jueves, 22 de mayo de 2014

¡No bailes, pecadorrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!

   Está siendo muy visitado en estos días el vídeo que os muestro a continuación:
   Como podeís ver, se trata de seis jovenzuelos bailando alegremente (como no podía ser de otro modo) a los sones de la canción Happy, de Pharrell Williams. El furor viene por el hecho de que la grabación se ha realizado en Teherán, y parece ser que lo que están haciendo estos chicos, en el país dominado por los ayatollahs, conlleva una serie de horribles pecados, a saber:
   -Las chicas van descubiertas.
   -Están bailando con tíos.
   -Ya el mero hecho de bailar... 
   -¡¡¡Se ríen!!!
   -¡¡¡ESTÁN ALEGRES!!!
   ¿Cómo es posible tamaña colección de iniquidades? Bien han hecho las autoridades iraníes competentes en la materia en meter entre rejas a estos seis degenerados, aunque luego lo han estropeado, porque los han soltado a los dos días. Suerte que al director de esta ofensa aún lo tienen empapelado. 
   Los eficaces guardianes del recato que han atrapado a estos chicos se jactan de que lo han hecho con gran celeridad, como adveretencia hacia posibles imitadores. ¿No tendrán las fuerzas policiales iraníes cosas más gordas y peligrosas de las que ocuparse? ¡Qué país más tranquilo! Os animo a visitar el vídeo, ya que parece que hacerlo puede ayudar a estos chicos y enfriarle un poco los humos a un régimen que ha convertido en delito la felicidad.

11 comentarios:

  1. Con tu permiso, comparto en Facebook el vídeo y copio parte de tus palabras. No pongo el enlace al blog, porque eso lo hago en el perfil que tengo para gestionar los gurpos de alumnos de los intercambios. En ese perfil, "mis amigos" son casi todos alumnos. Que se den cuenta que una actividad tan inocente y banal en otros lugares es un delito que puede salir muy caro.
    En mi otro perfil, si he puesto el enlace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo, Hesperetusa, lo importante es hacerle la guerra a la intolerancia.

      Eliminar
  2. Lo malo, querido Guachimán, es que para allá vamos nosotros, como decía Umberto Eco, a paso de cangrejo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, don Manuel, siempre he dicho que la corrección política es la versión actual de la Inquisición, y aquí corrección política e hipocresía tenemos para vomitar. Corrección política e hipocresía: si nos metemos en estos dos cenagales, nos da para un comentario de 500 páginas, lo que no toca.

      Eliminar
  3. Hay que ver lo que sufren los represores del mundo con estas cosas. No pueden soportar ver a la gente contenta y de buen rollo; es superior a ellos. Quieren a los ciudadanos bien amargaditos, con pocos o ningún recurso y solo preocupados por su supervivencia, que si no les puede dar por pensar en algo que no sea comer o mantenerse vivos y... En fin. Lo malo es que al ver esto yo he tenido una idea fugaz muy similar a la reflexión de Manolo M. y eso no es buen síntoma...

    ResponderEliminar
  4. Pues ya ves lo que le digo a él, Vega. Por otra parte tocas, un aspecto muy cierto: los guardianes de las morales apolilladas y enfermizas sufren viendo la felicidad de las personas normales haciendo cosas normales, así que también llevan su penitencia, aunque, sabiendo cómo está Irán, los iraníes lo que preferirían sería quitarse de encima a estos cuervos, porque, cuidado: este asunto del vídeo es lo que podríamos llamar un episodio menor y casi diría que benigno de la tremenda represión que aplasta a aquel país. En la noticia que enlazo, alguien formula un reto al actual jefe del gobierno (creo, aunque podría ser el jefe del estado) para que medite acerca de la necesidad de erradicar esta lacra, ya que ha dado muestras de ser una persona de espíritu renovador, pero el gran problema en Irán es que las fuerzas oscurantistas son poderosísimas y están capacitadas para cepillarse a cualquiera, por muy alto que esté.

    ResponderEliminar
  5. SUMA Y SIGUE: acabo de leer en "El País", las perrerías y abusos a que están siendo sometidos estos chicos por... bailar y pasárselo bien:
    http://elpais.com/elpais/2014/05/22/gente/1400772804_815860.html
    Insisto en una cosa: visitad el vídeo: cuantos más visitantes alcance, más se lo van a pensar estos tiranos para emprenderla con ellos. En la propia noticia se dice: si el asunto no hubiese saltado a la opinión internacional, estos chicos podrían haberse visto abocados a meses o años de prisión. Hagamos lo posible por pararlo.

    ResponderEliminar
  6. Esperemos que aún nos quede una cierta distancia (yo creo que es así) antes de parecernos. Enhorabuena por el texto y por la denuncia. A mí lo único que me parece intolerable es la canción, que es horrorosa.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Alberto. A mí tampoco me gusta mucho la canción, pero será mejor que no les demos ideas a los ayatollahs. Y en cuanto a la distancia, estoy contigo: por fortuna estamos bastante alejados de esto, ciertamente.

    ResponderEliminar
  8. Se trata de un vídeo tonto, aunque bastante bien hecho, de una canción estúpida, pero lo que me ha hecho compartirlo (creo que queda claro que mis gustos musicales no van por el estilo de "Happy") es precisamente porque una tontería que no tendría más seguimiento que unos cuantos adolescentes se convierta en un juicio a los que participan en él, que reúne lo peor del sistema sovietico de autoacusación con el de la Inquisición.
    En cuanto lo vi en la entrada pensé en mis alumnos, que son algo más jóvenes que estos chicos, haciendo la misma tontería y siendo castigados, no ya de una manera desproporcionada, sino que bailar una canción tonta no es ni delito, ni merece castigo alguno.
    Y ¿Os habéis fijado en los chicos? ¿Qué autoridad los obliga a llevar esas barbas de patriarca? Cuando alguien te dice como te tienes que vestir, si te puedes afeitar o no, o si está prohibido bailar una canción tonta con tus amigos estamos ante algo que tiene un nombre muy feo e inquietante: Totalitarismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Tengo en muy alta estima tus gustos musicales. Estoy absolutamente de acuerdo con tu punto de vista.

      Eliminar