martes, 27 de octubre de 2015

Demencia

   Lo que podríamos llamar FSIC, o sea, Frente Surrealista Independentista Catalán, formado por una pintoresca alianza entre Junts pel Sí y la CUP, ha dado hoy un nuevo paso en su demencial deriva hacia lo imposible (y quizás hacia un gravísimo conflicto que parecen buscar con ahínco) firmando en el parlamento catalán un acuerdo para poner en marcha de forma efectiva la independencia de Cataluña. Este acuerdo incluye unos términos y unas propuestas ya tan explícitamente inadmisibles que ha forzado la inmediata respuesta del presidente del Gobierno, bajo la forma de un comunicado breve y rotundo en el que declara que nada de lo acordado por el FSIC podrá llevarse a efecto. 
   La primera respuesta a este comunicado por parte del FSIC ha venido de boca de Neus Munté, vicepresidenta de la Generalitat, quien ha estimado que Rajoy habla así porque está en campaña electoral y que el acuerdo no es ninguna provocación, sino la obediencia democrática al mandato de las urnas. Se ha mostrado además entristecida por que se hable de provocación e insinúa que la respuesta gubernamental es una falta de respeto a la democracia y la libertad de expresión. ¿Habla en serio esta señora? En caso afirmativo, habrá que entender que padece en grado avanzado una demencia muy común entre los fanáticos: la de creerse al cien por cien sus propios delirios. También pudiera ser que no hablase en serio, en cuyo caso sería ella la que estaría faltando gravemente al respeto de la ciudadanía, a la que parece tomar por imbécil; en el clima de discordia cada vez más creciente que están creando los propios independentistas, este tipo de bromas dejaron de tener gracia hace tiempo. 
   Parece ser, sin embargo, que la demencia es contagiosa. Durante todo el día de hoy, la SER ha estado tratando este asunto reprendiendo al FSIC que planea desastres y también al presidente del Gobierno que ejerce su obligación de advertir que no va a permitirlos; hace algo más de una hora, Àngels Barceló iniciaba su edición con una entrada en la que le reprochaba a Rajoy que no dialogase. ¿Pero de verdad se creen en la SER que es pertinente que el presidente de un Gobierno dialogue con quienes albergan proyectos como los del FSIC? ¿O acaso lo dicen solo para desgastar a Rajoy? Si es así, me parece una frivolidad bastante demencial, en la que la SER lleva empeñada ya demasiado tiempo. Es, además, bastante estúpido criticar a Rajoy por una cosa que está haciendo bien, cuando tiene por ahí unas cuantas que ha hecho bastante mal.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario