral-justo-1persona1voto2016?utm_source=action_alert&utm_medium=email&utm_campaign=475106&alert_id=QXQCcblTah_Pu0jurfr%2FFwYq%2FFggD%2FrdRbCmBSAsJpQJfZkMJ24EFrA%2F3F5PDxpYgJpLMS90HFb
    ¿Lo firmas? Esta claro que la cosa cada día cabrea a más gente; y tiene arreglo, como tú señalas. Un abrazo y felices fiestas igualmente.

    ResponderEliminar