viernes, 30 de marzo de 2012

Algunos tendrán que enterarse

   Hoy (como no me he acostado, aún me veo en el día 29) he hecho huelga y por la tarde he acudido a la manifestación convocada en Madrid por los sindicatos, manifestación que, como nadie niega y puede verse en imágenes de muchos medios, ha sido muy concurrida, y parece ser que a la de Barcelona ha ido aún más gente. Los sindicatos hablan de éxito y el Gobierno prefiere no entrar en guerras de cifras; yo, por arrimar el ascua a mi sardina, creo que, como mínimo, las movilizaciones de hoy han conseguido preocupar al Gobierno, casi diría que estoy convencido, a juzgar por cómo da la noticia La Razón, que resta importancia al impacto de la huelga, con lo que hay que deducir que sin duda lo ha tenido, pues La Razón es uno de esos medios que hay que leer al revés, es decir, que te dan inequívocamente la verdad si interpretas justo lo contrario de lo que dicen, convendría que algún día se enterasen. En política y en periodismo hay que enterarse, uno no puede hacer como don Luis de Guindos, que se arrancó con eso de que no cree que la huelga sea lo mejor en esta situación; pues claro que no lo es, hasta ahí llegamos, pero de lo que él parece no enterarse es de ciertas razones que han hecho inevitable esta huelga: el miedo ante la sensación de que los poderes económico están dispuestos a quitárnoslo todo, la sospecha de que el Gobierno no piensa hacer mucho por impedirlo, el deseo de justicia (había hoy muchos cartelitos reclamándola en la manifestación) ante la evidencia de que aquí unos roban o malgobiernan y otros muy distintos pagan... Debería enterarse de estas cosas el señor De Guindos, es imperdonable que un ministro parezca ignorarlas
   Y es que, insisto, hay que enterarse, en política no enterarse está muy mal y, a menudo, se paga, mirad si no estos ejemplos:
   -Ángel Acebes y el gobierno de Aznar en marzo de 2004: la insistencia en atribuir a ETA los atentados todavía el 13de marzo les llevó a perder las elecciones, por no enterarse de que no se debe engañar a la opinión pública.
   -José Luis Rodríguez Zapatero: no se enteró o no quiso enterarse de lo que querían decirle con aquello de "no nos falles", hizo lo que hizo y ahí están él y su partido.
   -Los energúmenos que últimamente están sembrando el pánico en Barcelona: no se enteran de que todos sabemos que lo suyo es la violencia, que no intenten hacerse pasar por otra cosa que unos salvajes.
   -Esperanza Aguirre, que sale hoy con esta barbaridad del muro de Berlín. Lo de la Presidenta madrileña es permanente; en su día no se enteró de que está muy mal descalificar al adversario con mentiras, como hizo con los profesores, y aún parece no haberse enterado de que sus frases brillantes ya no hacen gracia: ya veremos lo que tarda en caer ella, a lo mejor no está tan sólida como cree. 
   Concluyo: al Gobierno le conviene enterarse bien de lo que hay, porque este es el segundo aviso después de las elecciones andaluzas: la gente ya está harta de tragarse sapos, tendrán que buscar soluciones más imaginativas que no consistan en eso o, al menos, solo en eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario