jueves, 23 de enero de 2014

Falta de empatía

   Debemos congratularnos de que Francisco Javier Colorado haya salido vivo del ataque del que ha sido víctima en  Pakistán, pero tampoco creo que sea menor el detalle de que ese mismo ataque les haya costado la vida a siete policías paquistaníes que estaban allí custodiándolo. Eso es una auténtica tragedia, de la que supongo que los familiares de esas personas no se estarán congratulando.
   Supongo otra cosa: que lo que voy a decir a partir de ahora no caerá en gracia, pero creo que no debe callarse. Acabo de leer la noticia en la edición digital de "El País" y observo en las declaraciones de este joven una desafortunada falta de empatía, pues se muestra muy preocupado por sí mismo, pero no dice una sola palabra acerca de esas siete personas que han perdido la vida (y, probablemente, se la hayan salvado a él) escoltándole en su viaje, a mi juicio, bastante prescindible, más aún si se tiene en cuenta que Exteriores aconseja no viajar a esas zonas si no es absolutamente necesario. Tampoco el ministro Margallo dice en esa noticia una palabra de agradecimiento. Pakistán, un país con mucha pobreza, ha invertido mucho en medios para arropar al señor Colorado y un puñado de paquistaníes han perdido la vida con ese mismo fin. ¿Tendrá ese país asuntos más importantes que proteger a un cicloturista? Supongo que este viaje de placer no habrá dejado allí una buena imagen de los españoles.

6 comentarios:

  1. A mi también me sorprendió esta noticia y la reacción de este cicloturista... pero esta tarde he oído que en realidad no ha habido muertos, así que no me voy a pronunciar (aunque mi reacción inicial fue como la tuya) hasta que no tenga más claro lo que ha sucedido, que es que ya no te puedes fiar ni de los telediarios ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la puntualización, Ana. Yo voy más lejos que tú: no me fiaría ni de Bankia. He estado buscando alguna noticia que presentase un desmentido a lo de los siete muertos y no he encontrado ninguna, lo cual no significa nada, porque la zona donde se ha producido el hecho es de esas revueltas en las que reina la confusión. En todo caso, Exteriores sí debería tener información más veraz acerca de eses punto, ya que es de suponer que la recibirá del gobierno bajo cuyo mando estaban esos policías; si damos valor a esto, el hecho de que Exteriores no haya desmentido lo de los muertos podría indicar que sí los hubo. Es un factor importantísimo, pero el que no los haya habido tampoco exonera a Colorado de haberse portado con irresponsabilidad, ya que los avisos sí existían, y no eran ociosos, a juzgar por el hecho de que lo que parece innegable es que ha habido un ataque. Si al final no ha habido muertos, tanto mejor, pero perfectamente podría haberlos habido. Lo que a mí -y creo que también a ti- me parece de película surrealista es que se tenga que movilizar un contingente de escolta y otro de evacuación para dar cobertura a alguien que ha tenido el capricho de irse a pedalear por una zona de dominio talibán como quien se va a pedalear por el Retiro. Si finalmente se confirma que, encima, ha habido muertos, la cosa pasa de surrealista oscuro. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  3. Cómo que hay confusión respecto a los fallecidos? Quién mejor que el propio Javier Colorado para confirmarlo o negarlo? No vi la noticia, pero, la verdad es que hay países en conflicto a los que habría que pensárselo dos veces antes de ir allí en plan aventurero.

