lunes, 28 de septiembre de 2015

¡Se acabó!

   ¿Se acuerdan de aquella canción de María Jiménez? Es de hace más de 25 años, pero parece que se hubiera hecho ayer para Artur Mas y su prusés: ¡se acabó!

María Jiménez: "Se acabó"
   Es como un castigo divino lo que les ha pasado a Mas y compañía: decían que lo de ayer era un plebiscito y no unas elecciones, y al final, van y ganan las elecciones pero pierden el plebiscito, o sea, que les ha estallado el artefacto en sus propias manos, con la agravante de que ahora, como no habían hecho planes para gobernar (ni una palabra de esto en su campaña), sino para independizarse (cosa que no va a suceder), se encuentran perdidos en el espacio y organizados en una coalición que no estaba pensada para gobernar, sino etc., etc., etc. ¿Cómo piensan encajar para formar un gobierno esa portada del Sargent Pepper's que es la lista de Junts pel Sí, con Mas y los suyos, Junqueras y los suyos, Mister Proper, entrenadores de fútbol, cantautores que se van a ir a Senegal, la número 2, la número 3, monjas y otras heterogeneidades? Me temo que ahí va a ser difícil entenderse para repartir tareas de gobierno, y más aún, con unas elecciones generales a dos meses vista, las cuales algo me dice que esta Armada Invencible electoral va a afrontar en plena desbandada.    
   Lo dicho: ¡se acabó!
   La CUP ha advertido ya que, de DUI, nada (DUI es el nombre que le daban a la fantasía esa de la declaración unilateral de independencia), porque no se reúnen las condiciones. Que Mas y los suyos, después de haber estado insistiendo en que la independencia no implicaría salir de Europa, hayan hecho cálculos para sacarla adelante contando con la CUP, un partido inequívocamente antieuropeo, da idea del cinismo de estos señores, de su ambición grosera y de su falta de sensatez, en la que la CUP no está dispuesta a seguirles hasta el final y ya les ha dicho esto que dice María Jiménez en su canción: 
No me vengas con pamplinas
ni me pidas que  te ayude.
   Lo dicho: ¡se acabó!
   Otros que deberían ir pensando que también su tiempo se acabó son esos que no se enteran, empezando por José María Aznar, que hoy ha hecho un análisis muy desacertado de la situación del PP, que, según él, de cara a las generales, es la peor posible por culpa, entre otras cosas, de la estrategia de firmeza de Mariano Rajoy en este asunto. Sinceramente pienso que no puede estar más equivocado: aunque el PP ha perdido en Cataluña y Rajoy tiene, es verdad, caudalosas fuentes de impopularidad, no es por estas elecciones, de las que creo que, paradójicamente, ha salido muy fortalecido, como prueba el hecho de que hoy mismo se haya permitido hacer un llamamiento al diálogo, con lo que demuestra que está más lúcido que todos sus adversarios de otros partidos (y del suyo, si hemos de juzgar por el patinazo de Aznar, que parece pensado antes que nada para fastidiar a Rajoy). Después de mantenerse firme ante tanto canto desafinado exigiéndole que dialogara con Mas cuando no debía, porque la única tarjeta de visita de este era una chulesca amenaza de saltarse a la torera leyes y derechos, Rajoy ha lanzado la oferta de diálogo justo en el  momento más oportuno: cuando las ínfulas de Mas no tienen ningún agarre, cuando ha perdido el reto y se ha visto que iba de farol, cuando está en una posición de tener que afrontar las responsabilidades de gobernante que lleva años relegando, cuando se le ha cerrado la salida de emergencia de los últimos cinco o seis años, o sea, disfrazarse de antisistema. El diálogo al que otros querían arrojar a Rajoy habría sido sonrojante y muy beneficioso para Mas y sus planes, mientras que ahora no es así. Ahora es Mas quien va a tener que demostrar si quería diálogo de verdad o también en esto iba de farol. Se acabó esta coartada del diálogo, se acabó eso de poner por rutina al representante del Estado central como el malo de la película  (particularmente penoso estuvo anoche Pablo Iglesias cuando de lo único que se le ocurrió hablar fue de una amenaza de Rajoy con la vía militar, amenaza que desde luego, yo no recuerdo haber oído). Ese buenismo que han tratado de explotar los "progres", el PSOE, ciertos tertulianos y algunos medios de comunicación, que era tan perverso como disparatado y que les ha dado muy pocos réditos, también se acabó, ¡cuánto daño ha hecho durante lustros ante los sucesivos chantajes nacionalistas! Lo que los votantes han castigado no ha sido esa inventada falta de diálogo, sino el oportunismo de querer desgastar al adversario aun a costa de beneficiar a alguien que llevaba las destructivas intenciones de Artur Mas.
   Insisto, pues, en que Aznar se equivoca, no hay que ser cortoplacistas: la jugada de Cataluña, aunque allí el PP haya perdido (de todos modos, no tenía grandes esperanzas), a la larga y en el contexto de unos comicios ante todo el electorado español va a beneficiar a Rajoy, porque una gran parte del electorado español va a valorar que se mantuviera firme en no concederle nada a Mas, como va a valorar la claridad de su postura en las elecciones de ayer. Por contra, en el contexto nacional, somos muchos los que no vamos a ver con buenos ojos la tibieza del PSOE o las inclinaciones identitarias de demasiados miembros del PSC (de allí salió el inefable Frances Oms), ni el vetusto mensaje de libertad de elección de los pueblos y tal que se gasta Podemos. Resulta irónico comprobar como del desafío de Mas, al final, muy probablemente, los más beneficiados vayan a ser dos de sus bestias negras: el PP y Ciudadanos.
   Termino ya. Anoche, en una de las conexiones con el local de Ciudadanos, los allí presentes empezaron a corear aquello de "¡Yo soy español, español, español!". Gritar algo así en cualquiera de las comunidades de mandarinato nacionalista ha sido durante ya demasiados años una temeridad, porque en esas comunidades, la catalana y la vasca, se ha proscrito y perseguido todo lo que oliera a español. Es indispensable que esto también se acabe de manera rotunda, es indispensable que se acabe la clandestinidad a que en algunos lugares de España se está sometiendo a lo español, incluso desde estamentos oficiales. Tienen que acabarse las pitadas al himno y al rey, las quemas de banderas, las trabas a ser educado en castellano, el hostigamiento a quienes se expresen en esa lengua, la prohibición de usarla en cualquier ámbito público, el no poder cantar que uno es español, el exilio impuesto a muchos por el nacionalismo, el que policías autonómicas carguen contra aficionados que celebraban la victoria de la selección española, el que en ciudades catalanas  se pueda rotular en cualquier lengua menos en la española (cosa que se podría hacer en cualquier lugar del mundo, y que tenemos que ver cómo se prohíbe precisamente en España), el que los símbolos del estado español se arrinconen o incluso se ultrajen... Hay que acabar con eso, ya no por cuestiones identitarias o no identitarias, sino por la mera razón de que la gente tiene derecho a vivir en paz y a que se la respete en todas partes, y más aún, en su propia tierra. Cuando se llegan a dañar la convivencia, la alegría y la concordia, se ha alcanzado un nivel intolerable, y nadie podrá negar que los nacionalistas son expertos en ese tipo de prácticas. Nuestros gobernantes tienen que hacer los mejores esfuerzos para conseguir que esas cosas pasen al olvido. Hoy decía Rajoy que los planes de Mas tenían la desaprobación de las leyes y ahora ha quedado demostrado que también tienen la de la ciudadanía. Es importante que esto se recalque, como también lo sería que quienes han sostenido durante años un proyecto que atentaba contra la integridad de la nación y ha causado importantes brechas sociales paguen el precio de ser mandados al ostracismo político; hay que alejar del poder a los que atentan contra bienes tan sagrados.

8 comentarios:

  1. Qué gran análisis, querido amigo Pablo. Se acabó: ya no digo más.

    Posdata: a ver si encuentro un hueco y te mando un correo.
    Un abrazo.

    Antonio Gallego Raus

    ResponderEliminar
  2. Don Antonio: usted sabe lo bienvenidos que son sus retornos. Quedo a la espera de ese correo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me temo muy mucho que, como diría Quino, esto lejos de ser un "acabóse" es el "continuose" de un "empezóse". No ha acabado nada por aquí y haría bien el gobierno (y el estado) español en tomarse muy en serio el asunto y plantear algún tipo de salida racional y razonable: todavía tienen las de ganar pero no se sabe por cuánto tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harían bien los partidos que debieran implicarse en la tarea de encauzar la vida política catalana hacia la concordia y de poner fin a las peligrosas estrategias del independentismo en escuchar las voces de los que estáis allí, veis lo que hay y lanzáis sensatos avisos. No es comprensible la frivolidad con que se han tomado esto el PSOE y la izquierda no nacionalista, o entidades como los sindicatos, cuyo silencio ha sido tan clamoroso como imperdonable. Un abrazo, Jorge.

      Eliminar
  4. Lamentablemente, es verdad lo que apunta Jorge. Al margen de cómo le vaya a Mas, los independentistas no cejarán en su empeño de adoctrinar a la población contraria a la independencia. El no a la independencia no tiene fuerza expansiva en sí misma, pues es, por definición, solo una reacción al avance independentista. Obviamente, si el independentista no alza la voz y mete ruido, el catalán españolista no se ve en la necesidad de alzar la suya. Es decir, el catalán españolista siempre va a la zaga del independentista, que siempre llevará la iniciativa y hará bandera de sus deseos y se retratará como víctima de una injusticia. Todo esto da ventaja, ciertamente, al independentista.
    Ampliando un poco la visión del asunto, a mí lo que más me turba de todo esto es comprobar la tremenda facilidad con que la ciudadanía se deja adoctrinar por la propaganda, la facilidad con que se deja retratar como víctima de cualquier cosa, hasta de agravios inexistentes. Nada nuevo bajo el sol.

    Antonio Gallego Raus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso último que dices es un asunto clave, Antonio, porque demuestra que los independentistas convencidos no son en realidad tantos como parece. De hecho, si se mira su progresión en el panorama electoral desde los años 80 hasta ahora, se ve que han ido aumentando desde lo casi testimonial hasta la magnitud de hoy. En esto han sido claves las políticas del PP y del PSOE: eso de pactar con el nacionalismo, concederle muchas cosas y mirar hacia otro lado ante sus abusos. Si alimentas un monstruo, lógicamente, engorda. Soy de la opinión de que la situación es reversible, aunque ello requerirá una seriedad, un sentido patriótico o de estado (me da igual como lo quieras llamar), una lealtad y una determinación que hasta ahora no se han demostrado, la verdad.

      Eliminar
    2. Creo que puede ser reversible, pero solo si, desde ya mismo, la población no independentista comienza a hacer bandera de la unidad de España ("yo soy español, español, español" y muchas cosas de mayor calado). Es decir, si adopta una actitud activa y ofensiva y no meramente reactiva o defensiva. Ya no es tanto cuestión de resistencia como de ataque. De lo contrario, me temo que es cuestión de tiempo que el independentismo acabe ganando la partida. Y no hablo de mucho tiempo.
      Es vergonzoso que los mismos líderes de partidos que ocupan la presidencia del gobierno de España hayan cebado el monstruo independentista. Tenemos políticos que gobiernan España y que no creen en España, que le escupen a la cara y la debilitan. ¿Te imaginas que al frente de una empresa estuviera un presidente que hablara mal de la firma y que hiciera todo lo posible por meter cizaña entre sus trabajadores hasta el punto de provocar graves conflictos entre ellos? ¡Qué disparate!
      Hasta donde yo entiendo la cosa, lo progresista no es separar a las personas o pueblos, sino tratar de unirlos. Pero aquí tenemos gente que se dice progresista y que se dedica a inculcar el odio entre sus ciudadanos. Magnífico. Y lo peor de todo, Pablo, es que la semilla del malestar ya está plantada en Cataluña. Incluso aunque Cataluña no se separe del resto de España, entre sus habitantes ya hay un malestar absurdo, una estúpida guerra de identidades. Como para brindar por nuestros políticos.

      Antonio Gallego Raus

      Eliminar
    3. Todo eso que dices es absolutamente cierto, Antonio, y yo personalmente creo que una de las más graves responsabilidades de quienes han gobernado España (tanto personas como partidos) es el no haber puesto desde hace ya muchísimos años el mayor empeño en frenar radicalmente la expansión de un movimiento político tan destructivo, disgregador y conflictivo como es el nacionalismo de vascos y catalanes. No me cansaré de decirlo: desde 1981, el independentismo ha sido la mayor amenaza para la convivencia en España, y no tengo que demostrar nada, cualquiera que quiera comprobarlo, que mire al historial de proyectos, planes, amenazas, segregaciones y agitaciones que han sembrado desde entonces en ese sentido (y desde antes, lo que pasa es que, hasta esa fecha, compartían cartel con los fachas). Está en las hemerotecas. Y, desde luego, no puedes estar más en lo cierto: una cosa así no se frena quedándose en casa, sino con participación activa en la vida política. Lo mismo que hay una ANC que proclama su independentismo, tendrán que proclamar su españolismo quienes así piensen, están en su derecho, sin temor a los ingenuos o a los manipuladores que hablen de frentismo. Ciudadanos o Societat Civil Catalana son organizaciones que animan al optimismo, y en esto, también el PP, pero falta algo muy importante: una inciativa impulsada desde la izquierda (el PSOE y los sindicatos como mínimo) que proclame ese españolismo explícitamente y sin ambigüedades. Otra cosa que conviene reclacar: una catalanidad plena cabe sin problemas en España, como está más quer demostrado, salvo que llames catalanidad plena a un memorial de derechos desaforados, mientras que esa independencia pretendida, aparte de romper España y la sociedad catalana (que no es poco), asfixiaría a todo lo español; esto también es evidente: los nacionalistas llevan años dando pasos en ese sentido, aun sin ser independientes: sería muy estúpido pensar que, si alcanzasen su bendita independencia, se iban a convertir en un dechado de tolerancia.

      Eliminar