miércoles, 18 de julio de 2012

Tristes ironías

   Cualquiera que eche un vistazo a los medios de comunicación y lo que nos cuentan sobre la peculiar coyuntura que atravesamos, se encontrará con un puñado de tristes ironías. Aquí os dejo unas cuantas:
   1.- Luis de Guindos pide a las empresas del Ibex que ajusten la remuneración de sus altos directivos. Si al gran capital y a la banca no se les hubieran pèrmitido tantos dislates, ahora no nos veríamos obligados a contemplar estas farsas.
   2.- Cándido Méndez critica que Guindos "pida" a los empresarios del Ibex lo que el Gobierno impone a los funcionarios. Gracias a Méndez por lo que nos toca, pero habremos de reconocer que los sindicatos de la función pública se han pasado años mirando para otro lado. En parte puede decirse que aquellos polvos trajeron estos lodos y ahora les va a tocar liderar una respuesta dura, tendrán que demostrar claramente de que lado están. 
   3.- El Rey y el Príncipe se bajan el sueldo un 7'1%. Bello gesto al que quizás no habría habido que llegar si en España no hubiésemos padecido en los últimos 20 años un desgobierno económico del que alguna responsabilidad tendrá la Jefatura del Estado. Y, en cuanto a la hipócrita rebaja para parlamentarios y demás decretada por el Gobierno, solo espero que no piensen ni por asomo que los funcionarios somos tan estúpidos como para creer que con eso se equiparan a nosotros: miren lo que ganan unos y otros; miren la responsabilidad de unos y otros en el desastre actual; miren la trayectoria de las remuneraciones de unos y otros en los últimos 20 años, en los que subía todo menos los sueldos de los funcionarios.
   4.- El Rey intenta promocionar el AVE español en Rusia. Gran idea esta de rentabilizar el AVE, dado lo caro que nos ha salido el juguetito a los españoles. La línea que más interesa a los rusos es la Moscú (10.562.099 habitantes) - San Petersburgo (4.600.310 habitantes), que distan 664 kilómetros y son los motores económicos de un país que multiplica nuestra superficie casi por 34. Así sí tiene sentido la carísima alta velocidad. ¿Cómo se come que aquí tengamos siete líneas de AVE, de las que solo una es medio rentable? Quiero decir económicamente, claro, porque, políticamente, bien que las han rentabilizado unos cuantos en beneficio propio para ganar elecciones nacionales y autonómicas.
   5.- Esperanza Aguirre aboga por la supresión del estado de las autonomías. Esta ironía es ya vieja, lo sé, pero no tiene desperdicio. Primero, porque es quizás la única cosa en la que estoy al cien por cien de acuerdo con la señora Aguirre; segundo, porque no deja de ser gracioso que diga estas cosas una "baronesa" autonómica de perfil duro, y, tercero, por eso que ella misma reconoce: "Nos quedaríamos sin trabajo los políticos". ¿Ella también? ¡Jo, qué chollo, adelante con la idea! Bromas aparte y lo diga quien lo diga, en estas dos boutades de Esperanza Aguirre se encierra una gran verdad sobre los actuales problemas de España.
   6.- Baltasar Garzón dice que le parece llamativo que no se hayan abierto procesos contra la banca. Esta triste ironía se me olvidó antes, pero me he acordado ahora y la añado, perdonad a mis mejorables neuronas. ¿A quién no le parece llamativo? Garzón lo dice a propósito del caso de Bankia, uno de los pocos en que se ha hecho algo, porque debería haber un buen montón. También critica el sorprendente silencio del poder judicial en este terreno o que los planes para atajar la crisis los hagan quienes la han generado. Tristes ironías, sí, como lo es el que, con lo que ha caído por aquí, sea precismanete el juez Garzón uno de los más duramente condenados por hechos relacionados con su actuación... en el caso Gürtel. Ironías españolas.