    ResponderEliminar
  4. Ya ha pasado una semana y parece que quedan pocas grietas para la confusión, porque nadie, ni el propio Colorado, que, como tú dices, debiera haber sido el primero en arrojar luz sobre este asunto, ha lanzado un solo desmentido sobre la primera versión, por lo que, dado que esta presenta datos muy graves, empezando por el de las víctimas mortales, se hace inconcebible que, si es falsa o errónea, no se haya desmentido. Tendremos, pues, que pensar que era cierta, con lo que se abre la vía para una serie de reflexiones acerca de la transmisión de la información.
    1.- Lo primero que sorprende es que, aun con tal cantidad de muertos y de violencia, la noticia ha tenido muy poco eco. Esto es francamente raro. Incidentes sufridos por españoles pero de mucha menos envergadura han estado varios días en los medios, con reacciones oficiales, de familiares, consultas con expertos, etc., pero, de este, se vio la primera información de hace una semana y no se ha visto más. No creo exagerar si digo que tiene toda la pinta de que se quiere silenciar.
    2.- El dato que nos suministra Ana en el primer comentario de este artículo podría apuntar en la misma dirección: el suceso es del día 22 y ella dice que el 23 oyó que no había habido muertos. Esto me hace pensar que lo oyó en la radio, que es, junto con Internet, el medio más apropiado para lanzar intoxicaciones, para hacer sonar campanas sin que se sepa dónde ni quién las toca, quizás Ana podría confirmarnos dónde lo oyó. Desde luego, yo creo que eso fue la típica intoxicación destinada a desinformar.
    3.- Lo mismo ocurre con la postura oficial: cada vez que un español sale con bien de algún peligro en el exterior, nos bombardean con la noticia, entre otras cosas, para que veamos todos lo bien que nos protegen nuestros gobiernos, pero, en este caso, yo creo que Margallo habló porque no le quedó más remedio. Lo hizo una vez, y después, silencio.
    4.- ¿A qué puede deberse todo esto? Muy sencillo: a presiones del señor Colorado (tal vez también, de su entorno) y de la marca de bicicletas Orbea. ¿Ah, no sabíais que esta "aventura" estaba patrocinada por Orbea? Pues miradlo aquí:
    http://www.orbea.com/es-es/blog/Colorado-On-the-Road-cruza-Iran/
    5.- No hay noticias nuevas en la red. Francisco Javier Colorado mantiene su aventura, Orbea no parece decir lo contrario. ¡Vivan las aventuras promocionales y los aventureros "chachi"!
    6.- ¿Soy un conspiranoico? Que me lo demuestren. Mientras no lo hagan, insisto en decir que este ciclista ha demostrado una gran falta de empatía. En la red y en los medios de comunicación ha levantado bastante rechazo. Ha insistido en mantener su ruta a pesar de los peligros a que se ha visto expuesto, sin querer entender que eso es cosa suya y que lo que se echó de menos fue una muestra de agradecimiento, respeto o compasión por los siete muertos, personas que estaban donde murieron por proteger su caprichoso recorrido. Otra cosa: si me compro una bicicleta, no será Orbea.

    ResponderEliminar
  5. Hoy, por fin, lo han dicho en el telediario. Prioritaria, por supuesto, la imagen. De Colorado sangrando . Hablaba de que sus dos escoltas estaban ilesos (o heridos, no recuerdo) pero lo de los fallecidos no lo ha dicho él. Lo ha dicho el periodista, aunque como si hablara del tiempo.

    ResponderEliminar
  6. He pillado solo de refilón la noticia, cuando ya estaba acabando, Lola, pero, buscando en Internet, he encontrado esto, que me parece bastante interesante:
    http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/transporte-por-carretera/el-ciclista-atacado-en-pakistan-desmiente-que-siete-escoltas-murieran-protegiendole_Yn8rJxExcFZ47iwOBhLRr1/
    En primer lugar, habla de la nota completa de Exteriores, en la que sí se hace referencia a los fallecidos y se lamenta su muerte (extrañaba esa carencia, dado lo cuidadosa que suele ser la diplomacia con estos extremos, creo que la no mención de esto en las primeras noticias debemos achacarla a la economía informativa). En segundo lugar, presenta unas explicaciones más extensas de Colorado. No me resultan muy creíbles, la verdad, porque, del mismo hecho que relata se desprende que sabía muy bien cosas como que estaba en territorio peligroso y que sabía que tenía protección especial. No obstante, debemos valorar su intención de explicarse y mejorar la mala imagen que dio en un principio.

    ResponderEliminar