6 comentarios:

  1. Un breve y conciso resumen de algunas de las "plagas" que asolan este Pais llamado España. La verdad, que o alguien da un brusco giro de timón y por supuesto, sin violencias, o nos vamos todos al garete.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Paco, yo no sé si tú serás de los que ven esto con inquietud, pero yo estoy en ese colectivo. El Gobierno cada vez aprieta más las tuercas, y sin embargo, hoy mismo podrás ver en "El País" que la CEOE todavía le pide más. Esto cada vez tiene menos gracia: los ricos y los bancos roban, los políticos malgobiernan y cargan la mano sobre la ciudadanía y la CEOE aún pide más. Está claro que el viejo concepto de lucha de clases va a haber que ir desempolvándolo y ese es un concepto conflictivo. Yo deseo lo que tú: giro profundo de timón y sin violencia, pero te aseguro que ya no veo inviables las reacciones violentas; por lo pronto, el abuso de poder que se está ejerciendo sistemárticamente en España y desde hace tiempo YA es violencia. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de verlo con inquietud se queda un poco corto. Estoy de acuerdo en que como nos están tratando es violento y que aunque no me guste nada ese tipo de actitud, España funciona así: traga y traga hasta que explota de manera agresiva. Llevamos avisando tiempo que debíamos tomar la actitud de Islandia, pero como aquí somos unos envidiosos con nuestra propia clase social, unos ignorantes y abúlicos, no hacemos nada. Cuando despertamos, ya es tan tarde que sólo nos queda reaccionar a la tremenda. Miedito me da hacia dónde se encamina esto.

      Besos a los dos.

      Eliminar
    2. En tu artículo del otro día hablabas de los megasueldos de la clase dirigente y de que eran posibles otras políticas menos injustas; en este mío, podemos señalar lo que dice Garzón de los bancos y la justicia; fíjate en lo que le digo a Paco sobre la CEOE; escucha a Montoro con su nuevo monotema: ahora resulta que no hay dinero, dicho de otro modo, nueva utilización del recurso del miedo. ¿A dónde quiero llegar? A una puntualización muy pesimista: a que los poderosos no están dispuestos a ceder ni un milímetro. En lo referido a esa postura, no se diferencian mucho de Gadaffi o Asad.

      Eliminar
  3. "Son como hienas, ríen como gracias los anuncios de desgracias."
    Refiriéndose a los recortes, esta frase es de un artículo cuya lectura recomiendo, y que quizás ya conoces Pablo:
    http://www.actasanitaria.com/opinion/el-mirador/articulo-titular2.html
    Lo de las autonomías es discutible, aunque el actual estado de las mismas es insostenible. Pero las tres históricas, con lengua propia...
    Por lo demás, la desmoralización social que la casta política ha provocado es un favorable caldo de cultivo, previo a la desesperación, para pensar en lo peor. Que, como decía abuela, Dios no lo quiera.
    Confiemos en la paz, el orden, el bienestar, el progreso... pero sin éstos ni aquellos.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de leer el artículo, Pepe. Está muy bien y tiene todo el espíritu de lo que aquí decimos y señala, denuncia y se niega a admitir las mismas cosas que todos, eso que dice Garzón: que los que han provocado la crisis y se han enriquecido con ella, ahora lleven el timón... ¿hacia dónde? ¿Has visto una publicidad que están haciendo ahora para que la gente use unas autopistas que no se debieron construir? ¡De vergüenza! ¿Por qué se construyó la R-3, que será útil, como mucho, cinco días al año? Negocios como este, en China, podrían acabar con alguno en el paredón, pero aquí la solución es exprimirnos a todos. No tiene sentido. En cuanto a las comunidades autónomas, el problema ya es de carácter práctico: un sistema así resulta insostenible. En España hay 18 gobiernos, 18 parlamentos... con sus correspondientes superestructuras políticas y el horror de que muchos carguetes de esos gobiernos ganen más que el presidente del gobierno español: las autonomías son un boquete de naturaleza política abierto en la economía española, por no hablar de otra cosa: la asimetría que imponen. Yo ya he visto esto dicho por más de un experto en economía: que un sistema fiscal(privilegiado, por supuesto) como el concierto vasco o el cupo navarro sería imposible generalizarlo: ¿por qué hay que aguantar cosas así? Voces políticamente incorrectas dicen que fue el peaje que la democracia española tuvo que pagar para que se resolviera el problema del terrorismo; mira el servicio que hizo.

    ResponderEliminar